Ante las dudas de votar…

Está más justificado el enfado generalizado de la gente por tener que ir a votar de nuevo el 10 de noviembre. La movilización del electorado se ha de basar fundamentalmente en un programa de gobierno que genere ilusión y expectativas de avanzar a la mayoría social y representantes públicos comprometidos y capaces de ponerlo en práctica. El PSOE presenta 370 medidas pactadas con colectivos ciudadanos que son netamente progresistas y que supondrán una mejora de la calidad de vida para todos. Pero si quedan dudas sobre si acudir a las urnas, no debemos de olvidar cuatro imágenes (podrían ser más) que alumbrarían un horizonte que pone los pelos como escarpias si sumaran las tres derechas.

1. LA FOTO DE COLÓN

2. EL NEGACIONISMO DE LA VIOLENCIA DE GÉNERO

3. CRISPACIÓN Y DIVISIÓN COMO ÚNICOS ARGUMENTOS

4. FESTÍN DE RECORTES EN LAS CCAA DONDE GOBIERNAN

Vayamos a votar. El futuro depende de nosotros.

¿Méritos?

Cada vez que el Gobierno de las derechas de Andalucía convoca un concurso de méritos para cubrir un puesto público, la persona afortunada tiene el carnet o está relacionada con uno de los partidos que lo integran, fundamentalmente el Partido Popular. No se cuidan mucho y sólo pretenden disfrazar el dedazo o colocación de los propios con una apariencia de transparencia. Trucos de mal prestidigitador.

En la canícula de agosto, con media Andalucía de vacaciones, nos enteramos que la Consejería de Educación, que dirige el Atila de la educación pública, Javier Imbroda, le concedía la plaza de directora provisional del Conservatorio Superior de Danza de Málaga a la hermana del presidente de la Junta, María Dolores Moreno Bonilla, aunque sacó mucho menos nota que otra aspirante de la convocatoria. Se trataba de favorecer a la familia y no hubo arrobo.

La última ha sido la colocación para pagar los servicios prestados a una abogada del PP en el caso de los ERE, Lourdes Fuster, en un concurso público supuestamente de méritos para la subdirección de la Agencia de Medio Ambiente y Agua (Amaya) al que presentaron 41 personas y se resolvió con premura en apenas 48 horas… Huele a que  el cargo tiene dueña de antemano. Entre estas dos maniobras, la delegada de Medio Ambiente en Granada nombra a su hermano coordinador de agentes forestales con enorme protesta de los empleados públicos y con el recurrente y falaz argumento de que reunía “los requisitos de mérito y capacidad”. Era tan débil la justificación para el dedazo que finalmente renunció al puesto.

Son tres de otros muchos ejemplos que demuestran que la valía para el Gobierno actual de las derechas sólo es sinónimo de pertenecer al partido o ser familia de sus dirigentes (en Ciudadanos hay también algún cuñado), saltándose a la torera los principios básicos para selección de personal en la administración pública. Estamos ante un gabinete que se mueve a golpe de enchufe.

Foto.- elplural.com. El presidente Moreno Bonilla y el vicepresidente Marín.

Fortuna

FORTUNA
Ida Vitale

Por años, disfrutar del error
y de su enmienda,
haber podido hablar, caminar libre,
no existir mutilada,
no entrar o sí en iglesias,
leer, oír la música querida,
ser en la noche un ser como en el día.
No ser casada en un negocio,
medida en cabras,
sufrir gobierno de parientes
o legal lapidación.
No desfilar ya nunca
y no admitir palabras
que pongan en la sangre
limaduras de hierro.
Descubrir por ti misma
otro ser no previsto
en el puente de la mirada.
Ser humano y mujer, ni más ni menos.

¡Qué descaro!

Juan Manuel Moreno Bonilla, hoy presidente del Gobierno de Andalucía, defendía esto en 2016 con Mariano Rajoy en la Moncloa y ahora le pide a Pedro Sánchez justo lo que tres años antes negaba con tanta vehemencia. Con su compañero de partido no podía ser, ahora con el adversario socialista ya es otro cantar, aunque estemos en situación análoga y con el mismo marco legal. Esto se llama ventajismo, cinismo y desahogo. Y descaro, un descaro sin límites.

Saber estar

Las personas demuestran su talla en los momentos difíciles, ésos en los que hay que hacer frente a las adversidades con determinación, empatía e integridad. Sevilla ha sido el epicentro este verano de la mayor alerta sanitaria por listeriosis vivida en España. En la gestión de esta grave crisis alimentaria, con tres personas muertas, siete abortos, más de 200 hospitalizados y casi 2.000 afectados, la ciudadanía hemos podido ver la cara y la cruz de nuestros representantes públicos.

En el lado oscuro se ha situado la Junta de Andalucía, que no ha sabido estar a la altura de las circunstancias. El Gobierno de Partido Popular y Ciudadanos ha reaccionado tarde, mal y con mentiras, han mostrado más comprensión hacia la empresa infractora que antes las víctimas del brote de listeria, ha usado la estrategia del calamar para manchar a otras administraciones e intentar tapar sus propios fallos y responsabilidades, ha pretendido, sin éxito, culpar del retraso en la toma de decisiones al laboratorio municipal con una maniobra fullera y muy poco institucional (en las últimas fechas se han dado cuenta del error y han corregido esta actitud desleal por la debida cooperación), el consejero de Salud, Jesús Aguirre, se ha preocupado más de hacer gracietas que de coger el toro por los cuernos… Y para rematar la nefasta faena, el presidente andaluz, Juan Manuel Moreno Bonilla, ha estado ausente, como si el problema no fuera suyo y en el momento con más pico de incidencia de la enfermedad se fue de vacaciones a Galicia a compartir mesa y mantel (y buenos manjares) con su colega Núñez Feijóo.

El contrapunto a esta actitud negligente lo ha protagonizado el Ayuntamiento de Sevilla, con su alcalde a la cabeza. El equipo de gobierno hispalense ha trabajado con responsabilidad e interlocución permanente con la Junta de Andalucía, ha rehuido la confrontación política y las provocaciones del PP anteponiendo la colaboración entre las administraciones y el interés general, ha actuado con diligencia llevando a la empresa responsable de la listeriosis ante los tribunales y Juan Espadas ha estado desde el primer momento dando la cara y asumiendo el papel que le corresponde a un político riguroso y solvente.

Espadas es el haz y Moreno Bonilla, el envés de esta crisis alimentaria. El primero ha sabido estar a la altura, el segundo ha buscado escurrir el bulto. Dos formas de afrontar esta alerta que pone a cada uno en su sitio.

PD.- Mucho está tardando el Gobierno de Andalucía en poner en marcha una campaña de apoyo y promoción de nuestra industria cárnica, tan relevante en Sevilla y en la comunidad autónoma (más si cabe tras la segunda firma afectada). La crisis de la listeriosis les ha hecho perder ya, según primeras estimaciones, un 30% de ventas. Los productos andaluces son sinónimos de calidad y seguridad y este triste episodio no puede poner en peligro el prestigio y la reputación que tanto ha costado construir.

Nota.- Artículo publicado en www.centrohistórico.info. Entre paréntesis, actualizaciones desde el día de difusión, 5 de septiembre. Y foto de elconfidencialandaluz.com.

Nocturno

NOCTURNO
David Huerta

Milímetros de ti convergen ahogándose, bajo la noche, la fantasía de toda
la transparencia empozada en el cuarto.

Tu mirada oscila con un cerrado esplendor,
y en tu saliva surgen pedazos de nombres, alas de quemaduras: la noche
resuena en tu paladar
con paso lentísimo de larva y roce tibio,

de animales numerosos extraviados en el reino de tus ropas, mezcladas
de cualquier modo en la silla sombría,

bajo techos muertos y lúcidos, recogido tú en los dones del sueño sobre
tu cabeza hipnotizada de silencio.

* El mexicano David Huerta gana el Premio de Literatura en Lenguas Romances 2019 por el jurado de la Feria Internacional del Libro (FIL) de Guadalajara. El reconocimiento le será entregado en noviembre.

Al abordaje

En todas las cadenas de radio y televisión se produce cambios en elenco de colaboradores y tertulianos al comienzo de cada temporada. En esta línea, Canal Sur ha arrancado el nuevo curso con nuevas incorporaciones y un buen número de salidas de las mesas para el comentario de la actualidad. Hasta aquí todo normal e incluso lógico. Se empieza una nueva etapa, con cambios en la cúpula de la empresa pública, y hay que dar otro aire y otra impronta a los equipos de opinadores. Canal Sur se había caracterizado hasta la fecha por un medido equilibrio de voces de toda orientación política para garantizar el necesario pluralismo en una cadena pública.

Esta dinámica, que daba cumplida respuesta a las exigencias del marco normativo andaluz y que enriquecía el debate con distintos puntos de vista, ha saltado por los aires. Los nuevos rectores de Canal Sur (antes la nuestra, la de todos, ahora la de ellos, las derechas) han configurado una nómina de tertulianos con abrumadora presencia de hombres y mujeres de perfil conservador. Han incluido también nuevas caras más progresistas y mantenido algunos de los colaboradores de antes para dar una supuesta pátina de apertura y pluralismo.

A la hora de configurar los participantes en las tertulias de actualidad se observa ya la conformación de bloques monolíticos que les dan garantías al Gobierno de PP y Cs, junto a sus socios de la extrema derecha, en las franjas de más audiencia y se remiten los perfiles más librepensadores a los programas con menos seguimiento por parte de los andaluces. Todo esto ocurre por generación espontánea y sin ninguna indicación política desde el Gobierno de las derechas… Decisión profesional. (Es ironía).

En definitiva, los que cortan ahora el bacalao en Canal Sur han entrado a las bravas tirando por la borda las exigencias de objetividad, neutralidad e independencia para un medio público. Esto recién llegados al puente de mando… lo que nos quedará por ver y sufrir cuando hayan tomado el dominio de la nave.

PD.- En término periodísticos, tiene todo el sentido que Canal Sur Radio arranque su temporada con una entrevista al presidente de la Junta. Nada que objetar. Lo que ya parece un exceso es que al día siguiente se le de otra media hora en los micrófonos al vicepresidente. Gobierno sólo debería haber uno y al hablar Moreno Bonilla lo hace por boca todo el Ejecutivo. La presencia de Juan Marín un día después sólo demuestra que los de Ciudadanos exigen su cuota de antena y que en San Telmo conviven dos facciones políticas. Y que el pluralismo ha salido por la ventana con la llegada de las derechas.

Foto.– Junta de Andalucía.