Para estar orgullosos

En unos días se cumplen 40 años del 4 de diciembre, una fecha en la que dos millones de andaluces y andaluzas se echaron a la calle para reclamar la autonomía plena para Andalucía. Fue una movilización pacífica sin precedentes y que marcó el rumbo de España y esta tierra. Un hito con el que arrancó un largo proceso de lucha y pelea por la igualdad que culminó con el referéndum del 28 de febrero de 1980. En Andalucía trabajamos para que el desarrollo territorial de este país no fuera asimiétrico y lo conseguimos con la palabra y la acción política dentro del marco de la ley. Es para que nos sintamos orgullosos de lo que hemos hecho. Y también para que estemos vigilantes ante cualquier intento de desandar lo andado y que algunos quieran aprovechar la conyuntura para volver a un modelo de dos velocidades. Ni un paso atrás.

Anuncios

Año Murillo

Llegó el día: arranca el Año Murillo. Una fecha señalada e importante para Sevilla y Andalucía. Con la inauguración de la exposición ‘Murillo y los capuchinos de Sevilla’ se inicia el actos de la conmemoración del cuarto centenario del nacimiento de Bartolomé Estaban Murillo. En la Junta de Andalucía se lleva mucho tiempo trabajando en este proyecto que impulsa y lidera el Ayuntamiento de Sevilla. Un proyecto que implica a todo el Gobierno autonómico, con la presidenta Susana Díaz a la cabeza. Ayuntamiento y Junta, con otras instituciones, organismos y empresas, hacen posible una programación que va a suponer un año de oportunidades para esta tierra. Esta muestra es la primera de las tres que pone en marcha la Consejería de Cultura, a las que hay que sumar al programa de restauraciones del Museo de Bellas Artes y del Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico y los programas didácticos y divulgativos.

Arranca el Año Murillo en el lugar más indicado: el Museo de Bellas Artes de Sevilla. Una institución cultural imprescindible para todo el que quiera conocer y disfrutar el arte barroco español. Esta pinacoteca tiene a Murillo como máximo referente de las colecciones y va a jugar un papel protagonista en la conmemoración de esta efeméride. Estamos ante una exposición especial que va a permitir una recuperación artística y también emocional para los sevillanos y los amantes al arte. Por primera vez en dos siglos se va a poder ver en Sevilla y en su totalidad el conjunto de pintura que hizo el autor para el retablo del Convento de los Capuchinos en la capital andaluza. Todos los que acudan a esta muestra podrán disfrutar de una de las series pictóricas más importantes de todo el barroco español. La exposición es espectacular tanto por el número de obras que se exhiben, por su calidad y por la museografía que se ha diseñado.

Se está ante una oportunidad histórica de reencontrarnos con piezas muy valiosas de nuestro arte barroco, un aliciente de máximo nivel para el turismo cultural. Hoy, tres de cada diez turistas que vienen a Andalucía lo hace por nuestra cultura, por el patrimonio histórico y la programación cultural. Sin lugar a dudas la celebración del Año Murillo es una oportunidad para seguir creciendo en turismo cultural, un segmento que tiene un gran potencial para Sevilla y Andalucía.

El PP, al servicio de las grandes farmacéuticas

Siempre se acaba la vereda antes… De forma recurrente, el Partido Popular retoma un argumento falaz y engañoso para atacar a la Junta de Andalucía y a la sanidad pública. Hoy su presidente regional, Juan Manuel Moreno Bonilla, ha vuelto a la carga criticando la subasta de medicamentos. El Gobierno que preside Susana Díaz usa esta fórmula, avalada por el Tribunal Constitucional, para mejorar la eficiencia del sistema público reduciendo costes y garantizado la calidad de los fármacos. Se reduce la factura farmacéutica reinvirtiendo este ahorro en el sistema y, al mismo tiempo, se aminora el cuantioso margen de beneficios de los grandes laboratorios. Sin embargo, el PP sigue erre que erre con su publicidad engañosa. Y es que PP y rigor son incompatibles. La derecha se erige en portavoces de las multinacionales en lugar de defender la sanidad pública, generando incluso falsa alarma sobre las propiedades de los medicamentos. La derecha confunde con mala fe porque todos los fármacos que se dispensan en este país tienen que ser aprobados por la Agencia del Medicamento, un organismo del Ministerio de Sanidad. Y Moreno Bonilla, que ha sido número dos de dicho Ministerio cuando lo dirigía la fatídica Ana Mato, no se puede hacerse el nuevo. Si no sabe que falta a la verdad, malo: ¿en manos de quién estábamos?. Y si lo sabe y miente, aún peor: su cinismo no tendría parangón. En cualquier caso, le hace el juego a las multinacionales sin importarle un bledo la sanidad pública, que es un patrimonio de todos. No hay duda al servicio de quién está el PP: el Gobierno de Mariano Rajoy negará ayuda financiera a las comunidades autónomas que no firmen un convenio que beneficia a las farmacéuticas. Otra noticia de hoy que deja bien a las claras los intereses del PP.

Y tú quieres volver

Y TÚ QUIERES VOLVER
(Primera canción)
Jaime Verdú

Y tú quieres volver.
Y yo quiero olvidar.

Solo una blanca hoja
donde escribir pueda,
lejos de ti.
Nada de ti.

Y tú quieres volver.
Y yo quiero pasar.

A cielos abiertos
A prados de alondras,
fuera de ti.
Limpia de ti.

Y tú quieres volver.
Y yo quiero morir.

Solo con sentir
tus manos vacías,
de ese candor,
de ese calor.

Y tú quieres volver.
Y yo quiero vivir.

Caricia al auxilio,
presta y diligente,
que me arrebole
que me idolatre.

* Este poema pertenece a Las estelas de versos quebrados, un libro editado como alegato contra la violencia de género y cuyos ingresos por ventas se destinarán a las viviendas de acogida del proyecto Nueva Luz para víctimas de esta lacra.

¡Qué espera Rajoy!

La aprobación exprés del cupo vasco ha puesto en primer plano de la actualidad el incumplimiento del Gobierno de Mariano Rajoy en materia de financiación con el resto de comunidades autónomas. Bien podría el Ejecutivo haber resuelto la distribución de recursos a las CCAA de manera conjunta. El modelo que financia a las 15 autonomías del régimen común lleva tres años caducado y está provocando serios problemas para la prestación de los servicios públicos. Esta prisa con el País Vasco contrasta con la pasividad y la desidia para resolver las demandas del resto. Rajoy se ha apresurado en dar respuesta ante la exigencia de Euskadi y es que los votos de los seis diputados del PNV son imprescindibles para sacar los Presupuestos Generales del Estado para 2018.

El reparto que se hace desde el Ministerio de Hacienda con el sistema vigente más provoca tensiones y agravios territoriales. El nuevo modelo debe corregir la diferencia actual en la asignación de recursos entre unas comunidades y otras. Existe una diferencia injustificable entre las CCAA mejor financiadas y las más perjudicadas, entre las que se encuentra Andalucía, de 800 habitante/año. El agravio se visualiza en los 5.522 millones menos que se han recibido entre 2008 y 2015. Por esta política perniciosa de Rajoy ha perdido la posibilidad de aumentar su riqueza (PIB) en cuatro puntos más y casi 200.000 andaluces no cuentan con financiación

Otro dato inaceptable: Andalucía cuenta con una insuficiencia de 3.300 millones cada año para poder desarrollar con normalidad las competencias y los servicios que tiene asignados. Una cantidad anual que surge de los casi 1.000 millones que deja de percibir por debajo de la media y los más de 2.200 que tiene que añadir de sus propios recursos. En el conjunto del estado la bolsa asignada a las CCAA le faltaron, por ejemplo, 16.000 millones en 2014 que tuvieron que cubrir con recursos propios.

En definitiva, el nuevo modelo ha de estar presidido por la igualdad de cualquier ciudadano a contar con las mismas prestaciones viva donde viva. Es una tarea urgente que no admite más demoras por parte del Gobierno de la nación. Rajoy no puede ni mirar a otro lado ni encogerse de hombros ante una demanda que es de justicia, que es obligatoria por ley y a la que se comprometió en la última Conferencia de Presidentes celebrada en enero de este año. ¡Qué está esperando!