Nerones

febrero 17, 2017

debate-de-sanidad-en-el-parlamento-de-andalucia

El Gobierno de Andalucía propuso esta semana un pacto por la sanidad pública y el Parlamento lo aprobó por unanimidad. Ese gran acuerdo se debería concretar en el marco del proyecto de Ley de Sostenibilidad y Garantías del Sistema Público Sanitario, un texto que blinda la sanidad pública eleborado por el gabinete de Susana Díaz y que se encuentra ya en trámite parlamentario. Y hete aquí que el Partido Popular, ni siquiera 48 horas después, ha presentado una enmienda a la totalidad contra ese texto legislativo. Esta decisión retrata la hipocresía del PP y pone en evidencia que su objetivo no es otro que arrasar con la sanidad pública. ¿Pacto? Esa palabra no está en su diccionario y mucho menos si es para fortalecer lo público. A nadie nos sorprende. No cree la derecha en este modelo y quiere deteriorarlo para abrirle la puerta al negocio privado. Los casi nueve millones de habitantes que tiene Andalucía suponen un mercado muy suculento para las clínicas privadas. El PP se afana en una política de desgaste con intereses espurios. Les da igual lo que representa un modelo que nos da oportunidades a todos ante la enfermedad sin importar la situación económica familiar. Ni lo quieren, ni lo comparten, ni lo respetan. Por eso, han impuesto recortes salvajes, copagos injustos, privatizaciones y cierres, han penalizado a los profesionales sanitarios, los han despedido a mansalva y rompieron la universalidad del sistema dejando a decenas de miles de jóvenes (los que se fueron a trabajar fuera como consecuencia de la crisis) e inmigrantes. El PP ha intentado quemar la sanidad pública y les hubiera gustado como a Nerón disfrutar de los efectos perniciosos de las llamas. Pero no han podido ver cumplido su más íntimo deseo y lo han perseguido con todas sus ganas. Los tenemos calados.

Foto.- Imagen del debate en el Parlamento el pasado miércoles.

Anuncios

Mentiras infames

enero 13, 2017

img_9277

Al político que miente a sabiendas se le debería exigir la dimisión. Así ocurre en las democracias occidentales pero en nuestro país algunos practican la falsedad deliberada con total desfachatez. Es un clamor que las comunidades autónomas (de todo signo político) están sufragando a pulmón el desarrollo de la ley de Dependencia mientras que el Gobierno de Mariano Rajoy hace dejación de funciones incumpliendo la obligación legal de aportar el 50% de los fondos. El último estudio del Observatorio Estatal de la Dependencia, de febrero de 2016, recoge el enorme desequilibrio entre la aportación estatal y autonómica. La situación se ha agravado el año pasado con la incorporación al sistema de dependientes moderados, soportando las autonomías más del 80% del presupuesto. Frente a esta realidad incontestable, la número dos del PP andaluz, Loles López, se descolgaba con que la administración central aporta “más del 70%”. Horas más tarde, el delegado del Gobierno en esta comunidad, Antonio Sanz, lo cifraba en “más del 58%”. Dos dirigentes peperos que se dedican a confundir torticeramente a la opinión pública. Y no pasa nada. Mienten, falsean intencionadamente la realidad y siguen en sus puestos. Ni siquiera se ruborizan. ¡Qué desahogo! ¡Qué tropa!

Todo un sarcasmo

enero 4, 2017

Juan Manuel Moreno Bonilla, presidente del PP andaluz, se creerá que no tenemos memoria. Sólo así se entiende que se descuelgue planteando a la presidenta de la Junta, Susana Díaz, un pacto por la dependencia. Y lo hace quien siendo secretario de Estado de Asuntos Sociales firmó recortes, paralizó la aplicación de la ley dejando a un millón de posibles beneficiarios sin este derecho, sacó a las personas cuidadoras, la mayoría de ellas mujeres, de la Seguridad Social privándolas de cotizar para tener una pensión… Ahora, ya como jefe de la oposición, calla cuando la Junta financia casi el 80% de la atención a los dependientes y el Gobierno de la nación sólo el 20% cuando la ley establece el 50% para cada administración, no alza la voz cuando a Andalucía se le escamotean más de 500 millones que habrían permitido ampliar en 105.000 el número de beneficiarios… Por eso, constituye todo un sarcasmo que Moreno Bonilla tenga la osadía de proponer un acuerdo en esta materia sin ruborizarse. El que ha intentado demoler este cuarto pilar del estado del bienestar no tiene autoridad moral ni credibilidad para plantear nada. O se cree que nuestra memoria es muy débil, o nos toma por tontos, o tiene un desahogo desorbitado. O las tres cosas al mismo tiempo. Habrá que recordarle un día sí y otro también el mucho daño que hizo como brazo ejecutor de los recortes en dependencia porque Mariano Rajoy entendía que el sistema no era sostenible. Así que menos retórica barata que lo tenemos calado.

Serpientes de verano

agosto 4, 2016

El Partido Popular de Andalucía intenta todos los veranos con dispar fortuna crear una actualidad artificial con la colaboración inestimable de algunos altavoces mediáticos. Este año no ha sido una excepción pero sus tentativas están cosechando sonoros fracasos. Desactivada la gran farsa que han montado con el caso de los cursos de formación, pese alguna escaramuza a la desesperada, se han inclinado sin éxito y sin argumentos a la crítica contra la sanidad pública, la ejecución de las inversiones en esta comunidad o la desatención de los municipios costeros. Ataques sin ton ni son y por supuesto sin razón. Uno, su campaña contra el servicio público de salud, el mejor valorado por los ciudadanos, suena a chiste de mal gusto viniendo del partido de los recortes y de las privatizaciones. Dos, el presupuesto de la Junta de Andalucía se ha ejecutado a fecha de 30 de junio en un 44% frente al 28% de la media de las comunidades autónomas. Y tres, el supuesto abandono del litoral se desmonta con tres datos: el Gobierno andaluz ha recuperado una línea de apoyo de cuatro millones de euros para los municipios del litoral, la competencia para la regeneración de las playas es del Ejecutivo de la nación y éste ha dedicado diez veces menos en Andalucía a las playas afectadas por los temporales que, por ejemplo, a Cantabria teniendo mucho menos costa. Su afán de alimentar serpientes de verano está cosechando poco éxito. Quizá le vaya mejor cazando pokemons. Su realidad es virtual.

Foto.Ideal.

Cerrojazo presupuestario

julio 19, 2016

El Gobierno de la nación publicado en el BOE la orden de cierre del ejercicio presupuestario de 2016, adelantando a julio una medida que se suele publicar en noviembre.

¿Qué significa esta orden de cierre adelantada? Que no se va a ejecutar y pagar lo que no se haya comprometido. Esto quiere decir que los ministerios no podrán comprometer gasto más allá del 8 de agosto, lo que supone en la práctica un bloqueo de los fondos disponibles y la no ejecución de buena parte del presupuesto. Este cierre anticipado afecta a todos los ministerios, tanto sociales como inversores. Dirigentes del Partido Popular han intentado confundir con el significado de esta medida que en la práctica se traduce en recortes del gasto público. Y lo hacen o porque no estudian lo suficiente y no se enteran de los temas o es que una vez más intentan taparle las vergüenzas al Gobierno de Mariano Rajoy. O por ambas cosas.

¿Cómo afecta este cerrojazo presupuestario a Andalucía? Tiene graves riesgos en dos aspectos:

1. Programas que están cofinanciados por el Estado.
Son programas cuyos recursos se distribuyen en la conferencia sectorial de cada ministerio o mediante convenios. En un primer análisis Andalucía va a dejar de percibir en concepto de transferencias finalistas del orden de 533 millones de euros, de un total aprobado en el presupuesto de 558 millones. Es decir, el 95% dejaría de llegar por los siguientes conceptos como 396 millones para políticas de empleo, 72 para educación, 57 para vivienda o 12,5 para los metros de Málaga y Sevilla, entre otros. A estas cuantías habría que añadir la cofinanciación de fondos europeos y transferencias sanitarias (83 millones) y partidas para Dependencia (203 millones). En total, estamos hablando de 819 millones que están en el aire.

2. Inversiones del Estado
El cerrojazo al presupuesto pone en riesgo las inversiones que el Estado realiza directamente en Andalucía. Todo lo que no esté ya ejecutado y pagado se traslada al ejercicio siguiente con el parón que eso supondría para muchas infraestructuras. Los PGE presupuestaron 1.820 millones de inversión en Andalucía. ¿Qué parte de esa inversión no va a venir a Andalucía?

El Gobierno del PP juega con los derechos y las oportunidades de los ciudadanos. La Junta de Andalucía pide explicaciones sobre las consecuencias del nuevo tajazo. Los Presupuestos Generales del Estado eran electoralistas y poco creíbles, hechos como un elemento más de la campaña de los comicios de diciembre de 2015. El tiempo da y quita razones. Hoy ya sabemos que sólo querían utilizarlos para aupar electoralmente a Mariano Rajoy. Toda esa operación partidista se convierte en más recortes. ¡Qué tropa!

Foto.– Rajoy y el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro.

Pez fuera del agua

julio 9, 2016

Ya ha concluido el comité federal del PSOE y ya no tiene excusas Mariano Rajoy para seguir sesteando en la Moncloa. Los socialistas han ratificado el no a facilitar un gobierno del Partido Popular. No quieren ser cómplices de las políticas de sufrimiento de la derecha, ha hecho mucho daño el PP en estos cuatro años y medio (reforma laboral, reducción de becas, paralización de la dependencia, recortes a la sanidad pública…) y lo que está por venir (un nuevo ajuste presupuestario de entre 8.000 y 16.000 millones por exigencia de la Unión Europea). Ahora al presidente en funciones no le queda más remedio que arremangarse para buscar apoyos para su investidura entre sus afines ideológicos, empezando por Ciudadanos. Albert Rivera ya no habla de vetos y se deja querer por los mensajes peperos. Tendrá Rajoy que cambiar de hábito y pasar a la acción para seducir a otras formaciones políticas. Siempre le ha venido bien estar en retaguardia y dejar que los problemas se resuelvan solos por el mero paso del tiempo. Para variar el gallego tiene que tomar la iniciativa. Se sentirá como pez fuera del agua.

Misterios de Bruselas

julio 8, 2016

Han pasado las elecciones del 26 de junio y han salido a relucir asuntos procedentes de Bruselas que comprometen al Gobierno de Mariano Rajoy. Las autoridades comunitarias se han cuidado mucho de perturbar las aspiraciones electorales del Partido Popular. Ahora, que ya se han contado los votos, la Comisión Europea ha iniciado el procedimiento para multar a España por el incumplimiento del déficit en los dos últimos años y exige nuevos recortes para conseguir el equilibrio de las cuentas públicas ya en 2016. En la capital europea han sentado especialmente mal los regalos fiscales realizados por Rajoy al calor de los comicios del pasado diciembre pese a los reiterados avisos para que no lo hiciera. Las consecuencias de las malas notas obtenidas por el Ejecutivo español se pueden resumir en una multa de hasta 2.000 millones de euros, la paralización inmediata de los fondos estructurales y un ajuste de entre 8.000 y 16.000 millones. Felicitemos a Rajoy por este gran servicio a nuestro país. Sus óbolos electorales lo pagaremos entre todos.

Y el segundo enigma que nos llega desde Bruselas es un informe fechado en enero que censura la investigación desarrollada por el Ministerio de Fomento sobre el accidente del Alvia en Galicia en julio de 2013, que se saldó con 80 muertes. Sostiene la Unión Europea que no se investigó de forma independiente y adecuada conforme a la Directiva de Seguridad Ferroviaria. El documento sobre este trágico siniestro ha visto la luz casi seis meses después de estar redactado. Una mano negra y mucha burocracia han retrasado su difusión. Quizá para evitar que este asunto molestara la campaña del PP se dejó el informe guardado en un cajón. Los familiares de la víctima ya han pedido la dimisión de titular de Fomento, Ana Pastor. El PP no quería ruido en la cercanía de la cita con las urnas.

Son los misterios que pasan en la corte de Bruselas: ahora como por arte de ensalmo se activan procedimientos y aparecen papeles que interesaban conocer de antemano a la opinión pública para decidir su voto con toda la información disponible. Un ardid de las altas esferas comunitarias que le ha venido muy bien al PP… Y Rajoy fumándose un puro tranquilamente.

Foto.- EFE. Rajoy, Pastor y el presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo, en el accidente del Alvia, en los aledaños de Santiago de Compostela.