Al Partido Popular se le ha indigestado la visita de la presidenta de la Junta de Andalucía a Bruselas. Resulta chocante que a la oposición le moleste que Susana Díaz defienda los intereses de esta tierra ante las autoridades comunitarias. El PP, si fuera una formación comprometida con esta comunidad, tendría que estar de acuerdo con un mejor reparto de los fondos europeos, del cheque de la Política Agraria Común o del plan por el empleo juvenil, con la priorización de la conexión ferroviaria del puerto de Algeciras, el primero de España y el cuarto de Europa, y con la puesta en marcha sin más dilaciones del acuerdo pesquero con Marruecos. Sin embargo, han salido en tropel a cuestionar las gestiones de la presidenta andaluza ante el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, y el comisario de Política Territorial, Johannes Hahn.

Hacen política con letra muy minúscula. Están tan desquiciados y tienen tan poca altura de miras que se emberrenchinan por el resultado de la visita de Díaz a la capital comunitaria. Sólo saben hacr oposición destructiva, de tierra quemada, de hacer ruido para tapar sus carencias y su desconcierto interno. Una actitud demencial que los aleja cada vez más de los ciudadanos. Sería más edificante que se pusieran del lado de los andaluces y de la Junta para buscar una salida a la crisis y en la lucha contra el desempleo. Lamentablemente, prefieren la marrullería y inventarse excusas para hacer dejación de responsabilidades.

Se puede calificar de muy cínico que el secretario general del PP andaluz, José Luis Sanz, asegure que la presidenta tendría que haber demandado un plan de empleo para Andalucía a la UE, cuando el Gobierno central reduce la aportación a la comunidad autónoma del fondo europeo para promoción de empleo juvenil para dedicarlo a la reforma educativa y, lo que es más grave, cuando Rajoy niega de manera sistemática de un plan extraordinario de empleo, como sí ha hecho con otras autonomía.

También se ha sumado a la fiesta del despropósito la delegada del Gobierno en Andalucía, Carmen Crespo, empecinada en ejercer como portavoz del PP ante el desorden y el desconcierto que existe en las filas de su partido. Crespo ha pretendido generar confusión y lo que ha demostrado es un profundo desconocimiento de lo abordado por la presidenta andaluz en Bruselas y de las decisiones de su propio Ejecutivo. Parece que está tocando de oído, sin conocer ni la letra ni la música ni la partitura.

El tridente del desvarío lo ha completado la alcaldesa de Cádiz, Teófila Martínez. Sorprenden las palabras de regidora reprochando a Díaz que acudiera a Europa a plantear la prioridad de la línea férrea Algeciras-Bobadilla. Y es un asunto capital para el Campo de Gibraltar, para Andalucía y para España. Se ha de entender que para el PP no lo es tanto. No hace falta que nos lo juren porque los Presupuestos Generales del Estado de la era Rajoy apuestan por el desarrollo de la línea que recorre el litoral mediterráneo y han olvidado la conexión del puerto de Algeciras.

Foto.– Durao Barroso y Susana Díaz.

A la fuerza ahorcan. La alianza con el Partido Socialdemócrata ha devuelto a Angela Merkel a la tierra. La canciller se ve obligada a aceptar políticas progresistas que distan mucho de la doctrina neoliberal que nos ha aplicado a todos los europeos del sur. Subida del salario mínimo, reducción de la edad de jubilación de 67 a 63 años, debate sobre la reducción de la jornada laboral a cuatro días semanales… Son movimientos que se registran en el gigante alemán que nos congratulan a los ciudadanos de izquierdas. Estaría bien que Merkel nos aliviara a los demás de los grilletes del austericidio. Que no abra la mano a sus conciudadanos por razones de su estabilidad parlamentaria y a los demás nos siga apretando el cuello con la bota de unas recetas que nos empobrecen y nos arrebatan derechos y conquistas sociales. Alemania se aplica el ancho del embudo, mientras que miembros de la troika como el Fondo Monetario Internacional, con todos los parabienes de la locomotora germana, piden a España más recortes en los salarios o un nuevo apretón en la reforma laboral. Siempre los platos rotos los pagan los más débiles. Y esta larga crisis no es una excepción.

Libro de José Emilio PachecoQuizá sólo tenga en mi biblioteca un único libro dedicado. Es La fábula del tiempo, una antología poética de José Emilio Pacheco. La noticia de su muerte me ha hecho recordar nuestro breve pero tierno encuentro en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara en noviembre de 2006. Este autor mexicano era una persona afable, sencilla y humilde pese a gran talla cultural. Una persona llena de humanidad y con una mirada bonancible y que inspira confianza. Una personalidad que recorre toda su creación. Pacheco, perteneciente a la Generación del 50 de poetas mexicanos, tiene un estilo claro, directo, sin barroquismo, aunque con una enorme profundidad. Toda su producción tiene un enfoque existencialista que construye un universo realista y austero. Como siempre en estos casos, prefiero dejar de escribir y recomendar su magnífica obra.

Un exabrupto inadmisible

enero 28, 2014

Los micros abiertos suelen jugar malas pasadas. En este caso han cazado un exabrupto del ministro de Economía, Luis de Guindos, hacia los periodistas: “Es alucinante… que se vayan a tomar por culo“. En el Partido Popular están tan acostumbrados al plasma o dar la palabra en las ruedas de prensa sólo a determinados medios que se molestan con las preguntas incómodas de los profesionales de la información. El deber del periodista es preguntar sobre los asuntos de actualidad y desde luego la respuesta del cargo público no puede ser ni palabras malsonantes ni hacer mutis por el foro. La trasparencia y la rendición de cuentas del político son indispensables en democracia. Algunos, en cambio, prefieren las leyes mordazas y las limitaciones de la libertad de información. A De Guindos no le queda más remedio que pedir disculpas, saber gestionar para sus adentros su mal humor y aceptar las reglas del juego democrático. Este tipo de desplantes resultan inadmisibles.

Como menores de edad

enero 27, 2014

El Gobierno de la nación toma definitivamente a las mujeres como menores de edad. En la memoria de impacto normativo de la reforma de la ley del aborto que impulsa Alberto Ruiz Gallardón, adelantada por la Cadena Ser,  se sostiene sin rubor que con esta ley se refuerza la libertad de elección de la mujer. Esta afirmación resulta un insulto a la inteligencia puesto que la nueva regulación no sólo arrebata a las mujeres el derecho a decidir sobre su maternidad, sino que las somete a una carrera de obstáculos incluso en el caso de que quiera abortar un feto enfermo que vaya a morir nada más nacer. Si alegan riesgo para su salud, tienen que pasar dos exámenes médicos con facultativos distintos y una semana de reflexión antes de proceder a la interrupción del embarazo. Como si la mujer que toma esa dura decisión, lo hiciera a la ligera y no con madurez y con conciencia. La nueva ley se inspira en las reivindicaciones de los sectores más conservadores de este país, nos sitúa entre los países más retrógrados de Europa y exuda un machismo recalcitrante.

Si ya resulta indignante la imagen que tiene el Gobierno de Rajoy de las mujeres, la citada memoria nos brinda otra perla esperpéntica: la reforma del aborto tendrá efectos positivos sobre la economía. Los sesudos autores de este disparate entienden que el aumento de la natalidad por la reducción del número de abortos tendrá efectos positivos sobre la actividad económica. Una conclusión que en el mismo texto se señala como difícilmente cuantificable y que se sustenta en una gran mentira: con la actual ley de plazos no sólo no se han incrementado, sino que se han reducido las interrupciones del embarazo, según datos del Ministerio de Sanidad. ¿Se puede derrochar más demagogia?

Nos quieren tomar el pelo. El informe que viene a justificar la reforma Gallardón parece estar escrito por extraterrestres. No puede estar más alejado de la realidad. Le pediría al ministro que tirara la memoria y su ley a la papelera. Lo mejor que puede hacer es retirar el proyecto, que su cambio normativo se quede como nonato.

Usted se ha ido…

enero 26, 2014

USTED SE HA IDO…
Almudena Guzmán

Usted se ha ido. Pero tampoco conviene dramatizar
las cosas.

Cuando salgo a la calle,
aún me quedan muchas tapas risueñas en el tacón,
y mis medias de malla consiguen reducir la cintura
de la tristeza
si su ausencia va silenciándome en una resaca
de escarcha.

O sea, que no estoy tan mal.
Porque yo podré ser de vez en cuando un eclipse. Pero
nunca
un eclipse sin sangre de luz.

Empleados públicos de Castilla-La Mancha se han rebelado contra su presidenta, María Dolores de Cospedal. Denuncian que obligan a algunos a acudir a los actos que ésta organiza en su comunidad. Los funcionarios se han hartado de hacer de extras o decorado de las actividades de Cospedal y de contrapesar las protestas ciudadanas por una gestión marcada por los recortes y la reducción de derechos y de servicios públicos.