Una conquista excepcional

Cuando las conquistas sociales pasan a formar parte de nuestra vida cotidiana apenas si le damos importancia, se convierten en rutina. Cuando las perdemos, como ha ocurrido con los recortes sufridos durante la crisis que estamos dejando atrás, entonces reparamos en ellas y les otorgamos su auténtico valor. Hago esta reflexión al hilo de que comienza el curso escolar y casi un millón de niños y niñas (946.000 exactamente) se van a beneficiar la gratuidad de libros de texto. Esta es una medida de apoyo a las familias que ha mantenido la Junta contra viento y marea, pese a los años de dificultades económicas y la deficiente financiación por parte del Gobierno de la nación. Quizá por eso, porque la hemos interiorizado, casi pasa desapercibida, es un asunto ordinario, cuando es excepcional por lo que significa y a quiénes beneficia. Supone un enorme esfuerzo presupuestario: nada menos que 706 millones de euros invertidos desde su puesta en marcha en 2005 y un ahorro medio de 200€ alumno/curso para cada familia. Son 10,6 millones los niños y niñas que se han beneficiado en este tiempo en Primaria y Secundaria Obligatoria de los centros docentes sostenidos con fondos públicos. Más allá de los datos, lo que mucha gente no sabe es que Andalucía es la única comunidad autónoma que garantiza la gratuidad total de los libros en la etapa educativa obligatoria y además la tiene blindada para siempre como derecho reconocido por nuestro Estatuto de Autonomía. Este programa es una de las iniciativas que mejor identifican la apuesta del Gobierno andaluz por una educación pública en igualdad de oportunidades. Políticas socialistas de las que sentirse orgulloso.

 

Un gran acierto

La bonificación del 99% de las matrículas universitarias de los alumnos que aprueben ha tenido una excelente acogida en Andalucía. Una medida pionera que garantiza la igualdad de oportunidades, fortalece la educación pública y que, sin lugar a dudas, se acabará copiando en el conjunto de España. El PSOE de Andalucía explica de esta forma tan gráfica lo que representa esta política para las familias en nuevos derechos que amplían el estado del bienestar y en ahorro económico. Todo un acierto.

Un curso especial

Comienza el curso universitario (hoy ha tenido lugar el solemne acto de apertura) y lo hace de una forma muy especial en Andalucía. Estamos ante un año que viene marcado por la bonificación del 99% para los estudiantes que aprueben en primera matrícula. Esta medida, pionera en toda España, supone que en esta comunidad se cursa estudios universitarios a precio de una entrada de cine premiando el esfuerzo y el trabajo. Es un paso que marca un camino diferente y que garantiza la igualdad de oportunidades con una inversión pública de 30 millones.

La bonificación puesta en marcha por el Gobierno de Andalucía se aplica a los estudios de grado y a los másteres, tanto habilitantes (imprescindibles para ejercer una profesión regulada) como los no habilitantes. De esta forma, un estudiante con buen rendimiento podrá cursar el grado pagando prácticamente solo el primer curso (757 euros por los 60 créditos del año completo) y el máster, casi gratis. La medida está dirigida a todos los alumnos que cursen estudios en los centros propios de las universidades andaluzas y que no tengan la condición de becarios del Ministerio de Educación, que ya tienen las matrículas gratuitas. El impacto de la bonificación se está notando en la demanda de másteres, con 26.908 solicitudes hasta la fecha, lo que supone un 30% más que el año anterior, para un total de 20.850 plazas.

Además de la bonificación de matrícula, la Junta cuenta con otras medidas económicas orientadas a lograr un acceso igualitario a la educación superior. Se mantienen congelados por quinto año consecutivo los precios de los grados (en 12,62 euros) y se iguala a la baja el coste de los másteres habilitantes y no habilitantes (13,68 euros). Andalucía es la única comunidad autónoma en mantener los precios de los grados y másteres igual para todas las ramas del conocimiento. También se mantienen los precios de los doctorados (13,68 euros) y tutela académica del periodo de investigación (60,30 euros) y continúan otras medidas como el fraccionamiento de los pagos hasta en ocho cuotas, las exenciones a personas con discapacidad o víctimas de violencia de género o las becas para conseguir las competencias lingüísticas en un idioma extranjero.

Andalucía contará este curso con más de 207.000 alumnos distribuidos en las diez universidades públicas andaluzas, con una oferta académica compuesta por 439 grados, 499 másteres y 164 programas de doctorado, con la novedad del Grado de Cine y Cultura en la Universidad de Córdoba. La plantilla asciende a 16.700 docentes e investigadores y 9.600 profesionales de administración y servicios.

Un tajazo injusto

El Ministerio de Educación le quiere meter la mano en la cartera a alumnos que reciben sus becas y cursan Formación Profesional en Andalucía. Haciendo una interpretación torticera de sus propias normas, les quieren rebajar drásticamente la ayuda que les corresponde por derecho. Estamos hablando de becas de una cuantía alta, de hasta 2.000 y 3.000 euros, y que han sido recortadas con saña hasta dejarlas en 260 euros. Los estudiantes afectados han convalidado alguna asignatura de un ciclo anterior. El Ministerio, actuando de forma arbitraria, ha considerado esa convalidación como una matrícula parcial y le ha denegado la beca completa pese a que sí cumplían los requisitos. La Junta de Andalucía le ha trasladado su enérgica protesta al Gobierno de Mariano Rajoy. Se ha manifestado el rechazo frontal a los criterios aplicados y se ha exigido que cese el castigo contra este grupo de alumnos andaluces de FP. El gabinete que preside Susana Díaz va a estar al lado de estos jóvenes y sus familias en la defensa de los derechos que les quieren arrebatar.

Y las trastadas del Ministerio no se quedan ahí. Es inaceptable el trato injusto y discriminatorio a los estudiantes andaluces. Éstos siguen esperando recibir su beca, mientras que los de otros territorios ya las han recibido. A día de hoy, 113.000 estudiantes continúan sin cobrar la ayuda del Ministerio de Educación y tristemente se debe a que el titular, Íñigo Méndez de Vigo, parece no tener tiempo para firmar un papel. Cuesta trabajo entender esa parsimonia desde el 28 de diciembre para tomar un bolígrafo y mientras los estudiantes andaluces pendientes del cobro su beca. Esta trato desigual retrata a un PP que nunca ha sentido cariño por Andalucía.

Foto.- Granada hoy.

Noticias y falsedades

Hoy he buscado sin éxito en algunos periódicos una noticia que avanzaba la Cadena SER. He rebuscado página por página y nada. No ha merecido una sola línea. Para estos medios en el ejercicio de su función social no es de interés que la inversión en obra pública cayera en 2016 un 22% en Andalucía por culpa de la escasa ejecución del Gobierno de la nación. La dejadez y la insensibilidad de Mariano Rajoy con esta tierra contrasta al aumento de las partidas de Junta y corporaciones locales. La denuncia es de una fuente siempre bien ponderada por estos medios: la patronal de la construcción Fadeco. El presidente de esta organización empresarial critica la discriminación de Andalucía respecto a otras autonomías. Como el balance no venía bien, la información se oculta. Si hubiera sido otra administración la pecadora, no hace falta precisar más, el despliegue informativo habría sido bien distinto.

En cambio, sí se hacen eco de una información falsa del Partido Popular. Con la comodona coartada del ‘abre comillas, cierra comillas’, estos medios independientes y ecuánimes difundían sin contrastar las declaraciones de la número dos del PP regional sobre una supuesta caída en el presupuesto en educación de 200 millones desde que llegó Susana Díaz a la presidencia. Dato incierto que se podía haber comprobado sin mucha dificultad con un repaso de los distintos presupuestos o, aun más fácil, llamando para contrastar a la Consejería de Educación. Pero no eso ya no se lleva en el periodismo moderno. Y hete aquí que ocurre justo lo contrario que dice el principal partido de la oposición, que la educación cuenta con 214 millones más desde el curso 2013/14, cuyo arranque coincide con la toma de posesión de la actual presidenta. Estamos ante un caso paradigmático del periodismo de trincheras… Tan fatuo, tan impúdico, tan inaceptable…

Foto.– Autovía A-316 en Jaén, obra de la Junta de Andalucía.

Finlandia, ejemplo educativo

Este documental nos presenta el modelo educativo finlandés, considerado el mejor del mundo. El sistema educativo basa su éxito en el reconocimiento de la figura del docente. En este país nórdico el alumnado con mejores expedientes aspira ser maestro y se les exige una alta cualificación. Es una profesión (vocación) con enorme prestigio y reconocimiento social. Otra de las claves es la implicación de las familias desde el respeto a la autoridad del docente en una educación pública, gratuita, de acceso universal y financiación estatal suficiente y equitativa (se compensa a los centros con más necesidades para garantizar la igualdad de oportunidades). La educación se personaliza para minimizar el fracaso escolar, no es un sistema competitivo (hasta los 11 años no se dan notas y no se hacen rankings de centros), el alumnado tiene tiempo para todo y no se les agobia con deberes (el descanso y el juego también son importantes) y se valora la iniciativa, la curiosidad, la creatividad y la participación. Si es una historia de éxito, ¿por qué no la intentamos aplicar en nuestro país?