Diálogo social

julio 13, 2018

La Junta de Andalucía toma de nuevo la delantera en la conquista de derechos para sus empleados públicos. Gobierno andaluz y sindicatos han rubricado hoy un acuerdo para mejorar el empleo público, un nuevo ejemplo de que el Ejecutivo que preside Susana Díaz apuesta nítidamente por el diálogo social. Este acuerdo, entre otras cosas, recupera de manera definitiva la jornada semanal de 35 horas (arrebatada en dos ocasiones por Mariano Rajoy y el PP), equipara los permisos de maternidad y paternidad en 20 semanas (implantación de manera progresiva hasta 2020) e incluye una subida salarial del 1,5% para 2018 (con efecto retroactivo a 1 de enero). Medidas que benefician a la totalidad del personal del sector público andaluz, integrado unos 270.000 trabajadores públicos. El acuerdo va a propiciar también la creación de empleo neto al eliminar la perniciosa tasa de reposición que impuso el Ejecutivo de Rajoy y que impedía cubrir el 100% de las vacantes, salvo en sanidad y educación. Además, se sumará un 8% adicional para frenar la pérdida de recursos humanos y dotar adecuadamente los servicios públicos. Un conjunto de medidas que van dirigidas a los empleados públicos pero que revierten en el bienestar del conjunto de la sociedad andaluza como usuaria de los servicios públicos.

Anuncios

Estas cuatro imágenes resumen los nuevos incentivos a la contratación y al empleo aprobados hoy por el Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía. El Ejecutivo que preside Susana Díaz ha dado luz verde a medidas para la contratación indefinida y el fomento del empleo juvenil, con un presupuesto total de 74 millones de euros. Se establecen ayudas al empleo estable (8.000 euros para cada nuevo contrato indefinido), a la ampliación de la jornada laboral parcial (4.000 euros para los que se transformen en jornada completa) e impulsó al Bono de Empleo Joven (que eleva sus incentivos de 4.800 euros a 6.000 para los contratos a tiempo completo). Una iniciativa oportuna, necesaria y que ratifica la apuesta de la Junta por el empleo de calidad.

Un año ya

junio 8, 2018

¡Cómo pasa el tiempo! Mañana hace un año de esta publicación en el BOJA. O lo que es lo mismo: de mi llegada a la Consejería de Cultura. Jamás soñé alcanzar este destino tan maravilloso y he intentado responder al encargo que me hizo la presidenta de la Junta con dedicación, presencia permanente a lo largo y ancho de Andalucía (es muy grande en sentido literal y simbólico), diálogo constante con el sector e ilusión… Pasión, mucha pasión. Esto hay que vivirlo y sentirlo. Dice Susana Díaz que estoy en una segunda juventud… Ganas no me faltan y afán de superación, tampoco. Sin embargo, nada de lo que ha ocurrido en este tiempo habría sido posible sin un gran equipo de mujeres (muchas y capaces) y hombres. Un equipo con iniciativa, experiencia de gestión, visión política y calidad humana. Un año en el que sumamos unos 80.000 kilómetros sólo por carretera y en el que la conciliación familiar ha sido a veces complicada. Pero la familia (Gracias, Regina) siempre está detrás apoyando y animando, que no falte nunca el viento de cola. Vamos a por el segundo año. Este primero se resume en tres palabras: estoy disfrutando mucho.

Antídoto

mayo 26, 2018

El mejor antídoto contra el catastrofismo y la desinformación son los datos. El compromiso de la Junta de Andalucía con la educación pública se demuestra con hechos. Desde siempre, y en los últimos años más. El gasto andaluz en educación ha aumentado un 12,9% desde 2015. En la actualidad uno de cada cinco euros del presupuesto andaluz se destina a educación y en tan sólo dos años se ha crecido más de 650 millones. En las cuentas de 2018, las partidas que más se incrementan son las ayudas a las familias, y en personal, en este curso superamos 100.000 profesores, pese a que hay menos niños y niñas en las aulas… Y se pueden ofrecer decenas de datos positivos más que desmienten a los que intentan tirar por tierra las fortalezas de un sistema educativo público andaluz. Sin lugar a dudas, estos avances suponen un acicate para seguir mejorando. Nunca hay que conformarse y menos en materia educativa.

Mariano Rajoy sigue remoloneando y retrasando el nuevo modelo de financiación autonómica. A su más puro estilo, en este asunto fundamental para la prestación de los servicios públicos fundamentales, el presidente hace de la inacción su respuesta a esta urgencia ciudadana. Ante la falta de interés del Gobierno de la nación, y con un sistema caducado desde 2014, la presidenta andaluza, Susana Díaz, le ha pedido una reunión urgente para desatascar esta reivindicación de esta comunidad y de otras tantas que están siendo perjudicadas por la aplicación injusta del modelo actual. Andalucía ha dejado de recibir entre 2009 y 2015 más de 5.500 millones y cada año tiene que poner de sus propios recursos para poder atender los servicios públicos por la insuficiencia del dinero que recibe por el sistema vigente. A día de hoy, hay 225.000 andaluces no existen para Rajoy ni el PP. Una amplia mayoría del Parlamento de Andalucía ha acordado una propuesta para exigir a Madrid un modelo solidario y equitativo que garantice la igualdad de los ciudadanos vivan donde vivan. Esta comunidad necesita unos 4.000 millones para garantizar el buen funcionamiento de sus servicios públicos. Rajoy no tiene excusas: la ley lo obliga a aprobar un nuevo sistema y su palabra (si es que vale algo), también.

Componenda

marzo 28, 2018

El proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2018 no deja de ser un mal truco de prestidigitación de la factoría de engaños del Partido Popular. Un texto cuyo contenido conocemos a cuentagotas, sin transparencia y que es una sarta de medias verdades:

  • No son unas cuentas expansivas porque el gasto de los ministerios sólo podrán crecer un 1,3% respecto al de 2017,
  • No son los presupuestos de los pensionistas porque contienen una subida pírrica para unos pocos y no recuperan el IPC como índice de revalorización
  • Tampoco de los empleados públicos: la vuelta a la jornada de 35 horas sigue en el limbo y hay 165.000 funcionarios menos desde la llegada del PP por la tasa de reposición
  • También olvidan a los trabajadores: un 60% no se beneficiarían de una supuesta bajada del IRPF.
  • Se han dejado en tintero el gasto social: crece tres veces menos que la economía.
  • El incremento de las becas no llega ni de lejos a resarcir el mucho recorte impuesto durante seis negros años de gobierno…

Se trata de unos presupuestos que sólo pretenden ser munición electoral ante la pérdida alarmante de votos que pronostican las encuestas al PP, unas cuentas que buscan aplicar sutura para las urgencias políticas de Mariano Rajoy.

Y, por lo que llega, todo apunta a que sean unos presupuestos que volverán a dar la espalda a Andalucía. Ya el año pasado esta comunidad sufrió un tijeretazo drástico en las inversiones del Estado, nada menos que un 36% menos, y se empiezan a conocer infraestructuras en otros territorios y ninguna en Andalucía. Como ha avanzado la presidenta andaluza, Susana Díaz, esta comunidad va a ser beligerante si otro ejercicio más el PP continúa con el castigo y el agravio. Hay muchos proyectos de vital importancia para el desarrollo de Andalucía (la conexión férrea Algeciras-Bobadilla o la AVE a Granada y Almería) que no pueden quedar al arbitrio ni al capricho de los intereses políticos de Rajoy. En esta tierra no se va a tolerar otra nueva discriminación y ya van…

Estas sospechas aumentan cuando el Gobierno de la nación carece de los apoyos suficientes y tienen que buscar aliados para sacarlos adelante. La experiencia de 2017, con el alto precio que pagó al PNV por su apoyo, nos hace temer lo peor.

Confianza en el PSOE

febrero 26, 2018


Hoy se ha conocido uno de los barómetros de referencia que miden la situación electoral en Andalucía. La entrega de invierno del Egopa, que realiza la Universidad de Granada, ‪sitúa al PSOE de Andalucía como ganador las elecciones autonómicas con notable diferencia sobre el segundo. Un resultado que revalida la confianza en el PSOE, el partido con quien más se identifican, y en la acción del gobierno que preside Susana Díaz. Los andaluces valoran la estabilidad política, las medidas progresistas y una política presidida por la igualdad de oportunidades, la apuesta por los servicios públicos y la defensa de los intereses de esta tierra.

Los socialistas sacarían más de 14 puntos de ventaja a Ciudadanos, que desplazaría al PP a la tercera posición. La formación naranja superaría a los populares y se consumaría el sorpasso en el centroderecha andaluz, que también pronostican algunas encuestas en el contexto nacional. El batacazo del PP es morrocotudo: el peor registro electoral si descontamos el cosechado en los comicios andaluces en 1982, aún bajo las siglas de AP (Alianza Popular).

La posición relativa del PP podría ser incluso peor si se considerara una eventual confluencia de Podemos-IU. En una suma directa de los datos que ofrece este sondeo, la coalición de estas dos formaciones relegaría al PP como cuarta fuerza política. Este Egopa ha caído como una bomba en la sede regional de la franquicia pepera. Su presidente por ahora, Juan Manuel Moreno Bonilla, ha arremetido contra una encuesta que en otras ocasiones ha destacado cuando el resultado le gustaba más. Respuesta infantil que demuestra el nerviosismo y el desconcierto que reina en el PP.

Casualmente, los dos partidos que bajan (y mucho) en este trabajo demoscópico son los que practican (sin mucho éxito) la pinza contra el Ejecutivo andaluz. El electorado no entiende la política de destrucción sin más argumento que ser el perro del hortelano ni tampoco esta alianza antinatura.