Canal Sur no es profeta en su tierra

Canal Sur TV continúa cosechando malos datos de audiencia. El análisis de la semana pasada ofrece la misma fotografía de la anterior: entre nueve cadenas autonómicas ocupa el quinto lugar en cuota de pantalla y sus informativos permanecen estancados en el séptimo puesto. Dentro de Andalucía, las preferencias del público la sitúan la cuarta entre las generalistas en abierto dentro o la quinta si incorporamos las señales de pago. Con estas credenciales se puede concluir que la televisión pública andaluza no es profeta en su tierra. Su credibilidad cotiza a la baja.

En Andalucía, la cadena más vista es Telecinco a mucha distancia de sus seguidores, según la medición de la consultora audiovisual Barlovento. La cadena de Mediaset saca 4,4 puntos a la segunda, Antena 3, y dobla a la tercera, que es La 1 de TVE. Entre las que emiten en abierto, Canal Sur TV se sitúa en cuarto lugar a 1,2 puntos de la pública nacional. Pero la andaluza bajaría un puesto más cuando contabilizamos el share de las plataformas de pago, que suman dos décimas más entre el 20 y 26 de abril. Cuatro y La Sexta comparten el quinto puesto, muy cerca de la ‘nuestra’. La 2 y ATV cierran la estadística aunque son canales temáticos y para minorías.

A lo largo de la semana, hay días en que Canal Sur se sitúa en el farolillo rojo entre las generalistas (martes 21 de abril), alcanzando un poco honroso sexto puesto. Además, La Sexta la sobrepasa el jueves y Cuatro, el viernes. A la luz de esta tabla, se vislumbra una batalla cerrada entre estas tres cadenas en los próximos meses.

La comparativa entre las nueve autonómicas auditadas por Barlovento ofrece una foto casi fija en relación con la semana anterior. Liderazgo indiscutible de la catalana TV3, con un 14,5% de cuota de pantalla y seis décimas más que en el estudio previo. Sube 0,8 la vasca ETB y alcanza el 11% consolidando su segundo puesto. Conserva la gallega TVG el tercer escalón del podio, aunque pierde una décima para quedarse en el 9,2. Muy cerca está Aragón TV, que acumula un share del 9,1 y una subida de 0,5, como cuarta en el ránking. En el quinto lugar aparece Canal Sur: sube cuatro décimas hasta el 7% pero suma otra semana de pobres guarismos.

Tampoco ofrece muchos cambios los resultados de audiencia de los dos principales informativos de las autonómicas. Canal Sur no supera su endeble séptimo lugar entre nueve competidores. La pírrica subida de una décima sigue dejando a los noticiarios de la cadena andaluza a punto de bajar el listón de los dos dígitos. Los tres primeros, la catalana TV3, la vasca ETB y Aragón TV, más que doblan la cuota de pantalla del N1 y N2 de la ‘nuestra’. La autonómica gallega pierde levemente seguidores en este ámbito pero gana un puesto en detrimento de IB3, que le saca más de tres puntos a Canal Sur. La sexta en liza, la castellano-manchega CCM, aumenta ligeramente su share y su ventaja sobre la andaluza.

En definitiva, resultados escasos, raquíticos, preocupantes, que deberían hacer que la dirección de la Radio Televisión de Andalucía reflexione, rectifique y no se empecine en hacer realidad el citado refrán y que el ente público tenga cada día más difícil ser profeta en su tierra.

Un cuento

UN CUENTO
Joan Margarit

No digas nada, Joana,
tan sólo escúchalo y no digas nada.
Íbamos caminando en la lluviosa
mañana por el pueblo adormecido,
entrábamos despacio
por una larga calle de adoquines
que no llevaba hacia ninguna parte.
Los niños nos llamaban con canciones
para acercamos al canal, que viésemos
su casa reflejándose en el agua.
Te gustaba, ¿recuerdas?,
ver a los niños. Al marchamos
quedaban sus caritas pegadas al cristal,
sus voces apagándose en el agua.
Llegamos tarde. Demasiado. Tanto
que siempre volveremos separados:
ese es el precio por haber podido
entrar dentro de un cuento.
Y qué suerte encontrarte ahora aquí,
de madrugada, convertida en patio:
esto quiere decir que todo el tiempo
estabas junto a mí en la oscuridad

Canal Sur y su estado de alarma

Dime de lo que presumes y te diré de lo que careces. La actual dirección de la Radio Televisión de Andalucía (RTVA) y aledaños andan poniéndose medallas sobre lo bien que marchan las cosas en la cadena pública. Los datos contradicen radicalmente su propaganda de todo a cien. Canal Sur Radio ha presentado una pérdida de audiencia alarmante en la primera oleada de 2020 del Estudio General de Medios (EGM): en un año cuenta con 101.000 radioyentes menos, uno de cada cuatro de sus seguidores han dejado de sintonizar este dial público. En cuanto a la televisión, ha cerrado 2019 con el peor resultado histórico, y aunque la cúpula de la cadena viva en la autocomplacencia, continúa el declive gradual. En este periodo de estado de alarma, un momento en el que el consumo televisivo se ha disparado, la cuota de pantalla de Canal Sur TV sigue cayendo. Menuda paradoja. Hay días en este tiempo reciente en que la ‘nuestra’ ha sido la sexta en la preferencia de andaluces y andaluzas, sólo por delante de La 2.

He realizado un estudio de la audiencia de las cadenas autonómicas durante la semana pasada (del 13 al 19 de abril) y Canal Sur arroja una evolución alarmante. Según los datos que ofrece Barlovento, es la quinta en audiencia cuando no hace tanto era la primera o competía con el liderato con TV3, y sus informativos, la razón de ser de un medio público, ocupan el séptimo lugar en el ranking de sus competidoras.

Este cuadro resulta concluyente. Canal Sur prosigue con su línea descendente, con un 6,6% de promedio semanal, y situada en quinto lugar entre sus rivales de la FORTA y más cerca de perder puestos que de escalar en el ranking. TV3, la más vista, presenta un share que es más del doble que el de la antena andaluza. La vasca ETB y la gallega TVG ocupan la segunda y tercera posición a muchísima distancia. Dos puntos de cuota de pantalla le saca Aragón TV y Telemadrid se sitúa cada vez más cerca del sorpasso. Incluso dos días, viernes y domingo, el ente madrileño sobrepasa al andaluz. Los programas más veteranos y consolidados de la cadena andaluza (‘La tarde, aquí y ahora’, que presenta Juan y Medio, ‘Andalucía directo’ y ‘Comételo’), siguen siendo el sostén, aunque cada vez con menos favor del público, los nuevos espacios fracasan y la sangría de los informativos cada día es mayor, como se puede comprobar en la siguiente tabla.

Los informativos de Canal Sur TV apenas superan el listón psicológico del 10%, sujetan por los pelos los dos dígitos, y ostentan el deshonroso mérito de ocupar el séptimo lugar entre las cadenas autonómicas analizadas por Barlovento. Los espacios de actualidad de mediodía y tarde-noche de la catalana TV3 y la vasca ETB multiplican por 2,5 la audiencia de la ‘nuestra’. Aragón TV dobla en términos relativos el número de seguidores. Y cadenas con menos recursos tienen más confianza de su población de referencia, como es el caso de la balear IB3, nada menos que cinco puntos más, y la castellano-manchega CCM. Sólo están por detrás Telemadrid, que mes a mes recorta distancias, o la valenciana À punt. La llegada de Álvaro Zancajo a la dirección de informativos no sólo no ha mejorado resultados, sino que ha profundizado en el declive de la cuota de pantalla de los noticiarios de Canal Sur,

Éstos son los datos. Sin trampa ni cartón. Hablan por sí solos. No hay motivos para el triunfalismo. Pero la razón de fondo de este hundimiento de audiencia de la televisión pública andaluza está en el desacierto permanente de sus actuales rectores en decisiones estratégicas y en la imposición de un sesgo político tendencioso y manipulador en sus contenidos.

Deseo

DESEO
Dulce María Loynaz

Que la vida no vaya más allá de tus brazos.
Que yo pueda caber con mi verso en tus brazos,
que tus brazos me ciñan entera y temblorosa
sin que afuera se queden ni mi sol ni mi sombra.
Que me sean tus brazos horizonte y camino,
camino breve, y único horizonte de carne;
que la vida no vaya más allá… ¡Que la muerte
se parezca a esta muerte caliente de tus brazos!…

Ésta es mi casa

ÉSTA ES MI CASA
Mario Benedetti

No cabe duda. Ésta es mi casa
aquí sucedo, aquí
me engaño inmensamente.
Ésta es mi casa detenida en el tiempo.

Llega el otoño y me defiende,
la primavera y me condena.
Tengo millones de huéspedes
que ríen y comen,
copulan y duermen,
juegan y piensan,
millones de huéspedes que se aburren
y tienen pesadillas y ataques de nervios.

No cabe duda. Ésta es mi casa.
Todos los perros y campanarios
pasan frente a ella.
Pero a mi casa la azotan los rayos
y un día se va a partir en dos.

Y yo no sabré dónde guarecerme
porque todas las puertas dan afuera del mundo.