Acerca de mavazquez

Soy un periodista que vive con pasión la política. Trabajo en la política porque creo que es la palanca para transformar el mundo. Creo a pies juntillas en el esfuerzo, en el compromiso y renuevo todos los días los vínculos con mis orígenes. Ni joven ni viejo sino todo lo contrario, con dos hijos en la mochila (he cumplido con la Seguridad Social). Sevillano de nacimiento, con orígenes maternos de Moguer, me siento ciudadano del mundo; no me gustan las fronteras. Sevillista a carta cabal, aficionado de la lectura y los viajes, pero mi verdadera pasión es ser amigo de mis amigos y mis amigas.

El defecto Zancajo

Una de las razones de la alarmante caída de la audiencia general de Canal Sur TV está en la pérdida de credibilidad de sus noticiarios. Los informativos constituyen la razón de ser de un medio público, la viga maestra sobre la que se sustenta y se justifica su existencia. Sin embargo, como ya he señalado anteriormente en este blog, la ‘nuestra’ no es profeta en su tierra: los andaluces prefieren conocer la actualidad a través de otras cadenas. Lo que supone un gran fracaso para un ente que por proximidad debería ser la referencia para sus conciudadanos. En los dos últimos meses ha conseguido sus dos peores datos de audiencia general en sus 31 años de historia gracias al desplome de su espacios informativos.

En mayo, los servicios informativos de Canal Sur han certificado su preocupante tendencia a la baja con una audiencia media del ‘Noticias 1‘ y el ‘Noticias 2’ por debajo del 10%. En concreto, se han situado en el 9,9%. El noticiario de mediodía ha cerrado mayo con un 10,3%, con cambio de formato, modificación de duración y fraccionamiento de la emisión para trampear la medición de audiencia. Ha oscilado entre un mínimo histórico para la cadena del 5,6% (2 de mayo) y el 12,8% (14 y 16 de mayo). El espacio de la tarde-noche, que reúne a más público en términos absolutos, ha ido aún peor y ofrece una raquítica cuota de pantalla del 9,5%. Más de la mitad de las ediciones, también divididas en dos partes, han presentado un share por debajo de los dos dígitos, con una horquilla que va del 7,3% (6 y 27 de mayo) y el 11,9% (12 de mayo).

Estos resultados no dan para estar orgullosos y mucho menos si los comparamos con los de otras televisiones autonómicas. En mayo, Canal Sur ha ocupado el sexto lugar de nueve autonómicas auditadas por la consultora Barlovento. En la media de las franjas de mediodía y noche, la catalana TV3 cuenta con los informativos más vistos, con un 25% de cuota de pantalla. Le siguen la vasca ETB, con un 23% de promedio, y Aragón TV, que  se aproxima al 22%. Estas tres cadenas doblan con mucho la audiencia de la andaluza. Es muy llamativo el nivel de seguimiento del informativo de mediodía de la autonómica aragonesa, que concita el mayor porcentaje de público de todas sus competidoras en ese tramo rozando el 30% y con ediciones que superan ampliamente esta barrera. Por delante de la ‘nuestra’, y con un colchón cómodo, se sitúan también los informativos de la gallega TVG y la balear IB3. Y la castellana-manchega CCM le pisa los talones, sólo una décima por detrás.

El balance, por tanto, de los informativos es pésimo y tiene un principal responsable, su actual director, Álvaro Zancajo. Su llegada al puesto a finales de enero de este año ha supuesto un agravamiento vertiginoso de pérdida de audiencia, aunque en aras a la objetividad desde hace tiempo la tendencia era decadente y a la baja. Su irrupción ha resultado trágica para los Servicios Informativos y no sólo por la fuga de telespectadores. Al sectarismo, ausencia total de pluralismo y manipulación se han unido purgas y dimisiones que han puesto a la redacción en pie de guerra. Protestas del Consejo Profesional, de todos los sindicatos y de los profesionales a cuerpo descubierto en redes sociales contra la deriva de la casa y el incumplimiento del deber de servicio público. Y por si no era suficiente tamaño desaguisado, Zancajo está en disputa abierta con el director general, Juande Mellado, y la directora de Antena, Isabel Cabrera, de la facción del PP afecta al Gobierno de las derechas de Andalucía. Él rinde cuentas a Pablo Casado y la calle Génova. Guerra de familias que sufre la cadena. La cuota de Ciudadanos ni pincha ni corta, figura en el organigrama y milita en la irrelevancia.

Se presentó el fichaje de Zancajo como un revulsivo y está resultando ser una bomba de consecuencias incalculables. A su llegada en julio del año pasado, Mellado entregó las riendas de los informativos a Javier Domínguez, profesional de la casa casi desde los inicios, de corte conservador y formas moderadas, un nombramiento bien acogido por la mayoría de la redacción. Apenas seis meses después, se le relevó del cargo por indicación de altas esferas políticas para dar entrada un periodista de Madrid, con trayectoria polémica, inclinaciones ultras y métodos expeditivos. No ha defraudado. Se ha mostrado tal y como se preveía. Lo que se pensó como un efecto para someter a una plantilla de rojos (sic) se ha tornado en un serio defecto, el defecto Zancajo.

Segundo peor resultado

Luces rojas de alarma. Canal Sur TV ha conseguido en mayo el segundo peor dato de audiencia en sus 31 años de vida. Ha cerrado el mes pasado con un 7% de cuota de pantalla, sólo una décima por encima del récord en negativo de abril, mes de mayor consumo de televisión de la historia y que no rentabilizó en absoluto. La pérdida de confianza los de telespectadores es evidente. La dirección actual, que tomó posesión en julio, está empeorando con su gestión los resultados de la cadena y ahuyentando a la audiencia. El fracaso de nuevos programas y el descenso de seguimiento de sus informativos por tendenciosos y sectarios explican estos guarismos tan dramáticos. Básicamente, los únicos espacios que resisten y aguantan a la cadena proceden de la etapa anterior (‘La tarde, aquí y ahora’, de Juan y Medio, ‘Andalucía directo’ y ‘Comételo’). La comparativa de los primeros cinco meses de 2019 con los de 2020 arrojan una cuesta abajo preocupante y pone en evidencia la caída en picado de la ‘nuestra’.

La cadena andaluza se ha dejado un punto de share respecto a mayo de 2019, es decir, se ha esfumado una octava parte de su audiencia en un tiempo tan reducido. En los cinco meses que han transcurrido de 2020 presenta un resultado acumulado 0,9% inferior al mismo periodo del año anterior. La tendencia inexorable a la baja augura otro mínimo anual histórico. En términos absolutos, la señal andaluza presenta unos registros más que discretos en mayo. El promedio de televidentes diarios supera escasamente los 100.000 y durante los fines de semana desciende de este listón psicológico.

En Andalucía, Canal Sur compite a duras penas por mantener el cuarto puesto entre las preferencias de su público de referencia. Está a punto de ceder ese lugar en beneficio de La Sexta, que durante dos semanas ha tenido incluso más cuota de pantalla y en el global le pisa los talones. La televisión más vista y con mucha diferencia en esta comunidad autónoma es Telecinco. Le sigue Antena 3 y cierra el podio TVE.

La cadena andaluza se mantiene estancada como quinta entre las autonómicas. La líder indiscutible en mayo, como durante los últimos meses, es la catalana TV3, que con un 14,2% dobla el share de Canal Sur. También juegan en otra liga la vasca ETB (10,2%) y la gallega TVG (9,7%). Aragón TV, con un presupuesto notablemente inferior, alcanza el 8,2% gracias fundamentalmente al tirón de sus informativos.

Con este panorama, o los rectores de Canal Sur se ponen las pilas o deberían dejar paso a otros profesionales con más conocimiento del medio. Están conduciendo un patrimonio de todos como es La RTVA a la ruina. En apenas once meses que llevan al frente de la cadena ostentan ya el triste récord de reunir los seis peores datos mensuales de audiencia de la historia de la casa.

Estrella en alto

ESTRELLA EN ALTO
Efraín Huerta

En el taller del alma maduran los deseos,
crece, fresca y lozana, la ternura,
imitando tu sombra,
inventando tu ausencia
tan honda y sostenida.

Hoy te sueño,
amante:
estrella en alto, huella
de una violeta lenta.

Oscuramente bella la soledad germina en torno de mi cuerpo.
Hoy te sueño, amante:
jugamos a la brisa y al frío.
Tu nombre suena como tibia pureza inimitable.

Y del cielo a la tierra,
de aquella estrella en alto al dulce ruido de tu pecho,
bajan con inefable rapidez
y como espuma roja
apresurados besos,
recios besos,
crueles besos de hielo en mi memoria.

Un grito de agonía, una blasfemia
vuelve grises tus senos,
y mi sueño,
y esa noble fragancia de tu sexo.
¿Qué esperamos, hermana,

de esta reciente aurora
que nos fatiga tanto?
Mira la estrella,
es blanca, no es azul.
Mírala, y que tus ojos perduren como rosas perfectas.

Vuelta a las andadas

Otra semana anodina y de retroceso para Canal Sur TV: se deja cuatro décimas de cuota de pantalla general entre el 18 y el 24 de mayo y los informativos descienden otra vez del 10%. Si en abril la cadena andaluza cosechó el peor resultado de audiencia, los días quedan de este mes son decisivos para saber si iguala este triste registro o lo mejora por lo pelos para alcanzar su segunda marca más baja en sus 31 años de existencia.

Yendo a una disección más fina de los datos auditados por la consultora Barlovento, el consumo de televisión bajó la semana pasada un 8% mientras que el número de telespectadores de la ‘nuestra’ decreció un 11,3% para promediar 102.000 seguidores. Canal Sur cuenta con 105.000 telespectadores de lunes a viernes y 93.000 durante los fines de semana. Sábados y domingos pierde público en términos absolutos y relativos. La menor audiencia de la ‘nuestra’ los fines de semana coincide con el mayor consumo de las plataformas de pago. El batacazo no es mayor porque el target de público de Canal Sur, los mayores de 60, son los menos afectados por la desescalada, siguen en casa en mayor número, mientras que franjas de población más joven han regresado a la actividad y pasan menos horas delante de la pantalla.

No cambia nada el seguimiento de televisión en Andalucía. Canal Sur aguanta la cuarta plaza, pese a la pérdida de cuatro décimas respecto a la medición anterior, y Telecinco continúa siendo la preferida entre los andaluces. Buena semana también para Antena 3, que supera el 13% después de varias semanas. Y TVE, tercera en discordia, mantiene la posición aunque se le va audiencia ligeramente.

Semana tras semana se revela la misma foto. La cadena andaluza ocupa el quinto lugar en el ranking de estas nueve cadenas autonómicas. Muy lejos de sus predecesoras y apenas inquietada por las cuatro que cierran la estadística. La catalana TV3 lidera como siempre, la vasca ETB, habitual segunda, esta vez comparte el escalón del podio con la gallega TVG.

Muy mala semana para los informativos de Canal Sur en el estreno de la fórmula de mediodía. Pierden un 1,2% de cuota de pantalla y se sitúan en el 9,8%, de nuevo por debajo de los dos dígitos de share. Se estanca en el sexto puesto entre las nueve cadenas analizadas y con la castellano-manchega CCM y Telemadrid más cerca en este capítulo que en los estudios previos. Una semana más, la catalana TV3 cuenta con los informativos más vistos, seguida de la vasca ETB y Aragón TV.

PSOE, 6 – PP, 1

La apuesta por la modernización de la línea férrea entre Algeciras y Bobadilla, infraestructura clave para el transporte de mercancías y viajeros del Campo de Gibraltar, tiene el sello socialista. Así se desprende de la respuesta del Gobierno a una pregunta del senador que suscribe sobre el presupuesto ejecutado en este proyecto entre 2008 y 2019, ambos años inclusive.

La cantidad invertida en este periodo, menos seis de gobierno socialista (2008 a 2011 y desde el 1 de junio de 2018 hasta 2019) y un poco más de seis del PP (desde 2012 hasta el 1 de junio de 2018), asciende a 294.023.100 euros. En la etapa socialista, se concentra el 86,3% de la inversión: más de 253,5 millones. Mientras que en los seis años del PP sólo se produjo una inversión de 40,3 millones, que representan el 13,7% del total. Con años de inversión prácticamente cero a cargo de los ejecutivos de Mariano Rajoy.

Lo que significa que, durante estos doce años, seis de cada siete euros invertidos en la modernización de esta línea básica para el futuro de la comarca, la provincia de Cádiz y Andalucía se produjo bajo los mandatos socialistas de José Luis Rodríguez Zapatero y Pedro Sánchez.

De acuerdo con los datos ofrecidos en la respuesta parlamentaria, los años de Gobierno del PP han supuesto un freno a una obra de vital importancia para la conexión del Puerto de Algeciras y para la mejora del transporte de pasajeros. La ejecución presupuestaria de este periodo deja en evidencia la falta de compromiso del PP con este proyecto estratégico, por el que, en cambio, se apuesta con rotundidad en la etapa del PSOE y concretamente en el plan integral para el Campo de Gibraltar impulsado por el presidente Sánchez.

La falta de inversión del PP cuestiona la forma de hacer política del alcalde de Algeciras y también senador del PP, José Ignacio Landaluce. Es llamativo que durante mucho tiempo el señor Landaluce ha permanecido callado y sumiso, con un sinfín de fotos de propaganda, mientras el Ejecutivo del PP estaba boicoteando de facto esta infraestructura básica y reduciendo la inversión a cantidades raquíticas.

Pura demagogia: silencio cómplice cuando se agraviaba a la comarca por parte de los equipos de Rajoy y tono crítico contra el Gobierno de Pedro Sánchez, cuando ahora se está gestionando con compromiso, sensibilidad y dinero la modernización de la línea Algeciras-Bobadilla.

Lo único que pretenden el PP en general y el señor Landaluce en particular es tapar sus vergüenzas por su desinterés y discurso de boquilla con esta infraestructura. Sólo buscan hacer ruido para confundir a los ciudadanos porque el único partido que ha apostado y apuesta por la Algeciras-Bobadilla es el PSOE. Los datos de ejecución de los Presupuestos Generales entre 2008 y 2019 hablan por sí solos.

Semana de repunte

Canal Sur TV ha cerrado la mejor semana en el último mes y medio. Progreso en la audiencia general, basado en el repunte de casi un punto de share de sus informativos y un par de prime-time de producción ajena (cine) que han reunido una cuota de pantalla por encima de la media de la cadena. Aun así, pasado el ecuador del mayo, el ente presenta unos datos de audiencia general del 6,8%, es decir, una décima más bajo incluso que el peor registro histórico mensual cosechado en abril pasado.

La televisión andaluza recupera el cuarto puesto en esta comunidad autónoma, superando a La Sexta tras permanecer una par de semanas un escalón por detrás. Canal Sur TV obtiene una cuota del 7,4%, la mejor de las últimas cinco, incluso sobrepasando tres días a TVE, que sigue en el tercer lugar en Andalucía, según la medición de la consultora audiovisual Barlovento. El liderazgo indiscutible entre el público andaluz lo mantiene Telecinco, con el mejor share (17,6%) desde la primera semana de abril. Sube también Antena 3 hasta el 12.6% y mantiene el segundo puesto entre las preferencias de los telespectadores de esta tierra.

Las siete décimas que gana la señal andaluza no le permiten mejorar su posición entre las otras TV autonómicas. También se produce un notable aumento de audiencia de las tres competidoras que lideran esta estadística, sólo pierde seguidores Aragón TV, aunque no cede el cuarto puesto. TV3, con un 15,4%, dato muy relevante, continúa doblando la audiencia de la ‘nuestra’ y encabeza cómodamente la tabla. La vasca ETB y la gallega TVG conservan una distancia importante sobre Canal Sur.

Se produce un crecimiento generalizado de los informativos de las cadenas autonómicas. Una de las razones es que el público acude a sus medios regionales para conocer lo referente a las fases de desescalada de la crisis del coronavirus que se vive en cada territorio. Por eso, el aumento del 0,9% de share de los informativos de la señal andaluza hasta alcanzar el 11% no los hace avanzar del sexto puesto entre los noticiarios de las nueve autonómicas auditadas. La catalana TV3 permanece al frente de la tabla con un robusto 26,3% y congrega 2,5 veces más público que Canal Sur. Doblan a la ‘nuestra’ los espacios informativos de la vasca ETB y Aragón TV. No recorta tampoco el gap sobre cuarta y quinta en disputa, la gallega TVG y la balear IB3.

Pese al crecimiento semanal, en un nuevo estudio más se demuestra que los andaluces prefieren conocer la actualidad a través de otras cadenas generalistas. Una circunstancia dolorosa para una cadena pública, cuya razón de ser son sus informativos y la producción propia fomentando el tejido audiovisual de su territorio.