Campaña en positivo

abril 18, 2017

Cuando alguien se presenta a una elección, sea la que sea, aspira a contar con la confianza del cuerpo electoral al que se dirige por lo que representa, por las excelencias de sus ideas y su proyecto, por su capacidad de liderazgo y empatía… Se trata de generar ilusión y esperanza en la construcción de un futuro mejor y compartido. La campaña ha de ser, por tanto, constructiva, positiva, de propuestas. En esa línea se desarrolla la de Susana Díaz para las primarias del PSOE. Para muestra el vídeo que acompaña a este post. Por eso, no entiendo los que centran su estrategia en el conflicto y en el ataque al rival. La gente no te va a apoyar por los supuestos defectos que se le imputan subjetivamente al de enfrente sino por lo que cada cual sea capaz de aportar. Ver la hostilidad de cierta gente en las redes sociales y en ciertos discursos no sólo produce desazón tratándose de compañeros, también espanta a los ciudadanos de unas siglas con casi 140 años de historia con fuertes raíces. Afrontemos este mes que queda con respeto y explicando las razones de cada opción. Todo lo demás es dar munición y carnaza a otros partidos políticos. Y el objetivo es salir más fuertes y más unidos. No perdamos la perspectiva.

PD.- Yo voy con Susana Díaz pero no tendré ni una sola palabra negativa hacia los otros aspirantes.

Los 40 demenciales

septiembre 17, 2016

La actualidad política contada con gracia a través de una lista de éxitos musicales. El bloqueo político y la eventualidad de unas terceras elecciones se abordan con el humor satírico que caracteriza a la factoría de Andreu Buenafuente. Unas risas frente a la tozuda y preocupante realidad que vive España.

El bloqueo político e institucional de España tras la investidura fallida de Mariano Rajoy contado con el humor y la mordacidad de los opinadores gráficos: Ricardo (El Mundo),  Peridis (El País), Miki&Duarte y Esteban (Grupo Joly), Bernardo Vergara (eldiario.es) y Los Calvitos (elplural.com).

Visita relámpago

julio 11, 2016

La visita fugaz de Barack Obama a nuestro país constituye el asunto central de la actualidad de hoy. Una presencia del presidente de Estados Unidos que se ha traducido en clave nacional. Unos han sacado el botafumeiro para arrimar el ascua a la sardina de Mariano Rajoy y las políticas del Partido Popular, otros se han quedado en la presencia exprés, tan acelerada que despachó a los representantes de la oposición (Pedro Sánchez, Pablo Iglesias y Albert Rivera) en audiencias de tres minutos, menos tiempo que una cita del médico de familia. Desde una perspectiva más local, en Sevilla nos hemos quedado compuestos y sin novio pero habiendo colocado a la ciudad en el escaparate internacional durante un mes. Otra vez será.

Obama ha catalogado a España de aliada, ha deseado que cuente con un Gobierno estable y, a reglón seguido, ha confiado en que las buenas relaciones entre ambos países se mantendrán sea cual sea el color político que tenga el Ejecutivo en este o cualquier otro momento. Esta reflexión le ha servido a la prensa conservadora para afirmar que Rajoy ha recibido el aval del mandatario norteamericano. Una interpretación sesgada de unas palabras que se habían medido milimétricamente desde la Casa Blanca para no interferir en los asuntos internos de otro país. Y es que es imposible hacer pasar el camello de la realidad por el ojo de una aguja como algunos pretenden…

Me quedo con el análisis más mordaz y certero de los opinadores gráficos: Peridis (El País), Ricardo y Gallego&Rey (El Mundo), PAT (elplural.com) y Bernardo Vergara (eldiario.es).

Sorpresa

junio 27, 2016

Todos los pronósticos saltaron anoche por los aires. Nadie había pronosticado el resultado final de las elecciones repetidas. Los ciudadanos hablaron con sus votos y destrozaron todas las encuestas. Y la expresión de la voluntad del pueblo hay que respetarla, nos guste o no. No somos como Julio Anguita, que en sus tiempos mozos abroncaba a los españoles que no le daban el apoyo del que él se creía merecedor. A partir de ahí, unas conclusiones a vuelapluma.

  1. Los resultados parecen disipar un nuevo bloqueo. El triunfo del bloque de derechas sobre el de izquierdas sólo deja con opciones reales de formar gobierno a Mariano Rajoy.
  2. Gana el PP y aumenta su distancia respecto al resto. Al partido de la gaviota le ha funcionado la estrategia de la polarización y el miedo al radicalismo de Podemos. El Brexit ha representado el último empujón para amarrar un registro que no habían imaginado en el mejor de sus sueños. Está claro que al PP la corrupción y las patadas al estado de derecho (las grabaciones del ministro del Interior, por ejemplo) no le pasan factura.
  3. El PSOE se mantiene como segunda fuerza política. Cierto que ha cosechado el peor resultado desde 1977, pero también que ha frenado el sorpasso de Unidos Podemos. Ha superado en votos y en escaños a los de Pablo Iglesias. Y ha sido fundamentalmente gracias a los 537.687 votos con que los socialistas han aventajado a los morados en Andalucía. Ningún sondeo previó este escenario.
  4. Fracaso de la convergencia entre Podemos (más confluencias) e Izquierda Unida. Se han dejado en el camino 1.090.000 votos. Uno de cada cinco electores le ha retirado la confianza a la formación morada y aledaños en seis meses. El proyecto de Iglesias encalla: tocó techo el 20 de diciembre. Queda sobre su conciencia que con su fatídico desempate ha propiciado una victoria más amplia del PP. Y es que, como su maestro Anguita en los años noventa del siglo pasado, Podemos es esa izquierda útil para la derecha. Otro daño de esta aventura fallida: Izquierda Unida ha entregado sus siglas para nada, sacrificio baldío.
  5. Ciudadanos también ha sido víctima de la polarización… Y de la ley electoral. Con casi el mismo porcentaje de votos, pierde ocho escaños. Tiene sobre su tejado la pelota de mantener a Rajoy como presidente del Gobierno. A ver en qué quedan las proclamas de campaña. Tendrán difícil ponerle un veto al actual inquilino de la Moncloa.
  6. Los institutos de opinión, tras el enésimo fracaso de sus augurios electorales, se tendrían que replantear su futuro. ¿Aquí no dimite nadie o entona al menos el mea culpa sin excusas? Sonoro fiasco de los sondeos, traspié sin paliativos. No ha acertado ninguno en nada. Sociólogos y politólogos se lo tienen que hacer mirar. Al igual que las mesas de debate políticos en televisión y radio, que han llenado horas y horas de programación con encuestas que se han alejado mucho de la realidad. El resultado supone un duro correctivo a esa forma espectacularizada de analizar la política.

Foto.- Vozpopuli. Colas para votar en un colegio de Barcelona.

Este vídeo recoge algunos de los avances más importantes que se han producido en España en materia de derechos, libertades y convivencia democrática y que tienen el sello del PSOE. Un legado que demuestra el compromiso con el bienestar de los españoles y con el progreso de nuestro país y avala la propuesta de cambio que encabeza Pedro Sánchez para dejar atrás los cuatro años dañinos y de sufrimiento protagonizados por Mariano Rajoy y el Partido Popular. El PSOE lo ha hecho y está en condiciones de liderar de nuevo el salto adelante que necesita España.

Urgencias políticas

mayo 7, 2016

Las prisas de Podemos en cerrar su “matrimonio de conveniencia” con Izquierda Unida (Sergio Pascual dixit) guardan relación directa con su hemorragia electoral. La formación morada necesita un torniquete para frenar la sangría de apoyos. ¡Cuánta decepción ha generado la gestión poselectoral de Pablo Iglesias! Un líder más preocupado en los sillones y en el referéndum de autodeterminación en Cataluña que en los problemas de la gente, en una agenda social o en una recuperación económica justa. Algo tendrá que ver lo hecho por Iglesias, un personaje bipolar y soberbio, con las expectativas frustradas de un importante número de votantes, e incluso de dirigentes, Íñigo Errejón entre ellos. Por eso, han pasado del desprecio al cortejo de IU. Sin pudor. La encuesta del CIS conocida ayer explica el cambio de actitud repentino. El partido que más cae respecto a los resultados del 20 de diciembre es Podemos. Se deja nada menos que tres puntos en cuatro meses. Ese sobrevenido amor hacia IU trasluce el interés de taponar la vía de agua.

Estoy muy de acuerdo con unas palabras de la sindicalista Ana Pérez Luna: el sorpasso se lo va a dar Podemos a Izquierda Unida. Hay voces en la coalición, especialmente Gaspar Llamazares, que alertan del riesgo de convertirse en satélites de la formación morada, que avisan del abrazo del oso. IU ha recuperado respaldo electoral, posiblemente gente frustrada en tiempo récord con Podemos. Ésa es la razón por la que ahora los está buscando Iglesias. Pero ni aun así conseguirán el sorpasso que ya soñó Julio Anguita hace dos décadas. En política nunca dos más dos son cuatro. Se equivocan en pensar en que la alianza de Podemos más IU es una cuestión aritmética. En el fondo de todo subyace una estrategia equivocada: el rival de los morados no es el PSOE, debería ser la derecha. Y en estos meses han demostrado que han puesto todos los obstáculos habidos y por haber para frenar un gobierno socialista con Pedro Sánchez como presidente y sacar al PP y a Mariano Rajoy de la Moncloa. A eso se debe que estén perdiendo fuerza electoral.

GráficoEl País.