Mano tendida al 15-M

No es un gesto. Significa un compromiso sincero e imprescindible. El PSOE de Andalucía plantea al movimiento ciudadano 15-M trabajar juntos. Desde el respeto a la autonomía de cada cual. Este ofrecimiento se ha producido en el marco del debate sobre el Estado de la Comunidad en Andalucía. Se busca una colaboración para consolidar un cambio que traiga progreso, bienestar y riqueza democrática de Andalucía. El objetivo no puede ser otro que construir una sociedad activa y dinámica, frente a la apatía, el conformismo y el abatimiento en las que determinadas corrientes de pensamiento nos pretenden arrinconar. No estamos ante palabras huecas o retórica de saldo. Son muchas las cuestiones que se comparten desde un partido y un movimiento ciudadano que se sitúan en la izquierda y en la defensa de valores como la igualdad, la solidaridad y la justicia social. En este debate parlamentario, el presidente Griñán ha puesto sobre la mesa un paquete de medidas de austeridad, transparencia y participación ciudadana. Comenzamos andar, esperamos encontrarnos en el camino, tan pronto como sea posible, son muchas más cosas las cosas que nos unen y que las que nos separan.

Escaño 110

No ahora. Siempre. Es imprescindible abrir cauces de participación de la ciudadanía en la gestión de la cosa pública. Al calor del movimiento 15-M se ha enfatizado la distancia entre gobernantes y gobernados y urge la puesta en marcha de instrumentos ágiles y eficaces para conciliar estas dos caras de la misma moneda. El debate sobre el Estado de la Comunidad en Andalucía comienza en unos minutos y en estas horas previas se han ido conocimiento algunas de las propuestas que el presidente de la Junta, Pepe Griñán, pondrá sobre la mesa.

Sin duda, de lo comunicado hasta este momento, la habilitación del escaño 110 supone una enorme novedad en el panorama político nacional en cuanto llevará físicamente la voz de la ciudadanía al Parlamento. La propuesta consiste en hacer modificaciones legales para que las iniciativas legislativas populares puedan ser llevadas a la Cámara con un menor número de firmas (41.000, el equivalente a los votos necesarios para conseguir un sitio en el hemiciclo, frente a las 75.000 ejemplares) y para que un portavoz podrá subirse a la tribuna a defender en la sede de la representación popular. Además, se regulará el derecho del promotor de una iniciativa legislativa popular a disponer de recursos técnicos y apoyo legal de los servicios parlamentarios.

Con esta medida se pone de nuevo a la vanguardia en calidad democrática. No hay precedente en ninguna otra Cámara. El presidente Griñán ha tomado nota de lo que pide amplias capas de la ciudadanía andaluza. Y quiere dar respuesta con ésta y otras medidas a la nueva realidad social. Con estos avances, la comunidad gana y gana la ciudadanía.

Inmisericordia

Están siempre a la que salta. Como en el Medievo, la Iglesia católica quiere seguir marcando la hoja de ruta a los gobernantes españoles. Los tiempos han cambiado, la Constitución delimita un estado aconfesional y esta gente no se ha enterado, vive con los ojos cerrados a esta realidad. Dentro de su habitual estrategia de oposición a cualquier avance democrático, la Conferencia Episcopal anuncia una campaña contra la ley de muerte digna que elabora el Gobierno de España por entender que se consagra la eutanasia. Los prelados mezclan intencionadamente churras con merinas en un afán de confundir y movilizar a su rebaño desde la desinformación y las medias verdades. No se pretende precipitar la muerte de nadie con esta ley, sino de ahorrar sufrimientos innecesarios a través de tratamientos paliativos, como ya se recoge en la norma vigente en Andalucía. Parece que disfrutaran con el dolor ajeno y olvidan la misericordia que predican. La Conferencia Episcopal entiende que la ley, tal y como está redactada, no es justa. ¿Y desde cuándo la justicia es competencia de una confesión religiosa? Añoranzas de una Santa Inquisición que ya es un vestigio en los libros de historia.

Segunda oportunidad

El Debate de la Comunidad en el Parlamento de Andalucía es una oportunidad para rendir cuentas, analizar el momento socioeconómico y político y presentar nuevas iniciativas. Alguno puede caer en la tentación de convertir esta importante cita parlamentaria en un ring de boxeo o en duelo de florete retórico, esto es, en un ejercicio de desafección de la política porque la ciudadanía huye de la crispación y de la insustancialidad. El presidente de la Junta, Pepe Griñán, acude a la Cámara con una prometedora declaración de intenciones y una voluntad inequívoca de que el debate reporte bienestar a la gente.

Más allá de la música, que suena bien, ya se conoce algo de la letra. El Gobierno de Andalucía pondrá en marcha para el próximo curso 3.000 becas de 400 euros, el 75% del salario mínimo interprofesional, para que vuelvan al sistema educativo reglado jóvenes que lo dejaron atraídos por los desorbitados sueldos que se pagaban en la construcción en los momentos del boom inmobiliario. Se ofrece una segunda oportunidad a chavales de 18 a 24 años con cargas familiares y en desempleo para que completen las titulaciones obligatorias o posobligatorias que dejaron inacabadas.

Andalucía quiere recuperar el talento y las mejores opciones de futuro para estos jóvenes ahora sin trabajo y sin la formación necesaria para reinsertarse en el mercado laboral. La respuesta del PP ha sido decepcionante. Considera que esta medida constituye una vergüenza. La misma salida de tono que cuando en 2008 se puso en marcha la beca 6.000 para evitar que adolescentes abandonen los estudios porque sus familias atraviesan problemas económicos. Todo lo que tenga calado social produce sarpullido en la derecha. Lo que me parece bochornosa es la respuesta pepera.

Soñé contigo esta noche…

SOÑÉ CONTIGO ESTA NOCHE…
Paul Verlaine

Soñé contigo esta noche:
Te desfallecías de mil maneras
Y murmurabas tantas cosas…

Y yo, así como se saborea una fruta
Te besaba con toda la boca
Un poco por todas partes, monte, valle, llanura.

Era de una elasticidad,
De un resorte verdaderamente admirable:
Dios… ¡Qué aliento y qué cintura!

Y tú, querida, por tu parte,
Qué cintura, qué aliento y
Qué elasticidad de gacela…

Al despertar fue, en tus brazos,
Pero más aguda y más perfecta,
¡Exactamente la misma fiesta!

Otra vez a 120 km/h

Cuatro meses después se podrá circular a 120 km/h. El Gobierno de España esgrime razones para desandar lo andado y recuperar el tradicional límite de velocidad en nuestro país. El barril de petróleo está un puñado de dólares más barato y la previsión es que el precio siga bajando. Por este motivo, no se considera necesario prorrogar una medida que nació con la vitola de transitoria y que ha supuesto un ahorro de 450 millones de euros. En estos momentos de dificultad económica y de falta de recursos en las arcas públicas y privadas, este esfuerzo de contención del gasto está más que justificado. Si tan buen resultado ha dado la moderación de la velocidad en la carretera, ¿por qué no se prorroga en el tiempo hasta que la situación económica repunte con solidez? Un ejercicio de austeridad de 10 km/h reporta un ahorro sustantivo. ¿No es un argumento de suficiente peso para anteponer la solidaridad colectiva a las prisas viajeras? Por si no fuera suficiente, la medida, que no tenía afán recaudatorio porque se ha reducido el número de multas en este periodo, ha favorecido a rebajar aún más la siniestralidad en las carreteras españolas. En estos cuatro meses mal contados, el número de víctimas se ha reducido y hasta en siete días no se registrado ningún muerto. No hace falta que diga que habría mantenido el límite de 110 km/h. Lo defendí cuando se planteó y ahora lo hago con más motivos si cabe.

Mis posts anteriores sobre la cuestión:

A 110 km/h

Ahorro energético

Circulando

Pádel

Anoche jugué por primera vez al pádel. Llevaba tiempo queriendo estrenarme y he de reconocer que el debut me sorprendió para bien. Es un deporte entretenido, con una exigencia física al alcance de la mayoría, que requiere reflejos, técnica y un manejo extraordinario de muñeca para poner al contrincante en algún apuro. Ésa es mi impresión con sólo una hora de pista, así que puedo estar equivocado. Tiempo atrás, cuando esta modalidad deportiva empezó a practicarse, tenía una cierta prevención hacia la misma. Para ser sincero, un fuerte prejuicio por ser una actividad con un público de una clase social más bien alta. Poco a poco, con la socialización del pádel, fui perdiendo el recelo. En los últimos años se han multiplicado las pistas, privadas y también públicas, para atender la enorme demanda de la población. Como me gustó sobremanera, estoy seguro de volver a jugar en breve. Otro cantar será la destreza en el juego y de dónde sacar tiempo para echar un buen rato y sudar de lo lindo.

Brecha salarial

Los sindicatos reiteran hasta la saciedad que las consecuencias de la crisis están recayendo sobre la espalda de trabajadores y pensionistas. No es sólo un discurso retórico o exagerado. Hay estudios que apuntalan este preocupante mensaje. En 2008 y 2009, los dos peores años de la crisis en España, aumentó la diferencia salarial entre directivos y empleados de a pie. Ni que decir tiene que los beneficios empresariales de algunas grandes empresas y bancos también siguen su espectacular escalada de manera casi indecente.

El Instituto Nacional de Estadística (INE) ha difundido la encuesta de estructura salarial que certifica el ensanchamiento de la brecha de retribuciones entre categorías: el sueldo medio de los directivos creció un 4,5% en 2009, hasta los 63.150 euros, mientras el del currito medio mejoró sólo un 2,9% (22.511 euros). Y el de los peones, los que están en la base de la pirámide laboral, se estancó en los 15.343 euros (un 0,1% más). Otra luz de alerta se observa en las retribuciones de las mujeres, que perciben de promedio el 78% del salario de los hombres, un diferencial que se ha incrementado ligeramente en estos años de turbulencias económicas. El mileurismo supone la retribución más extendida entre la población española. La evolución salarial en estos años constata que se están consolidando desigualdades.

(Enlace a la página del INE)

¿Adónde va IU?

La viñeta de Peridis en El País no puede ser más explícita. El desenlace de Extremadura, como sonoro colofón de una errática política de pactos en más de sesenta municipios en toda España con el Partido Popular, ya sea por acción o por omisión, deja a Izquierda Unida muy mal parada, desarbolada en cuanto a coherencia y con un líder federal, Cayo Lara, desautorizado en clave interna y desarmado como cartel electoral.

El ogro y el sistema

Los organismos internacionales se están granjeando la antipatía de una ciudadanía que sufre en sus carnes unos recortes planteados desde despachos y hojas de cálculo. El ultimátum lanzado por la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional (FMI) a Grecia constituye una manifestación palmaria de la insensibilidad en la toma de decisiones. Medidas pensadas más en parámetros macroeconómicos globales que en las posibilidades reales de economías que no tienen dinero ni capacidad de reacción para asumir nuevos y más exigentes desafíos sin empobrecer a sus conciudadanos.

Ante la insolvencia de las arcas nacionales, la única vía que se le deja a Grecia es una vuelta más de tuerca al ya diezmado y casi exangüe estado del bienestar de sus ciudadanos. Si quiere los 12.000 millones de euros que necesitas para hacer pagos inminentes antes de agosto y no hacer crack, al gobierno de Papandreu se le obliga a tomar las tijeras y podar un poco más el raquítico árbol heleno: más empleados públicos a la calle, otro tajo a las pensiones y subir más los impuestos. Si la economía griega está al borde del colapso, con estas recetas traumáticas acabará por hundirse del todo o, cuando menos, se llevará muchos años dando tumbos antes de recuperar la senda del crecimiento y el empleo.

Encima le hacen el chantaje al vincular sus inevitables esfuerzos, cuando ya no le queda ni un hálito de energía a ese país, con un efecto en cadena en el conjunto de la zona euro. Los organismos internacionales se están convirtiendo en la personificación de ese temido ogro inasible que responde al nombre de los mercados: bailan al son que les marcan y asumen el coste político para que otros se embolsen los beneficios en la sombra. Así es natural que haya indignados… en Atenas y aquí.