Pena de telediario

octubre 31, 2009

lavanguardia31-10-09El Periódico de Catalunya
elmundo31-10-09publico31-10-09
larazon31-10-09abc31-10-09

Curiosa unanimidad de las principales cabeceras en el quiosco nacional. Salvo El País, El Mundo, ABC, Público, La Razón, La Vanguardia o El Periódico de Catalunya dedican su ilustración de primera página a los detenidos, esposados y/o saliendo del furgón policial para ingresar en prisión, de la operación Pretoria, investigación del juez Baltasar Garzón que ha desarticulado una trama corrupta en la que participaban destacados representantes de CiU (Macià Alavedra y Lluís Prenafeta, hombres fuertes de la era Pujol) y PSC (Bertomeu Muñoz y Manuel Dobarco, alcalde y edil de Urbanismo de Santa Coloma de Gramanet, y el diputado Luis García). Sin embargo, se da la paradoja que muchos de ellos critican que el Ministerio de Interior no ponga remedio para evitar que se airee esta delicada situación cuando los señalados aún no están condenados en firme. En estos rotativos se concluye que estas imágenes dañan la presunción de inocencia de los afectados, la denominada pena de telediario resultaría excesiva e insoportable.

Dice El Mundo en su editorial que “no era necesario esposarlos y menos exhibirlos“. En sus páginas de opinión, El Periódico de Catalunya coincide en que “las detenciones y el traslado a Madrid de los detenidos en la operación Pretoria se antojan excesivas” y que abunda en que “hay que preguntarse si en la sociedad mediática en que vivimos no deberían revisarse los procedimientos para que a los presuntos culpables no se les aplique además la llamada pena del telediario“. También La Vanguardia, en un texto de Jordi Ricou, sugiere que el uso de las esposas implica una “vejación gratuita”: “Los detenidos en la operación Pretoria han pagado ya su primera condena. Es la ‘pena de telediario’, reservada para aquellos detenidos que sólo unas horas después de ser arrestados y cuando aún no han prestado declaración ante el juez aparecen ya esposados en los medios de comunicación. Y en este caso esa pena mediática se ha dictado con el pack completo. A la conducción con esposas hay que sumar dos noches de calabozo, un traslado de varias horas en furgón policial, una tercera noche en prisión y recogida de pertenencias personales –en una zona al alcance de las cámaras de televisión– metidas en bolsas industriales de basura“.

Choca esta voz en coro de los periódicos demandando respeto de los derechos de los inculpados y al mismo tiempo difundiendo a los cuatro vientos estas instantáneas. Hace unas semanas, a raíz de la difusión de las detenciones por el caso Palma Arena, el ministro del Interior aseguró que se había producido un error y que no se habían seguido las instrucciones del delegado del Gobierno. En realidad, no existe un protocolo sobre el uso de las esposas (la decisión queda al criterio -o al arbitrio- del mando policial del turno) ni se puede censurar la labor de los profesionales que buscan facilitar una información veraz. No habría que pedir para los políticos con problemas con la justicia un trato diferenciado que el que recibe el resto de los mortales. Estas imágenes están al cabo de la calle cuando los afectados son personas anónimas y no acabo de entender este exceso de celo que reclaman los medios cuando los protagonistas tienen cargo institucional o relevancia pública.

Otra derivada del caso. El PP, hace unas semanas, puso el grito en el cielo cuando sus cualificados militantes detenidos por la corrupción en el caso Palma Arena fueron grabados o fotografiados esposados a la salida de las dependencias judiciales. Ahora tienen una oportunidad de pedir para los demás lo que no querían para ellos. Además, como recordaba ayer Javier Pérez Royo, se les acabó la coartada. La operación judicial, además de las imágenes de los implicados en el affaire Pretoria, demuestran que no hay persecución ni trato discriminatorio al principal partido de la oposición en España. Ya ocurrió antes en Estepona, Alcaucín o El Ejido. En unos de sus editoriales de hoy, bajo el título Justicia a discreción, El País sostiene: “La contundente actuación del juez también da pie a otros contrastes. Basta recordar que el PP recusó a Garzón por ‘socialista’ cuando desató la operación Gürtel, y que luego Mariano Rajoy denunció que se dispensaba mejor trato a los ediles socialistas acusados de corrupción que a los cargos de su partido. Las imágenes del alcalde socialista de Santa Coloma, que con esposas llegó al juzgado y con ellas regresó a la cárcel de Soto del Real, desmienten el victimismo del PP“.

Simplemente se persigue al que delinque y los medios de comunicación tienen el deber de dar cuenta a la ciudadanía de lo que acontece. Lo que debería preocuparle al partido de Mariano Rajoy es tener tanta manzana podrida en su canasto y la sombra alargada de la Gürtel.

Anuncios

Leña al mono…

octubre 30, 2009

Mariano Rajoy

… hasta que se le caiga el pellejo. En los cotos de la derecha se ha levantado la veda a la caza de su pseudolíder. Cualquiera que pasa por allí le pega un tiro a la pieza. Sin excepción. Se ha perdido el respeto y la consideración por Mariano Rajoy. En las últimas horas se han descerrajado a bocajarro toneladas de improperios, descalificaciones, reproches y alguna grosería que dejan en mal lugar al actual jefe de la oposición española.

Nadie se ha privado, se ha decretado barra libre y se ha apuntado a la fiesta hasta el conserje de la calle Génova. El chorreo que le ha llovido tiene poderosos nombres apellidos: José María Aznar, Manuel Pizarro, Esperanza Aguirre, Juan Vicente Herrera, Miguel Ángel Rodríguez y Juan y Ricardo Costa. Y desde fuera el conjunto de creadores de opinión, incluido los más conservadores como Pedro J. Ramírez o Federico Jiménez Losantos.

Ha sido tanto el chaparrón dialéctico que hasta un alma mansa como la de Rajoy ha salido del ensimismamiento y la atonía. Ha proclamado que santo Job no hubo más que uno y que el martes tomará cartas en el asunto. Se lo tendrá que pensar en este largo fin de semana de fiestas de santos, difuntos y de la nueva moda de Halloween.

Reacción postrera y quizá estéril. El daño está hecho. La sociedad española conoce la debilidad y la ausencia de autoridad y liderazgo que atesora el político pontevedrés. Quizá el electorado de derechas pueda tolerar la corrupción instalada en los aledaños del PP (caso Gurtel o Palma Nova), por muy grande que ésta sea, pero no perdona la lasitud y la incapacidad para el mando. A la derecha le gustan los caudillos (se puede tomar en todos los sentidos), los guías indiscutibles, dirigentes que pisan fuerte, a los que no le tiembla el pulso ante nada y dan golpes sobre la mesa.

Rajoy nunca exhibió demasiado carisma ni aire marcial y el dedazo de José María Aznar le restó además mucha legitimidad ante la opinión pública. Quizá la conjunción de ambas circunstancias, unido a su talante pasivo y su falta de valentía, hayan colocado al derrotado en las dos últimas elecciones en la salida de emergencia. Mariano está tocado, al borde del abismo y los suyos merodean para empujarlo al vacío.

Foto.-  www.lakodorniz.com.

¡Peligro!

octubre 29, 2009

El aluvión de casos de corrupción acaecido en las últimas semanas puede generar un profundo desafecto de la ciudadanía hacia sus representantes. Si ya el ruido generado por el mayor escándalo de corrupción de la democracia española, que es el affaire Gurtel, junto a otras irregularidades de menor calado, parecía insoportable, el afloramiento a borbotones de nuevos episodios en un escaso margen de tiempo (Palma Nova, Palau o Millet, El Ejido y la trama vinculada a CiU y al PSC) han encendido las luces de alarma, la sirenas de emergencia suenan con estrépito y entre el bullicio ensordecedor ya se perciben las voces que alertan del peligro.

¿Qué puede pensar la opinión pública? ¿Son (somos) todos los políticos unos trincones, unos corruptos? Esa generalización sería extraordinariamente injusta: sólo unos pocos orillan la ética para ponerse las botas o llenarse las alforjas. Ahora bien, la gran mayoría honesta, de todos los signos políticos, debería arremangarse para cortar la gangrena y arbitrar medidas que hagan cada vez más difícil que se produzcan estos lamentables espectáculos que dañan la esencia y los pilares de la democracia.

La reflexión sobre el hartazgo que está generando esta cascada de hechos indignos y desmoralizadores me lleva rondando varios días por la cabeza. Esta mañana me he topado con un oportuno artículo de Ignacio Sotelo en El País, un texto pertinente y severo,  contundente y aleccionador, que profundiza en este cúmulo de circunstancias que causa el descrédito de la política:

Uno de los síntomas más preocupantes del estado actual de las democracias es el creciente desprestigio de los políticos, a los que se les considera tan ineptos como corruptos. De poco sirve escudarse en que no todos los políticos son iguales, una obviedad manifiesta, ni advertir de las fatales consecuencias para la estabilidad del orden político establecido, una amenaza que al menos tiene la virtud de mostrar lo hondo que esta opinión ha calado“. (Lee más)

No es tarde, ni mucho menos, se está a tiempo de evitar un daño irreparable y combatir el desapego de amplias capas de población hacia la cosa pública. No podemos tirar por tierra por inacción, pereza o indiferencia un sistema político y de convivencia por el que peleamos tantos años.

Conmoción

octubre 28, 2009

La actualidad de las últimas veinticuatro horas nos deja algunos acontecimientos que han provocado conmoción en diferentes ámbitos de la opinión pública.

EN EL MADRIDISMO.- Los seguidores merengues se han quedado de piedra, se acostaron profundamente indignados por el soberano repaso que la dio el Alcorcón, un humilde equipo de Segunda B, a la galaxia multimillonaria de Florentino Pérez en el partido de ida de la Copa del Rey. Un 4-0 que saca los colores a la panda de chuletas soberbios y caprichosos que integran el club más laureado del mundo. Es una clara demostración de la grandeza del deporte y de que nunca hay enemigo pequeño, máxime cuando los futbolistas de elite se toman un encuentro sin interés y con absoluta displicencia. La humillación ha alcanzado una dimensión tal que hasta el propio director general del Real Madrid, Jorge Valdano, se vio forzado a pedir disculpas con urgencia. Cuando se conocen las diferencias entre ambos clubes el varapalo adquiere mayor crudeza. El modesto conjunto del cinturón urbano madrileño maneja 1,3 millones de euros de presupuesto por los 430 millones del titular del Bernabéu. Otro dato demoledor: el salario medio de los futbolistas del Alcorcón se sitúa en 36.000 euros anuales, el de los madridistas ronda los 3 millones, con la punta descollante de los 12 millones que percibe Cristiano Ronaldo, el mejor pagado del fútbol planetario, que no participó en el bochorno por lesión.

EN LA POLÍTICA CATALANA.- El juez Baltasar Garzón ha asestado un duro golpe a una trama de corrupción con vínculos con CiU y el PSC. La operación destapa un turbio asunto que se suma al del Palau, que también ponía en el ojo del huracán la financiación de los nacionalistas de Convergencia. En las filas socialistas han pillado al alcalde de Santa Coloma, cuarta ciudad de Cataluña en número de habitantes, y a su círculo de confianza. La dirección del PSC ha acusado el golpe, pero ha enarbolado sin titubeos su código ético: si se confirma la imputación del regidor y los ediles, serán suspendidos de militancia y apartados del partido. Respuesta ejemplar y tranquilizadora para la ciudadanía porque ninguna organización está exenta de contar con algunos garbanzos negros, lo importante es sacarlos de la olla nada más se descubre su presencia. La cúpula de CiU, sin embargo, ha puesto paños calientes y ha atribuido las detenciones de Macià Alavedra y Lluís Prenafeta, dos pesos pesados de los gobiernos de Jordi Pujol, a cuestiones personales. La implicación de estos dos brazos ejecutores del pujolismo eleva la trascendencia de la operación y requiere de la formación nacionalista más transparencia, más firmeza en la condena de  los hechos y la adopción de medidas disciplinarias cautelares sin dilación.

EN LA SEDE NACIONAL DEL PP.- Mariano Rajoy sigue cuajado con la que se le ha venido en lo alto. Me apropio de una idea de Miguel Ángel Aguilar: tiene el síndrome de la esfinge. Lo que traducido a un lenguaje más castizo sería que ni tuge ni muge. El escándalo Gurtel, el mayor caso de corrupción de la democracia española, lo tiene paralizado, sin capacidad de reacción. La pugna por el control de Caja Madrid ha acentuado aún más su perfil pusilánime y desvaído. Su falta de autoridad provoca, además, la rebelión de los barones o baronesas de su partido y de la cohorte mediática de la derecha. Todos a una voz le demandan una respuesta, que se moje, que coja el timón. Una de las cuñas de su misma madera conservadora, Federico Jiménez Losantos, ha tensado su látigo antimarianista y lo ha sentenciado: “Antes morirá que arriesgará“. En el caso de la entidad financiera, la cuarta del país, ya no caben apaños ni decisiones salomónicas: Esperanza Aguirre y Alberto Ruiz Gallardón, a través de su lugarteniente Manuel Cobo, han dejado claro que no quieren prisioneros. Lo que pasa es que Rajoy no quiere mancharse las manos para desfacer este entuerto.

Gallinero

octubre 27, 2009

El Partido Popular está hecho unos zorros. Más allá de la tempestad del caso Gurtel, profunda depresión que aún no ha desatado toda su virulencia, el primer partido de la oposición evidencia una ausencia alarmante de mando, se asemeja a un barco a la deriva arrastrado por las corrientes de los personalismos sin que su timonel sea capaz de poner orden. El mayoral del cortijo, Mariano Rajoy, ni está ni se le espera y el gallinero se solivianta. Francino lo tildaba esta mañana en la Cadena Ser de cachazudo, suave epíteto para definir a un huevón, a un medroso, a un cagueta, a un pusilánime, a un don Tancredo con sangre de horchata, en definitiva, a un  líder sin autoridad, es decir, la antítesis de lo que significa ejercer el liderazgo. No responde Rajoy ni mucho menos a la definición de líder que hace el Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua: no es esa persona a la que la gente sigue reconociéndola como jefe u orientadora. Está este calmoso registrador de la propiedad esperando con parsimonia que el tiempo arregle sus problemas.

Cada día son más los pollos que cacarean en su corral. Los más gallitos sacan sus espolones y marcan sus territorios. No hay ninguna voz firme que los acalle. Esperanza Aguirre se le ha subido definitivamente a las barbas. El desapego de la lideresa hacia su jefe acumula ya trienios, pero en el pulso por el control de Caja Madrid lo ha puesto públicamente a los pies de los caballos. Aguirre ha depositado sobre la mesa todos sus reaños para colocar a su niño Ignacio González al frente de la cuarta entidad financiera de España, mientras que Rajoy no tiene carácter para imponer el nombre de Rodrigo Rato. Sonoro y bufo espectáculo para hacerse con el apetitoso caramelo. Y en Andalucía se oye la voz de un chisgarabís defendiendo la despolitización de las cajas. Suena todo a mentira entre los ecos de esta pelea de patio de vecinos.

No es sólo la presidente de Madrid la que tensa la cuerda. Francisco Camps le toma el pelo y hace de su capa un sayo en Valencia; Juan Costa clama por la restitución de su hermano Ricardo, el megapijo del Infinity, y exige a la dirección de su partido que aclare su vinculación con la panda de corruptos de la Gurtel; el PP de Alicante se desmarca y aprueba una moción de apoyo al defenestrado Ric; Manuel Fraga pone el contrapunto y se sale de guión; Manuel Cobo, el número dos de Alberto Ruiz Gallardón, arremete contra la “gestapillo” de Aguirre y vomita por el liberalismo de pacotilla de la lideresa; ésta le pide a Génova que lo expulse por criticarla; María Dolores de Cospedal tercia sin convicción en la guerra cruenta y sin cuartel en el PP madrileño…

¿Comedia de enredo o desmoronamiento de una estructura cogida con alfileres? Y Rajoy calla, se mesa la barba, se fuma un puro y mira al cielo esperando una señal divina. Ya escampará, piensa, con más paciencia que el santo Job. Cada día hay más ruido y menos orden… Y sólo se conoce una tercera parte del estruendo de la Gurtel. ¡Para amarrarse bien los machos!

Jetas

octubre 26, 2009

El mundo está plagado de pícaros, pillos, tunantes, buscavidas, charranes… Y jetas. Éstos últimos tienen un plus de desparpajo, de desahogo, de desfachatez, de insolencia, de cinismo. Hacen lo que pueden para ganarse la vida y les importa un rábano los medios con tal de conseguir sus objetivos. Javier Arenas es el arquetipo de lo que en Andalucía conocemos como jeta. Le da igual ocho que ochenta, dice una cosa y al día siguiente la contraria sin rubor, le importa la verdad un pimiento, manipula los acontecimientos en función de sus necesidades. Presenta el genotipo del trilero y/o del mercachifle. En la esfera pública, tanta amoralidad no tiene cabida, es exigible un mínimo de integridad y coherencia, ética y algunos profundos principios.

El jefe de filas de la derecha andaluza no está atravesando un buen momento. Tiene la cabeza en frentes de otros tiempos que copan hoy la actualidad. La avalancha Gurtel está sepultando sus últimos cartuchos de supervivencia en política. Acosado por esta atmósfera hostil, con la presión judicial sobre el turbio historial de su partido y los medios de comunicación aireando la basura acumulada bajo las alfombras, ha entrado en un estado de nerviosismo y desquiciamiento exagerado. Ha pensado que la mejor defensa para sacudir la losa de la presunta corrupción pasa por poner el ventilador. Como no hay mucho que remover, las aspas aviesas han tenido que rebuscar en el pasado, desempolvando asuntos del Pentateuco, o tergiversar la realidad para darle apariencia de consistencia a su huida hacia adelante.

Dispone de poca pólvora actual y la del pasado está mojada. En su habitual mitin dominguero, Arenas se despachó a gusto: por un lado, manoseó de forma indecente la política antiterrorista y a las víctimas para arrear al Gobierno de Zapatero (¿se puede ser más rufián y desalmado?) y, por otro, en el capítulo de la corrupción se retrotrajo a tiempos remotos ya sancionados por los tribunales y endosó de forma gratuita al PSOE responsabilidades de otros escándalos (los casos de Marbella y El Ejido). Es la prueba más palpable de la desesperación del campeón de las derrotas electorales. Se recurre a la mentira cuando no nos gusta la verdad o cuando nos aferramos a ella de manera compulsiva. El presidente del PP andaluz miente con contumacia. Ese vicio tiene prescripción facultativa. Pretende reescribir la historia a su capricho sin respeto a los hechos. En su contra está que carece de credibilidad para ello, la ciudadanía lo tiene calado.

Querer cargar a los socialistas las tropelías de Jesús Gil y sus secuaces en ciudad de la Costa del Sol no cuela ni a empujones. Resulta un contradiós. Los nombres y apellidos de los responsables del asalto y del reparto del botín del Ayuntamiento de Marbella están grabados a fuego: el ex presidente del Atlético de Madrid y su banda de delincuentes. Lo que no le gusta recordar a Arenas es su coqueteo con el GIL para conseguir sillones. ¿Ya ha olvidado su pacto con Gil para obtener la presidencia de la Diputación de Málaga en 1995? ¿No tiene fresco en su memoria el fichaje por parte del PP de concejales gilistas en La Línea, San Roque o Estepona?

Ahora también busca aprovechar el desplome de Juan Enciso en El Ejido para lanzar ponzoña contra su pesadilla socialista. Sabe de más Arenas que el PSOE no tiene nada que ver con el alcalde de este municipio almeriense, está libre de polvo y paja. Lo único que existía era el pacto de gobierno en la Diputación, roto de manera fulminante cuando se han conocido los detalles de la investigación judicial y la detención de este munícipe, que amasa cargos abominables para un servidor público. El PP, a priori, nada tiene que ver en los negocios ilegales de Enciso, pero le unen muchas más cosas a su ex compañero de siglas y gaviotas hasta 2005. ¿Recuerda Arenas cuando consideraba a Enciso el mejor alcalde de España? ¿Ha borrado de su disco duro la negociación mendicante con el factótum ejidense para que no se fuera del Partido Popular? ¿Tiene aún en mente las horas que le dedicó Juan Ignacio Zoido, su embajador en este conflicto, para retener a Enciso en el seno del PP? ¿Tenía montada la trama el regidor de El Ejido en sus tiempos de pepero? ¿Cualificados dirigentes del partido de Mariano Rajoy mantenían relaciones mercantiles con cabecillas de la red desmantelada en el Poniente de Almería?

Mejor no mentar la bicha en determinados casos. El réptil se puede revolver y dejarte un buen recado. Hay veces que la osadía pasa descollantes facturas. ¡Ay, Javier, que te viene de regreso este bumerán!

Azuloscuro

octubre 25, 2009

AZULOSCURO
Aurora Luque

No sé si te parece paradoja
pero quizá no mienta si declaro
la inmensa inteligencia del deseo:
las lentas odiseas por tu cuerpo
en el sabio navío de la búsqueda
en todos los senderos tan exacto,
propicio a saturar, con islas encendidas,
las nostalgias antiguas.

Azuloscuro y sabio es el deseo,
lira que desde lejos obligase a la danza,
a componer un himno de latidos:
la sola inteligencia de vivir
en deseo perpetuo de naufragio.

Más poemas en www.auroraluque.com.