Dispuso sus cabellos…

Dispuso sus cabellos,
sacudió las pavesas oscuras de los ojos,
midió sobre sus yemas una brizna rosada,
soltó la falda triste
y apareció desnuda.

Ni diosa, ni dulce ni serpiente.

La verdad de su carne,
sola en lluvia o en tacto.
Memoria de la hierba,
desde el talón tensada.

Alisó una última
estela fervorosa
y supo, inexorable, que no existe
Paraíso o espadas.

Juana Castro, de su poemario Fisterra.

Anuncios

De casta…

…le viene a Casado. ¡Y qué casta! De la casta de Esperanza Aguirre y los andaluces se mueven por el ‘pitas, pitas’. De la casta de Ana Mato y los niños andaluces estudian en el suelo. De la casta de Cristóbal Montoro y los andaluces son unos indolentes. De la casta de Rafael Hernando y Andalucía es como Etiopía. Casado se apunta ahora a la fiesta del agravio y del tópico manido y crea la casta de Andalucía es una anomalía democrática. Otro ejemplo más del estrabismo con el que la derecha mira a esta tierra. ¡Demasiado desprecio e insensibilidad! El presidente del PP tendría que dejar sus prejuicios y enterarse de que en Andalucía la gente vota libremente lo que le da la gana y que cada cual decide su sufragio con madurez política, que votamos aquí con la misma libertad y la misma madurez que lo hacen los ciudadanos de Castilla-León, donde su partido gobierna desde hace más de 30 años. Lo que sí es anómalo democráticamente es negarse a sacar de un espacio de homenaje a uno que llegó al poder tras un golpe de estado y una cruenta guerra civil y nos tuvo cuarenta años de represión y sin poder votar. También se tendría que desprender Casado del lastre de sus antepasados políticos. Pero si no lo hace, al menos que no insulte ni a los andaluces y a las andaluces ni a su inteligencia. Ya está bien de tanta ofensa gratuita y tanto estereotipo casposo. Aquí, como en toda España, la gente vota lo que quiere. ¡Entérese, señor Casado!

Foto.Público. Casado, entre Aguirre y Aznar.

Portazo a la gente

La derecha política de este país quiere tirar por la borda de 6.000 millones de euros. El bloqueo de la Mesa del Congreso de los Diputados, una decisión insólita en democracia, a la iniciativa socialista para evitar el veto del Senado a la nueva senda del déficit y, en definitiva, a la mayor capacidad de inversión y gasto público en los Presupuestos Generales de 2019, refleja el estado de desesperación del Partido Popular y Ciudadanos. La moción de censura desbancó a los de la gaviota y descolocó y desquició a los naranjas. Ahora usan malas artes y triquiñuelas para evitar la gobernanza de este país porque quieren desesperadamente elecciones. Les da igual que se pueda contar con 6.000 millones más para nuestros servicios públicos o nuestras pensiones. En su alocada carrera por ver cuál de los dos partidos se queda con la hegemonía de la derecha dan un portazo a una mayor inyección económica que permite Bruselas. No piensan en la gente, sólo se miran su ombligo. No sólo frenan este balón de oxígeno, sino que están histéricos en una cacería indecente porque no pueden soportar que España avance de la mano de la izquierda. De este tipo de conciliábulos la derecha en todas sus dimensiones (política, económica y mediática) tiene larga tradición. Vuelven a las andadas.

Foto.- VozPópuli. Albert Rivera y Pablo Casado.

In memoriam

LA LLEGADA
Julio Alfredo Egea

Kilómetros de ti…, te ando y te llego.
Vocerío de la sangre sobre ruedas,
y el temor infantil de que no cedas
a este pez buceador, nadando en fuego.

Cedes, cedes, te das al bello juego
amorosa y tenaz sobre las sedas,
y me sales triunfar a las veredas
de este rocío de amor con que te riego.

¡El grito del jazmín qué enamorado
cuando se ruboriza en amapola
calladamente, dándose de lleno!

¡Qué cosquillas de Dios en mi costado!
Rumor de abeja hasta mi sien, en ola,
limpiándome de brozas y de cieno.

*El poeta almeriense ha fallecido esta mañana a los 92 años. (Más información).

Busque y compare…

Los datos hablan por sí mismos. La acción del Gobierno de Andalucía garantiza la igualdad de oportunidades en el acceso a la universidad. Casi 92.000 jóvenes se han beneficiado de la bonificación al 99% de las matrículas por aprobar los créditos en primera convocatoria, lo que viene a suponer la práctica gratuidad, apenas una tasa de seis o siete euros por curso. Una medida en la que Andalucía es pionera y que ha tenido una magnífica acogida por la comunidad universitaria. Este año se ha extendido a las enseñanzas artísticas superiores. Seguimos dando pasos para fortalecer nuestra educación pública.

A veces quiero preguntarte cosas…

A VECES QUIERO PREGUNTARTE COSAS…
Gloria Fuertes

A veces quiero preguntarte cosas,
y me intimidas tú con la mirada,
y retorno al silencio contagiada
del tímido perfume de tus rosas.

A veces quise no soñar contigo,
y cuanto más quería más soñaba,
por tus versos que yo saboreaba,
tú el rico de poemas, yo el mendigo.

Pero yo no adivino lo que invento,
y nunca inventaré lo que adivino
del nombre esclavo de mi pensamiento.

Adivino que no soy tu contento,
que a veces me recuerdas, imagino,
y al írtelo a decir mi voz no siento.