Cuerpos perdidos en las morgues

CUERPOS PERDIDOS EN LAS MORGUES
Xaime Martínez

Sólo el terror despierta a los amantes.
Eduardo Lizalde

¿Dónde están esos cuerpos perdidos en las morgues?
¿Y dónde el tibio amor que los compuso?

Me desperté y llorabas
Como una gasa húmeda la noche te envolvía
tal material quirúrgico recién hervido
las horas de la noche te envolvían con su gasa húmeda
y caliente perlada de rocío y tal vez yo
también pero no va de eso el poema
sino:
me desperté y llorabas
y te dije recuerda amor que nos dormimos viendo Penny Dreadful
lo más probable es que esto sea sólo
un sueño de los míos
y una mierda
soy yo la que siempre sueña las cosas
Pero da igual el caso es que llorabas
qué nombre le pondremos a este bulto y evitabas mirar
qué te parece bulto aureliano tumoración nódulo mamario

Te dormiste tú solo como siempre
Perdona no me creo que haya vuelto a pasar eres imbécil
no me toques es posible

que no dijeras esto sino algo
más parecido a
Oh can you feel my heartbeat?
Yo te contestaría sí pues la verdad es que puedo
Oh can you feel my heartbeat?
Yo te contestaría alguien cambió los nombres en las fichas policiales
Oh can you feel my heartbeat?
Yo te contestaría entiendo su preocupación señora pero estamos
atados de pies y manos
Y alguien quizás un productor quizás el guionista aunque lo dudo
montaría después aquella escena en que el maníaco revisa
las firmes ataduras de su víctima
y yo de pronto tomaría el punto
de vista del fanático y tú bueno ya imaginas
ME DESPERTE Y LLORABAS
pero en esta
ocasión tal vez no dijimos nada por un rato
Un abrazo tan sólo (El plano se va abriendo/ ¿eso es un pene?)

Desconocía que escucharas a Nick Cave te dije al fin
No sé quién es Nick Cave me contestaste
Y entonces me detuve
No sé quién es Nick Caaaaaave

Me desperté otra vez
Me incorporé muy rápido en la cama Sin prender
la luz logré bajar a la cocina Cogí un vaso
Me sacudí aquel sueño como pude

Despierta, dije.

Amor, amor, me temo
que han robado nuestros cuerpos.

* Este poeta asturiano es el ganador del Premio Nacional de Poesía Joven en 2019.

Que sea la definitiva…

Echa a andar la XIV legislatura de nuestra democracia con la constitución del Congreso de los Diputados y el Senado. Por tercera vez tomo posesión del acta en la Cámara Alta en menos de diez meses. Los senadores por designación autonómica de Andalucía fuimos elegidos el 6 de febrero de este año, completamos el mes último de la XII legislatura, seguimos durante la XIII fallida (perdiendo en este breve periodo de tiempo a nuestro querido y siempre recordado José Muñoz) y ahora arrancamos la XIV. En tiempo récord he/hemos transitado ya por tres legislaturas. De eso, no hay precedentes en nuestra historia parlamentaria. Esperemos que está que hoy arranca sea más larga y productiva para los ciudadanos. Que a la tercera sea la definitiva. Hacen falta altura de miras y responsabilidad de todos para superar el bloqueo y que España cuente con el Gobierno que de forma mayoritaria han decidido los ciudadanos con su voto.

Reality

REALITY
Pablo García Casado

En realidad, no ocurre así. No te abordan dos desconocidos, no sonríes, no quieres hacer un castin para una película. Ni por doscientos euros, ni por trescientos. No quieres subir a ese coche. No quieres hacer el castin, ya sabes para qué es el castin. Pero estás en Gran Vía, y sonríes, y subes a ese coche, sí, por qué no. Y haces el castin. Y sabes qué vas a decir, que has estado con algunos chicos. Con chicas sólo una vez, en una fiesta, con Juani, mi mejor amiga. Que tenías un novio, que lo habéis dejado porque era un poco celoso. No tienes fantasías, bueno sí, las tienes, todo el mundo las tiene. Que te abracen bajo la lluvia. Pero dices trío, gangbang, hacerlo con un negro. Hablas de ello a la cámara, dices que te gustaría con un negro. Y aparece Leroy, con gafas de sol y camisa hawaiana.

Cuesta abajo y sin frenos (y III)

Cierro esta trilogía sobre la Radio Televisión de Andalucía (RTVA) con el análisis de la audiencia de Canal Sur Radio. La tercera oleada del Estudio General de Medios (EGM) salió ayer y arroja las primera luces de alarma para la antena pública. El primer titular es que hoy escucha menos gente CSR que en el mes de junio y eso es responsabilidad exclusiva del nuevo equipo directivo. Aquí no vale ni echar balones fuera ni derivar la culpa a los que ya no están.

La radio pública sigue en cuarto lugar entre las preferencias de la gente y a más distancia de sus competidores en Andalucía. La SER, que es la líder, y la COPE, que ocupa el segundo lugar, multiplican por algo más de dos su audiencia. Entre semana, CSR cuenta con 9.000 oyentes menos (-3,1%). El consumo de la cadena cae mucho durante los fines de semana y se registran 42.000 menos (-15,1%) de lunes a domingo. Sólo uno de cada diez andaluces sintoniza la señal generalista de Canal Sur Radio. En términos relativos, ya con el nuevo equipo a los mandos, ha perdido dos puntos y medio de share en comparación con la misma oleada de 2018 y casi tres puntos (2,9) con la segunda de 2019. Datos para estar preocupados y que, según comentan, han generado cierto malestar entre los que dirigen ahora el cotarro en ‘la nuestra’. Sus recetas no están siendo del agrado de los andaluces y están espantando a seguidores.

Canal Sur Radio no lidera ninguna franja horaria. Está siempre detrás de la SER y la Cope. También de Onda Cero. E incluso en algunos tramos es sobrepasada por Radio Nacional de España, la quinta cadena en discordia. Los grandes contenedores matinales van peor que en la oleada anterior. De lunes a viernes, ‘La Mañana de Andalucía’, que presenta y dirige Jesús Vigorra, ha descendido al 11,4% de cuota, 1,7 puntos menos de los que mantenía su antecesor, Tom Martín Benítez. Durante los fines de semana, el magazine que firma Domi del Postigo consigue sólo el 6% de share, cuatro puntos por debajo de la media de la cadena, y seis veces menos audiencia que la SER (36,4%) y la Cope (34,4%).

A la caída de oyentes de la generalista se unen Canal Fiesta Radio, con 28.000 seguidores menos, y RAI, dial temático informativo, con una bajada de otros 3.000. En conjunto, todas las emisoras públicas andaluzas alcanzan una audiencia de 609.000 personas, lo que significa perder 30.000 oyentes respecto a la oleada anterior (junio de 2019) y 20.000 respecto a la tercera de 2018. Las cifras cantan. No es opinión sino estadística: se ha perdido cuota de mercado. El cambio, de momento, no funciona. Ni en la radio ni tampoco en la televisión.

* Datos EGM en miles de oyentes.

Los ERE, en su justa medida

El actual Gobierno de las derechas en Andalucía admitió ayer a su pesar que, con los ERE, el anterior ejecutivo socialista puso en marcha un necesario sistema de protección para trabajadores y empresas en crisis. Con esto no quiero poner paños calientes sobre la indebida gestión de una parte de ese dinero público, no muy elevada pero que abochorna y que es la que ha de ser sancionada hasta sus últimas consecuencias. La Junta va a seguir pagando las prejubilaciones a los beneficiarios “lícitos”, que son la inmensa mayoría de los más de 6.000 afectados que actualmente reciben esta percepción, y liberará 37 millones de euros hasta 2025. El vicepresidente Juan Marín cifró, a ojo de buen cubero, en 200 el número de intrusos. Dando por bueno este dato, la práctica totalidad de estos beneficiarios han sido y son acreedores de estas ayudas con toda justicia, independientemente del procedimiento empleado para su concesión. El resto, una exigua minoría, está pendiente de resolución judicial, aunque hay algunos casos escandalosos (léase, por ejemplo, la inclusión de la suegra del ex director general Francisco Javier Guerrero).

En el periodo investigado judicialmente, que va 2000 a 2009, la Consejería de Empleo identificó a 72 personas que nunca habían trabajado en las empresas rescatadas y 111 que no reunían todos los requisitos exigidos. En la causa, la cuantía presupuestaria investigada era de 680 millones. De esta cantidad, por tanto, un amplio porcentaje estuvo dedicado al fin previsto: al pago de las nóminas de prejubilación, a atender a trabajadores y empresas. Del teórico fraude, por consiguiente, habría que deducir unos 560-570 millones invertidos en prejubilaciones “lícitas”.

El denominado caso de los ERE tenía otros dos frentes bajo la lupa judicial. Por un lado, las comisiones abonadas a aseguradoras y entidades mediadoras por la tramitación de los ERE, una controversia zanjada por una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía. El TSJA entendió que eran legales estas partidas, cuyo montante en litigio ascendía a 66,1 millones, según la Dirección General de Seguros, dependiente del Ministerio de Economía. Antes de este fallo, el PP, como acusación particular, desarrolló una campaña agresiva contra las sobrecomisiones. El alto tribunal puso las cosas en su sitio y dio carpetazo a esta vía.

El otro eje era el de las ayudas directas a empresas y corporaciones locales. A este fin se presupuestaron unos 85 millones de euros entre 2000 y 2009, yendo el montante más significativo a la Sierra Norte de Sevilla, comarca que recibió 56 millones. Estas ayudas están sujetas a investigación judicial. La lupa está puesta especialmente en la Sierra Norte, zona de origen de Guerrero, natural de El Pedroso.

Incluyendo toda esta última partida como irregular en su distribución, consideración pendiente de resolución judicial, se podría estar hablando un daño económico a las arcas públicas por debajo de los 70 millones. Una cifra importantísima, que genera vergüenza en quienes creemos y defendemos lo público, un solo euro distraído bastaría, pero una cantidad muy alejada de las que se han manejado en el debate político y mediático durante años. Javier Arenas llegó a hablar de que el fraude de los ERE podría superar los 1.500 millones. No hay que restar ni un ápice de la gravedad que tiene ni a la tristeza que produce el mal uso del dinero público. Pero es conveniente subrayar que ningún alto cargo se enriqueció personalmente, el PSOE tampoco se financió ilegalmente con un solo euro y se atendieron a más de 6.000 trabajadores y a numerosas empresas en crisis. Se usó un procedimiento para hacer frente a una situación de emergencia social con obreros condenados al desempleo y empresas dando el cerrojazo. ¿Qué ERE no habría que haber tramitado: Santana, Delphi, Cárnicas Molina, MercaSevilla…?

Un procedimiento administrativo que algún alto cargo (Guerrero) usó para cometer mezquindades, golferías e irregularidades. Que se persigan las cuestiones punibles hasta el final, pero que se valore en su justa medida una política de protección social realizada baja la misma legislación y con los mismos operadores que en todos los territorios de España. Si una abrumadora mayoría de los beneficiarios son “lícitos” o legítimos, ¿cómo se sostiene ese mantra de la red clientelar o que estamos ante el mayor caso de corrupción de la historia?

Foto.El Mundo. Protesta por el cierre de Delphi en Cádiz.

Cuesta abajo y sin frenos… (II)

Esta segunda entrega estará dedicada al análisis de las audiencias de las televisiones públicas durante este fin de semana. El titular que resume este análisis comparativo es el siguiente: la cuota de pantalla de Canal Sur en general y la de sus informativos en particular está muy por debajo de TVE y de las cadenas de las tres comunidades llamadas históricas (Cataluña, País Vasco y Galicia). También es sobrepasada por Aragón TV.

Yendo por partes. Canal Sur no ha alcanzado ni el 7% de cuota de pantalla durante el fin de semana. El sábado, a duras penas superó el 7%, con un 7,2%, para caer el domingo a un preocupante 6,5%. Entre las cadenas públicas, la más vista fue la catalana TV3, con un 15,9% el sábado y un 11,1% el domingo. Prácticamente dobla en audiencia a Canal Sur. Tras TV3 se sitúa TVE, con un 8,6% y un 10,5%, respectivamente. La vasca ETB repite ambos días un share del 8,3% y la gallega TVG presenta un 9,6 (sábado) y un 7,1 (domingo). Aragón TV también reúne más telespectadores en términos relativos que la andaluza: 7,6 y 7,2. Los datos confirman que los estrenos no sólo no han aportado a la autonómica andaluza sino que han hundido la audiencia, una deriva a la que también contribuye la caída de los informativos.

Para una televisión pública los informativos constituyen su seña de identidad, su columna vertebral, y nutren (o castigan) el share final de la cadena. Los ciudadanos acuden a sus señales regionales porque les ofrecen noticias de proximidad, información más cercana, en la que deben ser con diferencia más competitivas y atractivas que otras pantallas de ámbito nacional. Eso ocurre en todas las cadenas autonómicas analizadas menos en Canal Sur. La cuota de pantalla de los noticiarios de TV3, ETB, TVG y Aragón TV supera con mucho a sus adversarios catódicos y se erigen en los líderes de sus respectivos territorios. En Andalucía, aun siendo los espacios con más audiencia de ‘la nuestra’, están muy lejos de los niveles de otros tiempos (cuando eran la referencia en la comunidad autónoma), siguen perdiendo audiencia mes a mes y cada vez es mayor el gap con otras autonómicas. En otro ámbito, los telediarios de TVE compiten de tú a tú con los de las grandes cadenas privadas generalistas. Telecinco lideró el fin de semana, seguida de la cadena pública nacional en reñida competencia con Antena 3.

Todos estos datos (quizá demasiados) confirman el titular inicial y el motivo de esta serie de posts: con el nuevo equipo de Canal Sur no sólo no ha remontado las cuotas de audiencia, sino que la cadena andaluza se rezaga respecto a sus competidores. Nuevos programas que pinchan, informativos que retroceden en la preferencia de los ciudadanos. Con los nuevos, por el momento, todo va peor…