Rectificar es de sabios

enero 31, 2008

Sostenella y no enmendalla. La tozudez en el error sólo conduce a la frustración. El severo varapalo que le ha inglingido el Tribunal Constitucional al PP en su intento de tumbar la ley de Igualdad del Gobierno de España les debería hacer recapacitar. Ellos erre que erre, que no cunda el desánimo.

Javier Arenas tiene una oportunidad de oro para reconciliarse con las mujeres ( y los hombres) de Andalucía. El PP también tiene recurrida la Ley Electoral de Andalucía porque obliga a los partidos a presentar listas cremallera ( las que alternan un hombre y una mujer o una mujer y un hombre).

De momento, el PP andaluz asegura que está estudiando la retirada del recurso. Si llega, bienvenida la rectificación. Me temo que no será así, que este anuncio forzado y de boquilla será una patada hacia adelante con objeto de sacudirse las pulgas hasta la cercana cita con las urnas.

El fallo del Cosntitucional deja a la derecha y a sus mariachis sin argumentos, sin recursos, y demuestra que no creen en la igualdad. Los derechos de más de la mitad de la población ni se discuten, ni se mercadean, ni ponen en cuestión.

Rectifica Javier, que no duele ni tiene efectos secundarios.

Anuncios

Viviendas ilegales de Marbella

Estamos saturados de tanta crispación. Hay auténticos especialistas en la hipérbole, en la estridencia y en la mentira. Es moneda habitual de cambio para algunos el ‘mancha que algo queda’. Es un estilo pendenciero de enteder la política que aleja a la ciudadanía. La gente demanda atención a sus problemas y soluciones; el ruido y la pelea cansa, desmoviliza, hastía, frustra… 

Hace unos días saltaba una noticia curiosa: el PP de Marbella, con la alcaldesa, Ángeles Titi Múñoz, al frente, había puesto en marcha una campaña de radio trufada de inexactitudes e insidias. Venían a decir las cuñas que Manuel Chaves iba a derribar todas las construcciones ilegales. Se lanza el bulo y se esconde la mano.

La decisión de la demolición o no de determinadas edificaciones está manos de la Justicia. Es lo lógico en un estado de derecho. Si los tribunales fallan, la adminsitración tendrá que ejecutar la sentencia. Ése es el abc de la democracia, la separación de poderes y el cumplimiento de las sentencias judiciales.

Hete aquí que hoy nos hemos desayunado la siguiente información: la Fiscalía de Marbella ordena investigar por qué el Ayuntamiento de Marbella no ejecuta varias sentencias firmes de derribos de viviendas ilegales. Esta desobediencia podría suponer un delito de prevaricación.

Vuelta a la tortilla. ¿Intuía Ángeles Muñoz la actuación del ministerio público y arremetió contra Chaves y la Junta para hacer electoralismo en la precampaña electoral?  La derecha no da puntadas sin hilo, no sería de extrañar este bajonazo político con los antedentes que ya llevamos en esta precampaña.  

¿Por qué el exceso por montera? ¿Por qué la mentira como eje de la comunicación política? El electorado tiene la palabra. Y memoria.

¡Cuate, aquí no hay tomate! Se despide el Tomate, el Aquí hay tomate de Jorge Javier Vázquez y Carmen Alcayde. ¡Qué fuerte! Este viernes echa el cierre. A enemigo que huye… ¡Qué descanso!

Telecinco nos despierta de una pesadilla, pone el candado a una ventana abierta de par en par a la frivolidad, la zafiedad, la irreverencia e, incluso, la indecencia. La razón oficial, la caída de la audiencia. Mantiene un 18% de cuota de pantalla, un share que no obstante para sí querrían muchos otros espacios.

No hay mal que cien años dure. Éste se ha prolongado durante un lustro esparciendo excrecencias por las ondas. Más de 1.000 programas. ¡No hay cuerpo que aguente tanto castigo! Es (o ha sido), sin duda, el paradigma de la telebasura. Cogió todo lo peor de otros contenedores que le precedieron, como Tómbola, y lo elevó a la enésima potencia.

El Tomate ha hurgado sin ningún respeto ni criterio en la vida privada de personajes y personajillos, de famosos y famosetes, de gente de bien y de gente para olvidar. Es un ejemplo palmario de lo que no se debe hacer en televisión: críticas despiadadas, rumores del tres al cuarto, insidias y gritos por doquier. Sus patinazos insolentes les ha costado su dinero por prescripción de sentencias judiciales.

¿Será el principio del final de la programación del corazón (podrido)? Me gustaría… Aunque sólo sea porque dan una imagen muy negativa de los profesionales del periodismo, que aparecen como cotillas que sólo viven del morbo y lo superfluo. No me hago ilusiones, vendrá una nueva plaga.

Más iguales pese al PP

enero 29, 2008

Una buena noticia antes de irnos a dormir. No sólo era una medida pertinente y de justicia la Ley de Igualdad promovida por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, sino que es una norma escrupulosamente constitucional.

El pleno del Tribunal Constitucional ha tumbado el recurso del PP contra la ley y también una cuestión de inconstitucionalidad plateada por un juzgado de Tenerife. El alto tribunal ha avalado la Ley de Igualdad, que establece la obligación de los partidos de presentar listas paritarias a las elecciones, circunstancia que motivó la interposición del recurso por parte del PP.

La sentencia, que se conocerá en los próximos días, cuenta con un solo voto particular discrepante, el del juez conservador Jorge Rodríguez Zapata. Diez magistrados han avalado la constitucionalidad de la norma.

Fracaso popular, éxito socialista. Este veredicto del TC supone un severo correctivo para el PP en vísperas de las elecciones generales. El PSOE considera el fallo como un triunfo de los hombres y las mujeres de España y una derrota de los postulados rancios de un PP cada vez más identificado la derecha pura y dura. Qué quieren que les diga, estoy totalmente de acuerdo.

Hoy no tengo tiempo ni para respirar. Pero no me puedo contener y le robo quince minutos a mi apretada agenda. Algo me empuja a escribir, aunque sólo sean unas breves notas de ánimo y solidaridad con el doctor Montes y los integrantes del equipo de urgencia que él coordinaba en el hospital Severo Ochoa de Leganés (Madrid). 

Me habría gustado reflexionar, con menos prisa, sobre la injusticia descomunal cometida contra un grupo de doctores  a raíz de una denuncia anónima por supuestas sedaciones irregulares que los tribunales han declarado falsa. Desde que saltó el caso hasta ayer, que se ha hecho justicia con mayúsculas, se ha producido una auténtica persecución, una caza de brujas injustificada contra estos funcionarios públicos; todo ello alentado por el Gobierno de la Comunidad de Madrid y los sectores más ultraconservadores de la villa, con la complicidad de algunos medios de comunicación.

¡Los habían acusado de haber cometido 400 asesinatos¡ Tamaño disparate. ¿Quién repone el prestigio profesional de estos profesionales? ¿Quién restaña el daño personal inflingido con premeditación y alevosía? ¿Quién se responsabiliza del sufrimiento de los pacientes que, por ausencia de cuidados paliativos como consecuencia de la denuncia, no han tenido una muerte digna?¿Quién reconforta a esas personas que han visto a sus familiares afrontar sus últimos días de vida retorcidos de dolor y padecimiento? ¿Quién repara el ataque a la sanidad pública?

De momento, silencio. Los inquisidores, de mutis por el foro. La presidenta de Madrid se intenta desmarcar del caso y se limita a decir que se alegra (Los guiñoles de El País la retratan). Alguien (o más de uno) tiene que pedir perdón y asumir responsabilidades políticas. Me temo que no ocurrirá.

Ya parece haber escarmentado, aunque ha tardado mucho darse cuenta de que algunos de sus compañeros de partido más que ayudar le suponen un lastre en su actividad política en esta tierra. El presidente del PP andaluz, Javier Arenas, no quiere que ningún dirigente nacional de su partido venga a hacer campaña a la comunidad autónoma, salvo su líder nacional, Mariano Rajoy.

El detonante de la decisión, la última visita de Esperanza Aguirre, presidenta de la Comunidad de Madrid. La marquesa llamó caciques a los dirigentes del PSOE en Andalucía. A Arenas le han llovido las críticas por tamaña desmesura de su correligionaria. Y es que en esta comunidad autónoma sigue viva la imagen de los caciques y los señoritos como representantes genuinos de la derecha franquista y reaccionaria.

Llovía sobre mojado. Cada presencia de un referente nacional del PP se salda con un insulto o una lacerante falta de respeto a la ciudadanía de Andalucía. Desde el PP nos han tildado de indolentes, han comparado la autonomía con el franquismo o han asegurado a boca llena que en Andalucía se vota con miedo como en el País Vasco. La reacción grosera de la más pura reacción política.

Arenas no está para perder tiempo. Ha entendido que mejor solo que mal acompañado. No quiere que nadie le distorsione su falsa imagen de centrista descorbatado. La convención de este fin de semana para aprobar su programa electoral es un buen ejemplo de esta nueva etapa de llanero solitario. Solo ante el peligro como protagonista de la apertura y la clausura de las sesiones de trabajo. 

No piensa contar en campaña ni con José María Aznar ni Ángel Acebes ni con Eduardo Zaplana (si Federico Jiménez Losantos se entera, no le va a agradar). El castigo o veto a Zaplana viene de largo. El portavoz del Congreso no pisa Andalucía para un acto de su partido desde antes de la campaña de referéndum para aprobar el Estatuto.

No quiere Arenas más contratiempos en una campaña que puede significar su tumba política. Si se cumplen los pronósticos de las encuestas, será su tercera derrota en unos comicios autonómicos y tendría que abrir la puerta de la renovación. El niño Arenas ya no es tan niño, pero no quiere una jubilación anticipada… Acumula méritos para ello.