Compañías

Rajoy, con imputados Camps y Fabra

Dime con quién andas y te diré quién eres… El presidente del PP, Mariano Rajoy, fue anoche a Castellón a hacer campaña para las elecciones europeas y conformó un cartel de excepción. Mariano se rodeó de imputados. El jefe de la oposición y tres controvertidos mosqueteros a los que la Justicia señala con su dedo acusador. Estuvo escoltado por una terna compuesta por el presidente de la Diputación castellonense, Carlos Fabra, implicados en numerosos casos de corruptelas y tejemanejes con dinero público; el presidente de la Comunidad Valenciana, Francisco Camps, el hombre de los trajes de gorra, que ofrece una hoja de servicio personal, además de la de buena parte de su equipo de gobierno, salpicada de contratos con la empresa investigada por la trama de presunta corrupción conocida como Gurtel; y con el número dos del PP valenciano, Ricardo Costa, lugarteniente de Camps en todos estos asuntos turbios. Rajoy y sus mariachis con causas pendientes en los tribunales. Respetemos la presunción de todos los afectados por las distintas investigaciones, pero que el jefe de la oposición se abstenga de moralinas y dar lecciones éticas a los demás. Como no era ya vicepresidente del Gobierno, el líder popular no fue en un avión Falcon a este acto político, como solía antaño, pero el que sí acudió desde la ciudad del Turia con su coche oficial, un pedazo de Audi, fue Camps. Algo normal y lógico por razones de seguridad y operatividad. ¿Si los dirigentes del PP usan los transportes institucionales para estos desplazamientos, por qué no puede hacer lo mismo el presidente Zapatero?

Foto: El País. Rajoy, anoche, con Fabra y Camps.