Aznar sí podía…

mayo 31, 2009

Aznar-baja-helicoptero-traslado-mitin-PP-Quintanilla-Onesimo-Valladolid

Aznar, y Rajoy, y Trillo… Cualquier alto cargo del Partido Popular podía desplazarse en avión o helicóptero de las Fuerzas Armadas a cualquier actividad de su agenda institucional o política en su etapa gubernamental (1996-2004). Al día de hoy, también cuentan con la natural prerrogativa de emplear los medios públicos los presidentes autonómicos (ataviados con caros trajes gratis total) y los alcaldes y alcaldesas del PP porque son gente muy ocupadas y con misiones de enorme transcendencia. Sin embargo, los que están ahora como okupas de la Moncloa no tienen derecho a ello. Un socialista no posee clase ni pedigrí para usar un transporte militar por motivos de seguridad cuando es presidente del Gobierno. No sé qué se creen estos descamisados, cómo osan, no tienen cuna ni alcurnia, esos supuestos privilegios sólo es para gente que tenga un origen y unos apellidos, sólo es para aquéllos que gozan de derecho divino. Zapatero, hombre, que esto no es para ti, que eres en un desharrapado, un simple ciudadano, un pobre de izquierdas, que no te lo mereces por mucho que seas el presidente con más votos de la historia de la democracia…

La Cadena Ser lo cuenta muy bien: Aznar usó aviones y helicópteros militares en la campaña electoral de 2003. Él, que era un hombre de estado y no un rompepatrias, sí podía.

Foto: Eduardo Margareto, en www.cadenaser.com.

Compañías

mayo 30, 2009

Rajoy, con imputados Camps y Fabra

Dime con quién andas y te diré quién eres… El presidente del PP, Mariano Rajoy, fue anoche a Castellón a hacer campaña para las elecciones europeas y conformó un cartel de excepción. Mariano se rodeó de imputados. El jefe de la oposición y tres controvertidos mosqueteros a los que la Justicia señala con su dedo acusador. Estuvo escoltado por una terna compuesta por el presidente de la Diputación castellonense, Carlos Fabra, implicados en numerosos casos de corruptelas y tejemanejes con dinero público; el presidente de la Comunidad Valenciana, Francisco Camps, el hombre de los trajes de gorra, que ofrece una hoja de servicio personal, además de la de buena parte de su equipo de gobierno, salpicada de contratos con la empresa investigada por la trama de presunta corrupción conocida como Gurtel; y con el número dos del PP valenciano, Ricardo Costa, lugarteniente de Camps en todos estos asuntos turbios. Rajoy y sus mariachis con causas pendientes en los tribunales. Respetemos la presunción de todos los afectados por las distintas investigaciones, pero que el jefe de la oposición se abstenga de moralinas y dar lecciones éticas a los demás. Como no era ya vicepresidente del Gobierno, el líder popular no fue en un avión Falcon a este acto político, como solía antaño, pero el que sí acudió desde la ciudad del Turia con su coche oficial, un pedazo de Audi, fue Camps. Algo normal y lógico por razones de seguridad y operatividad. ¿Si los dirigentes del PP usan los transportes institucionales para estos desplazamientos, por qué no puede hacer lo mismo el presidente Zapatero?

Foto: El País. Rajoy, anoche, con Fabra y Camps.

Parada musical

mayo 29, 2009

Llevo unos días de enorme intensidad política y electoral, en un ambiente caldeado y crispado de manera artificial por Javier Arenas y su estrategia demencial y zafia de convertir el debate democrático en un lodazal. Anda el líder de la oposición quemando las naves de su última oportunidad con un estilo pendenciero e impropio de un país civilizado. Ha suspendido cualquier referencia al sentido común, al respeto y a las buenas formas para enfrascarse en la melé, la gresca, el improperio y la insidia. Ante semejante tumulto, lo mejor para serenar los ánimos, además de la transparencia en la gestión, la talla ética y la buena educación, es un poco de música. Música con alguna connotación emocional y un mensaje directo a un destino cierto. Mi post de hoy es un melodía con remitente…

Vídeo: Luz Casal, Lo eres todo.

¿Manos Limpias?

mayo 28, 2009

Me tengo que morder la lengua o contar hasta tres para no opinar sobre la admisión a trámite por parte del Tribunal Supremo de una querella contra el juez Baltasar Garzón por un supuesto y nimio error formal en la instrucción de los crímenes cometidos durante la Guerra Civil y la Dictadura, lo que se ha convenido en denominar la recuperación de la memoria histórica. Una instrucción que ha intentado reparar la injusticia cometida con los represaliados y el ingente dolor acumulado por las familias durante décadas. La causa contra Garzón la impulsa, para más inri, la asociación Manos Limpias, muy de derechas, fascista hasta la médula.

La noticia ha sido recibida con algarabía por el Partido Popular. Le están pasando factura al magistrado por su investigación en el caso Gurtel, que entiende de la trama de presunta corrupción en el entorno de la dirección nacional del PP y las comunidades de Valencia y Madrid. Esta circunstancia le permitió a la cúpula popular, en un arrebato de soberbia y de falta de respeto a las reglas del juego, a cuestionar la labor de Garzón y a poner en solfa su presunción inocencia. Esta salida bravucona y chulesca contrasta con la defensa numantina del presidente de la comunidad valenciana, Francisco Camps, imputado también en este caso por su supuesto delito de cohecho (recibir regalos y prebendas a cambio la concesión de contratos públicos). Curiosa paradoja.

Este desbarre y este alborozo, más allá del caso Gurtel, muestra el rostro de la nostalgia de la derecha de aquellos años negros y ominosos de la historia de España. Todas las víctimas son iguales, sean del terrorismo, de la opresión franquista y, por qué no, también de la violencia de género. No comparto el afán de protagonismo del que suele hacer gala Baltasar Garzón, pero en esta causa de recuperación de la memoria histórica está haciendo un ejercicio de responsabilidad y de restauración de un olvido histórico a un grupo de represaliados de la República. Menudo honor del PP de hacer coyunda con un grupúsculo que añora el franquismo. Con esos compañeros de cama el centro cada vez está más lejos.

La fuerza del sino

mayo 27, 2009

El Mundo está lastrado irremisiblemente por una maldición bíblica. Tiene una misión universal con ribetes patológicos, está inmerso en una cruzada contra el PSOE y, en especial, contra Manuel Chaves. Una manía persecutoria más allá de la razón y la verdad merecedora de psicoanálisis. Está arrastrado por especie de fatalidad, como Don Álvaro, el protagonista de La fuerza del sino, que lo sitúa siempre entre lo cómico y lo trágico. Lo cómico porque sus denuncias sobre supuestos escándalos e irregularidades no tienen ni fondo ni eco en los otros medios de comunicación, son auténticos planfletos incendiarios y tendenciosos. Y lo trágico porque ha convertido el periodismo en una mercancía, en un sindicato de intereses, en una reyerta de mercenarios por un botín ayuno de deontología.

Estamos viviendo otro serial infame. La concesión por parte del Consejo de Gobierno de la Junta de una subvención de diez millones de euros a una multinacional canadiense para abrir una explotación minera, ‘Aguas Teñidas, en la deprimida zona del Andévalo onubense. Un proyecto de dinamización económica de esta comarca que ha permitido crear 500 empleos directos y más de un millar indirectos. En esa empresa trabaja en el departamento jurídico la hija del ex presidente de la Junta, la abogada Paula Chaves. Insisto trabaja y con un modesto salario que se sitúa en los aledaños del mileurismo. Ésa es toda la anomalía, en eso se resume la escandalera. El expediente ha sido tramitado de acuerdo a la ley, con transparencia, con rigor, con pulcritud administrativa. Esta circunstancia es la fundamental para desmontar esta bulla virtual. Todo lo demás es manipulación y mala fe, un intento burdo, descarnado y miserable de manchar el currículum de Manuel Chaves, un político honesto, íntegro y cabal.

Este montaje indecente se orquesta en connivencia con el Partido Popular. El diario y el partido sindican objetivos y estrategias. Una acción concertada que desacredita al rotativo como órgano de expresión plural y vehículo de información veraz y que demuestra el talante ruin de esa organización política dirigida sin escrúpulos por Javier Arenas. La derecha pretende, con bulos e insidias, ensuciar la campaña electoral para las europeas del 7 de junio y tapar toda la inmoralidad y la presunta corrupción que cubre hasta las cejas al primer partido de la oposición con el caso Gurtel. Por mucho que el PP chapotee en el fango no va a salpicar ni a Chaves ni al PSOE de Andalucía con falsedades, con mentiras o con juego sucio.

Sin tiempo

mayo 26, 2009

Rueda de prensa en Málaga

Ando de cabeza, recorriendo más kilómetros que el baúl de la Piquer (¡qué comparación más anacrónica!). Ayer en Huelva, hoy en poco más de seis horas he ido a Málaga y he vuelto a Sevilla. Una breve reunión y una conferencia de prensa sobre la plataforma multimedia (Aierta) que se ha montado Javier Arenas con las televisiones municipales de ayuntamientos gobernados por el PP pagadas con dinero público, con los impuestos de todos y todas. Se me agolpan los temas de los que escribir y carezco de tiempo material. Podría hacerlo de la reacción tópica de la derecha rancia y centralista tras el anuncio del presidente Zapatero de iniciar con el Plan Andalucía Sostenible el cambio del patrón económico de España; o con la barrabasada de Carlos Iturgaiz, del PP, acusando al Gobierno de permitir que ETA se presente a las elecciones europeas cuando ha sido el Tribunal Constitucional el que ha rectificado a otro órgano jurisdiccional, el Tribunal Supremo, por ausencia de indicios que vinculen con la banda terrorista a la candidatura Iniciativa Internacionalista; o con el nuevo montaje infame publicado por El Mundo en su manía persecutoria contra Manuel Chaves, el enésimo bulo usando a la hija, una simple trabajadora de una empresa, como si fuera la conseguidora de una subvención para una multinacional que ha creado 400 puestos de trabajo directos y un millar indirectos en la zona de Riotinto (Huelva)… Son asuntos que merecen una reflexión más profunda y se me quedan en el tintero… Mañana será otro día y tendré, creo, un ratillo para escribir.

Inquisidores

mayo 25, 2009

Rajoy, Camps y Trillo

Aquelarre de la derecha en Alicante. Acto de exaltación de dos personajes públicos en el disparadero por acciones u omisiones que exigirían la asunción de responsabilidades políticas y éticas. Mariano Rajoy ha unido su destino al del presidente de Valencia, Francisco Camps, imputado por un delito de cohecho (la recepción de regalos a cambio de la adjudicación de contratos públicos) en el denominado caso Gurtel, y al del ex ministro de Defensa Federico Trillo, que sigue sin dar una explicación mínimamente solvente tras la sentencia condenatoria a tres de sus colaboradores tras el despropósito monumental de la gestión de la repatriación de los cadáveres de los militares fallecidos en el accidente del Yak 42.

Rajoy se fue a tierras alicantinas a arropar a sus compañeros descarriados, a ofrecer su apoyo inquebrantable a dos cargos públicos en la picota, a contraponer una respuesta populista (o peronista) a la actuación de los mecanismos del estado de derecho… Nítida exhibición del compañerismo irracional. No ha aprendido nada de los errores ajenos en este campo. Y por si fuera poco, el PP pone en entredicho las reglas del juego, sembrando dudas sobre la actuación de la justicia, y su presidente nacional retuerce su sobreactuación, imposta hasta la exageración el honor supuestamente mancillado, acusando de inquisidores del siglo XXI a aquéllos que demandan simplemente la aplicación del código ético del que se dotaron los populares. 

Éstos que teóricamente eran incompatibles a la corrupción no encajan bien la crítica cuando ellos han quemado, políticamente hablando, a muchos adversarios, cuando han desplegado cruzadas contra dirigentes socialistas sin ningún tipo de misericordia ni fundamentación jurídica. Por poner un ejemplo elocuente: a Felipe González no sólo lo persiguieron como perros de presa, también, como ha reconocido el periodista José María Anson, se urdió un complot mediático para derribar por métodos mafiosos a un presidente democrático. Antes metían fuego a las piras, ahora demuestran tener mandíbula de cristal. Ellos prescribían diatribas, insidias y descalificaciones, pero no admiten la más mínima ración de reprobación pública y control democrático de acciones reprochables desde el punto de vista político y ya veremos si penal (la trama de Gurtel tiene proceso judicial en curso y mucha miga en cuanto a indicios de comisión de delitos). Rajoy compromete su suerte a la de dirigentes infectados de un virus que en política requiere una profilaxis menos pasional y corporativa y sí más moderada, más racional, más prudente.

Foto: El País.