El peaje

La primera intervención de Vox en el Parlamento de Andalucía nos ha dibujado cuál es la factura que el Partido Popular y, sobre todo, Ciudadanos tendrán que pagar por su apoyo al nuevo Gobierno de esta comunidad, el tripartido de las derechas y la extrema derecha. El peaje, a grandes rasgos, es el siguiente:

  • Liquidar lo que llaman despectivamente leyes ideológicas de género. Es decir, derogar o anular por la vía de los hechos reduciendo sus presupuestos las leyes de igualdad o de lucha contra la violencia de género.
  • Igual con la ley de memoria histórica. Ya hizo algo parecido Mariano Rajoy a escala nacional consignando cero euros en las cuentas del Estado.
  • Bajar los impuestos a los ricos.
  • Disminuir los fondos destinados a la sanidad y a la educación públicas para destinarlos al negocio privado.
  • Privatizar las empresas públicas rentables (por ejemplo Veiasa, la que gestiona la ITV) para el beneficio de sus amigos.

Como los ultras tienen la sartén por el mango, sus dos compañeros de viaje tendrán que hocicar. Al PP le va la marcha y Ciudadanos parece que tampoco le hace ascos a sus nuevos amigos de la ultraderecha. Y esto es sólo la punta del iceberg de la involución que viene.

Busque y compare…

Los datos hablan por sí mismos. La acción del Gobierno de Andalucía garantiza la igualdad de oportunidades en el acceso a la universidad. Casi 92.000 jóvenes se han beneficiado de la bonificación al 99% de las matrículas por aprobar los créditos en primera convocatoria, lo que viene a suponer la práctica gratuidad, apenas una tasa de seis o siete euros por curso. Una medida en la que Andalucía es pionera y que ha tenido una magnífica acogida por la comunidad universitaria. Este año se ha extendido a las enseñanzas artísticas superiores. Seguimos dando pasos para fortalecer nuestra educación pública.

Récord de docentes públicos

Quedan cuatro días para el comienzo del curso escolar y Andalucía lo afronta con la mayor plantilla docente de su historia. Por primera vez el número de educadores en los centros públicos supera la barrera de los 100.000. Un incremento de plantilla de más de 3.000 efectivos aunque decrece ligeramente el alumnado por razones demográficas. Lo que significa que se reduce la ratio alumnos/aula, un indicador que sitúa a Andalucía como ejemplo a imitar en España. Una clara apuesta por la calidad en la educación para nuestros niños y niñas. Un curso en el que se sigue avanzando en la equidad, con más ayudas al alumnado y a las familias, respaldando la labor del profesorado y mejorando las infraestructuras y los equipamientos. En definitiva, más recursos para hacer posible y efectiva la igualdad de oportunidades.

Una conquista excepcional

Cuando las conquistas sociales pasan a formar parte de nuestra vida cotidiana apenas si le damos importancia, se convierten en rutina. Cuando las perdemos, como ha ocurrido con los recortes sufridos durante la crisis que estamos dejando atrás, entonces reparamos en ellas y les otorgamos su auténtico valor. Hago esta reflexión al hilo de que comienza el curso escolar y casi un millón de niños y niñas (946.000 exactamente) se van a beneficiar la gratuidad de libros de texto. Esta es una medida de apoyo a las familias que ha mantenido la Junta contra viento y marea, pese a los años de dificultades económicas y la deficiente financiación por parte del Gobierno de la nación. Quizá por eso, porque la hemos interiorizado, casi pasa desapercibida, es un asunto ordinario, cuando es excepcional por lo que significa y a quiénes beneficia. Supone un enorme esfuerzo presupuestario: nada menos que 706 millones de euros invertidos desde su puesta en marcha en 2005 y un ahorro medio de 200€ alumno/curso para cada familia. Son 10,6 millones los niños y niñas que se han beneficiado en este tiempo en Primaria y Secundaria Obligatoria de los centros docentes sostenidos con fondos públicos. Más allá de los datos, lo que mucha gente no sabe es que Andalucía es la única comunidad autónoma que garantiza la gratuidad total de los libros en la etapa educativa obligatoria y además la tiene blindada para siempre como derecho reconocido por nuestro Estatuto de Autonomía. Este programa es una de las iniciativas que mejor identifican la apuesta del Gobierno andaluz por una educación pública en igualdad de oportunidades. Políticas socialistas de las que sentirse orgulloso.

 

Antídoto

El mejor antídoto contra el catastrofismo y la desinformación son los datos. El compromiso de la Junta de Andalucía con la educación pública se demuestra con hechos. Desde siempre, y en los últimos años más. El gasto andaluz en educación ha aumentado un 12,9% desde 2015. En la actualidad uno de cada cinco euros del presupuesto andaluz se destina a educación y en tan sólo dos años se ha crecido más de 650 millones. En las cuentas de 2018, las partidas que más se incrementan son las ayudas a las familias, y en personal, en este curso superamos 100.000 profesores, pese a que hay menos niños y niñas en las aulas… Y se pueden ofrecer decenas de datos positivos más que desmienten a los que intentan tirar por tierra las fortalezas de un sistema educativo público andaluz. Sin lugar a dudas, estos avances suponen un acicate para seguir mejorando. Nunca hay que conformarse y menos en materia educativa.