A ti, viva

diciembre 10, 2017

A TI, VIVA
Vicente Aleixandre

Es tocar el cielo, poner el dedo
sobre un cuerpo humano.
Novalis

Cuando contemplo tu cuerpo extendido
como un río que nunca acaba de pasar,
como un claro espejo donde cantan las aves,
donde es un gozo sentir el día cómo amanece.

cuando miro a tus ojos, profunda muerte o vida
que me llama,
canción de un fondo que sólo sospecho;
cuando veo tu forma, tu frente serena,
piedra luciente en que mis besos destellan,
como esas rocas que reflejan un sol que nunca se hunde.

Cuando acerco mis labios a esa música incierta,
a ese rumor de los siempre juvenil,
del ardor de la tierra que canta entre lo verde,
cuerpo que húmedo siempre resbalaría
como un amor feliz que escapa y vuelve…

Siento el mundo rodar bajo mis pies,
rodar ligero con siempre capacidad de estrella,
con esa alegre generosidad del lucero
que ni siquiera pide un mar en que doblarse.

Todo es sorpresa. El mundo destellando
siente que un mar de pronto está desnudo, trémulo,
que es ese pecho enfebrecido y ávido
que sólo pide el brillo de LA luz.

La creación riela. La dicha sosegada
transcurre como un placer que nunca llega al colmo,
como esa rápida ascensión del amor
donde el viento se ciñe a las frentes más ciegas.

Mirar tu cuerpo sin más luz que la tuya,
que esa cercana música que concierta a las aves,
a las aguas, al bosque, a ese ligado latido
de este mundo absoluto que siento ahora en los labios.

Nota.- Un poema de este componente de la Generación del 27 porque esta próxima semana se cumplen 90 años del encuentro de este elenco excepcional de creadores en el Ateneo de Sevilla en el acto por el tercer centenario de la muerte de Luis de Góngora, un encuentro que se considera el momento fundacional de este grupo heterogéneo. Además, el Centro Andaluz de las Letras organiza mañana en Málaga un congreso sobre Aleixandre y el jueves llega a las librerías la nueva edición de su Poesía Completa.

Anuncios

Los años aurorales

diciembre 3, 2017

El periodista y poeta Fernando del Val ha conseguido el Premio El Ojo Crítico de Poesía 2017, de Radio Nacional de España, por su obras ‘Los años aurorales’. Os dejo tres de su pequeños pero profundos poemas:

de tu boca sale un velero
y yo que siempre he creído en el mar
sonrío

***

hacer noche en tus ojos
en la cueva luminosa
de tu luna llena

***

respiré en la luz de las lecturas
y allí estabas tú
eres algo que me apetece siempre

Y tú quieres volver

noviembre 26, 2017

Y TÚ QUIERES VOLVER
(Primera canción)
Jaime Verdú

Y tú quieres volver.
Y yo quiero olvidar.

Solo una blanca hoja
donde escribir pueda,
lejos de ti.
Nada de ti.

Y tú quieres volver.
Y yo quiero pasar.

A cielos abiertos
A prados de alondras,
fuera de ti.
Limpia de ti.

Y tú quieres volver.
Y yo quiero morir.

Solo con sentir
tus manos vacías,
de ese candor,
de ese calor.

Y tú quieres volver.
Y yo quiero vivir.

Caricia al auxilio,
presta y diligente,
que me arrebole
que me idolatre.

* Este poema pertenece a Las estelas de versos quebrados, un libro editado como alegato contra la violencia de género y cuyos ingresos por ventas se destinarán a las viviendas de acogida del proyecto Nueva Luz para víctimas de esta lacra.

Canción de la noche sola

noviembre 19, 2017

CANCIÓN DE LA NOCHE SOLA
José Ángel Buesa

Fue mía una noche. Llegó de repente,
y huyó como el viento, repentinamente.
Alumna curiosa que aprendió el placer,
fue mía una noche. No la he vuelto a ver.
Fue la noche sola de una sola estrella.

Si miro las nubes, después pienso en ella.
Mi amor no la busca; mi amor no la llama;
la flor desprendida no vuelve a la rama,
y las ilusiones son como un espejo
que cuando se empaña pierde su reflejo.

Fue mía una noche, locamente mía:
me quema los labios su sed todavía.
Bella como pocas, nunca fue más bella
que soñando el sueño de la noche aquella.

Su amor de una noche sigue siendo mío:
la corriente pasa, pero queda el río;
y si ella es la estrella de una noche sola,
yo he sido en su playa la primera ola.

Amor de una noche que ignoró el hastío.
Somos las distantes orillas de un río,
entre las que cruza la corriente clara,
y el agua las une, pero las separa.

Amor de una noche: si vuelves un día,
ya no he de sentirte tan loca y tan mía.
Más que la tortura de una herida abierta,
mi amor ama el viento que cierra una puerta.

El amor florece tierra movediza,
y es ley de la llama trocarse en cenizas.
El amor que vuelve, siempre vuelve en vano,
así como un ciego que tiende la mano.
Amor de una noche sin amanecer:
¡acaso prefiero no volverte a ver!

Besarse, mujer…

noviembre 12, 2017

BESARSE, MUJER…
Miguel Hernández

Besarse, mujer,
al sol, es besarnos
en toda la vida.

Ascienden los labios
eléctricamente
vibrantes los rayos,
con todo el fulgor
de un sol entre cuatro.

Besarse a la luna,
mujer, es besarnos
en toda la muerte.

Descienden los labios
con toda la luna
pidiendo su ocaso,
gastada y helada
y en cuatro pedazos.

* Mañana comienzan las actividades de la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía para conmemorar el 90º aniversario de la constitución de la Generación del 27.

Amor fati

noviembre 5, 2017

AMOR FATI
Antonio Cabrera

El crepitar
de unas ramas de olivo
que se queman sin prisa tras la poda,
el ímpetu del pájaro en el cielo,
su timidez en el arbusto, el áspero
zarzal y la humareda
me están pidiendo
una confirmación, su debido registro
entre lo que sucede.
Necesitan
el sí callado que he de darles
para poder hacer en su existencia
un hueco a mi existencia muda.
Comprendo que se trata
-como en el lazo entre la flor y el día-
de un destino recíproco,
de un mutuo ser en lo que es, sin más.
(Ninguna plenitud,
tampoco, aún, ninguna pérdida.)

Acepto estar aquí, y estar mirando
estas cosas sin cifra.
Acepto, juzgo, doy
al aire
el mismo aire
que me sustenta a mí.

* Antonio Cabrera, poeta gaditano afincado en la Comunidad Valenciana, sufrió hace siete meses un accidente que lo dejó tetrapléjico. Hoy podemos leer en El Mundo su primer poema tras la grave lesión: ‘Médula’. Dice el autor: “La poesía me ha salvado la vida”.

Una cuenta en mi cuerpo

octubre 29, 2017

UNA CUENTA EN MI CUERPO
Vanesa Martín

Te abrí una cuenta en mi cuerpo
para que me apuntes los asaltos con tiza
y me añadas la propina
y me crezcan los decimales
y nos borren las heridas,
que mi piel será de agosto
y la tuya pleno julio.
Aprende a dibujarme
para que nunca te pierda,
para que siempre me ganes.