Suscribo las palabras de la presidenta de Andalucía, Susana Díaz, contra el desvarío de los partidos independentistas de Cataluña. Con modos autoritarios y sin respeto a las garantías democráticas, están tomando decisiones contra el estado de derecho, la Constitución y las propias leyes catalanes. Preocupa, y mucho, que unos políticos desquiciados estén rompiendo irresponsablemente nuestro modelo de convivencia, generando un clima de desconcierto e inseguridad en el seno de la sociedad catalana. ¡Qué espectáculo más triste!

Anuncios

Comparto este oportuno editorial de El País ante la urgencia de poner fin a la escalada de insultos y violencia verbal que se está registrando en nuestro país. No todo vale. Estas actitudes poco democráticas embrutecen la vida política, alientan el rencor y generan fractura social. Debemos combatir cívicamente todo aquello que daña nuestra convivencia.

Reencuentro

marzo 27, 2017

Lo necesitábamos. Llevábamos unos meses con la moral frágil, con desazón y cierta tristeza, con un pellizco en el estómago y la mirada perdida en el horizonte. Lo necesitábamos. El PSOE necesitaba una catarsis. Y eso fue precisamente el acto de presentación de Susana Díaz como candidata a la secretaría general socialista. Fue el recuentro con nuestra historia, fue la reafirmación de un presente no exento de dificultades pero todas ellas remontables y la constatación de que la fuerza política que más ha contribuido al progreso de España tiene futuro. Un proyecto encarnado en la figura de Susana Díaz que siempre conjugará el verbo en primera persona del plural, un proyecto alejado del caudillismo y que no claudicará a los cantos de sirenas de los que quieren ocupar su espacio, un proyecto con ambición legítima de ganar para cambiar a mejor la vida de la gente, un proyecto con los valores de siempre y con respuestas nuevas, modernas e inclusivas. Lo necesitábamos, sí, lo necesitábamos. Un acto de emoción, ilusión y camaradería. Así vibra el PSOE, así se reivindica el PSOE.

Y tras leer y escuchar muchas cosas desde ayer hasta este momento, sólo quiere trasladar con humildad unas pocas apreciaciones.

1. No fue el acto de las viejas glorias, sino el del PSOE de ayer, hoy y mañana. Estaban todos los que han sido (Felipe González, Alfonso Guerra, José Luis Rodríguez Zapatero o Alfredo Pérez Rubalcaba, todos los que son (cuatro presidentes autonómicos, alcaldes y alcaldesas y la inmensa mayoría de cargos provinciales) y todos los que serán o pueden ser. 9.000 militantes de base, con una amplísima representación de las Juventudes Socialistas. El auditorio era transversal e intergeneracional.

2. La militancia no es de nadie, tiene madurez y criterio propios y está donde quiere estar. Además, no comparto ese mensaje subrepticio sobre que los iconos del pasado restan. Nunca renegaría de mis abuelos o de mis padres, y lo mismo ocurre con la familia socialista: me enorgullece poder contar con ese enorme patrimonio moral y real que a través de la acción de gobierno ha hecho posible la modernización de España.

3. Susana Díaz no se aferra al pasado, lo valora y lo reconoce. Lo dijo con claridad: nos votarán por lo que hagamos y no por lo que hicieron Felipe y Zapatero. Compromiso y autoexigencia. No se trata de vivir de las rentas.

4. Defendemos un PSOE ganador y no acomplejado. El PSOE debe salir a ganar y no a pactar. El objetivo de cualquier partido tiene que ser ganar y no conformarse con pactar. Eso significa gobernar desde la victoria. Cuando se sale a empatar, se pierde. Esa afán de triunfo no cierra ninguna puerta a posteriores acuerdos. Este partido tiene que tener un proyecto propio, autónomo, reconocible y distintivo y no sindicar sus expectativas electorales o entregar la cuchara antes de competir.

 

Utilidad pública

marzo 14, 2017

El simulador para calcular el impuesto de sucesiones ha tenido una buena acogida en su primer día de funcionamiento. Más de 43.000 visitas ha recibido este instrumento que la Junta de Andalucía ha puesto para desmontar la campaña de desinformación y mentiras que ha lanzado el Partido Popular contra un tributo que es del Estado cedido a las comunidades autónomas y que sólo pagan los ricos. Es una figura impositiva progresiva que paga más quien más recibe y que en el caso de Andalucía sólo lo abona 2 de cada 100 personas entre parientes directos (padres, hijos y cónyuges). Cuando se obtiene una herencia, aunque se quede exento del impuesto de sucesiones, se paga el de plusvalías a los ayuntamientos y los gastos de notaría, registro y gestoría. En la mayoría de los casos, el 98% no se abona nada por sucesiones, y sí se hace frente a otros pagos. La demagogia solo se desactiva con la certeza de los datos. El Partido Popular parece haber descubierto ahora el impuesto de sucesiones ahora cuando es una figura que está regulada desde 1987 en nuestro país y también existe en la mayoría de los países de la Unión Europea. El Gobierno de Mariano Rajoy hizo una reforma fiscal hace poco más de un año, justo antes de las elecciones, y tocó varios impuestos y se olvidó del de sucesiones. Estamos, por tanto, ante un ejercicio de hipocresía de la derecha que sólo pretende salir al auxilio de los poderosos. De ahí, la utilidad pública de este simulador y de otros instrumentos de información que está desarrollando el Gobierno de Susana Díaz para desarmar los bulos del PP y sus intento de generar alarma social.

Falso debate

febrero 3, 2017

El pensamiento conservador sale ahora en tropel contra el impuesto de sucesiones y donaciones. Ésta es una figura tributaria de titularidad estatal cedida a las comunidades autónomas y forma parte del modelo de financiación de los servicios públicos. Si tan pernicioso es este gravamen, ¿por qué el Partido Popular que contó con una mayoría absoluta durante cuatro años no lo eliminó? Lo podrían haber hecho con el mismo rodillo que aplicaron en esa etapa con otras normas y recortes. Sólo tenían que haber compensado a las autonomías por la pérdida de ingresos y hoy ya sería éste un asunto del pasado. Pero no lo hicieron y ellos tendrán que explicar el porqué. Cuando se pone al PP ante el espejo de esta contradicción, no alcanzan ni a balbucear una respuesta.

No se entiende esta ahora campaña auspiciada por el Partido Popular cuando es un impuesto que pagan los ricos. Un asunto que está llegando a los programas televisivos de la mañana con más desinformación que rigor y contraste de la realidad. Por eso, frente a los argumentos demagógicos o anecdóticos, propios de esta era de la posverdad, nada mejor que los datos. El comportamiento de este tributo en Andalucía en 2016 arrojan los siguientes resultados:

  • El 93% de las liquidaciones presentadas por herencias en Andalucía no tuvieron que pagar ni un céntimo
  • Si sólo tenemos en cuenta a las de parentesco directo, sólo pagaron este impuesto el 2% de los declarantes.
  • Sólo 459 contribuyentes presentaron herencias iguales o superiores a 800.000 euros, un 0,18% del total.
  • En Andalucía, se han ampliado las deducciones por la herencia de vivienda habitual para los descendientes directos y se establece también una reducción automática del 99% en herencias o donaciones de explotaciones agrarias para facilitar el relevo generacional en este sector clave de la economía regional.
  • Es una falsedad vincular las renuncias a herencias con la existencia del impuesto. En 2015, en la Comunidad de Madrid se produjeron un total de 4.120 renuncias y 6.829 en Andalucía. El motivo principal tras el fallecimiento se dejan más deudas que bienes. Esto tiene que ver con la burbuja inmobiliaria y las hipotecas a 40 años.
  • Además, cuando se hereda se pagan también otros tributos como el de plusvalías, que es de competencia municipal, y los gastos de notaría.

Dicho esto, se debe avanzar hacia una armonización fiscal para garantizar la igualdad de los españales y para que las autonomías mejor financiadas puedan reducir su presión fiscal haciendo competencia desleal o dumping a las CCAA que cuenta con recursos por debajo de la media.

Un paso adelante, un paso hacia atrás. Por la mañana, la ministra de Sanidad, Dolors Montserrat, anunciaba la subida del copago farmacéutico para los pensionistas. Por la noche, tras el revuelo causado por esta medida, se desmentía a través de su cuenta de Twitter. No es la primera vez que lo hace. También se tuvo que autoenmendar cuando anunció una posible modificación de la ley del aborto para las menores de 16 y 17 años víctimas de la violencia machista en el seno de la familia pudieran interrumpir el embarazo sin autorización de sus progenitores. La presión dentro del Partido Popular le hizo comerse sus palabras. Dos rectificaciones en dos meses. Esta ministra se está caracterizando por corregirse a sí misma.

Es inadmisible que una de las primeras medidas de la nueva ministra sea aumentar el copago de los medicamentos a las personas mayores. Sería muy fuerte penalizar de nuevo a los pensionistas, cuando muchos de ellos con su reducida nómina mantienen a sus familias. No es el tiempo de más sacrificios, sino de revertir derechos. Lo que tiene que hacer el Gobierno y el PP es derogar el decreto de copagos de 2012. No supone ni ahorro (la factura farmacéutica es ya la misma que cuando se aprobó el decreto) y se está grabando la economía de muchas familias trabajadoras. Andalucía tomó medidas para paliar los efectos del nocivo decreto. Así, más de 1,5 millones de pensionistas en esta comunidad no han tenido que adelantar el dinero del copago farmacéutico impuesto por el Gobierno. Estamos hablando de una cantidad importante: 152,2 millones.

Además, el Gobierno que preside Susana Díaz ha demostrado que existen otras alternativas para hacer sostenible y eficiente el sistema sanitario público. Andalucía ha optado por aminorar los beneficios de la industria farmacéutica, a través de la selección pública de medicamentos en oficinas de farmacia mediante subastas. Esto ha permitido a la Administración andaluza ahorrar más de 413 millones de euros desde su implantación. Una medida que, a pesar del Rajoy y el PP, tiene el aval del Tribunal Constitucional. De aplicarse las subastas en el conjunto del Sistema Nacional de Salud, el ahorro supondría 1.500 millones y se podría reinvertir en la sanidad pública. La derecha debería abandonar sus crueles de éxito y copiar las experiencias de éxito.

Buena nota en transparencia

diciembre 28, 2016

clasificacion-transparencia

Las administraciones públicas tienen hoy paredes de cristal en España. Así lo demuestra el informe de 2016 de la organización Transparencia Internacional. No hay mejor forma de recuperar la confianza de los ciudadanos que ofreciendo claridad absoluta sobre lo que se hace con los fondos públicos. La media de las comunidades autónomas se sitúa en 94 puntos sobre 100. País Vasco hace un pleno (100) y Andalucía se sitúa con 96,3, con más de dos puntos por encima del promedio. Salvo Navarra, todas las autonomías están en el sobresaliente. Esta nueva cultura política constituye toda una ventaja y una garantía para los españoles. La ciudadanía tiene derecho a saber qué se hace con sus impuestos, qué decisiones se toman y por qué. La rendición de cuentas, sin duda, ante la sociedad fortalece la democracia.