Desfondados

Canal Sur Televisión cierra septiembre con una mala noticia y un lío. La mala noticia es otro resultado mensual de audiencia desastroso y el lío viene del desvío de 11 millones del fondo de emergencia por el Covid-19 por parte de la Junta de Andalucía para tapar los agujeros provocados por la mala gestión del actual equipo directivo de la cadena.

La televisión pública de Andalucía sigue acumulando malos registros de audiencia. La cuota de pantalla de septiembre se sitúa en el 7% según Barlovento o en el 6,9% de acuerdo con la medición de Dos30′. Si tomamos el primer dato, estaríamos ante el segundo peor de toda la serie histórica. Si optamos por el segundo, igualaría el peor share en sus 31 años y siete meses de existencia. Canal Sur también tocó fondo en abril de este año con un raquítico 6,9%. Sea cual sea el dato final, el panorama es desolador. El mal registro del mes pasado adquiere mayor trascendencia por coincidir con el lanzamiento de la nueva temporada, que a tenor de la estadística no ha despertado pasiones en el público andaluz.

Muy llamativo el batacazo de la cadena andaluza cuando el conjunto de las autonómicas crecen por primera vez en septiembre en los últimos seis años. Canal Sur TV sería la sexta entre las televisiones de ámbito regional: presentan mejores resultados TV3 (14,0), Aragón TV (10,0), TVG (9,5), ETB2 (9,4) y TPA (7,5). Ningún programa o informativo de la señal andaluza se encuentra dentro de los treinta más vistos entre las cadenas que pertenecen a la FORTA. Dentro de Andalucía, Telecinco, Antena 3 y La 1 reúnen más audiencia y dejan a la ‘nuestra’ en el cuarto puesto.

La razón de esta exigua cuota de pantalla de Canal Sur debe a que los nuevos programas incluidos en la parrilla no han supuesto un repunte de telespectadores y, fundamentalmente, por el desplome de los informativos. Entre los trece canales generalistas de difusión autonómica, los dos principales noticiarios de la andaluza han estado siempre entre los tres con menor seguimiento de la audiencia. Se han registrado cuotas de pantalla por debajo de los dos dígitos mientras que sus homólogos autonómicos superan el 20% y el 30% diariamente, especialmente en la franja de mediodía. En un momento donde el ciudadano busca con interés información de proximidad, la ‘nuestra’ no ha sido capaz de liderar la información, ha pinchado con estrépito. El sesgo tendencioso y la falta de pluralismo han acentuado la pérdida de credibilidad de la cadena y la consiguiente fuga de televidentes.

Nota.- Hace unas semanas ya adelantábamos en este blog que Canal Sur necesitaría una inyección económica para concluir el año e intentar renovar la oferta en la nueva temporada. El pronóstico se ha confirmado por boca del director general, Juande Mellado. Un servicio fundamental como RTVA necesita una financiación justa, pero el déficit acumulado en lo que va de año es debido a la insolvencia de la dirección actual. Además, la Junta de Andalucía comete la inmoralidad de usar dinero enviado por el Gobierno de España para familias vulnerables como consecuencia de la crisis del coronavirus para salir al rescate de los despropósitos de los directivos de la cadena.

Camino a la irrelevancia

La tendencia es dramática. Canal Sur Televisión ha cerrado otro mes negro en audiencia (y desprestigio). En agosto ha cosechado otro registro aciago: un 7%. Es el segundo peor share mensual de sus 31 años y medio de historia, cosechado también en mayo de este año, y sólo empeorado por el 6,9% de abril. La dinámica de 2020 también augura el peor resultado anual (salvo un milagro poco probable) desde el nacimiento de la cadena en 1989. En los ocho primeros meses del año, la media se sitúa siete décimas por debajo del cierre de 2019, que ya concluyó con la pérdida de otras siete décimas respecto a 2018. Los actuales rectores de ‘la Nuestra’, que aterrizaron en julio del año pasado, están espantando a los telespectadores, una circunstancia que se ha agravado desde la llegada de Álvaro Zancajo a la jefatura de informativos.

El mal dato de agosto obedece a una caída generalizada en todas las franjas, durante todos los días de la semana y tanto en espacios informativos como en programas de divulgación y entretenimiento. Sólo algunas corridas de toros han conseguido audiencias destacables, todo lo demás ha provocado la indiferencia del público con cuotas de pantalla por debajo de los dos dígitos un día sí y otro también. Hasta programas consolidados como ‘La tarde, aquí y ahora’ y ‘Andalucía directo’ han perdido muchos seguidores durante el mes pasado. La caída se ha agudizado incluso en la segunda quincena: el cómputo de estos quince días se queda en un raquítico 6,2%.

Dentro de las malas cifras globales, la mayor alarma se encuentra en la caída a plomo de los informativos, que son la razón de ser de una cadena pública. El ‘Noticias 1’ ha estado la mayoría de los días por debajo del 10% y la segunda edición ha concitado aún mucho menos atención. Los andaluces y las andaluzas prefieren informarse por otros medios y han dejado de tener a Canal Sur TV entre sus preferencias. Una circunstancia que contrasta con cómo se han disparado las audiencias de los noticiarios del resto de cadenas autonómicas, con seguimientos superiores al 25% y al 30%. Frente al crecimiento generalizado de los informativos de la competencia, la TV andaluza ha perdido audiencia y de manera importante en este área.

Los directivos del ente andaluz deberían hacer autocrítica y una profunda remodelación en forma y fondo de sus espacios informativos, que debería comenzar por el relevo del principal responsable del estropicio, Zancajo, que además tiene a la plantilla en pie de guerra. Con la línea tendenciosa y la falta de pluralismo que los caracterizan hoy, Canal Sur, en general, y sus espacios de actualidad, en particular, están condenados irremisiblemente a la irrelevancia.

181 efectivos policiales más

Comunicado remitido a los medios de comunicación

El Campo de Gibraltar cuenta 181 efectivos más de Policía Nacional y Guardia Civil desde la llegada del Gobierno socialista en 2018

El senador Vázquez celebra el compromiso real del Ejecutivo que preside Pedro Sánchez con la seguridad y la dotación de recursos humanos para combatir el delito

La dotación de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado (FCSE) en el Campo de Gibraltar se ha incrementado en 181 efectivos desde la llegada de un Gobierno presidido por Pedro Sánchez en junio de 2018. Con el Ejecutivo del PP se cerró el ejercicio de 2017 con 1.956 miembros de Policía Nacional y Guardia Civil mientras que, a fecha de 31 de marzo de 2020, el número de agentes desplegados en la comarca asciende a 2.137.

A estas cifras habría que sumar, según la respuesta del Gobierno de España al senador socialista Miguel Ángel Vázquez, “el refuerzo sostenido de las plantillas policiales de la comarca desde el mes de agosto de 2018 con efectivos del área de seguridad y de investigación, que ha posibilitado una mayor presencia de unidades uniformadas de intervención y respuesta, así como un mayor desarrollo y dotación de las estructuras dedicados a la investigación del narcotráfico”.

En la contestación, el Ejecutivo de la nación recuerda que este refuerzo es “una de las medidas de impacto contempladas en el Plan de Seguridad” para el Campo de Gibraltar, un plan que, a juicio de Vázquez, está dando buenos resultados en la lucha contra las actividades ilícitas en la comarca porque al disponer de más medios humanos, la eficacia policial se ha multiplicado.

Según datos del Ministerio del Interior, en los dos primeros años de vigencia del plan ha aumentado un 30,8% el número de detenidos y se ha incautado más de 268 millones de toneladas de drogas.

El representante del PSOE celebra el compromiso con la seguridad y la apuesta real de este Gobierno por la persecución del delito. “A la derecha se le llena la boca de promesas que nunca cumplen. La realidad es que durante el mandato de Mariano Rajoy la comarca perdió efectivos de Policía Nacional y Guardia Civil, mientras que desde la llegada de Pedro Sánchez al Gobierno ha crecido el número de agentes y la dotación de medios materiales”, sostiene el senador socialista.

Durante los seis años del Partido Popular, se recortaron incluso las plantillas de las FCSE en el Campo de Gibraltar: a 31 de diciembre de 2011 se contaba con 1.990 efectivos y la dotación alcanzó un mínimo de 1.935 miembros en 2015.

Vázquez recuerda que en los seis años de gobiernos del PP se perdieron en España 12.000 efectivos de la FCSE, 1.700 de ellos en Andalucía, 967 policías y 627 guardias civiles menos. “Esta es la triste herencia que nos dejó el Gobierno de Rajoy y los representantes del PP en la comarca y en la comunidad autónoma guardaron un silencio cómplice y callaron con sumisión”, concluye el senador.

Respuesta del Gobierno de la nación a la pregunta parlamentaria

 

Vuelva usted mañana

Una cosa es predicar y otra dar trigo, como nos recuerda certeramente nuestro sabio refranero. Desde la Junta de Andalucía se han llevado durante todo el estado de alarma por el Covid cuestionando y poniendo peros a todas las decisiones que tomaba el Gobierno de España en aplicación del mando único. Superado el pico más duro de la pandemia a finales de junio, se dejó de aplicar el estado de alarma y el mando único pasó a los presidentes autonómicos. Desde entonces, el Ejecutivo andaluz de las derechas ha comprobado las dificultades de gestionar un virus sin contar aún con medicación para combatirlo y vacuna para prevenirlo. Esta comunidad se ha convertido en la líder en número de rebrotes, hasta 40, eso sí con menor incidencia que en Cataluña o en Aragón. Y se dedican a despejar balones y a seguir buscando culpables para no asumir sus obligaciones: antes todo lo que ocurría era responsabilidad del presidente Sánchez, ahora señalan a la ciudadanía o ponen en el balón en tejado de las corporaciones locales. Ellos son así de ‘fantásticos’.

Su gestión está repleta de lunares: desde contrataciones bajo sospecha a cierre de centros de salud, desde poner en pie de guerra a la comunidad educativa por falta de garantías para la vuelta a las aulas en septiembre a negarle a los sanitarios una paga digna por su dedicación en los momentos más duros… Pero, sin duda, el episodio más chirriante y chusco es el reparto de mascarillas. Lo han hecho tarde, mal y con cutrez. Llevaba el PSOE pidiendo al gabinete de Moreno Bonilla desde finales de abril la distribución gratuita para toda la población de este medio de protección, hoy ya de uso obligatorio. Y es que para las familias con menos recursos supone un desembolso casi imposible de asumir (se calcula un gasto medio de 120 euros/mes para una unidad familiar de cuatro miembros).

La respuesta de la Junta no ha llegado hasta mediados de julio SÓLO para los mayores de 65 y con tres unidades para 90 días. Se supone que una quirúrgica tiene una vida máxima de cuatro horas, es decir, con el lote repartido y siguiendo las recomendaciones médicas sólo se cubre media jornada. Por tanto, una oferta claramente insuficiente y cicatera. Además, el material se ha agotado en menos de 48 horas sin atender ni a la mayoría del target de población al que va dirigido y, por si no fuera poco el bochorno, las mascarillas son de una calidad ínfima y se deterioran con inusitada facilidad.

El fiasco está siendo de aúpa. Profesionales farmacéuticos y usuarios están (estamos) que trinan (trinamos). Los primeros, fijando carteles de protesta en los escaparates y los segundos, nuestros mayores, yendo a recoger el material al que tienen derecho a diario, volviéndose de vacío por falta de dotación en los despachos de farmacia y recordando entre el enfado y el sarcasmo el ‘vuelva usted mañana’ de Larra. A los gestores de la Junta se le da mejor predicar que dar trigo (mascarillas). Peor no se puede hacer… y lo saben.

* Artículo que me publicó ayer en centrohistorico.info.

Otro debut

Hoy el Grupo Socialista ha llevado al Pleno del Senado el Plan de Seguridad para el Campo de Gibraltar. Ha sido mi primera intervención en este foro. Os dejo un vídeo y el texto de mi intervención:

“Antes de nada, señorías, quiero subrayar que esta comarca es MUCHO MÁS que narcotráfico e inmigración. Ése es un cliché que pesa injustamente sobre esta parte de España y que todos tenemos que trabajar para superar.

Tenemos que convertir su enorme potencial en alternativas para la gente. Y eso significa una apuesta firme por la educación y el empleo. Es decir, por el desarrollo del Plan Integral aprobado en 2018 por el Gobierno socialista.

Señor ministro, la puesta en marcha del plan de seguridad ha supuesto UN ANTES Y UN DESPUÉS EN LA LUCHA CONTRA EL NARCOTRÁFICO en la zona del Estrecho. Se ha intensificado la presión policial y ha aumentado el número de operaciones con éxito.

Un dato elocuente: durante el estado de alarma, desde el 14 de marzo a primeros de junio, se registraron 25 actuaciones contra el narcotráfico en el Campo de Gibraltar por parte de Policía y Guardia Civil.

Y todo es pasa porque hay VOLUNTAD POLÍTICA, la voluntad política de un Gobierno socialista.
Lo que hace este Gobierno contrasta, y mucho, con lo que hacía el Partido Popular en la
etapa de Rajoy. Se recuerda el paso del PP por Interior por cosas como:

– Las intrigas patrióticas
– Concesión de medallas inauditas.
– El barco de Piolín.
– Y los recortes.

Recortaron en todo, en sanidad, en educación, en servicios sociales… Pero también en seguridad: 12.000 efectivos menos en las Fuerzas de Seguridad del Estado. En Andalucía, 2.000 efectivos menos. 967 policías menos y 627 guardias civiles menos. También ocurrió lo mismo cuando gobernaba Aznar. La derecha se da muchos golpes de pecho pero la realidad dice justo lo contrario.

El Grupo Socialista quiere felicitar a la Policía Nacional y Guardia Civil, también a Vigilancia Aduanera, por su trabajo y los resultados obtenidos durante los dos últimos años. Sin duda, son los auténticos protagonistas del cerco que está sufriendo el narcotráfico en esta comarca.

Pero también es de justicia reconocer que su llegada al Ministerio del Interior ha supuesto un impulso para la persecución de actividades ilegales en el Campo de Gibraltar. Los resultados avalan su trabajo.

Los de la bancada de la crispación, la bronca y el fango podrían tener un gesto de altura y admitir que nunca se ha actuado con tanto éxito y contundencia como hasta ahora.

Por todo esto, señor ministro, mi grupo no sólo lo felicita, sino que quiere conocer qué balance hace del plan de seguridad y qué nuevas medidas se van a tomar a corto y medio plazo”.

Sin remisión

Decadencia y ausencia de pulso. En este informe de la evolución de la audiencia semanal de Canal Sur TV, que será la última entrega de esta temporada, se confirma una vez más la tendencia negativa de la cadena andaluza en los últimos siete días. Desde el lunes 29 de junio y el domingo 5 de julio, se han producido malas noticias y líos internos en la ‘nuestra’.

La semana pasada, Canal Sur cerró junio en el tercer peor resultado mensual de audiencia de su historia. Ha encadenado en abril (6,9%), mayo (7%) y junio (7,2%) los tres registros más bajo desde que comenzara sus emisiones. Todo un récord para la actual dirección, que no sabe cómo reconducir el rumbo y dirige al ente autonómico al naufragio.   Salvo raras excepciones, los nuevos programas no funcionan, los informativos pierden audiencia por la manipulación y la falta de pluralismo, la franja de la mañana está hundida (se invierte tres veces más que antes en producción externa y se cosecha la mitad de telespectadores que antes)… Se vive de la herencia recibida en el tramo de tarde: Juan y Medio, ‘Andalucía Directo’ y ‘Comételo’ sostienen entre semana el share de la casa, aunque estos valores seguros de la programación se empiezan a resentir de la marcha global a la baja de señal autonómica.

Y ante la fuga masiva de audiencia, la dirección carece de soluciones, de imaginación y de dinero. Los rectores de Canal Sur están gestionando de manera discreta con la Junta de Andalucía una aportación extraordinaria para poder definir la parrilla de la próxima temporada a la vuelta del verano. Se han fundido ya el presupuesto asignado para este año y no les ha lucido en absoluto. La cuota de pantalla ha continuado la tendencia a la baja irremisiblemente.

A la falta de acierto en la gestión corporativa y la pérdida de imagen entre el público andaluz, se ha unido la protesta interna de los trabajadores por la deriva de la casa y la actitud de algunos directivos. El comité intercentros ha cargado esta semana contra la delegada de Madrid, Carmen Torres, en escrito dirigido al director general, el jefe de informativo y al consejo de administración de RTVA. Han exigido su cese inmediato por “las amenazas, el hostigamiento y la represión hacia la plantilla” y que se “garantice el libre ejercicio de la profesión periodística de forma plural e independiente, tal como se llevaba ejerciendo desde hace más de treinta años”. Además, se ha difundido otro escrito de periodistas de CCOO denunciando el “uso partidista de la televisión pública conducida por Teodoro León Gross y producida por Secuoya”. A los trabajadores no les faltan razones para sus críticas a una dirección que está poniendo en riesgo la viabilidad y la reputación de la cadena andaluza.

Yendo a los datos de la última semana, prosigue esa cuesta abajo de inercia y desinterés. Esta semana han registrado un mediocre 7% de share general. En términos absolutos, le ha afectado más que a otras competidoras el menor consumo televisivo: ha vuelto a dejarse varios miles de espectadores y promedia semanalmente una audiencia de 87.000 diarios. El dato cae de forma alarmante los fines de semana: en sábado y domingo sólo reúne a 73.000 seguidores. Ha sido la quinta opción para los telespectadores andaluces, que dice poco de un canal de proximidad, y también se ha situado quinta entre nueve autonómicas que mide la consultora Barlovento.

Los informativos han estado de nuevo por debajo del 10%. A un mal producto informativo, una respuesta indiferente del público, que prefiere conocer la actualidad por otros medios. Los dos principales noticiarios tienen la mitad de audiencia que los de otras TV autonómicas. El ‘Noticias 2‘ se ha desfondado, con una media del 7,4% y dos días que se ha situado por debajo del 5%.

Atonía

Cuarta semana de junio y Canal Sur TV sigue en su ritmo átono. La cadena andaluza mantiene las constantes vitales bajas y se mueve por inercia. En los 28 días transcurridos acumula una cuota de pantalla del 7,2%, el tercer peor dato de su historia y los tres en este año. La nueva dirección no da con la fórmula para cambiar el rumbo decadente.

En cuanto al resultado de audiencia entre el 22 y el 28 de junio, la ‘nuestra’ recupera cuatro décimas para presentar un pobre 7,3% de share. En términos absolutos, el promedio semanal es de 90.000 espectadores, una cifra que cae mucho durante los fines de semana. Sábado y domingo sólo congregó a 75.000 telespectadores de media. El dato es realmente flojo: no atrae ni al 1% de la población de Andalucía durante los fines de semana.

El escenario se repite. Telecinco es la cadena favorita de los andaluces. Su liderazgo es indiscutible pese a presentar una cuota ligeramente inferior a la que acostumbra. Antena 3, un informe más, ocupa el segundo lugar entre las preferencias del público, seguida de las plataformas de pago, que obtienen sus mejores resultados los fines de semana. Canal Sur supera por segunda vez en las últimas semana a la otra pública, La 1 de TVE.

Sin cambios en la audiometría de las TV autonómicas de la consultora Barlovento. Idéntica foto que en informes precedentes. La catalana TV3, la vasca ETB y la gallega TVG ocupan por este orden los tres primeros puestos. Canal Sur se mantiene en el quinto, sin visos de mejorar posición a corto o medio plazo.

Por cuarta semana consecutiva, los informativos principales de la ‘nuestra’ no superan la barrera del 10%. En esta ocasión mejoran algo sobre el pésimo 8,4% de cuota de pantalla anterior  y se quedan en el 9,5%. Un balance raquítico fundamentalmente lastrado por el ‘Noticias 2’, que baja la media semanal global. Fundamentalmente, dos ediciones de este noticiario arrojaron unos indicadores bajísimos: un 4,6% el sábado y un 5,9% el miércoles. Los informativos continúan a una enorme distancia en audiencia respecto a los otros competidores autonómicos. Los tres noticiarios más vistos, los de la catalana TV3, la vasca ETB y Aragón TV, doblan en audiencia a los de Canal Sur. Para hacérselo mirar.

Tendencia decadente

Canal Sur TV continúa desescalando en las preferencias del público andaluz. Cerró la semana pasada con unos datos de audiencia muy pobres, más incluso que la anterior. La cadena andaluz consiguió de lunes a viernes un escuálido 6,9% de cuota de pantalla y, transcurridos ya 21 días de junio, presenta un global del 7,1%, con tendencia a la baja. Viene de sus dos peores resultados en sus 31 años de historia (un 6,9% en abril y un 7% en mayo). De seguir con esta dinámica decadente, este mes ocupará uno de los peldaños del podio de registros negativos. Sólo uno de los siete días superó la barrera del 7%, lo que evidencia la desconexión entre su oferta televisiva y los andaluces. Entre el 15 y 21 de junio, la ‘nuestra’ se ha dejado otros 6.000 telespectadores en términos absolutos, promediando 87.000 en el conjunto de de la semana y 81.000 el sábado y el domingo. En dos días, jueves y sábado, ninguno de los programas de la parrilla superó el 10%.

La medición de la consultora Barlovento sitúa a Canal Sur TV como quinta opción en Andalucía. No compite ni con Telecinco, que una semana más es la antena líder, ni con la segunda en liza, Antena 3. Como novedad, la semana pasada las plataformas de pago han reunido a más televidentes que la ‘nuestra’, siendo la diferencia muy relevante durante los fines de semana. TVE también la sobrepasa en cuatro décimas y recupera el primer lugar entre las públicas.

Otra semana anodina. Canal Sur TV mantiene su pírrico quinto puesto de nueve TV autonómicas. La catalana TV3 es la más vista según la audiometría de Barlovento y dobla en cuota de pantalla a la andaluza. Las tres siguientes en el ranking (la vasca ETB, la gallega TVG y Aragón TV) se ven inalcanzables para una cadena andaluza con unos números tan exiguos y con esa querencia a la baja.

La pérdida de audiencia de sus servicios informativos tiene mucho que ver en esta pronunciada pendiente a la irrelevancia de la cadena andaluza. Sus dos principales ofertas, ‘Noticias 1’ y ‘Noticias 2’, presentan un share conjunto del 8,4%, una décima menos incluso que la semana anterior, presentado guarismos de récord en negativo. Sólo dos ediciones del ‘N1’ han sobrepasado el 10%, el resto ha estado a mucha distancia de los dos dígitos. El ‘N2’ ofrece números más alarmantes: llega a superar el 7% a duras penas.

Frente este escenario tan desalentador, y fruto del sectarismo y la oferta ramplona que impone la dirección de la casa, contrasta la fortaleza de los informativos de la catalana TV3, la vasca ETB, Aragón TV o la gallega TVG. El ciudadano de estos territorios conocen la actualidad a través de sus cadenas autonómicas. Por los niveles de audiencia, que triplican o duplican la de la ‘nuestra’, tienen la credibilidad para su público de referencia y ofrecen la información de proximidad y global que este demanda. Así las cosas, la andaluza sigue una semana más en el séptimo lugar de nueve, pero su bajón hace que la octava, Telemadrid, le esté pisando los talones. Con esta realidad, los directivos de Canal Sur no pueden estar ni mucho menos contentos.

SOS Informativos

Los informativos de Canal Sur TV continúan su desplome progresivo y ya no son ni de lejos el sostén de la cuota de pantalla de la cadena andaluza. Mientras que en otras televisiones autonómicas sus espacios de actualidad se erigen en los programas más seguidos por su público de referencia, los de la ‘nuestra’ cada vez generan más desafección entre los andaluces. En las últimas semanas, el promedio de las principales ofertas de la cadena, ‘Noticias 1’ y Noticias 2’, ha estado por debajo de los dos dígitos, situándose entre el 9% y el 10%. El hundimiento se ha agudizado entre el 8 y 14 de junio y arroja el alarmante dato del 8,5% de media. En esos siete días, el N1 ha caído al 9,7% y el N2, a un paupérrimo 7,4%. Esta pérdida de seguimiento ha dejado la audiencia general semanal en el 7,2%, dos décimas menos que la anterior.

Los resultados comparativos deberían abochornar al equipo directivo de la Radio Televisión de Andalucía. Los programas informativos constituyen la esencia de todo medio público y aquí más que sumar, restan. Estudio tras estudio se confirma que en todas las autonómicas la audiencia de sus noticiarios representa el doble o algo más que la audiencia de la cadena. En Canal Sur no se produce este ratio y sus informativos han dejado de aportar décimas al share global. La raquítica cuota de pantalla del N1 y el N2, ese fatídico 8,5% de la semana pasada, otro registro negativo más en la historia de la casa, contrasta sobremanera con el 25,4% de la catalana TV3, el 22,4% de la vasca ETB o el 20,3% de Aragón TV. Y es precisamente el noticiario de las 14 horas de la antena maña el más visto de estos nueve miembros de la FORTA.

Canal Sur sigue como séptima entre estas nueve pantallas. Por población y por presupuesto, también por la calidad de su plantilla, que está amordazada por la actual dirección, tendría que estar peleando con sus programas de actualidad por los primeros lugares de la tabla por audiencia. En los todos los estudios, elaborados con la medición de la consultora Barlovento, la antena andaluza no compite y se encuentra en una situación de irrelevancia ante la opinión pública.

Si fuera el jefe de los informativos de Canal Sur TV abriría un profundo proceso de reflexión. Sólo veo dos posibles salidas para Álvaro Zancajo: primera, hacer las maletas antes de que lo echen por lo malo que son sus informativos en términos periodísticos (manipulación, ausencia de pluralismo, pésima selección de contenidos…), por los pobres resultados de audiencia y por los muchos líos que está generando al Gobierno andaluz, y segunda, la más probable, enrocarse en su dinámica perversa bajo la protección de la calle Génova (sede nacional del PP) y el apoyo público de Vox. Habría también una tercera opción que, conociendo la trayectoria del personaje, se presume harto improbable: abandonar el sectarismo y respetar la misión de servicio público que le exige el marco legislativo vigente. O cambia él o cambian sus resultados, o las dos cosas, o lo acabarán cambiando. Su situación es insostenible, pisando innumerables charcos, y todo se agrava aún más por el enfrentamiento a pecho descubierto que mantiene con el director general, Juande Mellado, y su número dos, Isabel Cabrera, ambos pertenecientes a la otra familia de la derecha.

A Canal Sur se le siguen marchando los telespectadores. Respecto a la semana pasada se ha dejado dos décimas (7,2%) de cuota de pantalla y ha perdido otros 10.000 seguidores en términos absolutos. Con el buen tiempo y el avance de la desescalada, el consumo de televisión se está reduciendo. Se les ha fugado más de una cuarta parte de los televidentes este fin de semana: de los 102.000 del anterior a los 75.000 reunidos este sábado y este domingo. Un serio aviso que no deberían despachar sin más los rectores de la ‘nuestra’. Otro par de datos elocuentes: el miércoles y el jueves ningún programa superó los dos dígitos de cuota de pantalla mientras que el sábado todos y cada uno de los espacios se quedaron por debajo del 9%.

Entre sus pares autonómicos se mantiene como quinta a muchísima distancia de la catalana TV3, la vasca ETB y la gallega TVG, que de nuevo copan este podio. La única buena noticia para Canal Sur es más por demérito de la competencia que por mérito propio. Después de mucho tiempo, la cadena andaluza supera a La 1 de TVE en audiencia en esta comunidad autónoma y ocupa la tercera plaza en la medición que hace Barlovento. Eso sí, a una distancia sideral de Telecinco, líder indiscutible, y de Antena 3, segunda en las preferencias de los andaluces.

Canal Sur, sin pulso

Canal Sur TV ofrece una semana más unos resultados pobres de audiencia. Tras dos meses con sus peores registros en sus 31 años de historia (abril, con 6,9% de cuota de pantalla y mayo, con 7%), el arranque de junio se enmarca en la misma tónica decadente pese a recuperar unas décimas. Ese pírrico resultado no es fruto de la captación de más telespectadores, sino que se beneficia en el share del menor consumo de televisión por el avance de la desescalada. La cadena andaluza incluso baja en términos absolutos respecto a semanas anteriores y se sitúa en 103.000 seguidores de promedio de lunes a viernes y 100.000 los fines de semana.

En la medición entre el 1 y el 7 de junio se sigue acentuando un perfil de televidente de la ‘nuestra’ cada día más envejecido y residente en zonas rurales o municipios con poca población. Prácticamente la mitad de la audiencia de Canal Sur TV supera los 64 años: en esta semana 49.000 de los 103.000 seguidores pertenecen a este grupo de edad. En las grandes ciudades, y concretamente en las de más de 200.000 habitantes, el número de seguidores es testimonial, apenas 15.000 de los alrededor de dos millones de personas que viven en Sevilla, Málaga, Córdoba, Granada o Jerez. Son indicadores que ponen en evidencia que el telespectador urbano huye de la ‘nuestra’. El ente público no ofrece

Del trabajo de la consultora Barlovento se deduce que entre el público que ve la cadena andaluza no hay apenas prescriptores o generadores de opinión. Esta realidad, unida a la baja audiencia, dificulta su capacidad de captar financiación vía publicidad. Dicho con terminología del argot profesional, el target comercial está por los suelos. Eso significa, entre otras consideraciones, que Canal Sur no pinta nada en el mercado y que las centrales de medios y grandes marcas ni se las ve ni se las espera en sus emisiones.

Yendo al análisis numérico, Canal Sur mejora dos décimas sobre la semana anterior aun perdiendo público en números absolutos (2.000 personas menos). Sigue cuarta opción entre las preferencias televisivas de los andaluces con una semana llena de altibajos, y con tres días por encima del 8%. Semana a semana, Telecinco se consolida como la oferta preferida en esta comunidad autónoma y ganando cuota de pantalla. Antena 3 mantiene su segundo puesto mejorando una décima y cierra el podio TVE, con 7,7%, un 0,2 más que en el estudio previo. El fin de semana, cuando aumenta el consumo de las capas urbanas y franjas de población activa, sube mucho la opción de las plataformas de pago.

Entre las autonómicas, Canal Sur se mantiene otra semana más en la mediocridad del quinto puesto entre nueve señales. Sigue inalcanzable en el liderato la catalana TV3, que la dobla en cuota de pantalla. En la última quincena, la gallega TVG se ha alzado a la segunda posición por audiencia, superando a la vasca ETB.

Los informativos de la ‘nuestra’ continúan un estudio más por debajo del 10%. Ni las triquiñuelas ni el troceado de los noticiarios que impone su director, Álvaro Zancajo, les permite recuperar credibilidad entre los andaluces. Otro informe más ocupa el séptimo puesto entre nueve autonómicas y sólo mejora los datos de Telemadrid y de la valenciana À punt. De lunes a jueves, se ha desplomado la audiencia con dos mínimos bajísimos: un 6,7% el miércoles para el ‘Noticias 1’ y un 5,4% el jueves para el ‘Noticias 2’. La insulsa estadística de Canal Sur contrasta con el poderío en sus territorios de los espacios informativos de la catalana TV3, la vasca ETB o Aragón TV, por este orden las tres primeras del ranking una semana más.