Noches de vino y… jazz

Paloma es una empresaria de la restauración de origen donostiarra pero que lleva muchos años afincada en Sevilla. Su restaurante, La Sopa Boba (también regenta La Sopa Boba Tapas en la calle Joaquín Costa, junto a la Alameda), tiene un encanto especial, una atmósfera acogedora, el trato personal es cordial y amistoso y lógicamente allí se come bien, que es lo más importante, aunque todo lo demás también contribuye a mi impresión global sobre el establecimiento. Además, los precios están muy aquilatados. Ha de ser por todo eso y la cercanía a mi puesto de trabajo que voy con gusto todas las semanas a ese rincón de la calle Torneo. Pues bien, Paloma ha puesto en marcha una iniciativa novedosa, de ésas que no abundan, por no decir que no hay, en Sevilla: el último jueves de cada mes programará una cena con concierto. Anoche fue la primera edición y fue todo un éxito. Local lleno, música agradable, grato ambiente y un piscolabis abundante regado con vino de la casa. Actuó un trío (voz, teclados y trompeta) que alternó estandars de jazz (Summertime, Over the rainbow…) y blues (I feel good, entre otros). La vocalista tenía fuerza, swing y se fue creciendo durante la actuación (en el segundo pase lo bordó). En el apartado particular, acudí acompañado de parte de mi familia, Pedro, Jacky y Antonio, como recoge la foto. Buena compañía para una noche de vino y jazz. Faltaron las rosas, al menos, una. Ya estamos convocados para la última semana de noviembre.

¡Ya era hora!

¿Por qué se ha tardado tanto? La Diputación de Sevilla ha retirado hoy las distinciones concedidas a dos funestos personajes como Franco y Queipo de Llano. La corporación provincial sigue los pasos del Ayuntamiento de la capital de Andalucía y ha retirado los honores del dictador (otrora Generalísimo) como presidente de honor de dicha institución y a Queipo, autor del golpe militar de 1936 en Sevilla, como hijo predilecto. Nunca es tarde si la dicha es buena. O bien está lo que bien acaba. El refranero es sabio y recurrente siempre. Lo cierto es que han pasado casi 33 años de la muerte de Franco y casi tres décadas de la aprobación de la Constitución de 1978, es decir, que llevamos ya mucha democracia recorrida. ¡Ya era hora! Pese a todo, bienvenida esta iniciativa, que da respuesta a la Ley de Memoria Histórica. Me encanta el arranque de la información publicada hoy por El Correo de Andalucía: “Sevilla borra de su historia al general Queipo de Llano y lo hace por la vía democrática…”. En democracia sobran los golpistas.

Vídeo: Jarcha, Libertad sin ira.

En ti la tierra

En ti la tierra
Pablo Neruda

Pequeña
rosa,
rosa pequeña,
a veces,
diminuta y desnuda,
parece que en una mano mía
cabes,
que así voy a cerrarte
y a llevarte a mi boca,
pero
de pronto
mis pies tocan tus pies y mi boca tus labios,
has crecido,
suben tus hombros como dos colinas,
tus pechos se pasean por mi pecho,
mi brazo alcanza apenas a rodear la delgada
línea de luna nueva que tiene tu cintura:
en el amor como agua de mar te has desatado:
mido apenas los ojos más extensos del cielo
y me inclino a tu boca para besar la tierra.

Flamenco en el Instituto Cervantes

Lo reconozco: no puedo ser objetivo. Cuando escriba las siguientes líneas me moverá casi al mismo tiempo la razón y el corazón, pero hay realidades que incluso observándolas con el cristal de la subjetividad son incontrovertibles. No lleva Paco Perujo, amigo y hermano a carta cabal, ni cinco meses en la Agencia Andaluza para el Desarrollo del Flamenco, y ha conseguido ya un gran hito (amén de otros logros de gestión de menos relumbrón): llevar el flamenco al Instituto Cervantes. Hace apenas una hora, la consejera de Cultura, Rosa Torres, y la directora del Cervantes, Carmen Caffarel, han firmado un protocolo de colaboración para incorporar este arte tan andaluz al Instituto. La iniciativa tiene enorme trascendencia en la medida que supone que el flamenco, además de en los salones de actos y los escenarios, ingrese en las aulas y en las bibiotecas de este centro de la cultura española con sedes repartidas por todo el mundo. Perujo está hilvanando un plan de actuación de fomento y promoción del flamenco que dará nuevos e interesantes resultados en las próximas fechas. Tiene una cabeza priviligiada que no para de bullir ideas y proyectos de futuro. Los presupuestos para 2009 le vienen recortados por mor de la crisis de origen internacional que nos afecta a España y Andalucía. Eso no será obstáculo, ya se las ingeniará para hacer un canasto mejor que el de 2008 pese a contar con menos mimbres… El cariño no me hace perder el norte, hablo con conocimiento de causa.

Barroso y su ‘candelabro’

El alcalde de Puerto Real, José Antonio Barroso (IU), es un personaje excesivo, estridente y lenguaraz. Sufre mucho cuando pasa desapercibido, no soporta quedarse fuera del centro del escenario, le incomoda la falta de protagonismo. Precisa el calor de los focos, la presión de las cámaras y los micros, ocupar tiempo y espacio en los medios de comunicación. Es de esa clase de políticos que necesitan estar siempre en el candelero (o en el candelabro, como decía aquélla). Y no le importa el camino para llegar a su particular estrellato, derrota contra todo lo que se mueve, dispara contra tirios y troyanos y lo hace con munición gruesa. Barroso se caracteriza por su discurso de la Guerra Fría, sigue anclado en el Pleistoceno, se aferra a una forma de ver el mundo pasada de moda, añeja o rancia.

Esta vez se ha metido en un callejón de difícil salida. El juez Fernando Grande-Marlaska mantiene abierto el proceso judicial contra el ínclito alcalde por un delito de injurias graves contra la Corona después de que esta mañana haya prestado declaración en la Audiencia Nacional. El regidor ha llamado a Juan Carlos I “crápula” e “hijo de corrupto”. Por si no fuera suficiente, tras comparecer ante el magistrado se ha adornado con unas cuantas lindezas más:”los fondos reservados financian los escarceos amorosos del monarca”; “el Rey tiene que explicar por qué tiene la cuarta fortuna de España”, “tiene que dar explicaciones sobre su verdadera implicación en el golpe de estado del 23-F”… La serie sería interminable. La Justicia es imprevisible, aunque parece evidente que a Barroso no le va a salir gratis sus tradicionales bravuconadas, sus típicas declaraciones altaneras, sus manifestaciones procaces de cara a la galería. Por si fuera, se ha presentado en las escalerillas de la Audiencia Nacional con el circo de la cabra y asumiendo un increíble papel de víctima.

Se puede defender la República de una manera más cívica y más educada. Con menos exabruptos ganaría más adeptos para la causa. El derecho a la libertad de expresión no ampara el insulto, la imputación de delitos o la falta de respeto a las instituciones respaldadas por la Constitución. Y que conste en acta que el que suscribe no es monárquico… Pero las cosas hay que hacerlas bien, sin atajos y con métodos democráticos. No son tiempos ya ni de mesías ni de iluminados.

Horario de invierno

Me molesta que desde hoy anochezca tan pronto… A otros no, les encanta el cambio de hora, prefieren salir de casa por la mañana con el sol fuera, con sus rayos calentando suavemente la corteza terrestre. Acabamos de ingresar en el horario de invierno, esta noche nos han regalado una propina de una hora de sueño (a mí me ha venido de escándalo, la noche anterior fue una gran fiesta, ¡por fin fue viernes!). No rebato ninguna de las razones que sostienen esta medida conducente, fundamentalmente, al ahorro energético y económico para las arcas públicas y privadas. Sólo expreso mi malestar, mi desagrado interior, mi protesta íntima, mi visión particular de las cosas que modifican el escenario vital. En esta época del año empezamos a trabajar de día y salimos con la oscuridad dominando el firmamento. Cuando pones fin a la tarea es noche cerrada, pisas la calle con el alumbrado encendido y los coches con las luces prendidas. Y parece que todo te empuja a encerrarte en casa porque la siguiente jornada laboral está ya ahí, esperándote amenazante a poco más de un timbrazo de despertador. En estas semanas que nos conducen a las navidades con aroma callejero a castañas asadas y el resurgir de un paisaje cromático más fosco, casi enlutado, me da la sensación de que sólo vivimos para trabajar y que no trabajamos para vivir, filosofía que nos inspira a los aborígenes del sur. La ciudad se encierra, la gente huye despavorida a sus guaridas, el día a día se hace más monótono y rutinario. La luz da vida, fomenta la espontaneidad, da rienda suelta a la imaginación. Así que encenderemos grandes focos para retrasar el ocaso prematuro.

Vídeo: La Quinta Estación, El sol no regresa.

20.000 visitas

Estoy sorprendido por el trasiego de amigos y blogueros por esta modesta bitácora. El contador superaba ayer el guarismo de las 20.000 visitas. Y sólo en nueve meses. No se tiene un blog para competir o para acumular estadísticas. Mi objetivo desde el primer momento ha sido (y es) simplemente escribir… Lo que se me ocurre, lo que se me antoja, lo que me inquieta, lo que dicta la actualidad, aún a sabiendas de que lo hago en una ventana indiscreta. Es una vía para dar rienda suelta a mi pasión por contar cosas, por juntar palabras, por expresar mis emociones. No sé si dar las gracias a los transeúntes de este sitio por tan inesperada acogida. No me gusta el protagonismo, aunque parezca increíble, soy tramoyista por convicción. Prefiero seguir humildemente emborronando posts en muchas ocasiones, redactando algunas líneas de interés y disfrutando siempre cada vez que me siento ante la pantalla del ordenador.

Vídeo: Frank Sinatra, Fly me to the Moon.

Sin esperanza

“Ser socialista es ser peor andaluz”. Esta frase cargada de rencor brotó ayer de los labios de la diputada Esperanza Oña, portavoz del Partido Popular en el Parlamento de Andalucía en un debate sobre los Presupuestos Generales del Estado de 2009. No pasó desapercibida a casi nadie tan abrupta diatriba a pesar del habitual tono estridente, chillón y ofensivo que emplea esta parlamentaria conservadora. Para rematar la faena llamó “cobarde” a Paulino Plata, representante socialista con quien litigaba desde la tribuna. Observé con cierto asombro (sólo cierto porque ya estamos curados de espanto a esta altura de la vida) desde mi escaño esos dos golpes bajos de Oña. Esta manera de manifestarse en la Cámara autonómica chirría en el fondo (no soportan comparación las cuentas de los años de vacas flacas de Aznar y los de vacas gordas de Zapatero para con Andalucía) y especialmente en la forma que ha de caracterizar el debate político. La discusión entre adversarios no puede estar exenta de intensidad, de pasión o de contundencia, ni de cortesía y corrección. Sí sobra la inquina, la injuria, el insulto y el mal gusto. Estamos acostumbrados a oír perlas de ese grueso calibre de la boca de Oña, diputada con oficio, aguerrida, agresiva, vociferante, que cae de forma recurrente en la maniquea tentación de otorgar el carnet de buenos y malos. Es cuestión de estilo, cada cual actúa según su libre albedrío. Con Esperanza, hay que perder la esperanza, su talante sólo le permite ver amigos y enemigos (incluso dentro de su propio partido).

La tarde deparó otro momento cumbre. Aguijoneado por un parlamentario socialista, uno de los representantes de Izquierda Unida recordó que en la sesión anterior el presidente del Gobierno andaluz, Manuel Chaves, se ausentó porque estaba rindiendo “pleitesía” al Rey. Desde los republicanos bancos de IU se jaleó la finta dialéctica, pero sorprendentemente el Grupo Popular prorrumpió en una sonora ovación. No conocía yo esos amores sobrevenidos del PP por la bandera tricolor… O dicho otra manera: ese desapego de la derecha por la figura del jefe de Estado (quizá sea porque escuchan demasiado a Federico Jiménez Losantos). Y si ABC se entera, Javier (Arenas).

El bufón

El bufón huye de la perfección. Ésta es la última de las razones que expresa Leo Bassi en su obra Revelación para explicar y justificar su ateísmo: si Dios es perfección, yo tengo que ser bufón porque tiendo ineluctablemente a la imperfección. En una representación de más de dos horas (a mi modesto entender le sobran algunos minutos al montaje), este controvertido creador italonorteamericano teje una intrincada y provocadora telaraña argumental para desnudar la inconsistencia de la fe, la debilidad intelectual que sustenta todo el edificio de las grandes religiones monoteístas, haciendo especial énfasis en el cristianismo por aquello de ser el opio que nos circunda. Bassi, último exponente de seis generaciones de excéntricos comediantes, fuerza el discurso hasta el absurdo, retuerce hasta el esperpento las construcciones culturales impuestas desde los púlpitos, juega a la irreverencia sin caer en la procacidad, recurre al ingenio, a la ironía y al sarcasmo, se desmarca de lo políticamente correcto, no tiene pelos en la lengua, habla con libertad y sin las ataduras de las convenciones de oropel y moqueta. Anda Leo Bassi en una minigira por Sevilla de dos días (22 y 23 de octubre) en la flamante Sala TNT Atalaya, una instalación recién inagurada que promete pero que en la sesión de anoche resultó incómoda porque el equipo de aire acondicionado no funcionaba. Lleva este bufón más de dos años recorriendo España con Revelación, una obra que está provocando una respuesta virulenta y tolerante de los sectores más recalcitrantes del catolicismo patrio: le han puesto una bomba, lo han amenazado, lo han retirado de los carteles, por ejemplo, en la Comunidad de Murcia por orden del consejero de Cultura… Bassi atesora por igual odios vicerales y amores incorruptibles del público. No es admisible en democracia que se cercene la libertad de expresión… por muy incómodo que resulte el personaje.

Hagamos un trato

Hagamos un trato
Mario Benedetti

Cuando sientas tu herida sangrar
cuando sientas tu voz sollozar
cuenta conmigo.

(de una canción de Carlos Puebla)

Compañera,
usted sabe
que puede contar conmigo,
no hasta dos ni hasta diez
sino contar conmigo.

Si algunas veces
advierte
que la miro a los ojos,
y una veta de amor
reconoce en los míos,
no alerte sus fusiles
ni piense que deliro;
a pesar de la veta,
o tal vez porque existe,
usted puede contar
conmigo.

Si otras veces
me encuentra
huraño sin motivo,
no piense que es flojera
igual puede contar conmigo.

Pero hagamos un trato:
yo quisiera contar con usted,
es tan lindo
saber que usted existe,
uno se siente vivo;
y cuando digo esto
quiero decir contar
aunque sea hasta dos,
aunque sea hasta cinco.

No ya para que acuda
presurosa en mi auxilio,
sino para saber
a ciencia cierta
que usted sabe que puede
contar conmigo.

P.D. Hemos hecho un trato. Con sesión extra de cinexin incluida. Compañera, ya usted sabe…

Vídeo: Joan Manuel Serrat adapta el poema Hagamos un trato de Mario Benedetti.