Apuesta por la cultura

octubre 18, 2017

Que Andalucía tenga presupuestos para 2018 es una buena noticia para esta comunidad por el mensaje de estabilidad política que traslada a la economía y al conjunto de España. Pero además porque son unas cuentas que apuesta por la política social (8 de cada 10 euros se destinan a este fin), el empleo y el crecimiento (2.183 millones) y la cultura, que registra un crecimiento del 5,1%, casi 10 millones más respecto al año anterior, para superar los 202 millones. Sumados los presupuestos de 2017 y 2018, el aumento presupuestario de cultura supera el 20%. Una decisión que supone un respaldo nítido al carácter estratégico que la Cultura tiene para el Gobierno andaluz.

Las principales novedades del proyecto de ley se resumen en un fuerte impulso a las políticas de fomento de la lectura y el libro (aumento del 85%), colaboración con el sector profesional del cine, artes escénicas y flamenco (más de 6 millones), mantenimiento de una programación cultural de calidad, puesta en valor de nuestro patrimonio histórico, mejora de las orquestas públicas y apoyo a conmemoraciones (Año Murillo, Primera Circunnavegación de la tierra y 450 aniversario de la rebelión de las Alpujarras).

Con estas cuentas, se busca facilitar el acceso a la cultura de toda la ciudadanía como herramienta que hace posible el desarrollo integral de las personas y para construir una sociedad más libre y crítica, se generan oportunidades de crecimiento económico y empleo en una industria cultural que sigue en expansión, y se trabaja por la solidaridad, la inclusión social y la igualdad. La acción política se centra en tres grandes líneas: la Alianza Andaluza por una Cultura Comprometida; la Estrategia Andaluza de Visibilidad de la Mujer en la Cultura; y el Plan Andaluz de Cultura Joven. Todo ello con un triple objetivo: desarrollar todo el potencial que tiene la cultura como elemento de transformación social y transmisión de valores sin dejar a nadie atrás, trabajar por la igualdad combatiendo los roles de género y ayudar a niños y jóvenes a adquirir hábitos de participación activa en la vida cultural.

Foto.– Yacimiento de Cástulo en Linares (Jaén).

Anuncios

Festival consolidado

septiembre 14, 2017

El Festival de Teatros Romanos de Andalucía ha cerrado su quinta edición y arroja un balance más que satisfactorio. Pese a esta breve trayectoria, se ha convertido en uno de los principales referentes de la oferta cultural y una cita imprescindible del verano en espacios únicos como Baelo Claudia, Málaga o Itálica. Los datos de 2017 confirman estas palabras: 25.125 espectadores frente a los 8.250 de 2013, más de 359.000 euros de recaudación frente a los 91.490 de la primera edición y 38 proyectos escénicos que han concurrido a la convocatoria pública frente a los 16 de hace cinco años. Todo un salto exponencial que contribuye al crecimiento del turismo cultural.

El programa se inauguró el 27 de junio en Málaga y se prolongó hasta el 2 de septiembre, que se cerró en Baelo, ofreciendo en total diez semanas de actividad y 67 funciones. Han participado 16 compañías, 11 de ellas son andaluzas, acogiendo ocho estrenos absolutos, lo que demuestra el interés que despierta este circuito en el sector para producir espectáculos. Además, la programación ha incluido dos espectáculos especiales a cargo del Ballet Flamenco de Andalucía y la Real Orquesta Sinfónica de Sevilla. La edición de 2017 ha sido la del crecimiento: casi el doble de compañías participantes, 34% más de funciones, 55% más de espectadores y 60% más de recaudación respecto al año anterior. Todo ello manteniendo los precios públicos para que la cultura sea accesible de la ciudadanía.

Por tanto, estamos ante un festival que se consolida año a año, que apuesta por las industrias creativas andaluzas y que pone en valor nuestro patrimonio histórico. Este programa se ha convertido en tan sólo cinco años en atractivo adicional para el turismo y la oferta cultural en verano y un aliado importante para el desarrollo y el crecimiento.

Foto.- Aforo Libre. Un momento de Amazonas en el Teatro Romano de Málaga.

La ciudad que brilla no es otra que Medina Azahara. La traducción de su nombre árabe al español es precisamente ésa. Hoy hemos dado otro paso más para conseguir que la ciudad califal sea declarada por la Unesco en 2018 como Patrimonio Mundial de la Humanidad. Junto con la alcaldesa de Córdoba, Isabel Ambrosio, hemos presentado la imagen de la candidatura. Es fundamental contar con una imagen potente, que nos identifique, nos posicione y que nos haga reconocibles universalmente. Un logo que irá acompañado de un lema sugerente: ‘Enamórate de Medina Azahara, la ciudad que brilla’.

La imagen representa el contorno de tres arcos de herradura entrelazados que hacen referencia a la Puerta de Yafar, uno de los lugares más representativos de este yacimiento arqueológico. Por cierto, el mayor de España (con 113 hectáreas), data del siglo X, fue mandado a construir por Abderramán III y nos aporta el testimonio excepcional de la desaparecida civilización andalusí. Desde el Gobierno de Andalucía vamos a impulsar una campaña de promoción de Medina Azahara para que en julio de 2018 consiga el reconocimiento como patrimonio de la humanidad.

Para ello, además del valor patrimonial del conjunto califal, es primordial contar con un fuerte apoyo social. Es uno de los factores que más valora la Unesco. Por esa razón, y por convicción, la Consejería de Cultura de la mano del Ayuntamiento de Córdoba pondremos en marcha un consejo social de apoyo a la candidatura. Cumplimos así con uno de los compromisos adquiridos. Será una plataforma a la que se irán uniendo todas aquellas personas, instituciones como la Universidad o entidades sociales que quieran contribuir a la difusión de este proyecto.

Una alianza social porque la candidatura de Medina Azahara no es sólo la apuesta por la conservación, la investigación y la difusión del patrimonio, que de por sí ya sería relevante. Se trata también de una oportunidad para dinamizar el turismo cultural y generar riqueza empleo para Córdoba y Andalucía. A la rica oferta de la ciudad se sumaría otro elemento más, lo que significaría un nuevo atractivo para atraer visitantes.

Panorámicas

julio 27, 2017

He tenido la oportunidad de subir a la Torre del Homenaje de la Alcazaba de la Alhambra. Desde su cima se goza de toda la belleza de Granada en 360 grados: el Albaicín, Sierra Nevada, la Catedral… una delicia para los sentidos.

Taller en abierto

julio 11, 2017

Desde mañana hasta el 15 de diciembre, el Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico ofrece a los ciudadanos la posibilidad de presenciar en directo los trabajos de rehabilitación de dos lienzos de Murillo. A través del programa ‘Murillos en restauración: taller en abierto’ se quiere dar a conocer el extraordinario trabajo del IAPH y sus técnicos, divulgar su labor científica y acercar de una forma novedosa y atractiva la cultura y el patrimonio a la ciudadanía. Esta iniciativa, totalmente gratuita, se inscribe en las actividades organizadas por la Consejería de Cultura de apoyo al IV Centenario del nacimiento del pintor barroco. El público podrá ver in situ el complejo tratamiento antiedad que los especialistas están haciendo a dos obras del maestro sevillano (‘El milagro de la multiplicación de los panes y los peces’ y ‘Moisés haciendo brotar el agua de la roca) propiedad de la Iglesia de la Caridad y que, gracias a la Fundación La Caixa, están siendo restauradas por vez primera con una inversión superior a los 128.000 euros. También se desarrollarán talleres didácticos para los más jóvenes para concienciarlos de la importancia de la preservación del patrimonio. Esta mañana, junto al alcalde de Sevilla, Juan Espadas, he podido conocer de primera mano los avances de la recuperación de las dos obras y contagiarme del enorme entusiasmo del director del IAPH, Román Fernández-Baca, y su equipo. Viven y disfrutan con su trabajo. Ha sido un rato emotivo y muy fructífero. Los ciudadanos no se deberían perder esta oportunidad.

IVA del cine

julio 10, 2017

Costó entender en su momento que el Gobierno de la nación subiera el IVA de la cultura al 21%. Medida injusta e ineficaz. Ahora ocurre lo propio con el mantenimiento de este gravamen para el cine cuando se ha reducido al 10% para otros espectáculos en vivo. Si aceptamos que existe recuperación económica y que las industrias culturales en general y la del cine en particular crean empleo y riqueza, el Ministerio de Hacienda no debería mantener ese agravio con el séptimo arte. Con vistas a los presupuestos generales del Estado de 2018, el Ejecutivo de Rajoy ha aceptado tocar a la baja figuras impositivas como el IRPF en virtud de la exigencias de grupos de la oposición para darles su apoyo. Tiene una oportunidad de oro para hacer justicia con el cine y equiparar su IVA con el resto de espectáculos. Si creemos en la cultura como derecho ciudadano y como instrumento de dinamización económica no habría que castigar más a este sector por razones que nadie alcanza a comprender. O tal vez sí…

Foto.Rota al día. Rodaje de la cinta Señor, dame paciencia.

Miopía severa

julio 8, 2017

El Gobierno de Mariano Rajoy no considera la cultura un servicio público esencial. En este ámbito aplica de manera estricta las recetas neoliberales recortando presupuestos y limitando la reposición de vacantes producidas en la administración pública. Decisiones que ponen en riesgo o, cuando menos, en dificultad el acceso de los ciudadanos a la cultura. Y cultura no es sólo un derecho, una seña de identidad o el instrumento de enriquecimiento colectivo para construir sociedades más críticas y tolerantes. La industria cultural es, además, una oportunidad de generación de riqueza y empleo aprovechando el enorme potencial y talento que hay en este país. Por todo esto, cuesta entender esta obcecación del PP por poner trabas a la cultura, esa miopía severa que lleva a la derecha a desdeñar el enorme valor que aporta a una sociedad. Hago esta reflexión coincidiendo con el lanzamiento a bombo y platillo de una oferta de empleo público con más de 20.000 plazas que pasa de largo por este ámbito. Ya es hora de que la recuperación llegue también a la cultura y se la considere servicio público esencial. El lunes se lo plantearé al ministro en la Sectorial, que no se reúne, por cierto, desde 2015, si no me falla la memoria. A ver si cambian el paso… Sin cultura, viviríamos en la barbarie.