Presupuesto tóxico

Partido Popular y Ciudadanos han hecho tristemente historia aprobando por primera vez unos presupuestos de la mano de la extrema derecha. Saltaban jubilosos de sus escaños tras tan heroica hazaña, un logro que escandaliza y repugna en el resto de Europa. Basta ver el cordón sanitario que le han hecho los europeístas de distinto signo a los ultras Le Pen y Salvini. Aquí las derechas se solazan en su idilio con Vox, un triunfo pírrico. Sarna con gusto no pica… Por desgracia, PP y Cs han convertido a Andalucía en el laboratorio de la involución por su entreguismo ciego a la extrema derecha. Un experimento aberrante que quieren exportar a otros territorios.

Lo que estamos viendo con el presupuesto de 2019 para Andalucía es sólo la punta del iceberg de las políticas regresivas que vienen. Estas cuentas son sólo la avanzadilla de la pérdida de derechos, del retroceso en libertades y de la privatización de lo público para que unos pocos amiguetes hagan negocio. Vox ya ha anunciado que esto es sólo el principio de lo que pretenden y populares y naranjas están dispuestos a tragar con lo que sea para mantener su gobierno de perdedores. El horizonte que se plantea es en consecuencia más tóxico si cabe.

Y es además esta triple que no santa alianza supone una agresión frontal a lo que representa el 28-F y la historia de nuestra autonomía. PP y Cs ceden al chantaje de Vox, un partido ultra que plantea acabar con nuestro autogobierno y el estado autonómico. Un modelo que ha permitido el mayor periodo de convivencia, progreso y bienestar para esta tierra en nuestra historia.

Foto.ABC de Sevilla. Marín (Ciudadanos), Moreno Bonilla (PP) y Hernández (Vox).

Pedir la luna

La única diputada de Podemos, Raque Romero, ha impedido que ya hoy gobierne ya la izquierda en La Rioja después de casi tres décadas. La victoria del PSOE (15 diputados) requiere dos votos más (los de las representantes morada y de IU) para conseguir la mayoría absoluta y hacer posible el cambio. La derecha (12 escaños el PP y cuatro Ciudadanos) no permite otra combinación. Hete aquí que ante tan ansiado giro político en esta comunidad autónoma que llevaría a la presidencia a la socialista Concepción Andréu,  la parlamentaria del partido de Pablo Iglesias ha impedido que la candidata socialista acceda a la presidencia en primera votación y amenaza con mantener el no si no le dan lo que pide. Raquel Romero exige tres consejerías con un solo escaño en un gobierno que al día de hoy sólo tiene ocho carteras. La petición se antoja desproporcionada, descabellada, ilógica. La tozudez de la podemita ha hecho saltar por los aires la coalición con IU en La Rioja. Estamos ante un disparate que puede tirar por tierra en relevo en el ejecutivo riojano. Por pedir que no quede, aunque se frise el esperpento, pero todos sabemos que la avaricia rompe el saco… ¿Está siguiendo un guión escrito por Iglesias para presionar a Pedro Sánchez para el Gobierno de España?

Infografía: El País.

Negar la evidencia

La verdad se corrompe tanto con la mentira como con el silencio. Esta máxima de Cicerón viene al caso de la contumacia de Ciudadanos de negar la evidencia de sus pactos con la extrema derecha en Andalucía y en otras latitudes de esta piel de toro que es España. Y no es sólo que hayan conseguidos mullidos sillones con el imprescindible apoyo de Vox, también han firmado en esta comunidad un acuerdo presupuestario para 2019 y 2020 con políticas regresivas en materia de igualdad y derechos. El documento lleva los logos y la rúbrica de las tres formaciones políticas y, por tanto, los naranjas son artífices de este contubernio. El delegado de zona de Cs y vicepresidente del Gobierno andaluz de las derechas, Juan Marín, niega una y otra vez esta realidad, con el mismo desahogo que se presenta como nuevo en política cuando lleva desde 1983 y ha pasado por cuatro partidos distintos, una trayectoria con más evoluciones que un pokémon. Tiene bemoles no darse por aludidos o mirar al tendido cuando lo enfrentan al espejo de las contradicciones de su idilio con los ultras. La inmensa mayoría de los ciudadanos, con minúscula, la gente, los han calado, no engañan a casi nadie. Distintas encuestas reflejan que un 64%, prácticamente dos de cada tres, afirma que el partido de Rivera ha pactado con el de Abascal. Al menos el Partido Popular no tiene arrobo en reconocer lo obvio. El silencio ominoso y cuando no la mentira descarada corrompen la verdad. Y Ciudadanos, un partido que dijo venir a regenerar y está degenerando a velocidad de la luz, debería dejarse de hipocresía.

Regeneradores de boquilla

Partido Popular y Ciudadanos suscribieron un acuerdo para el Gobierno de Andalucía en el que se comprometen a la “separación inmediata de los cargos públicos en todas las instituciones andaluzas, tanto autonómicas como locales, que hayan sido o sean imputados formalmente por delitos de corrupción, hasta la decisión definitiva del órgano judicial”. El papel es sufrido y lo aguanta todo. Y los firmantes hacen la vista gorda, muy especialmente los naranjas, tan exigentes antes y tan condescendientes ahora. Algunos ejemplos de la actitud laxa contra comportamientos presuntamente irregulares de actuales cargos de la Junta:

1. Fernando Francés, secretario general de Innovación Cultural y Museos. Investigado por un juzgado de Málaga por daños a patrimonio histórico por la instalación de los mosaicos de Invader. Además, está implicado en otras dos causas judiciales y podría incurrir en incompatibilidad por simultanear actividades privadas con el cargo público.

2. Juan de la Cruz Belmonte, delegado territorial de Salud en Almería, llega al puesto está siendo investigado por el Juzgado de Vera en su etapa de concejal por presuntos delitos de administración desleal y delito societario en la empresa mixta municipal Codeur, que gestiona en agua en la localidad.

3. Ignacio Romaní, flamante nuevo director provincial de la Agencia y Vivienda y Rehabilitación en Cádiz, es siendo investigado por abonar al menos 42.000 euros públicos como concejal y presidente de Aguas de Cádiz al Observatorio Andaluz de Responsabilidad Social de la Empresa (OARSE), una entidad liderada por el profesor de la Universidad de Cádiz, Carlos Guillén, que entonces dirigía su tesis doctoral.

Este repaso a vuelapluma demuestra que todo su discurso regenerador es de boquilla.

Foto.Efe. Bendodo (PP), Marín (Cs), Moreno Bonilla (PP) y Hernández (Vox), los socios de las derechas se lo pasan pipa en el Parlamento de Andalucía.

Útil y necesaria

Una respuesta creativa para un acoso ideológico e injustificado. Los profesionales de la Agencia de Instituciones Culturales de la Junta de Andalucía están difundiendo este vídeo para defender su trabajo, provechoso y de interés público, y hacer frente a la propaganda de un Gobierno de las derechas en esta comunidad que los menosprecia plantea despidos. Este ente recibió una buena calificación en la auditoría realizada por el nuevo ejecutivo y, sin embargo, lo ponen ahora en la picota de forma irresponsable. Tras su cuestionamiento se entrevén intereses espurios y posibles beneficios para amiguetes del actual equipo gobernante. La Agencia es un instrumento útil y necesario para la dinamización del sector de la cultura, su tejido productivo, la formación y el disfrute de una oferta cultural pública y de calidad por parte de la ciudadanía. La demagogia de las derechas no puede tapar esta realidad incontestable ni el prestigio de los empleados públicos que desempeñan esta labor.

PD.– La actual consejera de Cultura, Patricia del Pozo, haría bien en cuidarse de algunos de sus compañeros de viaje… La pueden llevar a aguas procelosas.

Vox y la chica de la curva

La brecha salarial entre mujeres y hombres es una evidencia salvo para la extrema derecha con su visión machista del mundo. Vox nos quiere hacer comulgar con la rueda de molino de que esta discriminación en materia laboral es uno más de los inventos progres. Para este partido negacionista los estudios serios sobre la menor retribución de las mujeres en una leyenda urbana alimentada por el rojerío. Tanto es así, que el partido de Abascal ha presentado en el Parlamento de Andalucía una iniciativa contra estos “falsos planteamientos de tinte ideológico”, los considera tan irreales como “la chica de la curva”. De esta forma tan despectiva y surrealista despacha una cuestión de tanta trascendencia como la brecha salarial. Todo el texto está plagado de disparates y tics reaccionarios. Éstos son los que le marcan el ritmo al Gobierno de las derechas en Andalucía. Ante este insulto a la inteligencia que promueve la tercera pata del tripartito se van a tener que retratar. Aquí no caben medias tintas. La extrema derecha cabalga desbocada con la complicidad y el aliento de Partido Popular y Ciudadanos.