El gesto de Valls

Lo que ha hecho Manuel Valls no es habitual en la vida política. El ex primer ministro francés y concejal electo por Barcelona le ha ofrecido a Ada Colau sus votos para que siga al frente de la Alcaldía de la ciudad. Y lo hace gratis, sin pedir nada a cambio, sólo con la finalidad de impedir que el independentismo se haga con el bastón de mando municipal. Si inaudito es el gesto de Valls, no menos llamativa es la equidistancia de Colau y las reservas manifestadas por su gente de confianza a esta vía. La todavía alcaldesa prefiere un pacto imposible con ERC y PSC, imposible porque los socialistas no pactarán con los separatistas. Cuesta entender el purismo de En Comú Podem, la confluencia catalana vinculada a Podemos. No hay mejor forma de transformar y hacer avanzar a una sociedad que desde las instituciones, y más aún quitándole un instrumento político de tanta magnitud como el Ayuntamiento de Barcelona a ERC y Ernest Maragall, que lo pondrían al servicio del procés y no de los ciudadanos, como están haciendo desde la Generalitat. En este caso, las dudas de Colau y su partido ofenden.

Foto.- elnacional.cat.

España se tiñe de rojo

Europeas 2019

Municipales 2019

Autonómicas 2019

Tras el triunfo incontestable del PSOE en las elecciones generales de abril, los ciudadanos volvieron a depositar de forma mayoritaria la confianza en los socialistas en los comicios de ayer. Amplia victoria en las europeas, la lista encabezada por Josep Borrell consiguió 20 escaños, seis más que hace cinco años, y una ventaja de ocho escaños y casi tres millones de votos sobre el segundo, el PP. En las municipales el mapa ha cogido mucho color rojo respecto a la cita anterior: con siete puntos más que el PP, que se traducen en 1,2 millones de votos más, y 2.000 concejales más en toda España (22.329 socialistas frente 20.325 populares, la tercera fuerza es ERC con poco más de 3.000). Y en las autonómicas, se confirmó el pronóstico del CIS: el PSOE ganó en 10 de las 12 autonomías que celebraban elecciones. La más que posible pérdida de la Comunidad de Madrid y algún otro territorio por el pacto de las derechas con la ultraderecha no puede tapar ni de lejos una victoria tan rotunda. Estas tres imágenes que acompañan el post valen más que mil palabras.

Milagreros

Como por ensalmo, Andalucía ya es hoy un paraíso (en palabras del actual presidente de la Junta). En apenas 100 días, esta tierra se ha convertido en un edén. Sólo por el mero hecho de que la derecha, con el apoyo imprescindible de la extrema derecha, se ha sentado en el sillón del Palacio de San Telmo. No han hecho nada en este corto periodo de tiempo, salvo bajarle los impuestos a las 300 grandes fortunas de Andalucía y perseguir a los trabajadores públicos, pero por su simple presencia en el puente de mando se ha dado la vuelta a la situación como un calcetín.

Lo que antes era un desastre, una ruina o una comunidad sin futuro, ahora es un vergel y un remanso de oportunidades. Los récords en turismo o exportaciones, el descenso del paro (lleva 21 trimestres bajando), los grandes eventos que acoge esta tierra o la proyección de crecimiento económico se deben sólo a su llegada. Lo suyo es un milagro, como el de la multiplicación de los panes y los peces. Donde llega Moreno Bonilla con el báculo y Marín con el incensario llega el maná, resucitan Lázaros, el agua se convierte en vino, los enfermos sanan de sus patologías y los suelos yermos se tornan en ricas huertas y en polos industriales y tecnológicos. Este inmenso poder balsámico pasará a los libros de historia como la propaganda más grande y más burda jamás contada.

Se han encontrado una Andalucía que funciona, con problemas pero también con enormes potencialidades, que esperemos que no estropeen tras su paso por el Gobierno. Bienvenidos a la Andalucía real, la que han construido millones de hombres y mujeres con su esfuerzo diario, una verdad que ellos siempre han despreciado y han preferido ver en blanco y negro. Los datos e indicadores positivos que ahora se apunta el trifachito sin rubor tienen su razón de ser en la buena herencia recibida y tan denostada desde sus posiciones simplistas y revanchistas.

El vodevil del trifachito

El Gobierno de las derechas de Andalucía se deshilacha. En poco más de 100 días ya acumula seis bajas, una circunstancia inédita en la historia de nuestra autonomía. Los popes de Partido Popular y Ciudadanos se vanaglorian de la supuesta fortaleza de un ejecutivo de perdedores en el que no se fían unos de los otros y que cuenta ya con seis caídos en tan reducido margen de tiempo. Desde que echara a andar el 22 de enero hasta seis altos cargos han tirado la toalla a las primeras de cambio:

11/02/2019.- Dimite Alberto García Valera como consejero de Hacienda. Alega problemas de salud. 22 días en el puesto.

12/02/2019.- Dimite Elisa Fernández Vivancos como delegada provincial de la Consejería de Turismo, Justicia, Regeneración y Administración Local en Granada. El motivo: era la responsable del gabinete jurídico de la Junta en el caso Nevada y su (incorrecta) actuación provocó una indemnización millonaria a Tomás Olivo en el ‘caso Nevada’. Tras ser apartada de ese puesto, se enroló en el bufete de uno los abogados del promotor. Apenas 24 horas en el puesto.

29/03/2019.Miguel Luis Guijarro renuncia como delegado de Empleo y Economía en Málaga al conocerse que tenía sociedades pantalla en Panamá. Estuvo un mes y 17 días en el puesto.

07/05/2019.- Isabel Álvarez Carmona causa baja como directora general de fondos europeos. La decisión no salta a la luz pública hasta diez días después. La afectada recoge su despacho alegando problemas personales. No permaneció en el puesto ni tres meses: llegó al mismo el 12 de febrero.

16/05/2019.- Presenta la dimisión Pilar Ariza como secretaria general de Universidades. La renuncia se produce tras ser desautorizada públicamente por el consejero de Economía previa denuncia socialista sobre la intención de ésta de suprimir las bonificaciones a las matrículas universitarias. Ha estado en el puesto tres meses y cuatro días.

21/05/2019.Antonia Morales se marcha por “motivos personales” la delegada territorial de Educación, Deporte, Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación de la Junta en Almería. Tres meses y nueve días en el cargo.

En términos estadísticos tenemos una dimisión cada quince días del escasísimo tiempo en que ha gobernado. El trifachito actúa como en una comedia de enredo: sus protagonistas entran por una puerta, salen por otra y se quedan poco tiempo en el escenario. Una dinámica de récord.

Foto.La Opinión de Málaga. Juan Marín (Cs) y Juan Manuel Moreno Bonilla (PP), vicepresidente y presidente de la Junta de Andalucía.

Contemplación

CONTEMPLACIÓN
Ricardo Molina

De onda en onda, grácil se mecía;
de cielo en cielo, el sol; de soto en soto,
errante amor, la frente coronada
de vid silvestre y líquidos reflejos.

De brisa en brisa, la canción; de rama
en rama, el verde pájaro canoro;
de corazón en corazón risueño,
el clamoroso ciervo del deseo.

Entre las piedras, rota adolescencia
su bella soledad gozando amante,
piedra amorosa entre amorosas piedras.

Para vivir su amor, cantar su gloria,
yo estoy en onda, cielo, soto, brisa,
rama, deseo, corazón y muero.