Histrión

Pablo Casado, en su afán de parecerse a Vox, cada día va más pasado de revoluciones y se asemeja mucho a Maduro, el presidente venezolano. Se ha subido al insulto y sigue elevando los decibelios. Cuando la derecha no gobierna, alimenta la crispación. Y si habla de aborto, natalidad y pensiones, nos enseña su cara más retrógrada.

Vídeo.- Huffington Post.

Anuncios

El peaje de Iglesias

No doy crédito. Pablo Iglesias, el mismo que considera a Arnaldo Otegi un hombre de paz, justifica la prisión del líder de la oposición venezolana, Leopoldo López. Dice el líder de Podemos que “si se probara que alguien ha cometido delitos de terrorismo, es sensato que esté en la cárcel“. Tiene Iglesias una curiosa interpretación de la democracia y del respeto de los derechos humanos. Su relativismo es insultante. El jefe de la formación morada defiende sin ambages al dirigente abertzale condenado por pertenencia a banda terrorista y, sin embargo, arremete contra un dirigente político que se opone con instrumentos democráticos al autoritarismo del régimen de Nicolás Maduro. Si el modelo de democracia que defiende Podemos es el de Venezuela, basado en el ordeno y mando, la ausencia de libertad, el uso desproporcionado de la fuerza y la corrupción, es para que se lo hagan mirar. Seguramente sea este el peaje que tienen que pagar Iglesias y su troupe por el supuesto apoyo financiero recibido por el régimen bolivariano del fallecido Hugo Chávez y Maduro.