Jaque Matas

A cualquiera le choca que un cargo político pueda adquirir un palacete tasado en cinco millones de euros, salvo que le haya tocado un bote del Euromillón o haya recibido la herencia de una tía multimillonaria de Nueva Zelanda. O se haya obtenido por otras vías menos edificantes y perseguibles por la Justicia. Jaume Matas, ex presidente balear y ex ministro de la etapa de Aznar, llevaba un tren de vida incompatible con sus ingresos oficiales. Es un hombre de refinados gustos y desmedida ostentación que se encaprichó de un inmueble medieval en el centro de Mallorca sin, a priori, disponer de medios reconocidos para una operación inmobiliaria de tanta enjundia.

Meses más tarde, cuando perdió el sillón presidencial, este hidalgo infanzón se hizo pasar por pobre y su partido, el PP, le puso un sueldo módico de 3.475 euros al mes para el sustento de su rico paladar y sus costumbres sultánicas. Eran los tiempos en que su esposa compraba joyas por valor de 66.000 euros y en los que estaba amueblando su modesta choza céntrica e histórica con detalles de lujo asiático como la compra de televisores de 12.000 euros o escobillas del váter de 350 euros (las de los chinos de un euro tienen la misma utilidad). Era el dirigente popular tan pijo que tenía cuerpo de servicio con cofia.

La investigación de la corrupción durante su mandato en las Islas, especialmente el denominado caso Palma Arena, explica el origen de la fortuna que manejaba Matas. El sumario judicial habla de tráfico de influencias, sobornos para otorgar contratos públicos, cobro de comisiones, evasión de impuestos y pago con dinero negro (el prócer pepero y su esposa sólo sacaron de sus cuentas bancarias 450 euros en cinco años y no porque siempre usaran visa, manejaban billetes de 500 euros con descaro).

Por si no fuera bastante, en su etapa de capo del PP balear esta organización política manejaba una caja B para financiar los suntuosos gastos electorales. Detrás de la fachada del principal partido de la oposición en España comienzan a surgir demasiada clandestinidad en el manejo del dinero: ya surgieron con Gurtel y ahora con Palma Arena los indicios más que contrastados de financiación irregular, un caso que llega hasta la propia sede nacional con el ex tesorero y senador Luis Bárcenas imputado por movimientos turbios de capitales.

En el entorno de Mariano Rajoy siguen sin tomar decisiones mientras le crecen los enanos. La dirección nacional del PP se resiste a dictar medidas disciplinarias contra Matas y las evidencias saltan a la vista. Más allá de las cuestiones penales, que corresponden al ámbito judicial, las responsabilidades políticas en este caso demandan una respuesta inaplazable. Aunque Rajoy no la quiera oler, esta ensaimada de Matas huele a podrido.

2 pensamientos en “Jaque Matas

  1. Siempre con el presunto por delante, no vaya a ser que haya perros con cencerros.
    Y digo yo, ¿de dónde sacan pa tanto como destacan? Qué facilidad, 3 millones de euros en un santiamén. Oséase 500 kilos de las antigüas pelas. NO lo tenía distraído en un cajón, eran mis ahorros de años y años de privaciones, etc. ¡¡Killo, qué poca vergüenza!!
    Presumo que debe ser relativamente fácil seguir el hilo conductor y recuperar por las buenas o por las menos buenas el dinero público del supuestísimo mangazo. No me parece verosímil que alguien puede sacar por arte de birlibirloque esa, para el resto de los mortales, desorbitada suma. A no ser que tenga una fábrica de leuros en la casa palacio del centro de Palma. Como diría un castizo ¡¡Hay que joderse!!

  2. Pingback: Esperando a Gurtel « La columna de Miguel Ángel Vázquez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s