Estrategia digital

mayo 16, 2017

El Gobierno de Andalucía está poniendo todos los recursos a su alcance para preparar a la economía de esta comunidad ante la nueva revolución tecnológica, que pasa por la economía digital y la robotización. Hay que engancharse a este reto tecnológico y traducirlo en riqueza y empleo de calidad. Andalucía no puede dejar pasar de largo esta oportunidad. Con este fin, el Ejecutivo que preside Susana Díaz ha aprobado hoy la Estrategia de Impulso del Sector TIC Andalucía 2020. Se destinarán 200 millones a consolidar el tejido productivo de las Tecnologías de la Información y la Comunicación como elemento clave de un nuevo modelo económico sostenible basado en la transformación digital de la sociedad.

Para los próximos cuatro años, el plan propone aumentar en:

  • Un 25% el peso de la economía digital en el Producto Interior Bruto regional.
  • Un 15% el número de ocupados en el sector, hasta superar los 36.200.
  • Un 30% el gasto interno en I+D de las empresas.
  • Y en otro 30% el volumen de las exportaciones.

El sector TIC andaluz ocupa hoy el tercer lugar a escala nacional en cuanto a número de empresas, con más de 5.100, sólo por detrás de las comunidades de Madrid y Cataluña, emplea a más de 31.000 profesionales y alcanza un volumen anual de negocio superior a los 5.380 millones de euros. Su contribución al PIB regional es del 1,7%.

La Estrategia aprobada hoy ha sido elaborada por la Consejería de Empleo, Empresa y Comercio con la intervención de agentes que conforman el sector TIC, entre los que se incluyen empresas y asociaciones, colegios profesionales, universidades, parques tecnológicos y expertos.

Socialismo Abierto

junio 14, 2011

Ha nacido en Twitter un movimiento con el nombre de Socialismo Abierto (@opensocialismo). Está dando sus primeros pasos, o como dice uno de sus impulsores, César Calderón, está aún en fase beta, y en apenas 24 horas ya cuenta con más de 850 seguidores. No se va a quedar ahí por lo que leo en su timeline y en breve contará con una web. Pormenores aparte, la iniciativa me parece pertinente e imprescindible.

Tenemos que superar viejos modelos de comunicación y favorecer la escucha activa y el diálogo en la red, la transparencia en la gestión y la participación en la toma de decisiones. Tenemos que saber entender los cambios que se están produciendo en la sociedad y dar respuestas acordes con las demandas ciudadanas y, por supuesto, sin perder la coherencia con nuestro ideario político. Socialismo Abierto constituye ya (y eso que tan sólo está en sus balbuceos) un punto de encuentro ineludible para tomar el pulso a la sociedad desde una perspectiva de izquierdas, de progreso, pensada desde la ciudadanía para con la ciudadanía.

Y es que comparto con mi amigo César que hay que “abrir el código del funcionamiento de nuestros partidos, gobiernos y estados, devolviendo el código de control de esos resortes a la comunidad“. No podemos dar la espaldas a la revolución que significan los social media y la nueva cultura 2.0, sino sumarnos con todas nuestras fuerzas a una nueva realidad que, gracias al avance tecnológico, nos puede ayudar a dar más vigor a nuestra democracia.

Foto.http://www.noticiasdegipuzkoa.com. Entrevista a través de Twitter a Patxi López.

Nacionalismo digital

enero 14, 2011

Añoranzas de autarquía. El Partido Popular quiere que los datos de los españoles estén en servidores españoles. Esta propuesta supone ir a contracorriente de los tiempos. Algo así como poner puertas al campo. ¿A quién se le ocurre semejante memez? Es como colocarse delante de una estampida de búfalos. César Calderón, amigo, maestro y experto en estas lides, lo definió con verbo claro y sin tapujos en Twitter: “González Pons demuestra una vez más que no tiene ni puta idea de esto“. La derecha patria, atenazada por el síndrome del Gran Hermano o del gendarme, se opone a la estrategia de los datos en la nube (cloud computing) porque tiene nostalgias de los disquetes de 3 y medio. Curiosa apuesta por la modernidad de los populares. González Pons contra la filosofía Google: parece un combate ciertamente desigual. Dice el menda que España se deben considerar “los datos sobre los españoles como parte del territorio nacional y no se debe consentir que se transfieran fuera” y que “un país cuyos datos se encuentran en el extranjero no será dueño de su propia soberanía“. ¿Se han dado cuenta que estamos en la era de la globalización y que el aldeanismo no es más que un fósil de un pasado que no volverá? Saben tan poco de esto que quieren romper con la esencia de Internet: la inteligencia colectiva.

Interesante la charla que se produjo en Twitter con el hashtag #ponscomputingfacts.

1.000 entradas

agosto 7, 2010

Este blog alcanza sus primeras 1.000 entradas, un registro conseguido en dos años y medio y que da una media superior a un post diario. Me gusta entablar diálogo con los internautas a través de esta modesta bitácora. Ya lo he escrito en alguna ocasión: esta ventana indiscreta abierta al ciberespacio crea adicción. Redactar un texto y colgarlo en la red es una afición que mata el gusanillo para un periodista en excedencia. Todos los días (o la inmensa mayoría de ellos) acudo a la cita con este blog. Las endorfinas tecnológicas te inducen a este ejercicio que, de vez en cuando, pretende ser intelectual. En este millar de escritos hay de todo: comentarios de la actualidad y de candentes asuntos políticos, principalmente, y también cuestiones más personales como mis últimas lecturas, mis gustos musicales, algunos avatares íntimos contados con discreción y un espacio para la poesía propia y, sobre todo, de los principales representantes de la lírica hispana. ¡Vamos ya a por las 2.000!

Foto.- La entrada de estreno del blog, 22 de enero de 2008.

Reproduzco este interesante post de César Calderón, una de las autoridades españolas en materia de social media, redes sociales y gobierno abierto, y además muy buen amigo:

EL GOBIERNO EN TU BOLSILLO

La revolución del teléfono móvil para acceder a internet es imparable. Para hacernos una idea de lo que se nos viene encima sólo tenemos que fijarnos en el último anuncio  en televisión de una  empresa tradicionalmente enfocada al mercado  profesional como RIM, fabricante de BlackBerry, que apunta directamente al mercado adolescente, segmento en el que está alcanzando sus mayores crecimientos en multitud de países, entre ellos el nuestro.

Esta tendencia se puede ver ya perfectamente consolidada en  el informe e-España 2010 de la Fundación Orange publicado hace una semana, que nos dice con claridad que  España es el líder europeo en acceso a internet desde el móvil, algo que tiene bastante que ver con el estilo de vida mediterráneo y con nuestro privilegiado clima.

Las redes inalámbricas de alta velocidad, que comienzan a ofrecer tasas de descarga competitivas a precios razonables y los teléfonos móviles de última generación ( Iphone, Blackberry y Android, principalmente) están configurando un nuevo marco de acceso e interacción en la red desde cualquier punto y en cualquier momento que está cambiando la forma de entenderla.

Los gobiernos, las administraciones públicas, deben comenzar a preparase para lo que se les viene encima, ya que en poco tiempo los ciudadanos exigirán poder relacionarse con ellos sin límites geográficos y en entornos no cableados, abiertos y accesibles.

Estamos ante un reto más para nuestros gobiernos, adaptar sus estructuras decimonónicas y sus procedimientos envarados a esta nueva realidad“.

Hace un rato, he participado en unas jornadas organizadas por CEPES-Andalucía, entidades de economía social, sobre el fenómeno de las redes sociales. Un seminario cuyas estrellas eran el consultor en comunicación César Calderón, amigo y maestro en estas lides virtuales, y el periodista Miguel Ángel Aguilar. Me he perdido por mis responsabilidades parlamentarias un interesante debate entre un experto de las nuevas tecnologías y de los social media y, según me cuentan, un tecnófobo. Me llegan los ecos de una contienda dialéctica mordaz, provocadora, ocurrente, inteligente, enriquecedora y divertida.

Este modesto bloguero, encargado junto a los anfitriones de inaugurar la sesión de trabajo, destacó que las redes sociales aplicadas a la política permiten avanzar hacia una ciudadanía más plena como modelo de comunicación abierto, que favorece la comunicación bidireccional y la transparencia, que estimula la creatividad y la libertad de los usuarios. En las redes desaparecen las jerarquías, el diálogo (que ha de ser permanente) se produce horizontalmente, en plano de igualdad, el ciudadano se convierte en el centro. La eclosión de estas nuevas herramientas quiebra el monopolio de los medios de comunicación, se comunica sin mediación, el ciudadano se salta este paso y accede directamente al emisor. La gente habla, y lo hace con fruición, y espera respuestas, la interacción es la esencia de este modelo comunicativo, así como la compartición de información, inquietudes o ideas o la generación de conocimiento de manera colaborativa, la construcción de inteligencia colectiva.

Unas jornadas muy oportunas y con contenido, que ha aglutinado un concurrido y preparado auditorio y que, por tanto, se merece la felicitación para sus organizadores.

Foto de César Calderón colgada en Facebook. Miguel Ángel Águilar, el presidente y el vicepresidente de CEPES-A, Antonio Romero y Francisco Moreno, respectivamente.

El Partido Popular todo lo eleva a categoría de catástrofe. Cualquier episodio de la gestión pública recibe los epítetos más tremendistas, la calificación más apocalíptica posible. De tanto hiperbolizar la política, de tanto manosear los asuntos públicos con fines espurios, de tanto exprimir el significado de las palabras, a la derecha, como en el cuento de Pedro y el lobo, nadie se la cree. Esa dinámica de sobredimensionar la gravedad de los acontecimientos con palabras rimbombantes y extrema severidad no conduce nada más que al desfiladero de la banalidad, la exageración y la vocinglería.

En estos días están poniendo el grito en el cielo con la implantación de la Televisión Digital Terrestre (TDT) en Andalucía, un proceso que con los inevitables y mínimos desajustes se ha llevado a buen puerto con normalidad y diligencia. Y no lo digo yo, que puedo ser parte subjetiva en el asunto, lo planteaba en ABC de Sevilla, medio nada sospechoso de arrimar el ascua a la sardina de la Junta de Andalucía, el director general de la Federación Andaluza de Instaladores de Telecomunicaciones (Faitel), José Manuel Muñiz: “La transición de la televisión analógica a la TDT «no ha sido excesivamente problemática» y «ha mejorado el sistema de cobertura» de la televisión analógica“.

En la misma página se podía leer un texto de apoyo a la información principal en el que se recoge un extracto de un comunicado de un dirigente del PP vomitando el recetario catastrofista al que nos tiene tan acostumbrados el partido de Javier Arenas: “falta de previsión” e “improvisación” del Gobierno y la Junta. En fin, todo un desastre, como siempre ven todo en la derecha, nunca se quitan las gafas negras para analizar la realidad.

Según datos de Faitel, entre 35.000 y 40.000 andaluces no tienen acceso actualmente a la TDT, «una cifra menor a los que no podían ver la televisión analógica». No será, por consiguiente, tan mala la actuación de las distintas administraciones implicadas. El compromiso es llegar con la TDT al 98% de cobertura para las televisiones públicas y al 96% en el caso de las privadas, y completar hasta el cien por cien de la población mediante satélite. Entonces, ¿por qué se rasgan las vestiduras en el Partido Popular?

Y si escarbamos un poco llegamos a la capa del cinismo y la demagogia, el Plan Técnico Nacional de transición a la TDT que se está aplicando tiene cuño y firma del Gobierno de José María Aznar. Fue un Consejo de Ministros presidido por el estadista miembro del trío de las Azores quien aprobó un 12 de marzo de 2004, en plena conmoción nacional por los atentados de Madrid, este plan que el Ejecutivo de Rodríguez Zapatero se ha encargado de ejecutar, sin apenas correcciones y con el apoyo de las comunidades autónomas, de manera eficaz y sin contratiempos dignos de mención. Así que otra vez Pedro gritando que viene el lobo.