Resumen de un debate en el Parlamento de Andalucía el 23 de noviembre de 1995 sobre la modificación de la ley electoral para incorporar la incompatibilidad del cargo de diputado con el de alcalde y presidente de Diputación:

…la propuesta que el Grupo Parlamentario Popular de Andalucía hace y yo hoy defiendo pretende modificar la vigente Ley Electoral, la Ley Electoral que está vigente desde el año 1986, en un aspecto concreto, el régimen de las incompatibilidades de los Diputados. Es una iniciativa legislativa que me adelanto a decir que es sin duda legítima…

…Y esta propuesta, que no altera esencialmente el marco jurídico y normativo que establece la Ley electoral, incide en una cuestión concreta y de actualidad, que es el régimen de las incompatibilidades de los Diputados de esta Cámara. Es una nueva puerta que, desde nuestro punto de vista, es oportuna, porque la sociedad española y andaluza está en debate y hay una demanda sobre la necesidad de la clarificación, la transparencia sobre la dedicación pública de los representantes políticos, públicos, y de los que tienen funciones administrativas…

…Proponemos una modificación por la que se incrementan las incompatibilidades de los parlamentarios, en una doble filosofía, que es la que primero expondré, ampliando la relación de puestos, de cargos incompatibles, y, en concreto, en la propuesta de Ley se añaden los Alcaldes, los Presidentes de Diputación y Diputados provinciales, los Presidentes de Mancomunidades y de áreas metropolitanas u otras aglomeraciones territoriales urbanas que pudieran existir en el futuro y que la Ley ampara, y me refería en principio a ello. ¿Y por qué esto? Pues por una cuestión muy sencilla, señorías. Creo que ha llegado la hora de que la Comunidad Autónoma andaluza, que para ello tiene competencias en base a su autonomía, establezca un deslinde a la hora de acabar con la acumulación de cargos públicos.

No bastan las normas internas de los partidos, que algunos, otros no, ya han hecho aplicar incompatibilidades. Hace falta que si estamos inspirados en la filosofía que este Grupo asume —y me refiero a la tercera parte de la propuesta— de que el régimen de dedicación de los parlamentarios andaluces sea un régimen de dedicación absoluta, parece inevitable que desarrollemos una serie de cargos que sean en todo caso incompatibles…

…Parece que es natural que no se acumulen dos responsabilidades. Si, al final, la dedicación parlamentaria exige una importante actividad, parece que con determinados puestos que tienen una especial responsabilidad, dedicación y significación no sea compatible. Parece que el puesto de Alcalde no debe ser compatible con el de parlamentario autonómico; igual, Presidentes de Diputación y Diputados provinciales…

…Difícilmente, la función representativa, con ese régimen de dedicación absoluta, se podrá ejercer…

…Ésa es la filosofía. Los cargos públicos hay que acumularlos cuanto menos mejor. Eso lo demanda hoy la ciudadanía…

Así defendía el Partido Popular la incompatibilidad del cargo de alcalde con el de diputado autonómico en 1995. Luego Javier Arenas blandió durante años el estandarte de una persona, un cargo. En la legislatura que ahora expira han sentado hasta 17 regidores en el Parlamento de Andalucía. Cuando el Grupo Socialista, que desde 1996 no ha situado a ningún alcalde en el antiguo Hospital de las Cinco Llagas, plantea la reforma de la ley electoral para incorporar esta incompatibilidad, la derecha andaluza (tan dada a cambiar de discurso en función de su conveniencia) habla de “cacicada” y el Gobierno de Rajoy se plantea recurrir ante el Tribunal Constitucional una medida que funciona con más dureza en Galicia desde hace más de tres lustros. ¿A quién quieren engañar?

Debate completo recogido en el Diario de Sesiones del Parlamento.

Anuncios

Se cumplen seis meses y un día de la derogación del Plan Centro en Sevilla. Suena a condena… A condena para los vecinos del casco histórico de la capital andaluza por obra y gracia del alcalde. Juan Ignacio Zoido nos ha empeorado la vida a mucha gente: más atascos, más dificultad de tránsito para el servicio público, más ruido, más contaminación atmosférica, más riesgo para el patrimonio cultural y un progresivo afeamiento de un entorno histórico-artístico copado por los coches. El tráfico rodado ha desplazado a las personas. Ya no somos el centro de las políticas, sino sufridores de un concepto de movilidad que nos arrincona y da prioridad a los automóviles.

Este fin de semana, coincidiendo con el medio año de tan desacertada decisión, el centro ha sido una jungla. Vehículos entrando a mansalva, aparcados en cualquier sitio y sinfonía ensordecedora de claxon y motor a cuatro tiempos. La Torre del Oro y los bajos de Marqués de Contadero constituyen un ejemplo del despropósito y de la involución a la que nos está condenando el actual gobierno municipal. Una zona de indudable atractivo turístico se convierte en un aparcamiento tumultuoso que da a la ciudad una patina tercermundista, característica de tiempos que ya parecían olvidados.

Cambiar un modelo que funcionaba por el caos es responsabilidad de un alcalde que ha hecho valer su mayoría absoluta y por una malentendida promesa que ha devenido en respuesta soberbia y en la patraña de la manipulación de unos informes para adobar una decisión incomprensible. Y lo peor no ha sido la derogación, sino la incapacidad de los actuales mandatarios de la derecha para articular una alternativa desde el primer minuto. Pero es que han pasado seis meses y un día y en el Ayuntamiento siguen sin alumbrar un modelo que ordene un desbarajuste que jamás se debería haber ocasionado. Esperando a Zoido, ¿hasta cuándo?

Foto.La mirada revoltosa. Tomada el 29 de enero.


DONDE FUISTE FELIZ ALGUNA VEZ…
Félix Grande

Donde fuiste feliz alguna vez
no debieras volver jamás: el tiempo
habrá hecho sus destrozos, levantando
su muro fronterizo
contra el que la ilusión chocará estupefacta.
El tiempo habrá labrado,
paciente, tu fracaso
mientras faltabas, mientras ibas
ingenuamente por el mundo
conservando como recuerdo
lo que era destrucción subterránea, ruina.

Si la felicidad te la dio una mujer
ahora habrá envejecido u olvidado
y sólo sentirás asombro
-el anticipo de las maldiciones.
Si una taberna fue, habrá cambiado
de dueño o de clientes
y tu rincón se habrá ocupado
con intrusos fantasmagóricos
que con su ajeneidad, te empujan a la calle, al vacío.
Si fue un barrio, hallarás
entre los cambios del urbano progreso
tu cadáver diseminado.

No debieras volver jamás a nada, a nadie,
pues toda historia interrumpida
tan sólo sobrevive
para vengarse en la ilusión, clavarle
su cuchillo desesperado,
morir asesinando.

Mas sabes que la dicha es como un criminal
que seduce a su victima
que la reclama con atroz dulzura
mientras esconde la mano homicida.
Sabes que volverás, que te hallas condenado
a regresar, humilde, donde fuiste feliz.
Sabes que volverás
porque la dicha consistió en marcarte
con la nostalgia, convertirte
la vida en cicatriz;
y si has de ser leal, girarás errabundo
alrededor del desastre entrañable
como girase un perro ante la tumba
de su dueño… su dueño… su dueño…

A mediados de diciembre de 2011, el Parlamento Europeo aprueba rechazar la prórroga del Protocolo del Acuerdo de Pesca entre la UE y Marruecos. Los barcos tienen que volver a puerto, con los consiguientes perjuicios para el sector.

15 de diciembre: La ministra de Medio Rural y Marino en funciones, Rosa Aguilar, estima en “más de 30 millones de euros” el daño económico ocasionado al sector en España, fundamentalmente a barcos andaluces y canarios, por la decisión aprobada por la mayoría conservadora y algún que otro diputado comunista. Aguilar explica que esta cantidad es una “cuantificación preliminar” por los daños derivados de los dos meses y medio de prórroga en los que la flota española no podrá faenar y considera que debe ser la Unión Europea la que asuma “íntegramente” estas pérdidas.

21 de diciembre: Mariano Rajoy supera la investidura. Y un día después se conoce el nuevo gobierno.

4 de enero: El ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, anuncia una reunión para 10 de enero con la comisaria europea de Pesca, María Damanaki, para pedirle que agilice la tramitación de un nuevo acuerdo pesquero con Marruecos y que apruebe una medida “específica” para compensar a las flotas afectadas por la ruptura del anterior acuerdo. Dice que reclamará los 30 millones de euros que pidió su antecesora.

10 de enero: El nuevo gobierno ha rebajado las compensaciones económicas que exigirá a Bruselas para indemnizar a los pescadores y armadores españoles que se vieron perjudicados por la suspensión de la prórroga del acuerdo de pesca entre la Unión Europea y Marruecos. El ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, ha calculado que si no se logra un nuevo convenio con el reino aluí, el sector perdería en un año entre 15 y 16 millones de euros.

26 de enero: El sector pesquero recibirá 9 millones, la mitad para la flota andaluza, en ayudas del fondo europeo de la pesca para compensar la paralización temporal de su actividad debido a la no renovación del acuerdo pesquero de la UE con Marruecos, según el ministro Arias Cañete.

En 22 días se ha quedado una importantísima cantidad de dinero en la gatera. De los 30 millones por los dos meses y medios sin faenar a los sólo 9 finales. Los pescadores se tendrán que conformar con una quinta parte de lo que les correspondía por la incapacidad del nuevo Gobierno para defender los intereses del sector. Ahora lo podrán envolver con celofán los propagandistas de la Moncloa o la calle Génova. No cuela. A Arias Cañete se le han escapado euros de las manos como si fuera agua.

Foto.20 minutos. Arias Cañete y la comisaria europea.

Twitter está al rojo vivo. Sus usuarios (más de 1000 millones en el planeta) protestan ante el anuncio de implantar un régimen selectivo de censura. Los rectores de esta red social han colgado un escueto post en su blog corporativo para alertar de que borrarán las entradas que vulneren las leyes locales de un país. La decisión supone un atentado a la libertad de expresión y se enmarca en esa nueva corriente de pensamiento de recortes de libertades individuales nacida tras el 11-S. Desde los atentados de las torres gemelas de Nueva York se ha producido una deriva donde la seguridad se antepone a cualquier otro principio. La libertad, el bien más sagrado de un ser humano, está retrocediendo en la escala de valores universal. Esta ocurrencia de Twitter será muy celebrada por regímenes no democráticos y autoritarios. Es la coartada perfecta para silenciar sin problemas internacionales a la disidencia. Si se considera que a través de esta red social se comete o se hace apología de algún delito, para eso están los tribunales. ¿O es que también se piensan imponer restricciones a blogs, webs y otras formas de comunicación en  la red? ¿Y después se instaurará algún tipo de control previo a la actividad de los medios de comunicación? Esta iniciativa puede estar pensada desde la buena fe para combatir mensajes xenófobos, de exaltación del nazismo o el terrorismo. Mucho me temo que una vez abierta la espita algunos gobernantes no se resistirán a la tentación de recuperar la mordaza. El riesgo de involución nos acecha.

El Parlamento de Andalucía aprobó ayer por unanimidad la creación del Colegio de Periodistas de Andalucía. En nombre del Grupo Socialista defendí esta ley en la última sesión de la presente legislatura. Éstos fueron mis argumentos y mis razones expuestos desde la tribuna de oradores.

“Como andaluz pero sobre todo como periodista, expreso mi satisfacción por la ley que debatimos y que aprobaremos esta tarde. Esta ley pone el colofón a una legislatura con un fuerte impulso legislativo. Hasta 64 iniciativas legislativas se han aprobado en estos cuatro años, ésta ha sido por tanto una legislatura fecunda y muy beneficiosa para los andaluces.

Damos respuesta al clamor de un sector profesional que está sufriendo unas condiciones laborales que demandan una respuesta firme y comprometida. Y la creación del Colegio de Periodistas supone un avance decisivo en la solución a los muchos obstáculos que tienen que superar los hombres y mujeres que ejercen el periodismo para cumplir con su función social. Un avance decisivo para trabajar sin las penurias salariales y sin las presiones de las empresas editoras.

Nace el colegio en el último acto de legislatura. En un año en el que conmemoramos el bicentenario de la Constitución de 1812. Una carta magna en la que por primera vez se garantizaba y se dignificaba la libertad de información. Una coincidencia de gran valor simbólico.

La creación del colegio ha de servir para encauzar la deriva que se observa en el ejercicio del periodismo. Las asociaciones de la prensa tienen un insuficiente andamiaje jurídico en la defensa de los profesionales. El Colegio persigue reforzar las garantías profesionales, aportar más seguridad jurídica, un blindaje jurídico a los periodistas para poder cumplir el mandato constitucional y defender sus derechos laborales. Por tanto, el Colegio establece el marco para garantizar una información veraz y al servicio de la ciudadanía. No puede ser un instrumento de orientación corporativista sino en beneficio del interés general.

Esta ley contribuye a regular una profesión muy desregulada. La actual situación beneficia el afán de lucro e influencia de las empresas y perjudica a la sociedad y a los profesionales. Quiero hacer desde esta tribuna un alegato por la dignidad del periodismo y los periodistas.

Un alegato desde una perspectiva ética y deontológica. Que suponga romper la primacía de los intereses, muchas veces espurios, de los gestores de las empresas informativas, en menoscabo de la información veraz y la responsabilidad social. Más que nunca urge reclamar la autonomía de las redacciones frente a las presiones de los consejos de administración.

Un alegato contra condiciones sociolaborales denigrantes que sufren los periodistas. En las empresas periodísticas existen demasiados casos de explotación y abusos: titulados que cobran muy por debajo del salario mínimo interprofesional; colaboradores y becarios que hacen el trabajo de redactores de plantilla y se les da una retribución miserable; periodistas que trabajan sin contrato; jornadas laborales maratonianas; dificultades (e incluso amenazas) para la conciliación con la vida personal y familiar; etc.

La inspección de trabajo tiene mucha faena en los medios de comunicación para atajar estos comportamientos irregulares y que atentan contra el estatuto de los trabajadores. Sería ineludible que se pusiera mano a la obra. Algún medio quedaría como el alguacil alguacilado.

Esta situación de precariedad se agudizado con la crisis. Esta crisis económica ha golpeado con dureza al sector de la comunicación en general y al periodismo en particular. En términos relativos, el gremio periodístico es donde más paro se registra. Y donde más se ha cebado la crisis. Las empresas han aprovechado estos momentos de grandes turbulencias o para cerrar o para aliviar las plantillas. Varios miles de periodistas y de personal de los medios han engrosado las listas del INEM.

No se da sólo en los medios pequeños o de menor poder económico. También se conocen atajos de empresas consolidadas para mantener en situación de becarios a titulados con años de experiencia. Se han echado a periodistas contrastados y con experiencia por mileuristas dóciles. Se produce una ecuación perversa, menos medios es igual a menos pluralismo, más paro.

Se está llegando a ofertas de empleo que son una aberración: pagar 0,75 euros por 800 caracteres (medio folio), 2,50 euros por artículos de 250 palabras. El colmo de la desvergüenza es que se recurra al eufemismo de voluntarios para trabajar gratis. No es de extrañar que una asociación de la prensa, en concreto, la de Madrid haya puesto en marcha la campaña GRATIS NO TRABAJO ante este tipo de ofertas humillantes. Y no es la única iniciativa en este sentido.

Con este panorama sombrío, los editores han impuesto el miedo en muchas redacciones. No en todas, por suerte para los profesionales y los ciudadanos. No les interesan los periodistas de raza y con criterio sino aquéllos que acepten sin más sus consignas y además cobrando en muchos casos salarios de miseria.

Todo esto contribuye a un empobrecimiento del producto y al desprestigio de la profesión periodística. Unos profesionales mal pagados y con una gran inestabilidad laboral están más expuestos a las presiones y a perder la independencia.

El Colegio ha de velar por unas condiciones laborales dignas y ha de ser la salvaguarda de un código deontológico de la profesión. Un mayor nivel de competencia y de calidad en el quehacer periodístico redundará en beneficio del sector y también se prestará un mejor servicio a la ciudadanía. Una democracia es más plena cuanto mejor funcionan los medios de comunicación y más se garantiza la información veraz.

Como Martin Luther King, también tengo un sueño.

Un sueño que contempla un periodismo de calidad, crítico y con vocación cívica.

Un sueño que contempla unos medios de comunicación que cumplan su función social y dejen de anteponer sus intereses económicos e ideológicos en detrimento de la información veraz.

Un sueño donde se respetan los derechos de los periodistas como trabajadores.

Un sueño donde se existe un marco de relaciones laborales que dignifica a los profesionales y no los esclavice.

Un sueño donde el periodista recibe un salario digno, como reconoce la Constitución a todos los españoles.

Y para conseguir que este sueño sea realidad, el Colegio de Periodistas constituye el primer paso.”

Foto.Federación Andaluza de Asociaciones de la Prensa.

El espejo de Portugal

enero 25, 2012

Mariano Rajoy se mira con deleite en el espejo de los recortes de Portugal. Sostiene el presidente español (que no Pereira) que hará “algo parecido” que el gobierno de derechas en el país vecino. Pues habrá que agarrarse porque vienen curvas. Hace algo parecido a lo decidido por Passos Coelho consiste en subir el IVA, crear un impuesto equivalente al 50% de la paga de Navidad de los trabajadores, el dichoso copago (pagar por las atenciones sanitarias), reducir los días de vacaciones, el abaratamiento del despido (sólo 12 días por año trabajado), aumento de la jornada laboral en el sector privado y subidas brutales de la luz y el agua, entre otras agresiones al estado del bienestar y a las conquistas sociales. Rajoy nunca baja al terreno y se queda en las frases retóricas y ambiguas. Sigue amagando con reformas y no da el paso hasta que se celebren las elecciones andaluzas del 25 de marzo. El primer golpe a los bolsillos de los españoles ha sido de traca, con el agravante de un incumplimiento clamoroso de sus promesas electorales, en especial con el incremento del IRPF. No se puede jugar con la gente más tiempo. ¡Que diga la verdad, que se moje, que asuma su liderazgo de una vez! No caben más engaños. El inquilino timorato de la Moncloa tiene que dar la cara ante el país. Posiblemente sea más lesivo para sus intereses partidistas el cálculo y el tacticismo electoralista a fin de no perder votos en Andalucía que la crudeza, la extremada crudeza, de las medidas que están por venir y que este pseudo-líder no se atreve a adoptar. En los recortes, España será como Portugal.