El sadismo de los poderosos

febrero 28, 2013

La viñeta de Erlich en El País no requiere apenas comentario. Las consecuencias del austericidio son evidentes. Los recortes indiscriminados perjudican a los de siempre y benefician a unos pocos poderosos que tiran y tiran del dogal para seguir aumentado sus ganancias. Pese a la inclemente meteorología, este clamor ha latido masivamente en las calles de Andalucía en la celebración reivindicativa del día de la comunidad. Urge cambiar el rumbo para no despeñarnos por el precipicio.

PD.– La posición del puro me recuerda a la peineta de Bárcenas. Curiosa coincidencia… O no.

El equipo B… del PP

febrero 27, 2013

La actualidad política que atenaza al Partido Popular contada con la peculiar y mordaz visión humorística del programa Polònia. Una parodia de aquella famosa serie titulada El equipo A.

El galimatías de Cospedal

febrero 26, 2013

En menudo jardín se metió ayer la secretaria general del PP intentando negar que el ex tesorero Luis Bárcenas estuvo cobrando y dado de alta en la seguridad a cuenta de su formación política hasta el 31 de enero. Las palabras de Cospedal constituyen un inextricable galimatías y además revelan una infracción muy grave de acuerdo con la normativa laboral vigente. Con lo fácil que hubiera sido reconocer la verdad, admitir que Bárcenas ha sido asalariado de su partido hasta que saltó el escándalo de los supuestos sobresueldos en negro y las cuentas en Suiza, como han demostrado distintos medios de comunicación, y pedir disculpas por haber dado amparo a una persona que ha vulnerado la confianza del partido.

La semana de Andalucía

febrero 25, 2013

Esta semana tiene un significado especial. Se celebra el 28-F, el día de Andalucía, el hito histórico que permitió a esta comunidad autónoma romper los planes de la derecha y construir un estado de las autonomías en pie de igualdad. Conseguimos el denominado ‘café para todos’ frente aquellos que propugnaban un modelo de dos velocidades, con territorios de primera y de segunda. Nunca hemos querido ser más que nadie pero tampoco menos. Hoy vivimos momentos convulsos en los que se pone en tela de juicio el modelo territorial que nos ha conducido a las tres décadas de mejor convivencia y más prosperidad en mucho tiempo. Este espacio compartido se enfrenta al dilema del choque de dos trenes: el revisionismo centralista del conservadurismo más rancio y las ínfulas secesionistas del nacionalismo radical catalán. Si no media el diálogo y el sentido común, en esa colisión de intereses perderemos todos.

Se cumplen 33 años del referéndum que nos catapultó a la autonomía plena y desde aquí no se va a permitir desandar lo andado, se va a combatir cualquier intento de discriminación. El autogobierno nos ha permitido avanzar y recuperar buena parte del tiempo perdido por el abandono histórico de la derecha hacia esta tierra. El lustro de dura crisis (no sólo andaluza, sino española e internacional) no puede desdibujar los esfuerzos de un pueblo que, partiendo de muy atrás, se supo enganchar al tren del progreso y ganar en autoestima. Este 28-F será más reivindicativo: ya no caben más recortes, se necesitan políticas de estímulo y la preservación de nuestros derechos y nuestros servicios públicos. La receta del ajuste duro sin rostro humano y de la reducción del déficit público no es un programa económico, es la sentencia para seguir profundizando en la depresión y en la angustia de la ciudadanía.  Ante los nuevos problemas no valen las viejas soluciones y ha quedado claro que no existe un único camino (el que se nos marca con disciplina militar y neoliberal desde Alemania) para salir de la crisis.

Murmullo de agua

febrero 24, 2013

MURMULLO DE AGUA
Lina Zerón

Hoy escribí tu nombre bajo la almohada
y no me sentí sola.

Eres presencia bienhechora,
ramas de lluvia en el recuerdo,
lágrima acunada en el latir del agua.

Viñeta.-  Erlich en El País.

Persecución autoritaria

febrero 23, 2013

La subasta de medicamentos es una iniciativa pionera de la Junta de Andalucía que pretende ahorrar en gasto farmacéutico reduciendo los márgenes de beneficio de las multinacionales del sector para salvaguardar los derechos de los ciudadanos. Sin embargo, el Gobierno de Mariano Rajoy ha decidido impugnar por TERCERA VEZ esta medida cargada de sentido común que antepone a las personas frente las ganancias de los grandes laboratorios. No se entiende esta contumaz actitud de boicoteo cuando el Tribunal Constitucional se ha pronunciado sobre los dos anteriores a favor de la Junta y ha levantado la suspensión cautelar que imponía el Ejecutivo de la nación.

Resulta una evidencia empírica que el Ministerio de Ana Mato ha iniciado una persecución ideológica contra Andalucía. Les molesta a estas gentes de la derecha que la comunidad autónoma marque un camino distinto para salir de la crisis. ¿No será mejor bajar el coste de los medicamentos y hacer los ajustes reduciendo las cuentas de resultado de la industria farmacéutica? En cambio, el Gobierno de Rajoy se empeña en sabotear una medida que supone un ahorro de 200 millones porque prefieren que los recortes los sufran los ciudadanos a través del copago, la reducción de la oferta de servicios y la pérdida de calidad del trabajo que se viene realizando en el sistema sanitario público andaluz. El Consejo de Ministros agrede a Andalucía (como ya hizo el presidente en el debate del estado de la nación) porque no soporta un modelo como el andaluz que señala una forma distinta de hacer las cosas y que demuestra que la única vía posible no es ni la privatización, ni el cierre de centros, ni el despido de trabajadores.

La decisión tomada por el Ejecutivo de la nación se puede considerar un claro abuso de poder, destila una alarmante dinámica autoritaria y constituye una elocuente falta de respeto a otras instituciones, a la Junta y especialmente al Constitucional. ¡Cómo se reincide en el error cuando en dos autos el alto tribunal sostiene que frenar esta iniciativa ocasiona “un grave quebranto económico en la hacienda pública autonómica”!. Es lamentable que el gabinete que preside Rajoy esté más preocupado en torpedear la sostenibilidad y eficiencia del sistema sanitario andaluz, que es y será público y universal, y en relegar el interés ciudadano por el negocio de la industria farmacéutica. Inexplicable.