Formentor

julio 31, 2008

Imágenes de un día por el norte de la isla de Mallorca. El punto más septentrional de la isla es el cabo Formentor. Un faro preside sus acantilados bañados por aguas azules que se tornan en color esmeralda en las calas escondidas en gargantas de enorme profundidad y belleza. Se llega al faro por una carretera curveada que serpentea por la ladera de unos riscos tras atravesar bosques tupidos de vegetación meditaerránea y cotos privados de caza desde la playa Formentor. Es éste un enclave casi caribeño, con los pinos junto a la orilla y una zona de baño de aguas cristalinas y tibias, arena blanca, que va perdiendo poco a poco su punto silvestre (proliferan las tumbonas y las sombrillas de cañizo). Los que frecuentamos la costa del Atlántico estamos acostumbrados a aguas mucho más frías, aún así se agradece el baño para combatir los inmisericordes rayos del sol. Un paisaje que te atrapa y te permite sacurdirte del estrés acumulado. Excursión recomendable.

Anuncios

Silencios

julio 30, 2008

Si no tenemos nada interesante que decir, mejor permanecer con la boca cerrada. Si la impaciencia nos empuja a descerrajar nuestros sentimientos más viscerales, circulamos en la dirección del conflicto. Si nos pronunciamos con el deseo, orillamos la reflexión y la prudencia. Tenemos la manía de hablar más de la cuenta, de refugiarnos en circunloquios, de estirar nuestras perífrasis, de dar rienda suelta a nuestra verborrea. Un comportamiento típicamente latino que nos despeña por los acantilados de la incontinencia y de la vacuidad. Sostiene un dicho alemán que el habla es plata, pero el silencio es oro. Construimos nuestro universo con palabras, la comunicación es la característica esencial del género humano. Nos empachamos de sustantivos, verbos, adverbios o conjunciones; de predicados, complementos del nombre y sintagmas… Bla, bla, bla… Busco ese puerto natural de los silencios, donde sólo se escuche la brisa suave del mar, la cadencia del romper de las olas, el grito atenuado de la naturaleza. Persigo ese encuentro interior que me conduzca al significado verdadero de las cosas. Sencillamente, pretendo adueñarme de mi tiempo, ser el usufructuario de mi descanso y de mis silencios, al menos durante este periodo de vacaciones.

Vídeo. Madredeus, versión acústica en las Azores.

Culebrón

julio 29, 2008

En Sierra de Yeguas, municipio malagueño de poco más de 2.200 habitantes, se está viviendo una historia propia de un guión de culebrón. Esta localidad, situada en el borde noroccidental de la comarca de Antequera, en el límite de la provincia de Málaga con la Sevilla, está a unos 67 kilómetros de Coín, a poco más de una hora de camino de donde se rueda Arrayán, la teleserie de éxito que emite Canal Sur Televisión desde hace seis temporadas. Simple coincidencia para un asunto conflictivo y que dará mucho que hablar por aquellos lares.

Quiero abordar con tacto este lío morrocotudo porque hay acusaciones con las que no se puede jugar ni frivolizar. Todo empieza con una denuncia por violación consumada, acoso y cinco delitos más por parte de la primera teniente de alcalde, Josefa Torres, al alcalde del municipio, Rafael Sánchez Lavado. Ambos compañeros del mismo partido, el PP, y, según los vecinos, antes entonces muy bien avenidos. Se monta el escándalo, un revuelo sin precedentes en un pueblo de reducidas dimensiones… Sierra de Yeguas se convierte en primera plana, en foco de la actualidad andaluza. La dirección del PP, conocida la noticia, decide expulsar al primer edil y le pide que dimita y entregue el acta. Éste hace caso omiso a la solicitud de su organización política y mantiene el apoyo de los restantes ediles de su grupo, salvo la denunciante.

Segundo acto. El alcalde se defiende con uñas y dientes de las imputaciones delictivas de su compañera de corporación y escenifica un pasaje de telenovela con desgarro, lágrimas y el abrigo de toda su familia. Todo un lujo de escena, de ésas que acaparan la mayor cuota de audiencia. Sánchez Lavado atribuye la denuncia de Josefa Torres al despecho de una ex amante con ambiciones. Admite una relación sentimental entre ambos de siete años, ya terminada de forma “triste, muy triste, demasiado triste”, y acusa a la concejala de urdir una patraña por despecho con objeto de romper su matrimonio y quedarse con la alcaldía. El regidor se presenta como verdadero acosado y se niega a dimitir porque se considera inocente. El protagonista pide perdón a su familia, rompe a llorar y su esposa y su hija se abrazan a él. Conmovedor.

El pueblo asiste atónito a esta peripecia, aunque se inclinan más hacia la versión del alcalde, como se pone de manifiesto en algunas opiniones recogidas en el vídeo que acompaña este post. De esta historia se conoce la presentación y el nudo, falta sólo el desenlace. Y han de ser los tribunales quienes pongan luz a este asunto turbio y poco edificante de Sierra de Yeguas.

Me voy

julio 28, 2008

Llegó el día señalado con círculo rojo de rotulador en el calendario. Afronto mis últimas horas de trabajo antes de las vacaciones con una serenidad impropia, con cierto desapego, como si no fuera conmigo la cosa. La urgencia que me empujaba hace unas fechas ha desaparecido, se ha diluido con la canícula, la he domesticado con dosis inusuales de paciencia. El manjar está al alcance de la mano y parece que haya perdido el apetito. Inexplicablemente. Se trata de una especie de síndrome de Estocolmo… ¿O es que ya he ido desconectando poco a poco en las últimas jornadas? No he vivido un aterrizaje forzoso, brusco, con ansiedad, ha sido más bien un suave descenso, calculado y pautado, que me ha conducido a aguas calmas en mi interior. Lo cierto es que me voy, me tomo mi descanso estival. Lo hago con mesura, con pausa, con sosiego, pero un deseo soterrado que tiende aflorar cuando pienso en lo que me queda por delante. Bon voyage.

Revista de prensa

julio 27, 2008

He repasado la prensa esta mañana más por inercia que por sentido de la responsabilidad. Me ha movido más un impulso mecánico que un verdadero interés por la derretida actualidad de finales de julio. Hay situaciones que se negocian por puro automatismo, constituyen un hábito, casi una adicción. Se incurre en ellas sin saber exactamente por qué. Pues en este recorrido por el quiosco (virtual) me he topado con algunos asuntos que me han obligado a detener el ritmo de crucero con que iba fagocitando titulares e historias inanes.

1. ¿Quién le pone freno a esto? Los alimentos se encarecen en un 1000% desde el origen hasta el punto de venta. El dato es alarmante. Todos sabíamos que desde la mata a la cesta de la compra el precio crece de forma significativa, pero no tanto. ¿Quién se lleva la parte del león? Como siempre, los especuladores que sólo intermedian, sin poner nada en riesgo. Desde una posición de derechas o desde las filas del liberalismo se podrá dejar todo al albur de los mercados, pero desde una concepción progresista es intolerable permanecer de brazos cruzados. Toda la cadena tiene que obtener beneficios: agricultores, mayoristas, transportistas, comerciantes… ¿Y quién piensa en los consumidores? El ciudadano no puede ser el damnificado de algunos aprovechados y desaprensivos. (Leer más)

2. El maleficio de Alhaurín. Parece que una especie de maldición persigue a los municipios con ese nombre. Sus regidores, ambos del Partido Popular, están inmersos en causas judiciales. El alcalde de Alhaurín el Grande, Juan Martín Serón, lleva varios meses procesado por un supuesto cobro de comisiones por la adjudicación de obras municipales (hay cintas grabadas por la policía judicial que así lo certifican). Pesan sobre él y su concejal de Urbanismo cargos de prevaricación y cohecho. Joaquín Villanueva, su colega del municipio homónimo, Alhaurín de la Torre, se ha unido a la fiesta. Y nunca mejor dicho. Será juzgado, junto a su edil de festejos, por presunta prevaricación en la adjudicación irregular del bar de la caseta municipal de la feria de 2005. Según la fiscalía, se saltaron todos los procedimientos legales, actuaron de manera arbitraria. La barra de la caseta fue otorgada directamente por el alcalde a un concesionario con el que pactó un canon de manera “caprichosa”, según el ministerio público, y a pagar en especies consistentes en tickets de consumición para ser utilizados por la corporación municipal en atenciones protocolarias sin ningún tipo de control. (Leer más)

3. ¿Sanz, alcalde de El Puerto? Lo escribe mi amigo periodista y bloguero Pepe Contreras. Según sus datos, el secretario general del PP andaluz, Antonio Sanz, el brazo ejecutor de la estrategia de Arenas, sería el futuro cartel electoral para la alcaldía de esta ciudad gaditana. Me cuesta creerlo, sería un destierro forzoso, pasar a un segundo o tercer escalafón de la política. Algo así como una retirada de galones con muchas alharacas. Y no con ello quiero denostar a El Puerto, ciudad preciosa y con poderoso abolengo. ¿Quién le haría entonces el trabajo sucio a Arenas? Supongo que será una serpiente de verano, si bien de las cuitas del PP Pepe Contreras suele tener buena información. (Leer más)

Por último, poner a disposición de todos un sitio que diariamente, sobre las ocho de la mañana, ofrece un resumen comparado y por temas de los periódicos de tirada nacional. La dirección es www.nednews.com.  

Nota mental. Me deprime hoy mi ciudad, me aplasta su silencio. No sé si tendrá que ver con que hoy hace dos años que murió mi madre.

Otro Tour al zurrón

julio 26, 2008

No es la primera vez que escribo de ciclismo. Y prometo que tampoco será la última. Me fascina este deporte duro, exigente y espectacular, dejando a un lado a los tramposos que recurren al dopaje y ponen en solfa el esfuerzo de mucha gente honesta. Aprovecharé el canto de la chicharra de esta tarde de verano para hacer una confesión: desde que decidí dedicarme al periodismo (tiempos de mi pleistoceno particular) siempre soñé con poder cubrir para algún medio el Tour de Francia, mucho más que unos Juegos Olímpicos o que los Mundiales de Fútbol. Ese deseo se ha ido al limbo. El destino me fue situando en la política, primero desde la barrera y ahora en el albero… Y estoy bien a gusto.

A falta del tradicional paseo por los alrededores y las calles de París, Carlos Sastre acaba de escribir otra bella página para el ciclismo español. Este madrileño de nacimiento y abulense de adopción ha dado la talla -y de qué manera- en la contrarreloj. Partía con 1’34” sobre su gran rival, el australiano Cadel Evans, y ni los pronósticos de los especialistas ni las referencias en otras pruebas similares le eran favorables. Ha hecho la mejor carrera contra el crono de su vida, ha cedido sólo 29″ y porque en el último kilómetro, conocedor de su cómoda ventaja, no quiso tomar ningún riesgo y levantó ostensiblemente el pie. Es el triunfo de un luchador, de un deportista sacrificado, de un corredor que nunca suele fallar. Su recital en la etapa de hoy, manteniendo con solvencia el amarillo, le da la razón a director deportivo, Bjarne Riis, al apostar por él el día de Alpe d’Huez en detrimento de Frank Schleck, al que le falta madurez y mejorar mucho en las cronometradas si quiere ganar una gran vuelta.

Por tercer año consecutivo, sonará el himno nacional en los Campos Elíseos (que conste que no soy de himnos ni de banderías por muy patrióticos que suenen estos últimos renglones). Desde la retirada del capo del pelotón de los últimos tiempos, Lance Armstrong, ganador de siete rondas galas consecutivas desde 1999 a 2005, ambas inclusive, sólo corredores españoles se han subido a lo más alto del podio. Óscar Pereiro (2006), Alberto Contador (2007) y Sastre en esta edición nos han deleitado con sus gestas. Éstos tres se suman a Federico M. Bahamontes (1959), Luis Ocaña (1973), Perico Delgado (1988) y el gran Miguel Indurain (desde 1991 a 1995). Por si fuera poco, Óscar Freire, tres veces campeón del mundo en ruta, será el primer compatriota que se enfunde el maillot verde de la regularidad en la ronda francesa.

Otro Tour al zurrón. El ciclismo español está de moda. Ni siquiera los escándalos del doping están haciéndole mella. Además, Contador se ha impuesto este año en el Giro de Italia, Alejandro Valverde sigue incrementando su palmarés con clásicas y pruebas de renombre… Suma y sigue. Nos queda ahora la Vuelta a España (espera un impresionante duelo entre Contador, Sastre y Valverde) y los Juegos de Pekín. Seguiremos informando. Por cierto, llevamos en lo deportivo un año apoteósico.

P. D. para La Flaca: Seguiré escribiendo aunque esté de vacaciones. Soy así de jartible.

Crisis

julio 25, 2008

Los datos que se conocen cada día demuestran la profundidad de la crisis económica internacional. En todos los países de la UE y en Estados Unidos las turbulencias económicas hacen estragos. Desde Francia, por ejemplo, Renault anuncia una reducción de 5.000 trabajadores en sus factorías (parece que la plantilla de Sevilla quedará a salvo). En España también se padecen las consecuencias de este deterioro de la economía mundial. La tasa de paro se ha situado en el segundo trimestre en el 10,4%, el Gobierno ha rebajado el crecimiento del PIB al 1,6% en 2008 y al 1% al 2009, el euribor machaca la contabilidad familiar, el precio del petróleo, pese al frenazo de la escalada especulativa de los últimos días, sigue por las nubes… Todos los analistas, hasta el propio Ministerio de Economía, sostienen que lo peor está por llegar y que la mejoría se empezará a notar en 2010. Nos quedan, pues, meses duros y nuevas subidas del desempleo y familias pasando estrecheces y dificultades. Se están poniendo desde las administraciones medidas para amortiguar la crudeza de la crisis pero aún es pronto para evaluar sus resultados. Esta crisis, la primera de la globalización, no se resuelve con recetas nacionales, el problema es de una dimensión trasnacional, con lo cual su solución se escapa de nuestras manos en gran medida. El sector más afectado en España es el de la construcción tras el estruendoso estallido de la burbuja inmobiliaria, algo lógico y casi exclusivo de nuestro país, pero su virulencia está poniendo a muchas pequeñas empresas en la cuerda floja y a muchos trabajadores en la calle. Dicen que la economía se basa en la confianza y ahora mismo hay una sensación de crisis superior incluso a la realidad. En esta sociedad postmoderna en la que nos ha tocado vivir, la apariencia es más real que que la propia realidad.