Promesas que se lleva el viento

Para Ciudadanos, el partido que regeneración democrática significa subirse el sueldo, las promesas electorales son una forma de hablar, no hay que cumplirlas, pertenecen al género hiperbólico de las campañas. El flamante consejero de Economía de Andalucía, Rogelio Velasco, lo ha dejado claro en esta comparecencia en el Parlamento llevándose por delante los dos compromisos estrella de su presidente, Juan Manuel Moreno Bonilla, en materia económica. Ni creación de 600.000 empleos en esta legislatura ni bajada masiva de impuestos. Estamos ante un engaño masivo y ante una falta de respeto colectivo. La política no se trata de bla, bla, bla, sino de dar la palabra y hacer lo posible y lo imposible por cumplirla. Mal ejemplo de este consejero y triste pedagogía sobre la credibilidad de los que se dedican (nos dedicamos) a lo público. Un representante de los ciudadanos dista mucho de ser un charlatán o un vendedor de humo, o al menos debería intentarlo. Ha de actuar como un servidor público ejemplar, honesto y comprometido hasta la médula por hacer realidad todo lo que promete. Espero que este desahogo de Rogelio Velasco sea fruto de su inexperiencia y no de su convicción. Si no, aviados estamos.

Anuncios

Desconfianza

De manera tan solemne como hipócrita, Partido Popular y Ciudadanos incluyeron en su pacto de gobierno en Andalucía, un acuerdo bendecido por la extrema derecha de Vox, la despolitización de Canal Sur. Un compromiso que da por hecho que la cadena pública estaba sometida al control del anterior Ejecutivo. Nada más lejos de la realidad. Todos los informes sobre el pluralismo emitidos por el Consejo Audiovisual concluyen justamente lo contrario: que la radiotelevisión andaluza cumple su misión pública y que hay equilibrio y neutralidad informativas. Existe un consejo profesional, órgano formado por los trabajadores de la casa, para velar por la independencia y veracidad de los servicios informativos. Además, la agencia pública cuenta con un consejo de administración y una comisión de seguimiento en el Parlamento que le hacen un control a toda la gestión.

A pesar de todo estos mecanismos de fiscalización, el Gobierno de las derechas va a crear un nuevo ente paritario entre populares y naranjas para el marcaje estrecho de Canal Sur, manteniendo la Dirección General de Comunicación Social, departamento que se ocupa de los asuntos de la nuestra. Pues menuda paradoja: se constituye un ente político para despolitizar supuestamente la cadena. No se lo creen ni ellos. Estamos ante un órgano fruto de la desconfianza de los socios y que pretende el reparto de parcelas de poder en Canal Sur. Lo de despolitizar es un eufemismo para meter el cazo y usar un medio público al servicio de PP y Ciudadanos. Como no se fían, los números dos y tres del tripartito, el naranja Marín y el popular Bendodo, se vigilarán en torno a una mesa para que la manipulación y el abuso de la cadena produzca un beneficio compartido en detrimento del servicio público. La derecha, en estas lides, tiene másteres y dilatada experiencia. Está claro que los medios públicos sólo los quieren para usarlos.

Foto.Diario de Sevilla.

Histrión

Pablo Casado, en su afán de parecerse a Vox, cada día va más pasado de revoluciones y se asemeja mucho a Maduro, el presidente venezolano. Se ha subido al insulto y sigue elevando los decibelios. Cuando la derecha no gobierna, alimenta la crispación. Y si habla de aborto, natalidad y pensiones, nos enseña su cara más retrógrada.

Vídeo.- Huffington Post.

Demagogia al desnudo

Cuando las cañas de la demagogia se tornan lanzas… Llevan tantos años en una campaña de crítica feroz a las indemnizaciones por vivienda a los altos cargos de la Junta de Andalucía que no residen en Sevilla que la pregunta lógica y bien argumentada de la periodista deja al desnudo la inveterada hipocresía y la mala fe del Partido Popular durante este tiempo. Ahora que llegan al Gobierno ya no hay problema alguno con esta ayuda, como debería haber ocurrido siempre aunque los beneficiarios fueran otros. Elías Bendodo, flamante consejero de Presidencia y desde hoy portavoz del Ejecutivo (otro gol que le han metido a los negociadores de Ciudadanos), se ha tenido que tragar un sapo muy voluminoso y con muchos pelos. Se lo tienen bien merecido por hacer siempre política populista, ventajista y de regate corto.

Nota.- Estoy a favor de las indemnizaciones por vivienda para los altos cargos que no son o no tienen residencia en Sevilla ni a menos de 60 kilómetros. Lo mismo que ocurre en el Gobierno de la nación. De lo contrario, la Junta no podría contar con personas cualificadas y preparada de otras partes de Andalucía. La administración andaluza es la más austera con diferencia en este país y cuenta con el cuadro de retribuciones más bajo de España para sus cargos, y si además el que procede de otra provincia tuviera que pagarse el alquiler, muy pocos aceptarían el encargo y sólo tendríamos responsables políticos de Sevilla y los municipios cercanos.

Orgullo

ORGULLO
Marwan

Se enamoraron nada más mirarse.
Él venía dolido de otro cuerpo.
Ella creía saber cómo domarlo.
Él resolvió ser distante para gustarle.
Ella que él debía ser quien diera el primer paso.
Ambos esperaron a que fuera el otro quien hablara.
Y así fue el amor más bonito de la historia
que jamás tuvo lugar.