Ricky Martin se sincera

A muchas mujeres se les habrá caído un mito, un objeto del deseo más profundo. Ricky Martin ha puesto fin a años de cotilleos y de exaltación del morbo reconociendo públicamente su homosexualidad. El exitoso y atractivo cantante portorriqueño, conocido por sus pegadizos temas y por el movimiento frenético de caderas, se sincera y afronta esta nueva etapa existencial como “regalo” que le da la vida. Su confesión ha encontrado el calor, el cariño y el respeto de compañeros del mundillo de la música, como Alejandro Sanz, Juanes o Miguel Bosé. Muestras de afecto y reconocimiento que le llegaron a través de su perfil en Twitter, las nuevas formas de comunicación 2.0 están a la orden del día en todos los ámbitos.

Confío en que, a raíz de esta confidencia, lo dejen vivir en paz y Ricky pueda realizarse como persona en el camino que ha elegido. La condición sexual pertenece a la esfera más reservada de cada cual. Es insoportable, empero, la invasión de la prensa rosa en la vida privada de artistas y famosos. La pulsión jurídica entre los derechos de información y a la intimidad se inclina siempre hacia el primero y queda desprotegido en más ocasiones de las deseables el ámbito personal, el de los afectos y el de la orientación sexual de muchos personajes públicos. Ya va siendo hora de que impere el sentido común y el comedimiento en la labor de algunos medios de comunicación que se mueven entre el sensacionalismo y la banalidad al estar dirigidos por mentes obtusas e insanas.

Joselín, bienvenido al club

Cada día más personas se apasionan, se interesan o se incorporan a la blogosfera. Son aproximaciones con distintos objetivos pero que, en definitiva, suponen un incremento de la tropa de blogueros. O dicho de otro modo: más activismo en la red con una forma de comunicar más directa, abierta, transparente y sin intermediarios. En más de una ocasión he escrito que tener una bitácora crea dependencia. Y lo digo por experiencia propia: escribir en el blog genera endorfinas, la hormona responsable de la vitalidad, la alegría o las buenas sensaciones, como cuando hacemos deporte.

Todo este prefacio es para felicitar a mi amigo y compañero José Muñoz, Joselín para el común de los mortales, por subirse al tren de la comunicación 2.0. Me encanta el subtítulo de un blog que lleva su nombre: Lo que está a la vista no necesita candil. Una expresión muy de pueblo, como es él, un lebrijano de pura cepa. Que quede claro que las raíces, las buenas y hondas raíces, constituyen la base para el crecimiento personal. Presenta su blog con una estética elegante, minimalista, sin recargas barrocas, y con una imagen personal entre lo intelectual y lo bohemio.

Le ha costado tomar la decisión y da el paso en una semana de profundos e importantes cambios en su vida profesional. Joselín, diputado por Sevilla, acaba de ser nombrado secretario general del grupo socialista en el Parlamento de Andalucía, es decir, el número dos o el consejero delegado de esta empresa de ideas, valores y principios progresistas. Siempre había aducido falta de tiempo para sumarse a este club y, en plena transición hacia la blogosfera, le llega un encargo político que lo va a tener muy entretenido. Es cuestión de organizarse y planificar con nitidez el sentido y el enfoque que se le quiere dar a la bitácora. Atesora tesón, capacidad de trabajo y conocimientos para no desatender esta nueva ocupación.

Aunque acaba de recibir su bautismo de fuego en la red, Joselín no es un recién llegado. Es un seguidor compulsivo y diario de muchos blogs. No deja nunca de repasar el de Ignacio Escolar y esta columna del que suscribe. De momento son los únicos enlaces que aparecen en página, junto a El Periódico de Lebrija y a El Plural. La lectura de Escolar es obligada para muchos, así que no requiere mucha explicación. En lo que a mí respecta, no sé si me lo dice para quedar bien, por cuestiones de amistad o porque realmente le atraen mis textos. Sea por lo sea, y sin arrogancia, me satisface que una persona con ese nivel de exigencia y poso político repare en esta humilde ventana al ciberespacio.

Joselín, sólo me queda animarte a escribir, a publicar con asiduidad y darte un consejo: escribir menos cantidad y más entradas, un post no es un tratado, más bien es un apunte interesante. Y, por último, sugerir a los internautas que se asomen a tu blog para conocer tus pensamientos y tus inquietudes.

Monseñor quiere bula

Los barandas de la Iglesia católica no están acostumbrados al juicio de la opinión pública ni a la presión de los medios de comunicación. Se sienten más cómodos con la protección de la justicia divina que con el examen de la ciudadanía a conductas irregulares o hechos reprobables.

Al calor de los continuos casos de sacerdotes pederastas que están aflorando por doquier, uno de los hombres fuertes de la Conferencia Episcopal Española, José Sánchez, obispo de Guadalajara-Sigüenza, ha reconocido fallos de la jerarquía eclesiástica a la hora de afrontar escándalos de tanta gravedad, en los que, a su juicio, se ha actuado con falsa compasión, y ha defendido la recuperación de los infractores después del merecido castigo penal. Una posición firme y cargada de rigor que contrasta con la tibieza que durante muchos años ha caracterizado a la Iglesia, una institución que hecho la vista gorda y ha encubierto a muchas de sus ovejas descarriadas.

Ahora bien, monseñor Sánchez ha reclamado una especie de bula a los medios para silenciar los escándalos sexuales que sitian a un nutrido ramillete de curas: “No considero justo el peligro de generalización cuando esto está tan permanente en prensa. No sé si es porque se cumpla la justicia o por una actitud nada amistosa con la Iglesia o incluso hostil. […] Hay un cierto regodeo, objeto de permanente portada en todas las televisiones y todos los periódicos. Y ya está bien. […] Me pregunto si realmente no estará contribuyendo también a la degradación en la fama pública de personas que merecemos nuestra fama y que somos mayoría“.

No se andan con tantos remilgos los purpurados cuando arremeten contra los hombres y las mujeres de la política. Desde los púlpitos, e incluso en algunas manifestaciones, se han oído discursos falaces contra personajes públicos que no se rigen por la moral cristiana sino por la ética y los valores de la democracia. La iglesia zarandea sin piedad a muchos representantes del pueblo sin importarles su prestigio ni su ideario. Al margen de este arrebato corporativista, tampoco me parece afortunada la demanda de censura, la enorme mordaza que a la Iglesia le gustaría colocar a los medios de comunicación para hacer más llevadera esta cruz de la inmoralidad de algunos de sus pastores. Sacerdotes que, en lugar de cuidar de su rebaño, han abusado de la inocencia de sus corderos.

Escucha la entrevista completa concecida a la Cadena Ser.

Jaque Matas

A cualquiera le choca que un cargo político pueda adquirir un palacete tasado en cinco millones de euros, salvo que le haya tocado un bote del Euromillón o haya recibido la herencia de una tía multimillonaria de Nueva Zelanda. O se haya obtenido por otras vías menos edificantes y perseguibles por la Justicia. Jaume Matas, ex presidente balear y ex ministro de la etapa de Aznar, llevaba un tren de vida incompatible con sus ingresos oficiales. Es un hombre de refinados gustos y desmedida ostentación que se encaprichó de un inmueble medieval en el centro de Mallorca sin, a priori, disponer de medios reconocidos para una operación inmobiliaria de tanta enjundia.

Meses más tarde, cuando perdió el sillón presidencial, este hidalgo infanzón se hizo pasar por pobre y su partido, el PP, le puso un sueldo módico de 3.475 euros al mes para el sustento de su rico paladar y sus costumbres sultánicas. Eran los tiempos en que su esposa compraba joyas por valor de 66.000 euros y en los que estaba amueblando su modesta choza céntrica e histórica con detalles de lujo asiático como la compra de televisores de 12.000 euros o escobillas del váter de 350 euros (las de los chinos de un euro tienen la misma utilidad). Era el dirigente popular tan pijo que tenía cuerpo de servicio con cofia.

La investigación de la corrupción durante su mandato en las Islas, especialmente el denominado caso Palma Arena, explica el origen de la fortuna que manejaba Matas. El sumario judicial habla de tráfico de influencias, sobornos para otorgar contratos públicos, cobro de comisiones, evasión de impuestos y pago con dinero negro (el prócer pepero y su esposa sólo sacaron de sus cuentas bancarias 450 euros en cinco años y no porque siempre usaran visa, manejaban billetes de 500 euros con descaro).

Por si no fuera bastante, en su etapa de capo del PP balear esta organización política manejaba una caja B para financiar los suntuosos gastos electorales. Detrás de la fachada del principal partido de la oposición en España comienzan a surgir demasiada clandestinidad en el manejo del dinero: ya surgieron con Gurtel y ahora con Palma Arena los indicios más que contrastados de financiación irregular, un caso que llega hasta la propia sede nacional con el ex tesorero y senador Luis Bárcenas imputado por movimientos turbios de capitales.

En el entorno de Mariano Rajoy siguen sin tomar decisiones mientras le crecen los enanos. La dirección nacional del PP se resiste a dictar medidas disciplinarias contra Matas y las evidencias saltan a la vista. Más allá de las cuestiones penales, que corresponden al ámbito judicial, las responsabilidades políticas en este caso demandan una respuesta inaplazable. Aunque Rajoy no la quiera oler, esta ensaimada de Matas huele a podrido.

Padrós 2010

La ceremonia de entrega de los premios Enrique Padrós 2010 constituyó una oportunidad para reivindicar pasos decididos de las administraciones en política 2.0 y gobierno abierto. El más transgresor y políticamente incorrecto fue César Calderón, coordinador de Las Ideas, la plataforma bloguera organizadora de la convocatoria. César, o NetoRatón en la red, además de emocionarse como siempre con el recuerdo de su desaparecido amigo Enrique, todo un clásico en cada edición, como él reconocía, demandó más valentía a los poderes públicos para hacer más bidireccional la relación con la ciudadanía, es decir, potenciar la escucha activa, que hace más avanzadas y democráticas las sociedades.

Los dos representantes institucionales en el acto, el presidente de la Junta de Andalucía y el alcalde de Sevilla, recogieron el guante. Primero, Alfredo Sánchez Monteseirín narró su experiencia personal como bloguero, una aventura que roza la dependencia, y Pepe Griñán, en un relato más ideológico, defendió la blogosfera como instrumento para recuperar la política y la ciudadanía activa y apostó con convicción por la transparencia, la apertura y participación que conlleva la comunicación 2.0.

La gala de los Óscars de los blogs españoles no estuvo exenta de anécdotas. Quizá la más destacada fue el olvido de la presentadora, mi amiga y senadora Fátima Ramírez, que a punto estuvo de cerrar el acto sin dar la palabra a Alfredo y Pepe. Los galardonados Fernando Garea (mejor blog de un no político) e Inés Sabanés (mejor blog de un cargo político) dejaron un racimo de chascarrillos y buenos momentos. Griñán tuvo el gesto de sinceridad de reconocer la labor y la valía de una compañera de la izquierda de otras siglas. Le vino a decir que si viviera en Madrid tendría difícil no votarla porque Inés es mucha Inés.

El Padrós 2010 fue un momento para compartir con muchos amigos y compañeros: César y Fátima, por supuesto, pero también Franesco, Silvia Acebes, César Ramos, Ramón Ramón, Ricardo Domínguez, Antonio Manfredi, Ion Antolín, Virgula, José Carlos, entre otros.

Garzón y las dos Españas

Precisamente el día en que el Gobierno de España repara la memoria del inmortal poeta Miguel Hernández, un magistrado que pelea por hacer justicia con los crímenes del franquismo está a punto de ser encausado por el Tribunal Supremo. Y lo que es de aurora boreal es que los que quieren empapelar a Baltasar Garzón son los falangistas, los herederos del régimen fascista. En cualquier país europeo esto sería un escándalo. ¿Se imaginan que en Alemania un grupo neonazi pusiera en la picota a un juez por investigar las atrocidades del Hitler?

Ahora cobran más sentido si cabe las declaraciones del ex fiscal anticorrupción Carlos Jiménez Villarejo sobre que la extrema derecha ha tomado el Supremo. El alto tribunal ha desestimado el recurso de Garzón contra su procesamiento por la querella de Falange Española. El muñidor del auto es el juez Adolfo Prego, una persona ultraconservadora que ha escrito artículos contra la ley de la memoria histórica en la revista de la fundación del Valle de los Caídos y es patrón de honor de la fundación ultraderechista Defensa de la Nación Española. Con estas credenciales no extraña en absoluto la orientación del fallo del Supremo.

La persecución que está sufriendo Garzón tiene su origen en el caso Gurtel. La derecha está intentando taponar esta vía de aguas fecales que afecta a su marca política, el asunto de corrupción de mayor gravedad de la democracia española. Han comenzado una cacería contra el magistrado jiennense, otrora jaleado cuando reabrió el caso GAL, para evitar el desplome de la gaviota en la arena electoral. Para esta sucia jugarreta, no les ha importado reabrir cicatrices, resucitar las dos Españas, buscar aliados miserables y poner en solfa la institución de la justicia.

Como la derecha es una y trino, la división mediática también participa en el coro del descrédito hacia Garzón. La brunete de papel prensa repite hoy al unísono el mismo grito: ¡Qué le corten la cabeza! El Mundo, ABC y La Razón festejan el auto de Prego que pone al juez de la Audiencia Nacional en la antesala de la sala de vistas. Esta uniformidad de la sección impresa de la derecha choca frontalmente con la lectura que hacen otros medios progresistas. Imprescindible si se tiene el corazón político a la izquierda la lectura del editorial de El País Ganan los falangistas, la información que firma de José Yoldi en ese mismo diario, el artículo Justicia inerme del catedrático de Derecho Constitucional Francisco Balaguer Callejón en Público y el post Los que ganan con el final de Garzón en el blog de Ignacio Escolar.

Quiero concluir este texto con unos versos. No son de Miguel Hernández, sí de otro represaliado del franquismo como Antonio Machado.

Españolito que vienes
al mundo te guarde Dios,
una de las dos Españas
ha de helarte el corazón.

Los clichés de siempre

La derecha practica con naturalidad y excesiva frecuencia el deporte del desprecio a Andalucía. Son muchos los dirigentes nacionales del Partido Popular (José María Aznar, Esperanza Aguirre, Juan Carlos Aparicio, Jaime Mayor Oreja, Aleix Vidal-Quadras, Ana Mato, Monserrat Nebrera y otros más) que, a las primeras de cambio, insultan, agreden, menosprecian o faltan al respeto de la gente de esta tierra sabia, ingeniosa y trabajadora. Estas cabezas delirantes, que encajan a la perfección en el guión de la Escopeta Nacional, se sienten muy cómodas en el cliché y en el estereotipo.

La última salida de pata de banco, aunque no es debutante en estas lides de la exaltación del tópico, ha correspondido a la presidenta de Madrid. Aunque horas más tarde rebobinó a su manera, la lideresa Aguirre asestó un duro golpe a la dignidad de los andaluces comparándolos con gallinas que bobamente comen el pienso que les echa el PSOE. Sus palabras textuales fueron: “El Gobierno utiliza el dinero de los contribuyentes para dar pitas, pitas, pitas, la gente del campo me entiende”.

Estas declaraciones desafortunadas e hirientes ponen de evidencia que Aguirre es la peor representante de esa derecha que odia a Andalucía y que no soporta que mire de tú a tú a los señoritos de antaño. Las ayudas aprobadas por el Consejo de Ministros no son una dádiva o una limosna, es una cuestión de justicia para hacer frente a un temporal de extraordinarias dimensiones que ha azotado a esta comunidad durante tres meses. Era una medida reclamada por el sector agrícola y los sindicatos, por la ciudadanía en general, para paliar los daños cuantiosos producidos en las playas, en el campo y en las infraestructuras y para atender a los miles de jornaleros que durante este periodo no han podido ir a trabajar al campo como consecuencia de la climatología tan adversa.

La derecha sigue teniendo una visión de Andalucía en color sepia. Va siendo hora de poner punto y final a la imagen retrógrada que conserva la derecha en su retira porque Andalucía hoy por hoy es una sociedad pujante, dinámica y moderna. A esta banda del PP se le nota demasiado su añoranza de tiempos de las tinieblas en los que los señoritos de Madrid venían aquí a cacerías y ferias. Son tiempos que afortunadamente ya han pasado a la historia gracias al esfuerzo colectivo de millones de andaluces que han conseguido dar la vuelta a esta tierra, a la que la derecha había condenado al subdesarrollo y al ostracismo durante décadas.

Ante esta nueva afrenta, el PP de Andalucía, como siempre, ha escondido la cabeza bajo tierra como los avestruces, dejando otra vez pasar los insultos hacia esta tierra y demostrando que es un peón sumiso de la estrategia nacional del Partido Popular. O lo que es lo mismo: que no defiende a Andalucía. Javier Arenas ha perdido una nueva oportunidad de demostrar que es algo más que un muñeco inerme a las órdenes de su ventrílocuo.

Premios 28-F

Celebramos anoche el acto de entrega de la XVII edición de los Premios 28-F que organiza el Consejo Asesor de RTVE en Andalucía, del que un servidor es su presidente. Los galardonados fueron:

  • Primer premio de televisión: Tiempo de Leyenda, producido por Ático7 y emitido en La 2 de TVE.
  • Primer premio de radio: Barco-Prisión, de RNE y emitido por Radio 1 dentro del espacio En Primera Persona.

En mi discurso, hice una reflexión sobre el buen periodismo y la necesidad de los medios públicos. Os dejo un extracto de mi intervención:

“Nos agrada comprobar cómo en cada edición concurren programas de gran calidad que certifican que existe, que sigue existiendo, buen periodismo, que se hace buena radio y buena televisión, que la sociedad si busca, lo encuentra, que tiene al alcance una oferta de calidad, una oferta que huye del sensacionalismo y la frivolidad.

Son apuestas periodísticas que honran la profesión y que cumplen con su deber constitucional, y también estatutario, de pluralismo, de derecho de acceso de las organizaciones políticas y sociales más representativas, de respeto a las minorías, de promoción de valores cívicos y democráticos. Como periodista de profesión que soy, reparo en estos medios que nos brindan propuestas con altura de miras, con sustancia pedagógica y divulgativa, propuestas que me reafirman en la idea de que merece la pena seguir peleando y defendiendo el periodismo, pese a los vicios y a las desviaciones que algunas veces nos exasperan y nos conducen al escepticismo y la desconfianza.

Quiero traer una anécdota de Albert Camus. Éste, durante la Segunda Guerra Mundial, trabajó en el periódico Combat, un diario de la resistencia contra la ocupación nazi de Francia. Una noche, después del cierre de edición del rotativo, llegó a un bar con unos compañeros de redacción y satisfecho por el trabajo realizado gritó exultante: “¡Vale la pena luchar por una profesión como ésta!”. Comparto con Albert Camus que merece la pena reivindicar y pelear por el buen periodismo, por el periodismo útil y con raíces sociales.

Sin desmerecer a muchas cabeceras privadas, que dan lo mejor de sí para cumplir con criterio, deontología y calidad las tres objetivos clásicos del periodismo, que no son otros que informar, formar y entretener.

Quiero poner el foco en el buen quehacer del servicio público audiovisual. Sería injusto, o quizá exagerado, decir que a muchos ciudadanos sólo nos queda el refugio de lo público. Pero sí me pueden permitir destacar el buen trabajo que se hace desde hace tiempo en algunos medios públicos. No en todos, por desgracia. Hay algunas empresas públicas que confunden su responsabilidad social y convierten emisoras que son de todos en trincheras de unos cuantos. Independencia, neutralidad y pluralismo han de regir el comportamiento de los medios, especialmente los públicos, y se ha de anteponer siempre el interés general de la ciudadanía al interés particular de alguien por importante que se crea.

Se han dado pasos en los últimos años para fortalecer a la radio y televisión públicas tanto en España como en Andalucía. En torno RTVE, y también en RTVA, existe un marco legislativo homologable con la jurisprudencia de la UE. Este marco legislativo delimita el camino adecuado para favorecer una información veraz, independiente, objetiva, y una parrilla acorde a las nuevas inquietudes de unas sociedades avanzadas como la española y la andaluza, sin necesidad de recurrir a la chabacanería o la estridencia.”

Obama y sus reformas

El 62% de las quiebras de las familias estadounidenses está relacionado con la póliza de seguro médico. Sólo este dato escalofriante justifica la reforma de la sanidad impulsada en su país por Barack Obama, cuya aprobación por la mayoría de la Cámara de Representantes supone un paso de gigante en el proceso reformista iniciado en EEUU.

El nuevo modelo sanitario dista del sistema universal y público del que gozamos en España. Es un patrón mixto donde cada ciudadano norteamericano se paga su póliza y aquellas personas que cuenten con bajos ingresos recibirán una ayuda pública para poder acceder a la asistencia sanitaria. Hasta ahora, en el gigante económico y primera democracia del mundo si no tenías dinero, te morías en las puertas de los hospitales. Sólo los jubilados tienen acceso a un sistema público de atención (Medicare) desde 1966. Por si no fuera bastante, la reforma era más urgente e imprescindible porque las aseguradoras, que se han resistido a esta avalancha demócrata dando apoyo al no de los republicanos, habían subido sus tarifas un 80% en los últimos cuatro años. El nuevo sistema quiere poner coto también a esta arbitrariedad.

La reforma de Obama humaniza a Estados Unidos. Le da derechos a los que menos tienen y le planta cara al todopoderoso sector de los seguros. Ha dado un giro solidario y justo al devenir de los designios políticos de la Casa Blanca, haciendo realidad un sueño de otro demócrata, Harry S.Truman, sueño que se fue al garete, hace 65 años, por la presión de los lobbies médicos. El éxito en el Capitolio supone la culminación de décadas de esfuerzos para generaciones de demócratas para conquistar una cobertura casi universal.

La prensa americana se deshace en calificativos para con esta medida relevante para el pueblo de EEUU. Prestigiosas cabeceras como The New York Times, The Wall Street Journal o The Washington Post hablan de referencia, de hito histórico o gran victoria de Obama. En sus páginas de opinión, el primero de estos tres rotativos señala, sin ambages, que esta reforma supone un “triunfo para los innumerables estadounidenses que han sido víctimas o descuidados por un disfuncional sistema de salud”.

En España, con la miopía que caracteriza la derecha, hay algunos medios que se dedican a hacerle un traje al presidente norteamericano e intentan simplemente descafeinar este logro porque no soportan medidas de carácter progresista. Por ejemplo, el editorial de hoy de ABC rezuma incomprensión y habla de modo genérico actividad “discreta” del presidente de EEUU y, en cuanto a la reforma sanitaria, de cuestión “peliaguda” que “ha provocado una división de una profundidad inédita en la sociedad norteamericana”, anuncia un fracaso en los objetivos económicos del proyecto y un serio desgaste electoral de los democrátas. Está claro que a la derecha de aquí (y a la de allí) le gustaban más las recetas neoliberales de George W. Bush.