Balance de 2016

diciembre 31, 2016

Despido un año intenso y de emociones fuertes. Nunca me ha asustado el trabajo ni las jornadas maratonianas. Pero este 2016 ha sido exigente y me ha obligado a dar hasta el último gramo de fuerza. Lo acabo cansado, con necesidad de una desconexión, pero con toda la ilusión de que lo sembrado será buena cosecha para la temporada próxima. En lo político nos ha tocado vivir momentos excepcionales que han exigido dar lo mejor de nosotros mismos para reorientar el rumbo, nunca mejor aplicado el dicho de que a grandes males, grandes remedios, mi partido se recupera con brío después de un arranque de otoño doloroso. En lo institucional, con muchas más luces que sombras, hemos demostrado capacidad para escuchar a la gente y corregir lo que no funciona con humildad, hemos sabido llevar la iniciativa y generar un clima de estabilidad política, mal que le pese a una oposición destructiva y de algarada. En lo personal, la vida rueda con naturalidad y alegría, la familia es siempre el refugio que te reconforta, con algún pequeño sobresalto que hay superar, los amigos (mi otra familia) siempre están ahí y el círculo se mantiene firme, también he conocido a personas que te enriquecen por su visión del mundo, su generosidad y su candor, mi preparación para la maratón cumple lo previsto (hace años que no estaba en tan buena forma física pese a las molestias de los 51 años que ya acumulo) y mi equipo, el Sevilla FC, otro año más nos ha dado satisfacciones. No quiero cerrar este año sin pedir disculpas a todo aquel que haya podido sentirse ofendido por algo que haya hecho de forma voluntaria o involuntaria. Cierro 2016 y abro el libro de 2017 con la esperanza de que todo puede ser mejor y más venturoso para todos.

Anuncios

Pueblos

diciembre 30, 2016

Las formas y el fondo en política son igual de importantes. Rafa Mayoral, uno de los lugartenientes más aguerridos de Pablo Iglesias, metió ayer la pata hasta el fondo en ambos planos al valorar la moción de censura presentada por su franquicia en Aljaraque (Huelva) para desbancar a una alcaldesa socialista y poner a un regidor del Partido Popular. Despachó con destemplanza, casi con desprecio, el asunto e hizo una reflexión sobre el mundo rural que destiló clasismo a raudales. Cierto que cinco o seis horas más tarde, forzado por la polémica que había generada su desafortunada reflexión, pedía disculpas desde su cuenta de Twitter. El desbarre matinal, empero, muestra una forma de entender la política que divide y fractura por la sociedad marca de la casa morada.

En Al Rojo Vivo, a preguntas de la periodista Cristina Pardo, Mayoral reconoce que le importa muy poco lo que haya ocurrido en “un pueblo perdido de Huelva” y, en cambio, sí le preocupa la situación de los presupuestos de Madrid. ¡Ni que hubiera ciudadanos de primera que viven en capitales y ciudadanos de segunda de las zonas rurales! Todos somos iguales vivamos en pueblos o en ciudades. ¡Toda una demostración de clasismo! En la formación morada hay mucho dirigente pijo, sólo así se entiende este tipo de desvarío. Declaraciones como éstas demuestran la falta de respeto a los hombres y mujeres del mundo rural, aunque luego llegara la rectificación.

Y qué mal encajan la crítica en ese partido y que la realidad los ponga ante el espejo de sus contradicciones. En Aljaraque, el PSOE gobierna con IU y Podemos prefiere echarse a los brazos del PP. Con tanto que han largado, su discurso se les vuelve ahora como un bumerán. Lo primero que han intentado es desvincularse de la moción, así lo ha hecho la dirección andaluza de Teresa Rodríguez y el propio Mayoral, entre otros. Después se ha conocido que los dos concejales que participan en la moción de censura están inscritos en el censo de Podemos. El ínclito Mayoral, presionado por la incisiva Cristina Pardo, acaba reconociendo que es un error pero pasó rápido página para no cargar con este embolado. Sin duda, siempre es más fácil predicar que dar trigo.

Foto.Público. Iglesias y Mayoral.

Podemos bipolar

diciembre 29, 2016

No dejes que tu mano derecha sepa lo que hace la izquierda. Al mismo tiempo que Pablo Iglesias insertaba un vídeo en las redes sociales pidiendo perdón por el espectáculo de la guerra sin cuartel a campo abierto que protagoniza Podemos, se consumaba la ejecución sumarísima José María López, afín a Íñigo Errejón y calificado en su momento por sus cuates como el mejor político de Madrid. Por cierto, un mensaje grabado que abusaba del storytelling y sonaba hueco, acartonado y falso, obra de la factoría de mercadotecnia y propaganda de la formación morada. Podemos vive en modo bipolar: predica una cosa y hace la contraria. Cuando se toman decisiones por parte de los órganos de otros partidos con el voto de sus miembros hablan de golpismo, cuando lo hacen ellos bendicen la democracia interna. Cada día aflora más el alma estalinista de una gente que llegó como salvadora de la izquierda y que practican, por el contrario, los obsoletos modos de la ortodoxia comunista y la retórica del populismo y la intransigencia. Si lo hacen de puertas adentro, nos podemos imaginar la crudeza con la que despellejan a los discrepantes de fuera. Demasiada herida para cerrarla con un simple vídeo de falso arrepentimiento. Sobre todo, cuando el número tres, Pablo Echenique, en lugar de enfriar y conciliar, azuza más el fuego de la discordia por encargo del jefe. Necesitarán más puntos de sutura y antibióticos a tutiplén para bajar tamaña inflación. No basta con artificios de comunicación para disimular el gran enredo interno.

Viñeta.- Miki&Duarte, en el Grupo Joly.

Buena nota en transparencia

diciembre 28, 2016

clasificacion-transparencia

Las administraciones públicas tienen hoy paredes de cristal en España. Así lo demuestra el informe de 2016 de la organización Transparencia Internacional. No hay mejor forma de recuperar la confianza de los ciudadanos que ofreciendo claridad absoluta sobre lo que se hace con los fondos públicos. La media de las comunidades autónomas se sitúa en 94 puntos sobre 100. País Vasco hace un pleno (100) y Andalucía se sitúa con 96,3, con más de dos puntos por encima del promedio. Salvo Navarra, todas las autonomías están en el sobresaliente. Esta nueva cultura política constituye toda una ventaja y una garantía para los españoles. La ciudadanía tiene derecho a saber qué se hace con sus impuestos, qué decisiones se toman y por qué. La rendición de cuentas, sin duda, ante la sociedad fortalece la democracia.

La suerte del romero

diciembre 27, 2016


img_9239

img_9238

Mi compañero y amigo Pepe Fiscal nos ha regalado la suerte para el año que viene: una maceta de romero. No soy supersticioso pero me voy a permitir esta licencia poética.

Otro icono que se va

diciembre 26, 2016

En 2016 muchos grandes de la música nos han dejado. Prince, David Bowie, Leonard Cohen, Juan Gabriel… A esta lista se ha sumado George Michael, estrella del pop de los ochenta, primero con Wham y luego en solitario. Esta Nochebuena recordamos y pinchamos uno de sus temas más populares: Last Christmas… ¡Qué premonición! Horas después conocíamos que iba a su últimas navidad. Tuvo una vida convulsa y de continuas idas y venidas de terapias de desintoxicación. Pero más allá de su azarosa existencia nos queda su música, canciones para bailar agitando el cuerpo o pegados (a lo Sergio Dalma). Cuántos momentos compartidos con esta música. Y los que nos quedan por vivir.

Los cómplices

diciembre 25, 2016

LOS CÓMPLICES
Gonzalo Rojas

Te decía en la carta
que juntar cuatro versos
no era tener el pasaporte a la felicidad
timbrado en el bolsillo,
y otras cosas más o menos serias
como dándote a entender
que desde antiguamente soy tu cómplice
cuando bajas a los arsenales de la noche
y pones toda tu alma
y la respiración
perfectamente controlada,
por mantener en pie tus rebeliones
tus milicias secretas
a costa de ese tiempo perdido
en comerte las uñas, en mantener a raya
tus palpitaciones,
en golpearte el pecho por los malos sueños,
y no sé cuántas cosas más
que, francamente, te gastan la salud
cuando en el fondo
sabes que estoy contigo
aunque no te vea
ni tome desayuno en tu mesa
ni mi cabeza amanezca en tu pecho
como un niño con frío,
y eso no necesita escribirse.