La fuerza del cambio

mayo 20, 2017

Vídeo de cierre en Sevilla de la campaña de la candidatura 100por100PSOE que encabeza Susana Díaz. Basta con las imágenes para comprobar dónde está la fuerza del cambio.

Moción trampa

mayo 19, 2017

Podemos ha registrado ya su moción de censura contra Mariano Rajoy, un presidente al que nadie quiere pero al que los ciudadanos le han dado más votos (en la izquierda nos lo tendríamos que hacer mirar). Una maniobra política que no conducirá a ningún sitio y resumiría en estas cuatro claves:

1. Teatro. En nuestro ordenamiento jurídico las mociones han de ser constructivas con candidato y programa alternativos y contar con mayoría suficiente en el Congreso de los Diputados para prosperar. Ni la formación morada la ha consensuado con otros grupos ni los números salen.

2. Ego. Es una iniciativa a la mayor gloria de Pablo Iglesias. Sólo busca abrirse espacio a empellones para ganar protagonismo en lugar de apretar a Rajoy y al PP en unas semanas en las que el agua les llega al cuello. Prefieren desviar la atención por un titular que desgastar a la derecha en una semana en que se ha reprobado al ministro de Justicia, al fiscal general del Estado y al fiscal jefe anticorrupción por su inaceptable gestión de la operación Lezo, otro caso de corrupción que acorrala a la derecha gobernante.

3. Interferir en las primarias del PSOE. Esta moción, por el momento en que se produce, constituye un hito más de su agenda de intromisiones en un proceso democrático de otro partido. Para calentar, nañana harán una manifestación en la Puerta del Sol y si pudieran, como ha comentado con ironía Susana Díaz, votarían el domingo.

4. Contra la Constitución. En el texto de la moción se defiende la España plurinacional y se plantea que Cataluña pueda decidir libremente su futuro. Es decir, de forma directa se ataca al modelo de convivencia que nos hemos dado y que consagra nuestra Carta Magna.

Y todo esto cuando, por ejemplo, en Andalucía Podemos lanza un OPA hostil a Izquierda Unida para que rompa en los ayuntamientos con los socialistas y la jefa regional de la franquicia morada defiende que no hay que gobernar con el PSOE. Entonces, ¿para qué presentan esta moción de censura?

Foto.- Efe.

Sin comentarios. Les puede su antisocialismo y su rencor hacia el PSOE, que representa la izquierda útil.

La primera vuelta de las presidenciales francesas han dejado fuera a los dos partidos clásicos (la derecha tradicional gaullista, los republicanos de François Fillon, y a los socialistas encabezados por Benoit Hamon) y a la izquierda. Triunfo del centro liberal de Emmanuel Macron, ex ministro de Economía con François Hollande, que competirá el 7 de mayo con la ultraderecha antieuropea y xenófoba de Marine Le Pen. La izquierda radical de Jean-Luc Mélenchon ha subido menos de lo que pronosticaban algunas encuestas y ha quedado en cuarta posición. La izquierda sale mal parada en Francia. El Partido Socialista se desploma con un candidato que se escoró al radicalismo y la izquierda radical no ha sido capaz de atraer ese voto. Según estudios poselectorales del que se hacen eco algunos medios, el 68% de los votantes socialistas que apoyaron a Hollande en 2012 se han ido con Macron y menos del 20% con Mélenchon y el resto ha permanecido en el PSF. Otro dato significativo es que muchos de los sufragios de Le Pen provienen de antiguos electores comunistas. En cinco años de crisis y gestión complicada se ha producido un profundo cambio en el panorama político francés.

Con estos datos se pueden sacar unas primeras conclusiones para la socialdemocracia:

  • Cuando se renuncia a los orígenes para imitar a otros, la gente aleja de los socialistas.
  • La socialdemocracia ha de ser reconocible y útil. Cuando se aparta de ese camino, los ciudadanos se van a otras opciones.

Y tambiénpara la izquierda radical:

  • La gente vota a la izquierda si no presenta un programa que les mejore la vida, no se consigue mayorías por estar detrás de la pancarta o intentar asaltar los cielos.
  • No generar confianza un modelo que ha fracasado en el mundo entero.
  • Y ya con el resultado y con vistas a la segunda vuelta: no se puede mantener la equidistancia (como ha hecho Mélenchon o en España los líderes de Podemos) y hay que aunar fuerzas para parar a la ultraderecha.

Desde la hamaca

abril 3, 2017

Para exigir al de enfrente se ha de tener legitimidad moral y predicar con el ejemplo. La oposición en Andalucía, especialmente el Partido Popular, ha censurado la presencia de Susana Díaz este fin de semana para su campaña de primarias del PSOE. No es nueva esa línea argumental falaz y ridícula. Ella es capaz de mantener una intensa agenda institucional y además patearse España en sus ratos libres. El único secreto consiste en no descansar, en currar más para compaginar sus tareas en la Junta y las del partido.

El PP, sin embargo, ha lanzado a sus lebreles con ese mensaje ramplón cuando su jefe, Juan Manuel Moreno Bonilla, no se prodiga mucho. Ésa es su tónica habitual. Si comparamos, Díaz le gana por goleada a Moreno Bonilla. Por ejemplo, desde el 12 de marzo, día que se conoció la fecha de su acto de presentación, la presidenta ha casi triplicado en jornadas laborando y en actividades al jefe de oposición, al que en círculos del PP lo conocen como el “eslomao”, haciendo uso de sus propias palabras. En capacidad de trabajo no hay color entre la socialista y el conservador. Este mismo fin de semana: sábado por la mañana en Madrid y por la tarde en Gran Canaria, domingo por la mañana en Tenerife y por la tarde en Lanzarote. Y el susodicho de ocio nadie sabe dónde, tumbado en la hamaca o dedicado a la vida contemplativa.

Éstos son los datos y las conclusiones saltan a la vista. Hablar es fácil, trabajar para algunos no tanto.

bopa-19-diciembre-2016A veces las palabras retornan como un bumerán. Andan en el Partido Popular hablando de dónde tienen la cabeza sus adversarios políticos, que si aquí o acullá, y resulta que no saben dónde tienen la suya. Se han pasado un fin de semana de loas a su líder, Mariano Rajoy, de enaltecimiento de encuestas que les siguen dando como perdedores, de convenciones para el autobombo y leyendo la cartilla a los demás. Y para dar lecciones lo primero que hay que hacer es predicar con el ejemplo. Y sin embargo al primer tapón, zurrapa. El plazo para presentar las preguntas parlamentarias de control al Gobierno de Andalucía expiraba hoy a las 13 horas, según acuerdo de la Mesa de la Cámara publicado en el BOPA número 365, de 19 de diciembre, en su página 35. Y hete aquí que el PP se le ha pasado la hora embriagado de tanta fanfarria y tanto peloteo a Rajoy. Se produce un hecho insólito en la vida parlamentaria: el principal grupo de la oposición olvida sus obligaciones y no podrá ejercer su labor de control. Por increíble que parezca Juan Manuel Moreno Bonilla y su dirección política tienen la cabeza en la luna de Valencia o en el cuento de la lechera, tanto monta, monta tanto. Y ahora que se desgañiten montando otro numerito por su incompetencia. La culpa nada más que es suya.

Limitación a la carta

enero 16, 2017

El Partido Popular nos regala cada día una demostración de su doble moral. Predican una cosa en un sitio y la contraria en otro. No se les mueve un músculo con tanto desahogo. Mariano Rajoy parece desdecirse de su compromiso firmado con Ciudadanos para la limitación de mandatos. Estampa su firma y luego busca subterfugios para zafarse de la obligación moral y política de cumplir su palabra. Si te he visto no me acuerdo. Sus más estrechos colaboradores empiezan también a poner pegas. Y se desmarcan ahora cuando su partido presentó en Andalucía una reforma legislativa para limitar el mandato sólo el mandato en la Presidencia de la Junta a och0 años, de ningún otro cargo más, una iniciativa cuya tramitación fue aprobada en el Parlamento por unanimidad. Lo que plantean a los demás no lo quieren para sí mismos. Limitación a la carta, según interese. La demostración más evidente del doble rasero que les caracteriza. ¿O es sólo una medida tomada en esta comunidad pensando en Susana Díaz? ¿Tanto miedo electoral le tienen? Esta forma de actuar pone de evidencia la hipocresía de los peperos. Se aplican siempre el ‘haz lo que yo diga pero no lo que yo haga’. Lo de defender la calidad de nuestra democracia y nuestras instituciones es sólo de boquilla. ¡Qué morro!