¡Zas!

El presidente del Tribunal Supremo, Carlos Lesmes, ha arrojado luz sobre el uso tendencioso y torticero que ministros, dirigentes del PP y algunos medios de comunicación estaban haciendo de la declaración de los ex presidentes Manuel Chaves y José Antonio Griñán por el caso de los ERE. El jefe de la más alta instancia judicial española ha asegurado que la citación es “un mero trámite”, que “no significa nada al día de hoy” y que los ex altos cargos “no pueden ir a declarar en otra condición que no sea la de imputado”. Este planteamiento desde el rigor supone una desautorización a muchos y muy especialmente al ministro de Justicia, que se aventuró a precisar “la comisión de delitos de malversación y cohecho”. Rafael Catalá se llevó un sonoro ¡zas! por seguir el argumentario insidioso de su partido, más preocupado en aniquilar al adversario político que en el esclarecimiento de los hechos. Si lo ha hecho por desconocimiento, malo. ¡En manos de quién está la Justicia de este país! Si ha actuado con fines menos confesables y de interés partidista, peor. Es triste que un ministro olvide que representa a todos los españoles. Serían más que oportunas unas disculpas públicas de Catalá.

PD.– Algunos medios que al saltar la noticia salieron en tropel curiosamente han reducido a la mínima expresión o escondido las palabras del presidente del Supremo. Un ejercicio curioso de deontología profesional.

Más ruido que nueces

Me ha sorprendido (bueno, no tanto) el ensordecedor ruido mediático ante la noticia de que el instructor del caso de los ERE en el Tribunal Supremo tomará declaración a los ex presidentes de la Junta de Andalucía Manuel Chaves y José Antonio Griñán. Así de simple lo dice el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) en una nota de prensa. Con la legislación española en la mano, sólo pueden hacerlo en calidad de imputados, una garantía procesal para comparecer acompañados de sus abogados. No hay mucha novedad en este paso procedimental lógico y natural porque tanto Chaves como Griñán habían pedido desde el primer momento acudir voluntariamente para defender su honorabilidad y el magistrado cursa una providencia (no un auto) fijando la fecha de su declaración sin imputarles ningún delito. Sin embargo, los medios (que no muchos periodistas con los que he podido hablar) se han lanzado en tropel a sobredimensionar un hito procesal que no aporta nada novedoso. Ya se sabía de antemano que esta citación se iba a producir, que los ex presidentes habían manifestado su deseo de dar todas las explicaciones sobre el caso sin esperar al suplicatorio y que sólo podían hacerlo bajo la figura de imputados. La consumación de lo evidente se ha traducido en un festín mediático donde, en algunos casos, se orilla el estado de derecho y la presunción de inocencia. El Supremo tendrá que hablar una vez oídas las partes y entonces será el momento de la exigencia de nuevas responsabilidades políticas o de reparar el daño causado a dos personas honestas e íntegras. Estoy convencido de lo segundo. Hoy hemos asistido un espectáculo donde ha habido más ruido que nueces. Cada cual tendrá sus razones.

 

Un parapeto para Artur Mas

Hace unos días Artur Mas decía que era un “escándalo monumental” que el Parlamento de Andalucía no investigara el caso de los ERE. El presidente catalán daba muestras de un profundo desconocimiento: la Cámara autonómica albergó una comisión de investigación en 2012, cuyos trabajos se prolongaron durante cuatro meses. He recordado ese desliz de Mas al hilo de la negativa de CiU y ERC a que éste declare en la comisión que busca esclarecer el fraude fiscal confesado por Jordi Pujol. Este prócer que intenta dar lecciones se refugia, sin embargo, en la mayoría que suman su formación política y la de Oriol Junqueras para hacer mutis por ese foro.

El argumento del portavoz de ERC para vetar la asistencia del jefe del Ejecutivo no puede ser más inconsistente, casi naif. Oriol Amorós defendió su negativa “por lo que representa la figura del presidente“. Textual. Le concede el portavoz republicano una inviolabilidad como la que tenían los reyes medievales. Este argumento algo trasnochado carece de todo fundamento porque, entre otras razones, Artur Mas en la época que se investiga era tan conseller como otros que sí ha sido citados y mano derecha de Pujol. En cambio, tendrán que acudir al Parlamento catalán Felipe González y José María Aznar. Curioso modo de querer esclarecer los hechos por parte de la mayoría parlamentaria.

Y, por cierto, no estaría mal recordarle al molt honorable que en la comisión andaluza comparecieron tanto el presidente de la Junta en aquel momento, José Antonio Griñán, como su antecesor, Manuel Chaves. Que la memoria luego es muy débil… Podría tomar ejemplo.

La foto del cambio

Vale más una imagen que mil palabras. Este recurrente dicho se demuestra plenamente con esta fotografía. Susana Díaz aparece acompañada por José Rodríguez de la Borbolla, Manuel Chaves, Pepe Griñán y Rafael Escuredo (de izquierda a derecha). En una sola instantánea se visualiza el profundo cambio que se ha producido en el Gobierno andaluz. Cambio generacional porque los ex presidentes eran todos de la década de los cuarenta (nacieron entre 1944 y 1947) y de género (salta a la vista). Es la foto del nuevo tiempo que se abre en esta comunidad autónoma con una presidenta encargada de dar un nuevo impulso de transformación a esta tierra.

Foto.andalucesdiario.es.

Revolcón

El Partido Popular ha naufragado en el debate sobre el estado de la comunidad de Andalucía. La derecha está desorientada, sin más iniciativa política que no sea la bronca, sin liderazgo claro y sin reflejos suficientes para sobreponerse a contingencias inesperadas. Un amigo que siguió el enfrentamiento dialéctico entre Pepe Griñán y Juan Ignacio Zoido me lo comparó con el España-Tahití de la Copa Confederaciones. Un revolcón en toda regla.

No es que Zoido sea un amateur (quizá sí, aunque lleva desde 1996 excedente de la judicatura ocupando distintos cargos públicos), es que se le nota en exceso su desgana y su desconocimiento de la materia. Para redondear la mala tarde, el interino jefe de la oposición andaluza se ha ausentado en la segunda jornada de una de las citas más importantes del Parlamento cada año. Sin dar explicaciones. Ni su agenda como alcalde de Sevilla justifica esta falta en la medida que cobra como diputado y no como munícipe. En días como hoy queda justificada la reforma legislativa aprobada para incompatibilizar los cargos de parlamentario, alcalde y presidente de Diputación, una medida de calidad democrática impugnada por Mariano Rajoy ante el Tribunal Constitucional y que evita la demanda ciudadana de ‘una persona, un cargo’, al que se dediquen al cien por cien. En un momento trascendente, con el anuncio del presidente de la Junta de no presentarse a la reelección, el regidor hispalense se quita de en medio.

Lo acontecido en este debate ejemplifica la orfandad del PP andaluz desde que Javier Arenas tras su cuarto  fracaso electoral. La decisión de Griñán ha puesto ante el espejo de la impotencia a la derecha andaluza, que no tiene un proyecto definido, sufre con sumisión el desgaste derivado de la política antisocial del Gobierno de la nación y vive una lucha interna por hacerse con el sillón de mando. Seguro que entre la calle Génova de Madrid y San Fernando de Sevilla están articulando una solución cosmética de urgencia para ordenar este morrocotudo berenjenal en el que están metidas las huestes de Rajoy en esta comunidad autónoma.

Deudores vulnerables

El Gobierno de Andalucía aprobará en las próximas fechas un decreto para combatir la exclusión social. Una norma que se plantea en una triple dirección: generar empleo a través de los ayuntamientos, una partida para solidaridad alimentaria (garantizar tres comidas a los niños y a los ancianos de familias con dificultades) y acelerar la respuesta para la concesión de la renta básica de subsistencia. En paralelo a este pionero y necesario proyecto, a punto de ver la luz, el presidente Griñán está impulsando ya otra reforma legislativa novedosa y de calado social: la protección de los deudores vulnerables, con medidas como el incremento del mínimo inembargable del salario y de una quita para las deudas de los autónomos y los pequeños y medianos empresarios.

Esta iniciativa va dirigida a asalariados, pymes y autónomos que, en cumplimiento de sus obligaciones de pago, se vean en riesgo de exclusión social o no puedan reanudar su actividad profesional. Se trata de garantizar una renta vital digna a ciudadanos sometidos a un proceso de embargo, elevando el mínimo inembargable. Este mínimo sería el salario mínimo profesional, estipulado en 645,30 euros mensuales. En el caso de las ejecuciones hipotecarias, el suelo es de 961 euros.

Para pymes y autónomos que no puedan hacer frente a sus deudas, una vez ejecutado y liquidado el patrimonio embargable, las deudas quedarían saldadas y la actividad profesional o empresarial pueda continuar desde cero. También se plantea que la ley concursal obligue a que el pago de salarios atrasados o de indemnizaciones por despido tenga prioridad y a mayor protección de los usuarios ante los productos financieros después de los abusos en preferentes e hipotecas.

La iniciativa anunciada por el presidente Griñán es una medida ambiciosa, que transciende las competencias del Gobierno autonómico (afecta a la legislación civil, laboral y mercantil) y aspira a crear desde Andalucía un debate de dimensión nacional. Se pretende impulsar medidas que palíen los problemas que están padeciendo las clases medias y trabajadoras, que son las grandes damnificadas por los recortes impuestos por el Gobierno de Mariano Rajoy. Para combatir la desigualdad no bastan medidas asistenciales y que son necesarias nuevas fórmulas de actuación en el derecho privado. Andalucía vuelve a tomar la iniciativa y a situarse de nuevo en vanguardia.

Arenas, ayer y hoy

ABC de Sevilla 1996 Chaves entrega su declaración del IRPF y Arenas se niega

AYER (1996): Manuel Chaves entrega su declaración de la renta al presidente de Federación de Asociaciones de la Prensa de Andalucía en la precampaña de las elecciones autonómicas de ese año. Javier Arenas califica de “lamentable”, se niega a hacerla pública y que sólo entregaría la suya a su partido. (ABC de Sevilla 2-2-1996. Recorte que acompaña este post).

AYER (2011): Pepe Griñán dio a conocer su declaración de la renta en el debate sobre el estado de la comunidad (finales de junio de 2011). Arenas se resistió a hacer lo propio durante dos semanas y finalmente entregó un escrito notarial con sus retribuciones pero no el documento oficial del IRPF. (El País 9-7-2011).

HOY (2013), tras el escándalo Bárcenas, la supuesta contabilidad B del PP y el presunto pago de sobresueldos en negro a sus principales dirigentes: Arenas invita a todos los dirigentes a publicar sus declaraciones fiscales. (Agencia EFE 10-2-2013)

A buenas horas mangas verdes. Hechos, no palabras.

Pacto ciudadano

Miguel Ángel Vázquez Presentación portal Pacto por Andalucía

El Gobierno andaluz cuenta desde ayer con un portal (www.pactoporandalucia.es) para dar voz a la ciudadanía y recoger sus propuestas para el Pacto por Andalucía. Se cumple el compromiso del presidente Griñán de hacer un pacto de abajo a arriba. El impulso de esta iniciativa es de Griñán pero los verdaderos protagonistas son los andaluces y las andaluzas. Los ciudadanos se erigen en el centro del Pacto. Y no sólo como destinatarios, sino como copartícipes de su elaboración. Es por tanto una iniciativa por, para y con la sociedad andaluza.

Se pone en marcha esta web, una herramienta que facilitará la participación ciudadana en un proyecto que pretende reforzar nuestro marco de convivencia, recuperar la confianza y definir los ejes para crecer, generar empleo y alumbrar una salida distinta de la crisis salvaguardando las conquistas del estado del bienestar, los servicios públicos esenciales y la igualdad de oportunidades. Y haciendo también un reparto más equitativo de los sacrificios. Es el momento de unir fuerzas y forjar un impulso colectivo. Por eso, esta ventana ofrece una oportunidad para la participación y el diálogo. Los ciudadanos, individualmente o través de organizaciones sociales, pueden hacer sus aportaciones a este pacto y definir de forma compartida nuestro futuro. A la hora de publicar este post, ya hay 122 aportaciones validadas e incorporadas a la web.

Desde el punto de vista técnico es una web sencilla, intuitiva y que además se ha realizado con software libre. Este portal es un primer paso dentro de una nueva filosofía, la de acercar y hacer a los ciudadanos partícipes de la gestión pública. Además de medidas sobre transparencia y participación, la Junta de Andalucía desarrollará iniciativas de Gobierno abierto con las que recuperar la confianza de los ciudadanos. Una estrategia digital 2.0 que arranca con este portal ciudadano del pacto por Andalucía. El Gobierno andaluz está firmemente comprometido con la transparencia y el open government y, desde luego, esta orientación digital tendrá una presencia muy relevante en una futura ley.

La Junta de Andalucía pone en marcha este portal para que los ciudadanos participen y se impliquen en la tarea de gobierno pero también para ofrecer respuestas. El Gobierno andaluz se compromete a responder a cada una de las propuestas, explicando si se incluye o no en el Pacto por Andalucía. Las propuestas se trasladarán tanto a los partidos políticos como a las Consejerías a las que afectan. Porque con esta web también se quiere pulsar el sentir ciudadano para incluir sus opiniones en la tarea de gobierno.

Apuntes sobre una noche mágica

Unas reflexiones escritas a borbotones después de una noche mágica de elecciones en Andalucía y con muy pocas horas de sueño por la fiesta que prosiguió a un escrutinio sorprendente.

RESISTENCIA ANDALUZA. La izquierda gana claramente las elecciones y pone un dique de contención a la ola conservadora que ha inundado el resto del país. La ciudadanía no quiere la política de recortes de conquistas sociales y de derechos practicada por Mariano Rajoy desde que llegó a la Moncloa. Se ha apostado por el modelo social, por otro camino para salir de la crisis sin destruir lo que hemos construido con tanto esfuerzo durante los últimos treinta años. El PSOE de Andalucía, contra viento y marea, ha mantenido el tipo y el apoyo de un 40% del electorado andaluz. Y notorio en ese escenario de reacción frente a la derecha el crecimiento de Izquierda Unida.

CONTRA PRONÓSTICO. Han fracasado estrepitosamente las encuestas. No ha acertado ninguna, salvo las israelitas realizadas ayer a pie de urnas por la empresa Ipsos para Canal Sur. Algunos pronósticos elevaban la diferencia a favor del PP por encima de los 13 puntos. La brecha real se ha quedado en un escuálido punto y el PP encalla lejísimo de su ansiada mayoría absoluta. No estaría de más que los institutos de opinión hicieran un ejercicio de reflexión.

ESTRATEGIA ACERTADA. La separación de las elecciones autonómicas de las generales constituye el gran acierto de Pepe Griñán, una decisión que ha posibilitado el mapa político actual. Si se hubiera ido conjuntamente al 20-N, el PSOE de Andalucía estaría ya en la oposición. Hoy se abren paso otros cuatro años de gobierno de izquierda. También se ha estado atinado en el modelo de campaña: una campaña en la calle, de contacto de la gente, de cercanía, con un mensaje claro y un elevado grado de exigencia física.

CUARTO FRACASO. Javier Arenas ha fallado en su cuarta tentativa a la Presidencia de la Junta. Concurría a estos comicios con todos los pronunciamientos a su favor y ha vuelto a tropezar… esta vez en lo llano. Con estos resultados, ha cavado su tumba política. Respecto al 20-N, el candidato pepero ha perdido 400.000 votos en apenas cuatro meses. Es más, se le han esfumado 170.000 sufragios de los cosechados en las anteriores autonómicas de 2008. Su pírrica victoria alumbra la amargura de su despedida del espacio andaluz. El supuesto cambio se ha interpretado como un cambiazo.

RECHAZO PERSONAL. Mucha culpa del nuevo traspié de la derecha en Andalucía está en su cartel electoral. El talón de Aquiles del PP no es otro que Arenas. Tendrá el control de la organización andaluza y todos los parabienes de Rajoy pero genera un profundo desafecto o, dicho de otra manera, cosecha el rechazo frontal de la inmensa mayoría de la ciudadanía andaluza. ¡Por qué iban a votar en esta ocasión al mismo que han dejado en los bancos de la oposición en otras tres citas electorales! Ya lo decía el vídeo de la campaña socialista: quien no te conozca que te compre. Y la gente, que lo tiene calado, no se ha dejado engatusar. Queda en el ámbito de las especulaciones que habría pasado con otros candidatos.

LA ESPANTÁ. Son muchos los errores achacables a la campaña de Arenas. El exceso de soberbia y euforia por mucho que pretendiera envolverlas con una impostada humildad (a los andaluces no nos gustan los que van de sobrados), la excesiva dependencia de los autos de la jueza Alaya, la minusvaloración del adversario y de la madurez política del pueblo andaluz, la excesiva exposición de dos ministros letales para la gente de izquierda: Montoro con sus salvajes recortes y Báñez con su lesiva reforma laboral… Pero si hay un yerro mayúsculo en su planificación electoral fue el boicot al debate en Canal Sur con los otros dos candidatos. Esa espantá ha sido la prueba del nueve de su programa oculto, de lo que quería ocultar Arenas. No dar la cara le ha pasado factura al aspirante popular.

DEMASIADO TACTICISMO. La falta de arrojo de Rajoy para presentar los presupuestos generales antes del 25-M ha disparado el miedo a los previsibles drásticos recortes que vienen. Se le ha visto el plumero con nitidez con una maniobra demasiado artera y descarada. Con la trayectoria de palo y tentetieso, de mentiras y agresiones sociales, nadie se fía del inquilino de la Moncloa.

EMPUJE SINDICAL. Los sindicatos han jugado un papel fundamental en la campaña de concienciación de la ciudadanía frente a las medidas injustas, regresivas y agresivas del Gobierno del PP. La movilización con vistas a la huelga general también ha removido conciencias y ha sacado a la luz las contradicciones y las falsedades del discurso de la derecha.