Hilo poético 2011

julio 31, 2011

Como todos los años por estas fechas, activo el hilo poético para amenizar estas vacaciones. Durante al menos dos semanas publicaré una serie de piezas de diferentes autores que, por una u otra razón, me parecen interesantes. La selección será por orden alfabético. Empezando por la ‘a’ le toca el turno a María Victoria Atencia.

CON LAS LUCES DEL ALBA

A mitad de camino entre la mar y el suelo
que hace fértil un gesto de vida proseguida,
sobre la arena oscura expuesta al sol, propongo
yo misma mi balance entre fruta y olvido;
entre amor y despecho con las luces del alba,
o las yertas palabras que acoge un laberinto
de nácar y las vierte contra el rumor del puerto.

Anuncios

Un 20-N electoral

julio 30, 2011

A José Luis Rodríguez Zapatero quizá no le quedara otra salida que la convocatoria de elecciones anticipadas. No contar con una mayoría parlamentaria suficiente en la recta final de esta complicada legislatura marcada por la profunda crisis internacional apuntaba a un escenario de desacuerdo parlamentario en torno a los presupuestos de 2012, unas cuentas que serán muy restrictivas por los ajustes que imponen los compromisos de control del gasto público impuesto por la Unión Europea. Al calor de una cita electoral ninguno de los grupos que ha permitido a Zapatero contar con una geometría variable en las Cortes estaba dispuesto a arriesgar. Con este anuncio despeja incertidumbres y aplaca los envites de una derecha obsesionada con recuperar el poder a toda costa.

Estaba cantado que habría comicios en otoño. Quizá lo más llamativo ha sido el momento de la convocatoria, con media más de España haciendo las maletas para salir de  vacaciones, y la fecha elegida, el 20 de noviembre, jornada muy señalada para la derecha patria, aniversario de la muerte del dictador Franco y del falangista José Antonio Primo de Rivera. Particularmente habría preferido otro día. No me parece buena idea esta coincidencia, me da cierto repelús esta paradoja histórica.

La noticia que concitó ayer la atención mediática tenía otra derivada en Andalucía, autonomía que lleva celebrando conjuntamente sus comicios desde 1996. El presidente de la Junta, Pepe Griñán, ha optado por agotar la legislatura. Había dicho reiteradamente que su intención era convocar en marzo y anteponer los intereses de esta tierra a cualquier otra consideración. Tiene estabilidad en el Parlamento y una agenda de trabajo que desaconseja cualquier anticipo. Su firmeza en la defensa de sus planteamientos ha cogido al PP a contrapié. Lleva Javier Arenas pidiendo machaconamente elecciones separadas y ahora que Griñán ha despejado esa incógnita, se descuelga con que la ciudadanía tiene urgencia por ir a las urnas (sic). Esta salida tan ambigua como interesada desnuda el deseo de Arenas de haber ido junto a Mariano Rajoy para aprovechar un teórico rebufo nacional. Este tacticismo pone en evidencia la hipocresía con la que actúa Arenas. ¡Menudo pájaro!

Juan Ignacio Zoido, alcalde de Sevilla, ha cumplido de la peor manera posible una de sus promesas electorales estrellas. Ha derogado el plan de restricción de tráfico al casco antiguo de la capital andaluza desde la soberbia de un decretazo, con el autoritarismo de quien esta habituado a ejercer desde el ordeno y mando, con la insolvencia de un gobernante que no es capaz de articular un cambio de normativa desde el diálogo y poniendo una alternativa sobre la mesa. El centro de Sevilla se rige desde ya por la ley de la selva. No ha tenido Zoido la grandeza ni la paciencia de articular una opción que proteja el patrimonio y que diera respuesta al interés de la inmensa mayoría de los vecinos del distrito. El alcalde ha actuado como ni no estuviera en el gobierno, como en su época de oposición, planteando críticas o denuncias, pero sin ofrecer sus propuestas. El centro de Sevilla será una jungla de vehículos privados, cualquiera podrá estacionar junto a la Giralda o llegar a las puertas del El Corte Inglés. Durante unos meses hemos disfrutado de las ventajas y de los avances de otras ciudades que protegen su casco histórico y su patrimonio. Ahora desde la alcaldía se impone con aire marcial la involución, el retroceso, un centro menos habitable, menos sostenible, más contaminado y más caótico. En apenas un mes de mandato, Zoido ya ha tenido su primera manifestación en las puertas del Ayuntamiento. Su gran mayoría obtenida en las urnas no lo exonera de pisotear el sentido común.

A estas alturas de la película nadie duda en España que el Partido Popular quiere dinamitar el estado autonómico. Los primeros aparatosos movimientos de la derecha al toque de cornetín de José María Aznar y su tanque de detritus neoliberal que responde al nombre de FAES han dado paso a una estrategia de demolición más silenciosa, más controlada. No queda bonito derogar el mapa de las autonomías a las bravas, convirtiendo el título VIII de la Constitución, que la derecha no votó, en papel mojado.

Es mucho más eficaz y menos agresiva una desamortización sigilosa, de pasos cortos pero seguros. Algunas autonomías gobernadas por el PP acometen ya un adelgazamiento del entramado institucional. En el caso de Castilla-La Mancha se suprimirán órganos de control al Gobierno regional con la falsa excusa de la austeridad. Además de desmontar el edificio autonómico, se quiere tener manos libres para hacer y deshacer a su antojo. No quiere testigos incómodos de una forma de gobernar que no favorece a la mayoría y que busca atajos que van contra el interés general.

Otra vía pasa por la renacionalización de competencias. Sería un vaciado de las autonomías para volver a un modelo centralista y alejado de la respuesta en el territorio. Esta operación ya está en marcha. Murcia y Castilla-La Mancha no quieren el traspaso de la Justicia. La neocon Esperanza Aguirre se plantea devolver esta competencia al Estado. Incluso, en una bravuconada, el presidente murciano ha puesto sobre la mesa el reintegro de la educación y la sanidad. El desmembramiento del mapa actual iría configurando la fotografía del modelo asimétrico o de dos velocidades, con Cataluña, País Vasco y Galicia con autonomía plena y el resto a medio gas, planificado por la derecha centralista y el nacionalismo periférico en la redacción de la Constitución de 1978. Andalucía quebró estos planes con el referéndum del 28-F, un contratiempo que nunca nos han perdonado, y se impuso el llamado ‘café para todos’.

Al son que marcar la FAES, el PP propugna menos autonomía, menos servicios públicos y menos estado del bienestar, y más centralismo para privatizar y desmantelar lo que es patrimonio de todos. Un escenario desregulado donde, además, los mercados actúen sin cortapisas ni controles democráticos. En fin, dar muchos pasos atrás en nuestra calidad de vida y de los servicios públicos.

El tirón de Rubalcaba

julio 27, 2011

El barómetro de julio del Centro de Investigaciones Sociológicas sentencia que hay partido con vistas a las elecciones generales. Los españoles entienden que Alfredo Pérez Rubalcaba sería mejor presidente del Gobierno que Mariano Rajoy. El 40% de las personas encuestadas prefieren al candidato del PSOE en la Moncloa, frente al 32% que se inclina por el actual jefe de la oposición. Con la encuesta en la mano no resiste la comparación entre el socialista y el conservador. Rubalcaba supera a Rajoy en todos los ámbitos: inspira más confianza y la ciudadanía valora más sus cualidades.

Entre Mariano Rajoy y Alfredo Pérez Rubalcaba, ¿quién diría Ud. que…?

Rajoy

Rubalcaba

Es más eficaz

28.3

38.9

Es más dialogante

25.1

45.3

Entiende mejor los problemas de España

27.6

34.7

Tiene más capacidad de negociación

25.5

42.3

Es más honesto

22.1

31.6

Tiene más visión de futuro

29.7

34.0

Esta percepción se refleja también en la nota que concede el electorado. El ex ministro de Interior obtiene la máxima calificación, con un 4,62 encabeza la tabla, mientras que Rajoy se queda en un 3,6. A esa baja consideración se une que sólo un 13% califica como buena o muy buena la labor del PP en la oposición, es decir, que un 87% no comparte la forma de hacer oposición de los peperos.

El tirón de Rubalcaba permite al PSOE acortar las distancias con el PP en 3,3 puntos, reduciéndola a un 7,1%. El supuesto paseo militar que pronostica la derecha no se ve por ningún lado. Por ejemplo, cuando se pregunta qué partido le gustaría que ganase, el margen se estrecha al máximo: el 32% señala al PP y el 30% al PSOE. Lo dicho: hay partido.

Desmemoria = impunidad

julio 26, 2011


“La impunidad exige la desmemoria”. De esta forma tan lacónica como profunda me respondía mi compañero Ángel Gallego a un tweet sobre la retirada por parte del Ayuntamiento de Granada, gobernado por una amplia mayoría del Partido Popular, de la placa colocada en homenaje a los casi 4.000 fusilados durante la Guerra Civil española en la tapia del cementerio (conocida “muro del terror”. No se han comido mucho el coco las autoridades municipales y aducen como insensible excusa que no estaba autorizada. Pura frialdad administrativa.

Los sectores reaccionarios pretenden borrar la historia para imponer una nueva versión de los hechos. La derecha cuenta con taquígrafos revisionistas, como Pío Moa, dispuestos a darle un sesgo interesado a la realidad. Como ha ocurrido ahora con la dimisión de Francisco Camps, nos quieren hacer tragar la rueda de molino de que  el  golpe militar contra el gobierno democrático de la República fue un acto heroico y benefactor. Eso sí, luego se pusieron España por montera durante cuarenta años, haciendo y deshaciendo a su antojo, y aniquilando a toda la semilla rojo de esta piel de toro, causando decenas de miles de víctimas políticas. La represión franquista se basó en el mismo planteamiento teórico que ha llevado al asesino noruego a matar a sangre fría a 80 jóvenes de militancia progresista: liquidar la estirpe de la izquierda.

La ley de  Memoria Histórica significa un acto de justicia. No es un texto revanchista ni que ajuste cuentas con los responsables de la opresión de la dictadura. Peca si acaso de prudente. Sólo persigue el reconocimiento de las víctimas, la restitución de su memoria y el consuelo de las familias. Esa placa retirada supone un insulto a la dignidad y la lucha de mucha gente por resarcirse del sufrimiento y el olvido. Ese mismo Ayuntamiento, tan escrupuloso en sus competencias administrativas, remueve ese símbolo para el recuerdo y mantiene el monolito de José Antonio Primo de Rivera en pleno centro de la ciudad. Desigual e injusta vara de medir.

Foto.Granadinos.es

Maldita intolerancia

julio 25, 2011

La masacre de Noruega nos tiene que hacer reflexionar. Duele, irrita, indigna… el recurso a la barbarie y la exaltación de la violencia para acallar ideas no compartidas. El asesino (llamarlo perturbado suena a atenuante, a nadie se le ocurre ese eufemismo, por ejemplo, con un etarra) ha atacado al corazón de la democracia y de una organización política, jóvenes del Partido Laborista noruego de entre 15 y 17 años, para cortar de raíz esos brotes de una ideología distinta a su doctrina totalitaria, xenófoba y excluyente. Sus métodos beben en fuentes deleznables, se inspiran en teorías nazis, siguen patrones fascistas. Matar al que piensa o siente de manera distinta es abominable.

Esta brutal crisis está envalentonando a la derecha extrema. Su crecimiento es evidente en muchos países europeos, donde están cuajando los mensajes contra el diferente apelando a las más bajas pasiones. En la cuna del estado del bienestar, los países nórdicos, ha prendido la llama de la ultraderecha y eso que  la presión de la inmigración es insignificante. El egoísmo del primer mundo se alimenta con facilidad. Después del crack del 29 enraizaron los totalitarismos de derecha. En Alemania, los problemas económicos, unidos al orgullo herido por la derrota de la I Guerra Mundial, cimentaron la consolidación del Tercer Reich. No quiero hacer una analogía, estamos en tiempos distintos y la lección está bien aprendida. Ahora bien, tenemos que combatir con todas nuestras energías la intolerancia y la imposición de la fuerza… Y no dejar que germine ninguna semilla del odio ni del rencor. Sería pan para hoy y hambre para mañana.