Mal perder

Al Partido Popular se le indigestan las derrotas. Les cuesta asumir con deportividad que en el juego democrático se puede ganar o perder con las reglas constitucionales como garantía. La derecha considera que el poder les pertenece y ofrece su peor cara cuando la voluntad del pueblo o los preceptos recogidos en nuestra carta magna los coloca en la oposición. No han sabido encajar el éxito de la moción de censura de Pedro Sánchez y la vuelta del PSOE al Gobierno. Como tampoco aceptaron la victoria electoral de José Luis Rodríguez Zapatero en 2004 y se conjuraron en torno a una surrealista y falaz teoría de la conspiración sobre el 11-M.  Entonces usaron las peores artes y el juego sucio para debilitar a su adversario político. Su patriotismo consistía en torpedear la acción de Gobierno para acelerar su conquista de la Moncloa. Ahora ya nos muestran su peor cara cuando el nuevo Ejecutivo ni siquiera está constituido. Han recuperado el mismo lenguaje tabernario, la pose agresiva y la hipérbole altanera para deformar la realidad con mentiras como catedrales. Un mecanismo constitucional y democrático los ha removido del poder de este país y ya la derecha ultramontana nos enseña la patita por debajo de la puerta. Es sólo un avance de la enorme crispación que está por llegar a lomos de la posverdad con ánimos de revancha. Las enmiendas a sus propios presupuestos indician el ánimo vengativo y pendenciero que nos espera en esta etapa de un PP desquiciado y malhumorado. En democracia se ha de saber jugar respetando las normas y, sobre todo, saber perder.

PD.- Mariano Rajoy dejará la presidencia del PP y convoca un congreso extraordinario. Comienza el vuelo de halcones.

Foto.El Periódico. Rajoy y Rafael Hernando, portavoz del PP en el Congreso, fiel representante de la línea dura.

Anuncios

PP y Podemos, por el arcén

Partido Popular y Podemos han definido una estrategia de campaña basada en la polarización. Ambas formaciones están priorizando las posiciones extremistas buscando un mano a mano que deje fuera del combate electoral al resto de siglas. Así, en las últimas horas hemos asistido como Íñigo Errejón comparaba a Mariano Rajoy con el presidente venezolano, Nicolás Maduro, o como el Gobierno del PP prohibía las esteladas en la final de la Copa del Rey, un disparate convenientemente desautorizado por los tribunales de justicia. Son ejemplos de la exageración y el disparate que presiden los discursos y actuaciones en este arranque de la precampaña para el 26 de junio. PP y Podemos tienen un diseño de campaña que produce división entre españoles, que alienta el frentismo, que sólo genera crispación y aleja las propuestas que interesan a los ciudadanos. Desde un punto de vista metafórico, han optado por conducir por el arcén y han dejado todo el ancho de la calzada libre.

Frente al radicalismo de los márgenes, queda un amplio espacio en la autopista política para la moderación, la construcción en positivo y favorecer una convivencia armónica en este país. Lo expresaba con claridad la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, en una conferencia en Madrid hace un par de días: “Esa polarización que algunos anuncian y es evidente que otros procuran, es mala para España. Y no sólo porque la experiencia histórica, lejana y más reciente, nos muestre que esa polarización entre dos bandos simplifica la realidad española hasta el extremo de distorsionarla y de alguna manera embrutecerla“. En esta zona del espectro electoral, a la que han renunciado los de la gaviota y los morados, es donde se sitúa la mayoría de la población española y es donde se pueden alcanzar los grandes acuerdos que necesita España para salir adelante con fuerza. Pero ni Rajoy ni Pablo Iglesias están en eso: sólo piensan en el poder y en los sillones.

Foto.- outono.net.

Ganadores y perdedores

Están que trinan la derecha política y sus altavoces con el primer aniversario de Susana Díaz como presidenta de la Junta de Andalucía. El Partido Popular montó deprisa y corriendo una reunión de un puñado de cuadros directivos para contraprogramar un mitin del PSOE de Andalucía con más de 4.000 personas. No han encajado bien esta nueva demostración de fuerza y movilización. Especialmente con el último referente del PP en esa misma instalación en la campaña de las elecciones europeas: pinchazo en toda regla, retirada de sillas vacías y sólo unos 500 asistentes al acto de Mariano Rajoy. No hace falta comparar. A ver cuándo la oposición convoca a tanta gente en esta comunidad autónoma.

Se encuentran en la derecha entre el desconcierto ante un liderazgo político del PP andaluz que no despunta y que preferirían descambiar y la rabia por la fuerza y la consolidación de la referente socialista. Un escenario negro y sin perspectivas de mejora: alguno no da más que para leer lo que le escriben los asesores, no es más que una mala copia del referente de la gaviota en Andalucía en las dos últimas décadas. Como diría un amigo, no es más que Arenas en distinto costal, pero un costal de inferior calidad política. Ante la falta de fuste de la alternativa conservadora, la derecha en su conjunto se ha tirado al monte y ha puesto en marcha una estrategia a la desesperada para crispar la vida política. La reflexión interna salta a la vista: ya que el mío no va a ganar, vamos a intentar con todos los medios posibles desgastar al adversario.  En fin, la táctica de los perdedores.

Doce meses después… estamos peor

Se cumple el primer año de la investidura de Mariano Rajoy como presidente. Doce meses después, en España hay más paro (800.000 desempleados más), más depresión y más crispación social. Aquellos que aseguraban que con el mero hecho de alcanzar la Moncloa comenzaría la recuperación económica y volvería la confianza, han fracasado con estrépito. Siendo justo, el último año ha sido duro, como lo fueron los anteriores, aunque estamos mucho peor gracias al Gobierno de la nación. Resumo este negro periodo en un decálogo:

1. Catarata de incumplimientos y mentiras. Han hecho justo lo contrario de lo que decían: han subido 27 veces los impuestos, han recortado en salud y en educación o han tocado las pensiones, que, según Rajoy, “es lo último que haría”.

2. Falta de valentía para defender unas medidas adoptadas por su ideología. Muchas de ellas nada tienen que ver con la situación económica sino con un programa político ultraliberal en contra de los intereses de la mayoría de españoles. Rajoy no ha dado la cara y ha puesto por delante a sus ministros.

3. Sumisión absoluta a las órdenes de Alemania. Ha sometido España a las exigencias de Merkel o, lo que es lo mismo, a las de los bancos alemanes. El Gobierno se ha escondido tras las faldas de Merkel al reconocer sin ambages que no se puede hacer otra cosa.

4. Reparto desigual de los sacrificios para salir de esta crisis. Las clases medias y trabajadoras viven peor, han retrocedido en la escala social, y se ha aumentado las desigualdades.

5. Han recortado en todo y a todos menos a los bancos. No sólo no se le da dinero a manos llenas, sino que se quita el impuesto autonómico regulado en algunas comunidades. ¿Cabe mayor despropósito? En cambio se desmantela el modelo social y democrático de derecho recogido en la Constitución.

6. Medidas que rompen la igualdad de oportunidades. Un país menos justo, una país más desigual. Se impone una lesiva reforma laboral (despido barato, se rompe la negociación colectiva, se da todo el poder a los empresarios); se decretan recortes salvajes en sanidad, educación y servicios sociales; se impulsa una reforma que quiebra la equidad, que pone obstáculos para los que menos tienen y se beneficia a los centros privados; se regulan una tasas judiciales, imposibilitando el acceso a la justicia con precios abusivos…

7. Más autoritarismo. El Gobierno ha marginado a las Cortes Generales, sede de la soberanía popular, y todo lo aprobado por decreto. Ha imperado el ordeno y mando. El diálogo y la lealtad institucional han brillado por su ausencia.

8. Maltrato a Andalucía. Ofensiva de acoso y derribo contra una comunidad que no pasa por el aro de sus recortes. No se tolera a un gobierno de signo distinto y se combate con procedimiento a veces inmorales.

9. Aumenta la tensión social. Con esta forma de gestionar tan arbitraria e injusta se están produciendo más protestas y de más sectores que nunca. España está en la calle. Y ahora el gobierno  está recibiendo duros reveses judiciales, como el de subasta de medicamentos o atención a sin papeles.

10. La herencia recibida, excusa del mal gobernante… Dijo el presidente en su toma de posesión que no miraría hacia atrás, que no cabían quejas sino soluciones. Incluso se definió de modélico el traspaso de poderes. Ahora, cuando se mira al pasado para justificar sus malos resultados y sus peores consecuencias sociales, se está reconociendo que se carece de un proyecto que nos saque del túnel de la crisis.

Parlamentarismo basura

Lo podemos llamar parlamentarismo basura. O amarillo. O del morbo. Los tres términos son intercambiables y se refieren a una deriva de la confrontación política que despliega el Partido Popular en Andalucía para poner la caldera a punto de reventar y llevar el debate a las cloacas y no a los asuntos que interesan a la gente. En política, al menos hasta ahora, la esfera privada quedaba al margen de la contienda entre partidos. No sé si será por la ansiedad de Javier Arenas, eterno perdedor que se juega a todo o nada su futuro en las próximas elecciones autonómicas, o por la enajenación transitoria de algunos/as meritorios/as que se quieren ganar el favor del jefe, o por ambas cosas al mismo tiempo, que el PP está enfrascado en esta escalada desquiciada de crispación y laminación del adversario recurriendo a todo tipo de artimañas.

El diario de sesiones del Parlamento recoge ejemplos sonoros de ataques personales que persiguen generar un ambiente enrarecido en torno a la cosa pública y provocar desafección de la ciudadanía andaluza hacia el PSOE. Es una estrategia perfectamente calculada en la que poco importa sobrepasar los límites de la decencia con tal de arañar unos cuantos votos. La semana pasada, en una de las comisiones a la que estoy adscrito como diputado, en concreto en la de Presidencia, asistí a una representación de un grotesco Sálvame parlamentario que removería la conciencia crítica de cualquier ciudadano de bien por tanta bajeza en la dialéctica política. La artista invitada de esta sesión, que no pasará a los anales del parlamentarismo, fue la diputada popular Teresa Ruiz Sillero, agresiva e irreverente hasta un punto inasumible. Se pasó de rosca y, lo que es peor, se relamía los labios de satisfacción por su infausta faena. Ahí va un resumen de las principales perlas de esta heredera ¿aventajada? de Emilio Castelar:

  • Esta pregunta se realiza por el total secretismo que hay en torno a esta Delegación, y lo único que se sabe es que el Delegado de la Junta de Andalucía… Y si se teclea en Google, en una búsqueda básica, sobre la Delegación de la Junta en Madrid, pues, la única noticia que aparece es que el delegado es Julián Martínez, el novio de Bibiana Aído —la ministra del aborto—.”
  • Relaciona los actos en los que ha participado el señor Julián Martínez, que, como digo… Y es un hecho cierto —eso no se lo va a negar, a pesar de los puntos suspensivos que quiere decir el consejero de Presidencia—, que el señor Julián Martínez es el novio de Bibiana Aído y se le nombró con posterioridad, inmediatamente a que fue nombrada Bibiana Aído, y aquí está publicado. Es una información que está publicada en Internet y en distintos medios de comunicación…
  • …es un hecho cierto que Julián Martínez —así aparece en los medios de comunicación, a no ser que en los últimos días haya cambiado sus circunstancias— es el novio de Bibiana Aído…
  • …qué casualidad, el consejero de Gobernación es de Alcalá de los Gazules, igual que Bibiana Aído, de Alcalá de los Gazules…

Si a pesar de este nivel de oratoria y de argumentación más que deficiente alguien tiene ganas de conocer al detalle el debate entre la parlamentaria Ruiz Sillero y el consejero de Presidencia, Antonio Ávila, le adjunto un link que demuestra que hay dos formas de hacer política bien distintas y que se puede ser contundente y firme en los planteamientos sin necesidad de recursos zafios ni ponzoña.

Diario de sesiones de la Comisión de Presidencia del 17 de diciembre.

Foto.Chiclana Digital.

Parada musical

Llevo unos días de enorme intensidad política y electoral, en un ambiente caldeado y crispado de manera artificial por Javier Arenas y su estrategia demencial y zafia de convertir el debate democrático en un lodazal. Anda el líder de la oposición quemando las naves de su última oportunidad con un estilo pendenciero e impropio de un país civilizado. Ha suspendido cualquier referencia al sentido común, al respeto y a las buenas formas para enfrascarse en la melé, la gresca, el improperio y la insidia. Ante semejante tumulto, lo mejor para serenar los ánimos, además de la transparencia en la gestión, la talla ética y la buena educación, es un poco de música. Música con alguna connotación emocional y un mensaje directo a un destino cierto. Mi post de hoy es un melodía con remitente…

Vídeo: Luz Casal, Lo eres todo.