Tres larguísimos años sin tren

Decía el bolero que veinte años no es nada, pero los tres que lleva Granada de aislamiento ferroviario representa una eternidad. La sociedad granadina salió el domingo a la calle para clamar una vez más contra este castigo que sufre por la incompetencia del Ministerio de Fomento. Siguen cayendo hojas del calendario y no se prevé que la línea férrea esté restablecida hasta noviembre. Un nuevo retraso y ya se acumulan tantos incumplimientos que no es de extrañar que el Gobierno de Rajoy puede alcanzar el triste honor de celebrar los cuatro años sin tren. Siendo la gestión de esta obra demencial, más aun lo es el desahogo de los prebostes del PP y su falta de asunción de responsabilidades políticas por este monumento a la insolvencia. El pasotismo del Ministerio ha causado un enorme perjuicio económico, estimado en 420 millones de euros, a una ciudad que tiene en el turismo cultural uno de los motores de desarrollo. Nadie entiende que en pleno siglo XXI Granada pueda estar casi 1.100 días (y los que quedan) aislada por ferrocarril y perdiendo oportunidades de generación de empleo y riqueza. Y el ministro, escondido y sin dar la cara.

Foto.- Ideal,

Flamenco lorquiano

Vídeo promocional del espectáculo ‘Flamencolorquiano’, del Ballet Flamenco de Andalucía, que podrá verse este verano en el ciclo ‘Lorca y Granada en los Jardines del Generalife’. Una apuesta de nivel y muy sugerente para una de las citas culturales del verano en Granada y Andalucía.

Recuperando patrimonio

Este vídeo nos ofrece uno de los lugares más emblemáticos de Granada y al mismo tiempo más desconocidos, las Torres Bermejas, un castillo situado en el entorno de la Alhambra. Ha sido un lugar inaccesible primero por ser una fortaleza militar, luego porque se usó como presidio en varios momentos de la historia y por último por estar cerrado desde los años sesenta. Es un conjunto que guarda aún muchos secretos y los trabajos que se están desarrollando van a deparar grandes sorpresas. En la actualidad está en marcha la primera fase de un proyecto de consolidación y conservación,  financiado por el Patronato de la Alhambra y el Generalife, que cuenta con un presupuesto de 1.380.000 euros y un plazo de ejecución de 18 meses. En estos primeros meses de intervención se han producido hallazgos importantes que hay que seguir investigando y que pueden aportar nuevas miradas de la Alhambra. Se han descubierto unos dibujos incisos, una especie de grafiti de la época, en las paredes de la Torre del Homenaje, donde también se han identificado estructuras originales de las fases más antiguas del conjunto (de época islámica) hasta las diversas reconstrucciones realizadas en el siglo XV, XVI y XVIII. Es sólo un ejemplo del tesoro oculto que aún tenemos por descubrir en el entorno de la Alhambra, un enclave que va desvelando nuevos atractivos cuanto más se profundiza en su conocimiento. Una vez que concluya la restauración, las Torres Bermejas tendrán uso cultural y podrán ser disfrutadas por todos los ciudadanos. En definitiva, una muestra del compromiso del gobierno andaluz por seguir ampliando la oferta cultural, con nuevos espacios y nuevos contenidos, porque estamos convencidos de que la cultura supone enriquecimiento personal y también económico (atrae turismo, genera empleo y riqueza).

1.000 días de bochorno

Si el castigo ferroviario que recibe Granada por parte del Gobierno del Rajoy es insoportable, las justificaciones del Partido Popular a este atropello son sangrantes. Más de 1.000 días de aislamiento por tren (y los que quedan) y unas pérdidas estimadas de 417 millones de euros requieren una solución inminente y una profunda autocrítica por parte de los populares en lugar de diatribas demagógicas y falaces. No es entendible que en pleno siglo XXI la ciudad de la Alhambra esté desconectada por vía férrea durante tanto tiempo, recordando viejas estampas del siglo XIX. El Ministerio de Fomento ha demostrado una inoperancia de récord Guinness y la insensibilidad habitual de la derecha con todos los asuntos estratégicos para Andalucía. Bochornoso.

Foto.- El Independiente de Granada. Ayer tuvo lugar una nueva manifestación por su ferrocarril.

Satisfacción grande

Han pasado 24 horas y ya reposada la noticia de la llegada del legado de Federico García Lorca a Andalucía, en concreto a la ciudad de Granada, quiero expresar mi enorme satisfacción por el acuerdo. De esta forma, podremos contar en esta tierra con un patrimonio de extraordinario valor antes del 30 de junio y en el momento de que se cree una fundación pública andaluza pasará a ser de titularidad pública. Una nueva largamente esperada y que ya es una realidad. Gracias a todos los que han hecho posible este hito, que supone recuperar la memoria de nuestro poeta más universal y una gran oportunidad para la cultura con una programación de excelencia en torno a su legado. Estamos de enhorabuena.

Tocando todos los palos

Hoy llevo una jornada inolvidable por intensa y, sobre todo, por la pasión y la ilusión que he encontrado en distintos ámbitos de la cultura.

10:00 Medina Azahara

Recorrido delicioso por la ciudad califal que se prepara para conseguir el reconocimiento como patrimonio universal de la humanidad. Se está culminando el alumbrado nocturno, un atractivo más para esta joya patrimonial. Da gusto ver el entusiasmo del director, Alberto Montejo, y del equipo que se encarga de conservar e investigar en el conjunto.

11:30 Filmoteca de Andalucía

Hemos presentado el catálogo de cortometrajes en la casa del cine en Andalucía. Nueve trabajos de noveles cineastas que serán promocionados y difundidos por distintos festivales y circuitos de Europa y América. Una oportunidad que sirve para trasladar el mucho talento que hay en esta tierra y abrir espacio para la cantera del cine. Gente con inquietudes, preparación y vocación de comerse el mundo. (Me he encontrado también con mi admirado Pablo García Casado, director de la Filmoteca y poeta joven pero ya con mucho bagaje).

13:00 Equipo en Córdoba

Visita a la delegación provincial de Cultura y encuentro con los empleados públicos. Sin ellos no sería posible. Hemos mantenido, junto al delegado y la secretaria general técnica, una reunión de trabajo con los jefes de servicio y los directores de unidades. Un equipo humano comprometido con la cultura, con su trabajo y con el servicio público. Un estímulo y un espejo para todos.

17:00 Orquesta y Coro Joven

Parada en Mollina, en el CEULAJ, que acoge el encuentro de verano del programa de jóvenes intérpretes. Allí se han reunido desde el lunes casi 200 integrantes de la Orquesta Joven y el Coro Joven de Andalucía para preparar las piezas que presentarán este domingo en el Festival de Música y Danza de Granada. Gran ambiente, trabajo esmerado y unos ensayos que apuntan a un gran éxito de crítica y público. Emociona ver el buen clima que se respira y la implicación de los chicos y chicas. Hay mucho talento en Andalucía.

22:30 Miguel Ríos y la Orquesta de Granada.

Y como fin de fiesta en unos minutos en Granada disfrutaré con el concierto de Miguel Ríos y la Orquesta de esta ciudad en un marco de excepción como el Palacio de Carlos V en Alhambra.

¿Se puede pedir más al día?

Se les ve el plumero

Aunque los lectores de ciertos periódicos no la hayan encontrado entre los asuntos destacados, ayer hubo una gran manifestación en Granada contra el Gobierno de Mariano Rajoy. Nada más y nada menos que unas 20.000 personas salieron a la calle contra la incomunicación por tren de la capital de la Alhambra desde hace dos años. Y según la previsión del caótico Ministerio de Fomento el ferrocarril, no estará en funcionamiento hasta bien entrado 2018. Queda, por tanto, un año más de aislamiento. Es natural la protesta ciudadana, muy especialmente cuando el principal motor económico de Granada es el turismo. Lo llamativo es que determinadas cabeceras que ofrecieron tanta cobertura al conflicto de la reordenación sanitaria despachen como un mero trámite la movilización por el tren. En alguna noticia cuesta encontrar contra quién se dirige la protesta, incluso se ponen titulares que pueden dar lugar a la confusión. El doble rasero es incompatible con el periodismo. No se cumple con la función social cuando se da diferente tratamiento a hechos similares. Si el sujeto es la Junta de Andalucía, leña al mono, mientras que si es el Gobierno de la nación, se pasa de puntillas. Actuando así a algunos se les ve demasiado el plumero.

Foto.- El Independiente de Granada. Imagen de la manifestación de ayer.

100 días en blanco

Los primeros 100 días de este nuevo Gobierno de Mariano Rajoy han sido decepcionantes para Andalucía. Un auténtico fiasco,  100 días en blanco para esta comunidad. Sólo se ha registrado un avance en algunas cuestiones porque el Ejecutivo en minoría ha estado forzado por la nueva realidad parlamentaria y fundamentalmente por la oposición útil del PSOE se ha conseguido subir un 8% el salario mínimo, paralizar las reválidas, impulsar la propuesta de los sindicatos de renta mínima para los parados, que se esté negociando un pacto de estado contra la violencia de género o aprobar medidas para paliar la pobreza energética. Dicho esto, y en relación con Andalucía, en este periodo nos hemos encontrado algunas buenas palabras y ninguna buena acción. Antes al contrario, desde el Consejo de Ministros se han tomado decisiones que claramente suponen un agravio y un castigo para tierra.

En materia de infraestructuras, se han producido con nuevos episodios de discriminación que se suman a la lista de los últimos cinco años. El Gobierno está demorando con intenciones dañinas inversiones fundamentales para esta comunidad. Dos ejemplos sangrantes:

  1. Nuevo revés para la Algeciras-Bobadilla. Desde que llegó a la Moncloa el PP ha castigado sistemáticamente al principal puerto de España, que es el de Algeciras. Mientras el Gobierno ha dedicado a la conexión férrea del Mediterráneo hasta Murcia 6.000 millones a la de Algeciras apenas 50 millones. Y encima ahora nos enteramos que tiene que devolver dinero a Europa por no haber ejecutado este proyecto estratégico para Andalucía. Es imprescindible para el desarrollo económico que los corredores europeos lleguen esta comunidad y no se quede aislada de Europa.
  2. Otro retraso más para el AVE a Granada. Lleva Granada casi dos años incomunicada por tren y el Ministerio de Fomento ha vuelto a posponer hasta bien entrado 2018 el restablecimiento del servicio. Rajoy dejará tres años esperando a los granadinos el ferrocarril, viviendo una situación propia del siglo XIX. Y otro tanto le ocurre Almería, con la Mesa de Infraestructuras exigiendo al jefe del Ejecutivo que cumpla con el transporte férreo de viajeros y mercancías.

Además, se ha conocido un dato muy preocupante. En Andalucía la obra pública ha bajado un 22% en 2016 por la caída de la inversión del Estado. Junta y corporaciones locales, por el contrario, han cumplido aumentando sus partidas. La denuncia proviene de la patronal de la construcción Fadeco. Y lo que es peor, los propios empresarios hablan de discriminación a Andalucía para favorecer a otros territorios. Terrible conclusión… ¿Pero cuándo la derecha ha querido o demostrado sensibilidad hacia esta tierra?

Mientras que se negocia y acuerda un nuevo sistema de financiación, el Gobierno no lanza ninguna respuesta para hacer frente al perjuicio que produce a Andalucía la aplicación del actual modelo. El Gobierno guarda silencio sobre la propuesta de condonar parte del Fondo Liquidez Autonómica (FLA) a las CCAA que están peor financiadas, entre ellas Andalucía, que recibe 1.000 millones menos al año respecto a la media. Tampoco ningún compromiso para corregir ya el incumplimiento flagrante de la ley de Dependencia. El Gobierno tiene que respetar la ley y aportar 50% de la inversión. Ahora la relación es de 80 por parte de la Junta y 20 del Gobierno. Hay que avanzar ya hacia un pacto de Estado para blindar este cuarto pilar del estado del bienestar.

Continuamos sin noticias del plan especial de empleo para Andalucía. ¡Cómo el Gobierno se puede desentender de la principal preocupación ciudadana y no dar ni una sola explicación convincente! Y esperemos que no recurra finalmente la jornada de 35 horas de la que ya disfrutan unos 270.000 empleados públicos de la Junta  Andalucía. Sería una agresión gratuita a los trabajadores públicos y a una medida de justicia.

En definitiva, 100 días que no han supuesto un nuevo tiempo en la relación del PP con Andalucía. Mucha romería de ministros, mucha declaración de boquilla, pero a la postre ha tratado a Andalucía como siempre: con desprecio y marcando distancias.

Foto.- Ideal.

Punto y final

acuerdo-sanitario-de-granada

El nuevo impulso ya ha dado resultado. Se ha alcanzado un acuerdo entre la Consejería de Salud, los profesionales y las plataformas ciudadanas para la organización hospitalaria en Granada. El objetivo era compartido por todas las partes reforzar la sanidad pública y prestar un servicio de calidad a sus usuarios. No había razones de fondo para no avanzar en el entendimiento. Ahora hay que desarrollar el documento para dotar a Granada de dos hospitales completos, con carteras diferenciadas y urgencias finalistas. Y los responsables de la Junta se van a poner en marcha sin perder ni un solo el momento y en un máximo de seis semanas la hoja de ruta estará definida. El conflicto para nada tenía que ver con los recortes (el Parque Tecnológico de la Salud, puesto en funcionamiento en julio tras una inversión de unos 250 millones, es una instalación de las más avanzadas de España), sino con la organización de la atención hospitalaria. El Gobierno de Andalucía ha demostrado humildad para derogar la función, empatía para saber entender las demandas ciudadanas y compromiso inquebrantable para fortalecer la sanidad pública.

Lo triste es que en este periodo hemos sufrido un intento de manipulación del conflicto por parte de otras formaciones política, con la finalidad espuria de desgastar al Gobierno de Andalucía. Han buscado extender con poco éxito la protesta a todas las provincias de Andalucía. Desde la derecha con el ansia carroñera de meter las garras del negocio privado en el patrimonio de todos que es la sanidad pública y desde la izquierda radical se ha ido de la mano del Partido Popular, como en todo, para arañar un puñado de votos. La sanidad públicas se defiende con hechos: uno de cada tres euros del presupuesto de Andalucía es para salud, un aumento de 13,4% en los tres últimos años (1.000 millones más), 22 nuevas instalaciones puestas en funcionamiento en 2016 y otra en 2017, devolviendo el derecho a los trabajadores sanitarios, implantando la jornada de 35 horas que permitirá contratar a 3.000 profesionales, lanzando la mayor oferta pública de empleo de España… Esos son realidades y no consignas de megáfono.