Otro atropello israelí

mayo 31, 2010

No se entiende la obsesión del Gobierno de Israel de hacer antipático a su país a los ojos de la comunidad internacional. En algunas ocasiones encuentran las coartadas perfectas para eludir el escarnio público ante sus atropellos y barrabasadas con sus vecinos, especialmente el pueblo palestino. Otras veces sólo lo ha sacado del atolladero su alianza con la Administración norteamericana, aunque en la era Obama han cambiado en parte las reglas del juego.

Esta madrugada la Armada del estado hebreo ha perpetrado una de las suyas. Los buques de guerra israelíes han atacado una flotilla compuesta por seis barcos con ayuda humanitaria para la franja de Gaza. La acción bélica se ha saldado con diez muertos (otras fuentes hablan de hasta 16 víctimas mortales) y una treintena de heridos. Si ya de por sí tiene poco sentido la oposición de las autoridades de Tel Aviv a que la ONG Cultura, Paz y Solidaridad llevara a Palestina diez toneladas de víveres y enseres de primera necesidad para un territorio donde la gente está pasando penurias y hambre, el uso de las armas resulta desproporcionado e intolerable. El bloqueo del Gobierno judío a la población palestina adquiere cotas inasumibles por la comunidad internacional y requiere una respuesta contundente, sin ambigüedad y con resultado práctico y palpable.

El comunicado oficial de las autoridades israelíes no resta un ápice de gravedad al asunto. Una simple nota lamentando el incidente no puede dar por cerrado el asunto. Entre otras razones, porque las disculpas insinceras han venido acompañadas de excusas de grueso calibre, como que los miembros del convoy humanitario pertenecen a “Hamás y Al Qaeda” y venían pertrechados con “fuego real, cuchillos y palos”. Estos pretextos no se sostienen en pie, es la vieja cantinela de siempre, que no convence a nadie. Acorazados militares amenazados por barcos de mercancías, es como si los pájaros disparasen a las escopetas.

Las razones de seguridad del pueblo de Israel, que se merece garantías y protección de su Gobierno, no supone un cheque en blanco ni manga ancha para todas las ocurrencias de la inteligencia y las fuerzas armadas de Tel Aviv. La Unión Europea, Turquía y España han criticado con dureza estos hechos gravísimos. El Ministerio de Asuntos Exteriores español ha llamado a consultas al embajador israelí como gesto de condena por lo ocurrido. Se hace necesaria una reacción firme e inequívoca de Obama. La pelota está ahora en el tejado de la Casa Blanca.

Vídeo.- Información de la cadena turca Sondakka Net.

A callarse

mayo 30, 2010

A CALLARSE
Pablo Neruda

Ahora contaremos doce
y nos quedamos todos quietos.

Por una vez sobre la tierra
no hablemos en ningún idioma,
por un segundo detengámonos,
no movamos tanto los brazos.

Sería un minuto fragante,
sin prisa, sin locomotoras,
todos estaríamos juntos
en un inquietud instantánea.

Los pescadores del mar frío
no harían daño a las ballenas
y el trabajador de la sal
miraría sus manos rotas.

Los que preparan guerras verdes,
guerras de gas, guerras de fuego,
victorias sin sobrevivientes,
se pondrían un traje puro
y andarían con sus hermanos
por la sombra, sin hacer nada.

No se confunda lo que quiero
con la inacción definitiva:
la vida es sólo lo que se hace,
no quiero nada con la muerte.

Si no pudimos ser unánimes
moviendo tanto nuestras vidas,
tal vez no hacer nada una vez,
tal vez un gran silencio pueda
interrumpir esta tristeza,
este no entendernos jamás
y amenazarnos con la muerte,
tal vez la tierra nos enseñe
cuando todo parece muerto
y luego todo estaba vivo.

Ahora contaré hasta doce
y tú te callas y me voy.

Arco iris

mayo 29, 2010

ARCO IRIS
Mario Benedetti

A veces,
por supuesto,
usted sonríe
y no importa lo linda
o lo fea,
lo vieja
o lo joven,
lo mucho
o lo poco
que usted realmente
sea.

Sonríe
cual si fuese
una revelación
y su sonrisa anula
todas las anteriores,
caducan al instante
sus rostros como máscaras,
sus ojos duros,
frágiles
como espejos en óvalo,
su boca de morder,
su mentón de capricho,
sus pómulos fragantes,
sus párpados,
su miedo.

Sonríe
y usted nace,
asume el mundo,
mira
sin mirar,
indefensa,
desnuda,
transparente

Y a lo mejor
si la sonrisa viene
de muy,
de muy adentro,
usted puede llorar
sencillamente
sin desgarrarse,
sin desesperarse,
sin convocar la muerte
ni sentirse vacía.

Llorar,
sólo llorar.

Entonces su sonrisa,
si todavía existe,
se vuelve un arco iris.

Ridículum vitae

mayo 28, 2010

Algunos no tienen empacho en ponerse a sí mismos por las nubes, por ensalzar sin pudor y con desfachatez su trayectoria, por adornar con excesos su biografía, por encumbrarse hasta el punto de provocar vergüenza ajena, por realzar hasta la desproporción sus hitos personales. Todo esto y mucho más se puede encontrar en el currículum vitae de Javier Arenas que cuelga en la web del Partido Popular. El texto constituye todo un monumento a la inmodestia y a la vanagloria. Su lectura abochorna y te hace pensar cómo un personaje público puede ser tan jactancioso, tan engreído, tan fatuo, tan presuntuoso. Pasando de las musas al teatro, destaco algunas de las perlas de esta pieza que destila vanidad y pedantería a espuertas en cada párrafo:

  • “…es el político andaluz de más amplia trayectoria política“.
  • “…representa, desde el centro andalucista, la única alternativa de cambio ilusionante, libre y de progreso real“.
  • “…un año más tarde [1990], desempeña un papel fundamental en el congreso del PP en el que José María Aznar es elegido presidente“.
  • “…es elegido presidente del PP de Andalucía [en 1993]. A partir de este momento, encabeza la etapa ilusionante de mayor libertad, diálogo y consenso; vivida por la política autonómica andaluza“.
  • Tras la victoria electoral del PP en 1996, Arenas es nombrado ministro de Trabajo y Asuntos Sociales y, desde esa responsabilidad, alcanza cotas de entendimiento hasta entonces ignoradas con sindicatos y patronal, fruto de las que nacen logros como el Pacto de Toledo por la garantía de las pensiones“. (Aquí ya no sólo se engola, sino que falta a la verdad. El Pacto de Toledo se firma en 1995 con un gobierno socialista y con Pepe Griñán como titular de Trabajo).

Éstas son las credenciales de alguien que no tiene abuela. Más que un currículum es un ridículum vitae. Loas, lisonjas, flores y adulaciones que empalagan a cualquier objetivo observador.

Hace un rato, he participado en unas jornadas organizadas por CEPES-Andalucía, entidades de economía social, sobre el fenómeno de las redes sociales. Un seminario cuyas estrellas eran el consultor en comunicación César Calderón, amigo y maestro en estas lides virtuales, y el periodista Miguel Ángel Aguilar. Me he perdido por mis responsabilidades parlamentarias un interesante debate entre un experto de las nuevas tecnologías y de los social media y, según me cuentan, un tecnófobo. Me llegan los ecos de una contienda dialéctica mordaz, provocadora, ocurrente, inteligente, enriquecedora y divertida.

Este modesto bloguero, encargado junto a los anfitriones de inaugurar la sesión de trabajo, destacó que las redes sociales aplicadas a la política permiten avanzar hacia una ciudadanía más plena como modelo de comunicación abierto, que favorece la comunicación bidireccional y la transparencia, que estimula la creatividad y la libertad de los usuarios. En las redes desaparecen las jerarquías, el diálogo (que ha de ser permanente) se produce horizontalmente, en plano de igualdad, el ciudadano se convierte en el centro. La eclosión de estas nuevas herramientas quiebra el monopolio de los medios de comunicación, se comunica sin mediación, el ciudadano se salta este paso y accede directamente al emisor. La gente habla, y lo hace con fruición, y espera respuestas, la interacción es la esencia de este modelo comunicativo, así como la compartición de información, inquietudes o ideas o la generación de conocimiento de manera colaborativa, la construcción de inteligencia colectiva.

Unas jornadas muy oportunas y con contenido, que ha aglutinado un concurrido y preparado auditorio y que, por tanto, se merece la felicitación para sus organizadores.

Foto de César Calderón colgada en Facebook. Miguel Ángel Águilar, el presidente y el vicepresidente de CEPES-A, Antonio Romero y Francisco Moreno, respectivamente.

Ansiedad popular

mayo 26, 2010

Los barandas del Partido Popular se relamen la miel de los labios ante una hipotética victoria electoral… en 2012. Largo me lo fías, Sancho. Se manifiesta en su ansiedad, se visualiza en la histeria de los actos, se cuela sin remilgos en sus discursos. Están montados en la ola de la ambición de poder. Y en ese afán de anteponer sus asuntos propios, les importa un pimiento la salida de la crisis económica y la preocupación de muchas familias españolas. En los cuarteles generales de la calle Génova, aunque Mariano Rajoy esté escondido debajo de la mesa, han tocado a rebato. El guión de esta nueva cruzada de la derecha se asemeja al de los año noventa. Del “váyase, señor González” al “Zapatero, dimisión”, coreado al unísono por las relamidas señorías populares en el Senado, con Pío García Escudero como director de orquesta y María Dolores de Cospedal como convidada de piedra, observando el triste espectáculo de los suyos con una sonrisa de oreja a oreja.

La algarada, la bronca y la descortesía de la bancada del PP constituyeron la respuesta salvaje a la réplica democrática del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero. La derecha tiene la mandíbula de cristal, encaja mal los golpes dialécticos hablando en términos boxísticos. Pío (o impío) usó munición gruesa contra su adversario y lo llamó “traidor”, “inmoral”, “tragasables” o “impostor”, como antesala a pedir la convocatoria anticipada de elecciones. Zapatero vio en esta reivindicación la demostración de que al PP le interesan más las elecciones que la crisis. Esa lógica conclusión desembocó en la exigencia de la dimisión del presidente y, en lo que es más grave, en una reacción airada, en plan hooligans, con tres minutos de gritos y pateos de los senadores del primer partido de la oposición. Una actitud desproporcionada, inaceptable e impropia de unos representantes públicos que se han de conducir con decoro ante sus conciudadanos. Los reproches del presidente del Senado no acallaron a las crecidas hordas de la gaviota.

Con estos mimbres opositores, difícil resulta componer el canasto del consenso. En estos momentos de gran dificultad, con la presión de los especuladores y la incertidumbre que reina en los mercados financieros, el PP sigue a lo suyo. Eso de arrimar el hombro no está en sus normas de conducta. Sólo lampan por el poder, sólo ansían coger las riendas del país porque se creen una casta superior, porque no entienden cómo esta escoria de la izquierda puede estar al frente de este estado plural, porque creen que el gobierno les corresponde por derecho natural. Van a por todas, caiga quien caiga, aunque ese deseo irrefrenable de ganar unas elecciones se lleven por delante el futuro, la credibilidad y el prestigio de este país de todos que se llama España.

El ejemplo de la DGT

mayo 25, 2010

Hoy entra en vigor la reforma de la Ley de Tráfico y todo el mundo ha recibido una carta en su domicilio con las novedades introducidas en el texto. La Dirección General de Tráfico nos explica en un folleto de forma clara y concisa el nuevo marco normativo. El departamento dependiente del Ministerio de Interior sostiene que la reforma hace la ley más sencilla (actualiza infracciones, define mejor plazos de alegaciones y permite identificar al conductor por Internet), más fácil (se activan más vías telemáticas de información y se abren nuevas fórmulas de pago) y más justa (menos infracciones que restan puntos, se amplía el número de puntos recuperables mediante cursos, se eliminan las suspensiones temporales por faltas graves o muy graves, sólo se perderá el carné cuando se agoten los puntos y se estrecha el cerco contra los morosos).

Posiblemente, todo lo relacionado con las infracciones y sus consiguientes sanciones constituye el capítulo que más nos afecta al usuario del volante. Las violaciones de la norma que restan puntos se reducen de 27 a 20. Al que meta la pata de manera muy grave, además de la detracción de puntos, tendrá que desembolsar hasta 500 euros, una multa que pone los vellos de punta, las graves se cotizan a 200 euros y las leves hasta 100. El pago en el acto te beneficia con un descuento del 50%, pero te imposibilita emprender alegaciones o recursos posteriores. El folleto recoge en un cuadro el castigo por exceso de velocidad, para que a nadie le queden dudas y no se disparen las leyendas urbanas sobre a partir de qué límite empieza la sangría de puntos.

La DGT es un modelo de comunicación y de gestión. Nadie cuestiona el acierto de la puesta en marcha del carnet por puntos ni de las continuas campañas de sensibilización. El resultado es espectacular: las cifras de mortalidad en las carreteras se han rebajado a cotas de los años sesenta del siglo pasado con un parque automovilístico varias veces superior. Estamos en el camino correcto.