la-sanidad-publica-de-andalucia-en-datos

Nadie defiende como el Gobierno de Andalucía la sanidad pública. Y lo hace con la fuerza de los hechos. Basta observar el gráfico que acompaña este post. La Junta toma decisiones a diario que confirman que escuchamos a los ciudadanos, a los profesionales sanitarios, a los sindicatos. Se dan pasos en favor del diálogo y del acuerdo. Por eso, si hace unas fechas se paralizó el proceso de fusiones hospitalarias en las provincias que se había iniciado, en concreto en Granada y Huelva, hoy la Consejería de Salud ha iniciado el trámite para derogar la orden que lo puso en marcha, preservando el derecho de los empleados públicos.

En primer lugar, si las fusiones habían generado cierta inquietud o no habían sido entendidas por parte de la ciudadanía, el Ejecutivo que preside Susana Díaz demuestra la humildad de saber rectificar. La finalidad de las fusiones era mejorar la eficiencia y la calidad de la prestación sanitaria en estas provincias. Un servicio público como el de la sanidad debe organizarse para garantizar la plena satisfacción de sus usuarios. Al no haberse conseguido, como la Junta escucha a los ciudadanos y comparte con la inmensa mayoría de ellos la defensa de una sanidad pública y de calidad, pues hace los cambios que tenga que hacer. Porque es posible que otros tengan intereses distintos, concretamente hacer negocio con la sanidad pública o el beneficio electoral, pero ciudadanos y Gobierno de Andalucía comparten un mismo interés, que es la defensa de la sanidad pública. Es un nuestro patrimonio y hay que defenderlo con uñas y dientes.

En un segundo orden, se han producido la renuncia a petición del viceconsejero y del gerente de Servicio Andaluz de Salud. Una decisión que para nada está motivada por las presiones externas ni por la soflamas de telepredicadores. Son personas que han demostrado su misión de servicio público, que han realizado un buen trabajo, que han demostrado su compromiso con la sanidad y que ahora en un gesto de generosidad han dado un paso atrás para favorecer el acuerdo con sindicatos y profesionales. El consejero de Salud, Aquilino Alonso, ha querido dar un nuevo impulso a la gestión y para ello se han nuevos nombramientos en el Consejo de Gobierno. Llegan Maribel Baena y Mariano Martín Patón, dos nombres bien acogidos por profesionales y sindicatos. Este impulso persigue con un doble objetivo: de un lado, optimizar la organización del servicio público sanitario en Andalucía y, por otro, mejorar la interlocución con la sociedad y con los empleados públicos.

Ya no hay argumentos para no alcanzar un acuerdo. Porque quien habla de recortes falta a la verdad. Sin duda lago no se habrá hecho bien, pero en el Gobierno dedica más de 9.300 millones a sanidad en 2017, uno de cada tres euros, el presupuesto ha aumentado un 13,4% en los tres últimos años, se han puesto en funcionamiento 21 nuevas instalaciones sanitarias en 2016 y este año ya se ha abierto el Hospital de Ronda, se recuperan los derechos de los profesionales arrebatados por normativa estatal por la crisis, se ha lanzado la mayor oferta pública de empleo, se han convertido en interinos a más de 15.000 eventuales sanitarios… ¿De qué recortes están hablando? ¿Por qué algunos se dedican a la demagogia y a confundir a la gente? Nadie cree más que el Gobierno de Andalucía en la sanidad pública, universal, gratuita y de calidad, es una conquista social con la firma socialista y que se va a defender a ultranza.

En definitiva, si los ciudadanos estaban inquietos por un proceso de fusiones, éste ya ha sido descartado. Y que si había algún sector de la sociedad, o de los profesionales, que tenía algún problema de interlocución con la administración sanitaria, se ha puesto nuevos interlocutores, en la seguridad de que mejorará la relación con la sociedad, se avanzará en el diálogo y se favorece el acuerdo. Y sobre todo se consolida el objetivo común de Junta y ciudadanos: garantizar una sanidad pública de calidad.

Anuncios

Castigo tras castigo

enero 30, 2017

Que la derecha no quiere a Andalucía es una evidencia endémica. No hay oportunidad que desaprovechen para castigar a esta tierra y lastrar su futuro. Dos nuevas decisiones vienen a engordar la lista de agravios que ‘adornan’ la carta de presentación del Partido Popular ante la ciudadanía andaluza. La logística supone una vía de desarrollo para Andalucía que el Gobierno de Mariano Rajoy está torpedeando por la ausencia de inversión para que los corredores ferroviarios europeos lleguen a esta comunidad, que tiene una situación geoestratégica en el comercio internacional. La semana pasada recibíamos otro jarro de agua fría para el Puerto de Algeciras, el primero de España y de los más importantes de Europa. El Ministerio de Fomento confirmó, en una respuesta parlamentaria, que no hay consignación presupuestaria para determinados tramos entre Bobadilla y Algeciras y lo que es aún más incomprensible: que tendrá que devolver fondos a Bruselas porque no se han ejecutado las obras a tiempo. De los 1.178 millones que se necesitan para acabar la conexión sólo se destinarán 310,9, ni se va a hacer ni la tercera parte. Menudo fiasco.

Hoy se ha conocido otro revés para Andalucía por la desidia y el desinterés del Gobierno central. El tramo de alta velocidad entre Granada y Almería ha quedado fuera de la programación comunitaria por la inoperancia de Rajoy para abordar esta infraestructura. Un varapalo para dos provincias que sufren los problemas de comunicación por la mala gestión del PP. Granada soporta ya casi dos años aislada por vía férrea y Almería lleva tiempo clamando por poder contar con una comunicación propia del siglo XXI. Una situación discriminatoria que se agrava cuando se sabe que al corredor mediterráneo se han dedicado 6.000 millones en estos últimos cinco años y lo paran en Murcia sin que llegue a Almería. Y el tramo Algeciras-Bobadilla ha contado con una inversión de apenas 50 millones. El cariño se demuestra con hechos. Y si es por hechos, el PP sigue sin querer a Andalucía.

Foto.- El Mirador de Castellar. Línea férrea Algeciras-Bobadilla.

Todo esto por amor

enero 29, 2017

TODO ESTO POR AMOR
Luis Cernuda

Derriban gigantes de los bosques para hacer un durmiente,
derriban los instintos como flores,
deseos como estrellas
para hacer sólo un hombre con su estigma de hombre.

Que derriben también imperios de una noche,
monarquías de un beso,
no significa nada;
que derriben los ojos, que derriben las manos como estatuas vacías.

Mas este amor cerrado por ver sólo su forma,
su forma entre las brumas escarlata,
quiere imponer la vida, como otoño ascendiendo tantas hojas
hacia el último cielo,
donde estrellas
sus labios dan otras estrellas,
donde mis ojos, estos ojos,
se despiertan en otro.

*El Ayuntamiento de Sevilla ha acordado esta semana comprar la casa natal del poeta.

El mal carácter de Amat

enero 28, 2017

Una mala tarde la puede tener cualquiera. Sin embargo, el factótum del Partido Popular en Almería, Gabriel Amat, hizo gala de un mal carácter en una reunión de la Mesa de Infraestructuras de la provincia. El también presidente de la Diputación no tuvo la cortesía de saber escuchar a su rival político, el socialista Rodrigo Sánchez. Realmente lo que no quería era que en ese foro se dijera la verdad: que el Gobierno de la nación tiene incomunicada por ferrocarril a la provincia, una realidad contumaz que aísla a Almería y pone dificultades a la exportación de su potente producción agroalimentaria. El representante del PSOE exigía inversión a Mariano Rajoy y Amat, en un arrebato de intolerancia y de soberbia, se levantó y se fue. Nunca es triste la verdad, lo que no tiene es remedio, cantaba Serrat. Aquí sí lo tiene: sensibilidad del Gobierno de Rajoy con esta tierra y que el corredor ferroviario y el AVE lleguen a Almería cuanto antes.

PD.- Y que no se olvide tampoco el Ejecutivo del PP del Puerto de Algeciras.

México, no te rindas

enero 27, 2017

Unos versos de Benedetti para apoyar a México. No te rindas por favor no cedas, / aunque el frío queme, / aunque el miedo muerda… No te arrodilles, México, que mejor sufrir de pie, que vivir de rodillas. Está en juego la dignidad como país ante el bullying del poderoso. Donald Trump no sólo está trabajando ya para construir un muro con su vecino del sur, sino que lo humilla de obra y de palabra. (No sólo eso: la recuperación de la tortura como método de interrogatorio policial o la mordaza para los medios de comunicación, considerados la oposición al nuevo orden) El magnate actúa con un estilo matonil intolerable. Entra dentro de lo previsible, y más si ideológicamente se es de derechas, que un gobierno quiera regular los flujos migratorios. Pero de ahí a pisotear al vecino, a despreciar a sus instituciones democráticas, a mofarse de las personas media un abismo. El presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, ha cancelado con razón su visita a Estados Unidos. No tenía sentido una cumbre diplomática marcada por el desprecio y los deseos de ridiculizar al débil del montaraz inquilino de la casa Blanca. Trump está ofreciendo el peor de los perfiles que pronosticaba su forma de hacer política bronca, descarnada e intimidante. Especialmente con México. Y la comunidad internacional permanece callada y sumida ante las astracanadas de Trump. La única voz que se ha alzado en las últimas horas contra las barbaridades del presidente americano ha sido la del ex jefe de Gobierno José Luis Rodriguez Zapatero. Que cunda el ejemplo y Europa y América Latina se levanten contra la xenofobia, el acoso y chulería del nuevo vigía de Occidente. Pongamos freno a este disparate antes que sea demasiado tarde.

Foto.- Ya hay más de 1.000 kilómetros de muro en la frontera.

Vistatriste 2

enero 26, 2017

Los puentes están dinamitados. El encuentro de las distintas familias de Podemos culminó ayer en fracaso y con las posiciones más distantes si cabe. Pablo Iglesias e Íñigo Errejón parecen hoy enemigos irreconciliables, se sitúan en las antípodas. Desde el 26-J, con el pinchazo electoral (pérdida de más de un millón de votos por el ansia pablista del sorpasso que nunca llegó), la brecha se ha ido ensanchando sin cesar. No sólo estamos ante una pelea de sillones, que también. No comparten el modelo organizativo de partido: el primero quiere un poder omnímodo, de corte cesarista, con manos libres para hacer y deshacer, el segundo defiende una dirección más colegiada con recorte de atribuciones al líder. Tampoco existe sintonía en la acción política: el uno propugna la pancarta y la algarada y el dos se inclina por una política transversal haciendo valer la presencia en las instituciones. Ni siquiera coinciden en la estrategia de alianzas: Iglesias empuja para la fusión de Izquierda Unida, Errejón plantea una mayoría cualificada para que no prospere la convergencia. Entre ellos se ha abierto un abismo prácticamente insalvable. En una reciente actividad parlamentaria ni siquiera se sentaron juntos, pusieron un escaño y un compañero de por medio. La frialdad se ha instalado en su relación. Viven un enero gélido, la pobreza amistosa ha echado raíces. Todo apunta a una guerra sin cuartel durante el segundo fin de semana de febrero. Vistalegre acogerá a una asamblea de enfrentamiento y crispación, muy alejada de la primera edición de camaradería y buenos augurios. No sufren una crisis de crecimiento, es un conflicto profundo con consecuencias impredecibles.

Foto.La Razón. El saludo frío y marcando distancia en la Diputación Permanente del Congreso de hace una semana.

Sube y sube

enero 25, 2017

El precio de la electricidad sigue creciendo en este enero muy frío que estamos soportando. El Gobierno de la nación no acaba de tomar el toro por los cuernos y el ministro de Energía, Álvaro Nadal, se ha escondido en su despacho después de soltar la ligereza de que un incremento de la factura de 100 euros al año no supone nada. Qué falta de conocimiento de la realidad de muchas familias, qué frialdad ante las dificultades de muchos hogares para llegar a final de mes. La actuación del gabinete de Mariano Rajoy se resume en tres íes:

  1. Insensibilidad. Ni sufre ni padece con los aprietos de las familias. Empatía cero con los que lo pasan peor. Dentro de España y fuera también con el drama humanitario de los refugiados.
  2. Incompetencia. Pusieron en marcha un sistema tarifario ininteligible y que permite el abuso de las eléctricas desde su posición dominante y oligopólica. El que paga el plato de la incapacidad y/o del entreguismo del Gobierno somos los ciudadanos.
  3. Impotencia: Conocen que existe un problema que asfixia a la gente y se encogen de hombros, con actitud indolente, en lugar de buscar respuestas rápidas que alivien la presión sobre las familias.

Y estas tres íes se resumen en una: IMPRESENTABLE (gestión del Gobierno).

Viñeta.- Forges en El País.