Buen año para la cultura

Cerramos un año bueno para la cultura y con cimientos profundos para que la evolución siga siendo positiva. La gestión de la Junta de Andalucía en esta materia, de la mano de un gobierno socialista, ha estado plagada de logros y buenas noticias. Por no ser muy prolijo, voy a subrayar sólo tres hitos:

1. La llegada del legado de Lorca a Granada.

2. Medina Azahara, patrimonio mundial de la Unesco.

3. El Museo Picasso cumple 15 años.

Anuncios

Carta a De la Torre

Estimado alcalde:

Sin que sirva de precedente, hay una cuestión en la que estamos de acuerdo: Málaga necesita un auditorio. Cuesta mucho entender que una ciudad con esa población y destino cultural con proyección internacional no cuente con espacio singular para la música. Si a estas alturas del siglo XXI no es así, se debe en buena medida a que el Gobierno recortador de Mariano Rajoy enterró el proyecto en 2013. Entonces, echamos en falta por su parte una defensa de esta infraestructura esencial para el desarrollo económico y social de Málaga y su provincia. Bienvenido de nuevo a la lucha por tan noble fin.

Como ocurrió con el Museo de la Aduana, la sociedad civil ha mantenido vivo el proyecto y desde la Junta de Andalucía hemos querido estar a su lado en esta justa reivindicación. Por eso, en el mes de octubre le dirigí una carta, al igual que al ministro de Cultura y al presidente de la Diputación, para retomar el compromiso de las administraciones con el Auditorio. Cogiendo el rábano por las hojas, se refugió en unos argumentos falaces y de poco peso jurídico (no interferir en el proceso electoral de Andalucía) para diferir el nuevo impulso a esta infraestructura. Ahora pasada esta cita con las urnas se le ve con nuevos bríos y nos alegramos todos los que entendemos que no hay tiempo que perder. A ver qué hace cuando en los primeros días de abril sean convocadas las elecciones municipales. Estoy convencido de que por coherencia política suspenderá el proyecto hasta la formación del nuevo gobierno municipal.

Más allá de esto, es el momento de acometer la construcción de este espacio de una vez por todas. Y hacerlo al margen de la confrontación política y con altura de miras. La nociva decisión de Rajoy provocó la liquidación del consorcio público, la devolución de los terrenos donde se iba a levantar a la Autoridad Portuaria de Málaga y la frustración de las enormes expectativas que había en torno al Auditorio.

Queda un proyecto constructivo interesante y valioso, de los arquitectos Agustín Benedicto y Federico Soriano, que el paso del tiempo, más de una década de su redacción, aconsejaría actualizar. Por ejemplo, a tenor de la evolución de la tecnología en estos años no sería descabellado revisar y comparar nuevos avances o materiales constructivos más modernos y eficaces. Eso sí, habría de ser decisión de una mesa técnica y no de urgencias políticas. Si me permite el paralelismo, nadie se compraría en 2018 un coche fabricado con tecnología y prestaciones de diez años atrás, ¿verdad? Por muy de moda que este lo vintage, siempre vendría mejor lo más avanzado y más eficiente para dotar a Málaga del Auditorio que merece.

Le reitero la mano tendida que ha tenido este Gobierno de Andalucía para el Auditorio y todos los proyectos de interés de Málaga y su provincia. Le recuerdo si en buena medida la capital de la Costa del Sol es hoy la ciudad de los museos mucho tiene que ver la apuesta de familia Picasso y la Junta por abrir un centro de referencia internacional sobre la obra y figura del genial pintor malagueño.

Sin más, reciba un saludo cordial.

PD.- Por si le quedaba duda del compromiso socialista con el Auditorio le adjunto a esta misiva un vídeo de la presidenta andaluza apoyando esta infraestructura en el mes de noviembre.

Triple aniversario

Diciembre es un mes cargado de conmemoraciones culturales en esta comunidad autónoma. Por reparar sólo en lo hecho en los últimos años y que hemos de festejar, la Junta de Andalucía ha abierto durante este mes nuevos espacios emblemáticos para la cultura. Mañana, 11 de diciembre, se cumple el primer aniversario de la inauguración del Museo Íbero de Jaén y el 12 y el 19 el segundo cumpleaños del Museo de Málaga, en el Palacio de la Aduana, y el Centro de Creación Contemporánea de Andalucía (C3A), con sede en Córdoba. Estos han sido algunos de los hitos de la legislatura que acaba de concluir, un tiempo de apuesta inequívoca por la cultura, que ha recuperado bríos presupuestarios y se ha convertido en un motor no sólo social sino también económico para esta tierra. Estas tres infraestructuras contribuyen al incremento del turismo cultural, a dar oportunidades y visibilizar a nuestros creadores y, por supuesto, a difundir nuestro rico patrimonio, que es parte de nuestra historia y, por tanto, seña de identidad. Jaén, Málaga y Córdoba celebran en apenas ocho días la puesta en marcha de tres espacios que ejemplifican cómo desde un gobierno socialista se entiende la cultura como factor de desarrollo.

Un fin de semana para enmarcar

En Andalucía hemos vivido un fin de semana fabuloso en materia de cultura… y de deber cumplido en términos políticos. (De fútbol, mejor ni hablamos). Pasado el mediodía del viernes llegaba a Granada el legado de Federico García Lorca, un objetivo que se ha hecho esperar y que supone el reencuentro de manera simbólica de nuestro poeta más universal con su tierra. Han sido años de contratiempos, dificultades y de algunas mezquindades de la derecha local que ya quedan atrás (aunque los malos perdedores no dejan fácilmente la pataleta pueril). Lo trascendente, lo histórico, es que el fondo documental de Lorca, el más importante de un autor español, tendrá su sede en Granada y añade un atractivo más a una ciudad que respira cultura por los cuatro costados. Este legado permitirá seguir profundizando en la obra y la figura del poeta, será sin duda el nudo gordiano para cualquier investigación, y propiciará una programación de excelencia en torno al mismo.

Este primer momento de intensas emociones dio paso a las horas previas de la inclusión en la lista de Patrimonio Mundial de la UNESCO de Medina Azahara. La ciudad califal ha conseguido el reconocimiento y con muy buena nota, sobresaliente alto, fruto del trabajo de mucha gente y de muchos años, y muy especialmente desde 1985 cuando la Junta de Andalucía recibe las transferencias de cultura y, entre otras, la titularidad y gestión de este conjunto arqueológico. Córdoba, ciudad patrimonio, suma su cuatro bien distinguido, la única en Europa junto con París y Roma. En Baréin, hemos vivido con intensidad e inmensa alegría este examen final. La UNESCO destaca los valores únicos de Medina Azahara y la ejemplar tramitación del expediente, que incluye una hora de ruta para continuar con las tareas de protección, conservación, investigación y difusión de la ciudad califal. Andalucía cuenta ya con trece inscripciones propias (sin contar las compartidas) en la lista de Patrimonio tanto material como inmaterial. Y esto dice mucho de nuestra riqueza patrimonial y también del enorme esfuerzo que hace el Gobierno de Andalucía por su protección y puesta en valor.

Dos grandes logros para Andalucía con apenas 48 horas de diferencia. Dos éxitos colectivos, lo que demuestra que con la colaboración y el trabajo en equipo se llega mucho más lejos. Un estímulo para seguir trabajando y alcanzar nuevas metas. Siempre adelante.