Ha salido el barómetro sel CIS de enero y nos ha dado la primera foto demoscópica tras el proceso electoral catalán del 21 de diciembre. Hay que digerirlo con la cautela de que estamos ante un instrumento falible, de que vivimos una coyuntura política muy cambiante y de que no se atisban elecciones anticipadas (si Rajoy agota la legislatura, queda partido hasta junio de 2020). El titular mediático más relevante es el ascenso de Ciudadanos al tercer lugar, desplazando a Podemos. Pero en un análisis desde una perspectiva progresista, lo preocupante es que la derecha supera a la izquierda con cierta holgura y, de confirmarse esta tendencia, la suma de Partido Popular y Ciudadanos podría rondar la mayoría absoluta. La estimación de voto, la conocida ‘cocina’, da la victoria al PP, con un 26,3%, seguido del PSOE (23,1%), Ciudadanos (20,5%) y Podemos más confluencias (19%). Si se observa la intención directa de voto, los socialistas aparecen en primera posición. Igual ocurre si al apoyo electoral manifestado de forma espontánea se le suma la simpatía hacia los partidos. En este estudio del CIS no aprueba ningún político y la peor nota la recibe Pablo Iglesias: un escuálido 2,54. Su popularidad caído en picado por su soberbia y su discurso errático, especialmente ante el conflicto catalán.

En clave andaluza, el claro ganador de unas elecciones en esta comunidad sería el PSOE,  a mucha distancia de las otras tres fuerzas nacionales. Los socialistas ganarían en siete de las ocho provincias y sólo en Almería lo adelantaría el PP por estrecho margen. Haciendo una extrapolación a escaños, el PSOE alcanzaría los 22 frente a 17 de la franquicia de Rajoy. Y Ciudadanos desbancaría a Podemos en el tercer lugar: 11 escaños naranjas por 10 morados. Esta lectura de urgencia permite concluir que Andalucía sigue confiando en  los socialistas. Y si los comicios fueran autonómicos, la distancia a favor del PSOE sería mucho mayor aún.

Anuncios

Seguimos

mayo 22, 2017

Ha hablado la militancia, ha optado por Pedro Sánchez como secretario general y ahora toca continuar trabajando cada cual en sus responsabilidades. Cuando hablan las urnas se asume el resultado, se felicita al ganador y, como siempre, nos ponemos todos a una. El adversario está fuera de la gran familia socialista y no dentro. Sería, por tanto, imprescindible aparcar el lenguaje incendiario y ofensivo que ha proliferado de una parte hacia la otra en los últimos tiempos. Todos somos del PSOE, con nuestra opinión, con nuestra visión de las cosas, pero del PSOE, del partido que fundó Pablo Iglesias Posse hace 138 años para defender a la clase trabajadora y a los que más lo necesitan. No se hace fraternidad cuando se insulta o se agrede verbalmente al que piensa diferente. Recuperemos el respeto y hagamos realidad todos los compromisos de fortalecer el compañerismo. El objetivo es unir al partido y construir una alternativa de gobierno a la derecha. Miremos hacia adelante y pongamos en valor este ejercicio ejemplar de democracia interna que no hace ningún partido en este país. Seguimos. Nos quedan muchos años de historia por delante.

Lo que necesitamos

mayo 15, 2017

El PSOE ha celebrado hoy el debate de los tres candidatos a las primarias del 21 de mayo. Vaya por delante que apoyo desde la razón y con convicción el proyecto que encabeza Susana Díaz, pero honestamente ha puesto sobre la mesa lo que necesita el PSOE para volver a ser alternativa de gobierno y cambiar la vida de la gente a mejor desde la gestión.

Primero. Actualizar su proyecto para hacerlo sólido, solvente, reconocible y útil a los ciudadanos (que vean que la política les ayuda a progresar).

Segundo. Coherencia porque no se puede decir una cosa cada día y en cada sitio.

Tercero. Unidad y contar con todos. Recuperar la fraternidad y el compañerismo.

Cuarto. Generosidad. Que se anteponga el interés del partido por encima de los particulares.

Y quinto (éste ya de mi cosecha). Una persona con capacidad, que lidere con empatía y que tenga las ideas claras. Y esa política, en mi modesta opinión, es Susana Díaz.

Foto.La Vanguardia.

No más insultos

mayo 11, 2017

Cuando se recurre al insulto es que se carece de argumentos y se da muestra de mucho nerviosismo. Los improperios y la descalificación personal se ha instalado como pauta de conducta del sector que apoya a Pedro Sánchez desde el fatídico 1 de octubre. Pero en las últimas fechas en el fragor de las primarias y el récord de avales recogidos por la candidatura que encabeza Susana Díaz el insulto y la intolerancia se ha disparado hasta límites insoportables.

Sábado. José Luis Ábalos, secretario general en la provincia de Valencia y miembro de la dirección del Grupo Socialista en el Congreso, llama ‘vendidos’ y dice que están a las órdenes de Rajoy a compañeros socialistas que no apoyaron el congreso exprés planteado por Sánchez. (Enlace)

Domingo. En Murcia, José Vélez, alcalde de Calasparra, llama “mafiosos” a los miembros de la gestora del PSOE y “faraona” a Díaz. (Enlace)

Martes. José Antonio Pérez Tapias, ex coordinador de Izquierda Socialista y ex candidato a la Secretaría General en 2014, llama ratas a sus compañeros del Comité Federal. (Qué manera de pronunciarse todo un decano de Filosofía y Letras).

Jueves. Miembros de la plataforma de Pedro Sánchez en León llaman “tonto del culo” al presidente Rodríguez Zapatero.

Un somero repaso de cuadros destacados afines al ex secretario general, pero las redes sociales son un caladero insufrible de palabras gruesas y agresiones verbales. Y al menos en dos casos, los de Ábalos y el regidor murciano, en presencia de Sánchez, que en lugar de reconvenir esos malos modos optó por otorgar callando. Cuando no se promueve el respeto, difícilmente se puede aspirar a unir y liderar. Esta es una escalada inasumible que sólo procede de una parte y que deja en mal lugar a los que reinciden con tozudez.

Campaña en positivo

abril 18, 2017

Cuando alguien se presenta a una elección, sea la que sea, aspira a contar con la confianza del cuerpo electoral al que se dirige por lo que representa, por las excelencias de sus ideas y su proyecto, por su capacidad de liderazgo y empatía… Se trata de generar ilusión y esperanza en la construcción de un futuro mejor y compartido. La campaña ha de ser, por tanto, constructiva, positiva, de propuestas. En esa línea se desarrolla la de Susana Díaz para las primarias del PSOE. Para muestra el vídeo que acompaña a este post. Por eso, no entiendo los que centran su estrategia en el conflicto y en el ataque al rival. La gente no te va a apoyar por los supuestos defectos que se le imputan subjetivamente al de enfrente sino por lo que cada cual sea capaz de aportar. Ver la hostilidad de cierta gente en las redes sociales y en ciertos discursos no sólo produce desazón tratándose de compañeros, también espanta a los ciudadanos de unas siglas con casi 140 años de historia con fuertes raíces. Afrontemos este mes que queda con respeto y explicando las razones de cada opción. Todo lo demás es dar munición y carnaza a otros partidos políticos. Y el objetivo es salir más fuertes y más unidos. No perdamos la perspectiva.

PD.- Yo voy con Susana Díaz pero no tendré ni una sola palabra negativa hacia los otros aspirantes.

Los 40 demenciales

septiembre 17, 2016

La actualidad política contada con gracia a través de una lista de éxitos musicales. El bloqueo político y la eventualidad de unas terceras elecciones se abordan con el humor satírico que caracteriza a la factoría de Andreu Buenafuente. Unas risas frente a la tozuda y preocupante realidad que vive España.

El bloqueo político e institucional de España tras la investidura fallida de Mariano Rajoy contado con el humor y la mordacidad de los opinadores gráficos: Ricardo (El Mundo),  Peridis (El País), Miki&Duarte y Esteban (Grupo Joly), Bernardo Vergara (eldiario.es) y Los Calvitos (elplural.com).