El peaje

La primera intervención de Vox en el Parlamento de Andalucía nos ha dibujado cuál es la factura que el Partido Popular y, sobre todo, Ciudadanos tendrán que pagar por su apoyo al nuevo Gobierno de esta comunidad, el tripartido de las derechas y la extrema derecha. El peaje, a grandes rasgos, es el siguiente:

  • Liquidar lo que llaman despectivamente leyes ideológicas de género. Es decir, derogar o anular por la vía de los hechos reduciendo sus presupuestos las leyes de igualdad o de lucha contra la violencia de género.
  • Igual con la ley de memoria histórica. Ya hizo algo parecido Mariano Rajoy a escala nacional consignando cero euros en las cuentas del Estado.
  • Bajar los impuestos a los ricos.
  • Disminuir los fondos destinados a la sanidad y a la educación públicas para destinarlos al negocio privado.
  • Privatizar las empresas públicas rentables (por ejemplo Veiasa, la que gestiona la ITV) para el beneficio de sus amigos.

Como los ultras tienen la sartén por el mango, sus dos compañeros de viaje tendrán que hocicar. Al PP le va la marcha y Ciudadanos parece que tampoco le hace ascos a sus nuevos amigos de la ultraderecha. Y esto es sólo la punta del iceberg de la involución que viene.

Pudiera ser

PUDIERA SER
Alfonsina Storni

Pudiera ser que todo lo que en verso he sentido
no fuera más que aquello que nunca pudo ser,
no fuera más que algo vedado y reprimido
de familia en familia, de mujer en mujer.

Dicen que en los solares de mi gente,
medido estaba todo aquello que se debía hacer…
Dicen que silenciosas las mujeres han sido
de mi casa materna… Ah, bien pudiera ser…

A veces en mi madre apuntaron antojos
de liberarse, pero se le subió a los ojos
una honda amargura, y en la sombra lloró.

Y todo eso mordiente, vencido, mutilado,
todo eso que se hallaba en su alma encerrado,
pienso que sin quererlo lo he libertado yo.

Brecha salarial

A Rajoy no le importará pero a mucha gente sí, incluyendo a este que suscribe. Escuchar al presidente despachar de forma tan insensible y displicente  la sangrante brecha salarial existente entre hombres y mujeres produce vergüenza ajena. Horas después, balbuceó una insuficiente e ininteligible matización. Intentó sin éxito corregir el patinazo previo sin convicción, de boquilla, se le notó demasiado la incomodidad ante este asunto. Esta semana hemos visto cómo el PP se ha quedado solo en el debate del Congreso de los Diputados para eliminar la diferencia de trato salarial en España por razón de sexo… No se lo creen, no lo tienen interiorizado, siempre les acaba aflorando la concepción machista de la vida por muchos aspavientos y gritos que diera Celia Villalobos en la tribuna de oradores. Hago esta reflexión en el Día Internacional por la Igualdad Salarial. En España, según los datos que manejan los sindicatos, la brecha entre hombres y mujeres alcanza el 23%. Seguramente, la realidad sea peor y el diferencial sea incluso mayor. Por tanto, hay que dar pasos legislativos para erradicar la discriminación laboral y acciones de sensibilización para que exista un clamor social para poner fin a este dislate. Nuestro reto es la igualdad real en todos los ámbitos. No más demoras, no más excusas.

Otro paso más… y van

La Junta de Andalucía trabaja por la igualdad de forma decidida desde siempre. Los hechos así lo demuestran. Por ejemplo, en el periodo 2014-2016 se destinaron 66.485 millones a políticas de igualdad, es decir, tres de cada cuatro euros se emplearon con perspectiva de género para ir construyendo una sociedad cada vez más igualitaria. Una apuesta que es reconocida por organismo internacionales que sitúa a esta comunidad autónoma entre los principales referentes de igualdad en un ranking que incluye a los países del G7. Se ha avanzado mucho en el ámbito legislativo, ahora queda hacer realidad en el día esa equiparación entre mujeres y hombres, un compromiso que hay que mantener día a día y no bajar nunca la guardia frente a una sociedad donde el patriarcado sigue siendo dominante.

Pero, sin duda, la manifestación más insoportable de la desigualdad es la violencia de género. En su reunión de hoy, el Gobierno que preside Susana Díaz ha aprobado una reforma de ley actual, vigente de 2007, para intensificar la lucha contra esta lacra social. Este proyecto de ley amplía el concepto de víctima del terrorismo machista a los menores y va más allá incluyendo a otros colectivos vulnerables como personas mayores, con discapacidad o en situación de dependencia que estén a cargo de la mujer maltratada. Todas las víctimas tendrán el derecho a recibir atención adecuada sin necesidad de previa interposición de denuncia, una medida que ya se venía llevando a cabo en Andalucía y que ahora se le dará carácter de derecho legalmente reconocido. Además, se garantiza el asesoramiento y el acompañamiento a las víctimas por profesionales especializados durante el proceso judicial. En definitiva, un texto que pretende aumentar la protección de las víctimas y es mucho más ambiciosa que la ley estatal.

El proyecto de ley incorpora también incluye la tipificación de las distintas formas de agresión que sufren las mujeres, atendiendo a su ‘modus operandi’ y al perjuicio causado, superando la actual referencia genérica a la tipología de la violencia (física, psicológica, económica y sexual). De este modo, tendrán la consideración de actos de violencia de género los que se producen en el ámbito de la pareja o ex pareja, con independencia de que exista o no convivencia; el feminicidio; las agresiones y abusos sexuales; el acoso sexual; el acoso por razón de sexo; la trata de mujeres y niñas; la explotación sexual; la mutilación genital femenina; el matrimonio precoz o forzado; la violencia contra los derechos sexuales y reproductivos; la originada por la aplicación de tradiciones culturales que atenten contra los derechos de las mujeres; la derivada de conflictos armados, y la ‘ciberviolencia’, así como cualquier otra que lesione la dignidad, la integridad o la libertad de las víctimas.

Se da un paso más para erradicar una expresión de terrorismo que no debe tener cabida en ninguna sociedad.

Un gran acierto

La bonificación del 99% de las matrículas universitarias de los alumnos que aprueben ha tenido una excelente acogida en Andalucía. Una medida pionera que garantiza la igualdad de oportunidades, fortalece la educación pública y que, sin lugar a dudas, se acabará copiando en el conjunto de España. El PSOE de Andalucía explica de esta forma tan gráfica lo que representa esta política para las familias en nuevos derechos que amplían el estado del bienestar y en ahorro económico. Todo un acierto.