Caprichos del destino

junio 26, 2017

El destino, siempre caprichoso, ha querido que el Partido Popular celebre el primer aniversario de su victoria en las elecciones repetidas el mismo día en que Luis Bárcenas, “Luis, sé fuerte”, tenía que comparecer en la comisión de investigación sobre la presunta financiación ilegal del PP. El ex tesorero se ha acogido a su derecho constitucional a no declarar en su contra, a guardar silencio, una actitud de autodefensa que sus ex compañeros de filas habrán visto como un gesto de fortaleza, en la línea del SMS que en su día le mandó Mariano Rajoy en plan colega. La fiesta pepera no ha dado para mucho por el panorama que se cierne sobre ellos en los tribunales y en la Congreso de los Diputados. Ganaron sí, y con más votos y más diferencia sobre el resto que seis meses antes, pero la pregunta que nos hacemos todos es cómo la gente le dio más apoyo con la losa de asuntos turbios que llevan sobre sí. Los comicios del 26 de junio depararon además un escenario con mayoría de la derecha y ninguna opción desde la izquierda. Toda una paradoja democrática con la que ha liado el PP no sólo con sus tejemanejes, también con sus políticas crueles de recortes. El veredicto de las urnas es inapelable, pero a veces da que pensar.

De susto en susto

abril 19, 2017

El Partido Popular no gana para sustos. Se estaba relamiendo las heridas por la citación de Mariano Rajoy como testigo en el caso Gürtel cuando se pone en marcha una operación contra la corrupción que acaba con la detención del ex presidente madrileño Ignacio González y diez personas más. El juez pretende desentrañar un catálogo de graves delitos por presunto desvío de muchos millones de euros públicos a través la empresa Canal de Isabel II. Lo del PP en Madrid es una charca con mucho fango, con grandes escándalos como Gürtel, Púnica.. y ahora se suma otro caso más: la operación Lezo. Desde el año 2003, cuando Esperanza Aguirre tomó el poder al asalto gracias al tamayazo, han desarrollado una gestión bajo sospecha cuyas excrecencias que estamos conociendo ahora. De momento, los dos hombres de confianza de Aguirre están bajo la lupa de la justicia: Francisco Granados, en prisión y González, detenido esta mañana. La pregunta es: ¿Cuándo asumirá responsabilidades políticas la ex presidenta? Ya son muchos sapos que tragar para esta charca. Todo lo que se investiga ocurrió durante sus mandatos. Mucho está tardando.

Y en la sede nacional de la calle Génova la preocupación ha aumentado varios grados, casi hasta la ebullición. Ya estaban noqueados por la citación de Rajoy y de buena mañana otro marrón. Es la primera vez que un presidente de Gobierno en activo en lo que llevamos de democracia ha de testificar ante los tribunales. Mucho ha tardado Rajoy en tener que dar explicaciones sobre los tejemanejes de Correa y su banda dentro de su partido. Hasta ahora ha ido esquivando ese mal trago y eso que el político gallego ha sido alto dirigente del PP en todo el tiempo que se investiga. Ya no se puede esconder más detrás del plasma. Tiene la obligación de decir toda la verdad de ese periodo turbio y responder a todas las preguntas. Rajoy debe colaborar con la justicia y decir todo lo que debe saber. Resulta impensable que no conociera lo que estaba pasando cuando, según se desprende de la instrucción judicial y de lo publicado en los medios de comunicación, fue el mandatario popular que recibió más sobres de la mano de Bárcenas. Y no olvidemos el famoso ‘Luis, sé fuerte’ o el disco duro machacado a martillazos. Por tanto, es más que lógica su presencia ante la Audiencia Nacional y el PP sólo se rasga fatuamente sus vestiduras. Se han de limitar a aceptar la decisión judicial. Les guste o no.

Viñeta.– Ricardo, en El Mundo.

Responsabilidades

febrero 10, 2017

En la semana que hemos visto el esperpento de la oposición en Andalucía, con el PP a la cabeza, pidiendo responsabilidades políticas por los cursos de formación, una gran farsa urdida por los peperos y que se ha desmoronado en los tribunales de justicia, conocemos que nueve empresarios reconocen que han financiado ilegalmente al partido de Mariano Rajoy y Francisco Camps en dos campañas electorales. Los empresarios admiten el delito para rebajar sus posibles penas. Con este acuerdo entre la Fiscalía y las partes, se certifica que el PP acudió dopado a las urnas al menos en esas dos ocasiones. Esta es la gran diferencia entre el caso de formación en Andalucía y la fosa séptica de la Gürtel. Tanto la instrucción judicial como la comisión de investigación parlamentaria han concluido que no ha habido menoscabo de fondos públicos en Andalucía. La magistrada archiva la pieza política concluyendo que no hay delito. Sin embargo, el PP, con el cinismo que rezuma por sus poros, pide responsabilidad política casi hasta para los ordenanzas de la Junta. Cazada la derecha en su mentira, sigue en su huida hacia adelante para hacer daño indecentemente a personas honestas e íntegras. Sólo pretende aniquilar socialmente a sus adversarios políticos. Siguiendo su esquema, pero en este caso con la constatación y la gravedad del delito, ¿tendría que asumir Rajoy su responsabilidad política al haberse financiado el PP de manera irregular? ¿O por haber nombrado a un tesorero que está siendo juzgado por la contabilidad B del PP y que repartía sobres a toda la cúpula del partido con billetes de origen turbio? ¿O por tener a su partido sentado en el banquillo en calidad de partícipes a título lucrativo de las andanzas de Bárcenas? Que empiecen a actuar con coherencia, si no es mucho pedir. Resulta obsceno ver siempre el PP queriendo disimular la gran viga que nubla su propio ojo.

Foto.El Mundo. Camps y Rajoy, en uno de esos actos montados con dinero ajeno.

“La mejor”

septiembre 13, 2016

Otro patinazo del agorero Mariano Rajoy. A quien bendice le llega el mal fario o lo cogen metiendo la mano donde no debe. Lo hizo con Jaume Matas, Francisco Camps, Carlos Fabra, Alfonso Rus o incluso Luis Bárcenas… y ya saben dónde están. Ahora le ha tocado el turno a Rita Barberá. El Tribunal Supremo ha abierto causa contra la ex alcaldesa de Valencia por presunto blanqueo de dinero por parte del PP, en una trama en la que ya está siendo investigado todo su equipo en su etapa de regidora. Respetando la presunción de inocencia, queda por ver si la palabra de Rajoy vale, cumple el pacto de regeneración democrática firmado con Ciudadanos para su investidura y le pide a su amiga Rita, “la mejor”, el acta de senadora. Ésa será la prueba del nueve para saber si el PP tiene voluntad real de combatir los presuntos casos de corrupción.

De la autora del finiquito en diferido del ex tesorero Luis Bárcenas….

…las vueltas y revueltas para no explicar que el PP tiene que abonar en el juzgado una fianza de 1,2 millones por la caja B. ¡Que lío se hace María Dolores de Cospedal para no aceptar la verdad!

Cospedal se lía con la fianza de 1,2 millones impuesta al PP

Silencios

abril 4, 2016

Hay silencios más estruendosos que las propias palabras. Cuando uno calla, suele otorgar. Siempre resulta edificante una actitud proactiva en beneficio de la verdad o frente a las injusticias y los casos de de corrupción. Cuando se opta por el mutismo o se pasa de puntillas ante casos sangrantes, nos convertimos en buena medida en cómplices de ello. Tres ejemplos:

La financiación irregular del PP. Mariano Rajoy se encogió de hombros en la entrevista con Jordi Évole en ‘Salvados’ ante las preguntas sobre los escándalos de corrupción que afectan a su partido o la remodelación de la sede nacional de la madrileña calle Génova con dinero negro. Se le notó incómodo es este pasaje del diálogo televisivo. El lenguaje no verbal lo traicionó con gestos y muecas que demostraban el fastidio de transitar por esos temas. Dio casi la callada por respuesta, recurriendo a evasivas y señaló al ex tesorero Luis Bárcenas como el responsable de todo. No ha convencido a nadie.

El pacto de la vergüenza ya funciona. Ya han sido deportados los primeros refugiados sirios desde Grecia a Turquía en virtud del acuerdo alcanzado entre la Unión Europea y el país otomano. Una iniciativa que debería abochornar a los mandatarios europeos y que traiciona los principios que inspiran la construcción europea. Ante esta decisión deplorable e insensible, se ha echado en falta una crítica contundente del presidente griego, Alexis Tsipras. Parece mentira que un dirigente que pasa por ser de izquierdas y que algunos en España ponen como referencia no haya dicho ni mu sobre estas expulsiones desde suelo europeo con dudas sobre su encaje en el derecho internacional. Choca especialmente esta falta de arrojo político para denunciar este pacto indecente.

El Gobierno no se deja controlar. El Ejecutivo en funciones no se dejar fiscalizar por la oposición. Sostiene que se debía a las Cortes de la anterior legislatura. Por eso, sus razones jurídicas que tendrán que defender ante el Tribunal Constitucional. Y si no pueden ser controlados, ¿por qué toman medidas que afectan al futuro? Por ejemplo, votar a favor del pacto europeo para la deportación de refugiados sirios. La presión social y política ha hecho mella y Mariano Rajoy acudirá al Congreso a posteriori para explicar los contenidos del malhadado acuerdo. Esperemos que el ministro de Hacienda dé la cara también para explicar las actuaciones que pondrá en marcha una vez conocidos los ‘papeles de Panamá‘. Una investigación periodística, difundida en España por La Sexta y el.confidencial.com, vincula a destacados políticos internacionales, empresarios, deportistas como Messi y la hermana del rey Juan Carlos, Pilar de Borbón, en operaciones en paraísos fiscales y la Agencia Tributaria ya está estudiando a los españoles relacionados con esta red.

Foto.El Mundo.

Vergüenza ajena

marzo 5, 2016

Por muy solemnes que se pronuncien las mentiras, mentiras son. En la tarde de ayer, Mariano Rajoy nos ofreció otro curso acelerado de desahogo. En la segunda votación de investidura de Pedro Sánchez, también fallida, el ‘valiente’ presidente en funciones dejó el tono de verbena de la primera sesión y optó un tono admonitorio y campanudo para decir lo mismo que hacía 48 horas. Volvió a recriminar sin sonrojo al socialista que hubiera asumido el encargo del jefe del Estado que él había declinado por irresponsabilidad, indolencia o ventajismo (o las tres cosas al mismo tiempo). No puede dar lecciones quien no da ejemplo. Y Sánchez tuvo el arrojo se asumir el reto para desbloquear una situación política con una aritmética parlamentaria imposible.

Pero Rajoy (ajeno aún a que la Concordia de los Toros de Guisando será la que se produzca en el PP cinco siglos después para poner fin su sucesión) dio un paso más al acusar a su adversario del PSOE de usar las instituciones en beneficio propio “y eso también es corrupción” (literal). No se conformó en maquillar las dos ‘cobras’ que le hizo al Rey, sino que encima ridiculizó a Felipe VI, que no a Sánchez, por dar la oportunidad al candidato de la segunda fuerza más votada. Y para redondear la faena de pitos y almohadillas habla de corrupción el jefe del partido de Gürtel, Bárcenas, Púnica, Taula, Brugal, Palma Arena, y un largo etcétera de casos que huelen a podredumbre. Se pueden retorcer los argumentos para tapar las carencias propias, pero no la conciencia de la opinión pública. Y todo el mundo sabe que el PP necesita una regeneración urgente empezando por su cabeza. Por eso, Rajoy produjo vergüenza ajena.