Crónicos

Las derechas están metiendo las tijeras sin parar a la sanidad pública en Andalucía, soliviantando a todos los sectores sanitarios, incluso los más cercanos a sus posiciones ideológicas, y a los usuarios sin excepción. Se trata de ir desmontando pieza a pieza un sistema que garantiza (de momento) la igualdad de todos frente a la enfermedad y con el objetivo indisimulado de favorecer a la sanidad privada, que sólo se la podrá pagar quien tenga recursos. Su política de recortes no se para ante nada y ante nadie. No les importa la vulnerabilidad de las personas ni la gravedad de sus dolencias. El último grupo que siente las consecuencias de la insensibilidad de PP y Ciudadanos es el de los pacientes crónicos. Según datos del propio Servicio Andaluz de Salud, son más de 3,1 andaluces que tienen alguna dolencia crónica. Hasta finales de 2019, una parte de estos beneficiarios de la sanidad pública recogían su medicación cada seis meses, ahora los van a hacer ir cada mes a recoger sus fármacos a los hospitales. Estas personas con enfermedades crónicas tendrán que acudir a sus centros de referencia cada mes por decisión política. Los profesionales hablan sin ambages de recortes, uno más de los muchos tijeretazos que están viendo en el desarrollo de su profesión. Los afectados, algunos de ellos conocidos, están sorprendidos por los nuevos obstáculos que les ponen para combatir sus dolencias. ¿Por qué les hacen la vida más difícil? Los de Gobierno del cambiazo andan contentos y se afanan en su plan de cargarse un sistema público que tanto nos ha costado construir. Lo están haciendo a cara descubierta y sin complejos.

El peaje

La primera intervención de Vox en el Parlamento de Andalucía nos ha dibujado cuál es la factura que el Partido Popular y, sobre todo, Ciudadanos tendrán que pagar por su apoyo al nuevo Gobierno de esta comunidad, el tripartido de las derechas y la extrema derecha. El peaje, a grandes rasgos, es el siguiente:

  • Liquidar lo que llaman despectivamente leyes ideológicas de género. Es decir, derogar o anular por la vía de los hechos reduciendo sus presupuestos las leyes de igualdad o de lucha contra la violencia de género.
  • Igual con la ley de memoria histórica. Ya hizo algo parecido Mariano Rajoy a escala nacional consignando cero euros en las cuentas del Estado.
  • Bajar los impuestos a los ricos.
  • Disminuir los fondos destinados a la sanidad y a la educación públicas para destinarlos al negocio privado.
  • Privatizar las empresas públicas rentables (por ejemplo Veiasa, la que gestiona la ITV) para el beneficio de sus amigos.

Como los ultras tienen la sartén por el mango, sus dos compañeros de viaje tendrán que hocicar. Al PP le va la marcha y Ciudadanos parece que tampoco le hace ascos a sus nuevos amigos de la ultraderecha. Y esto es sólo la punta del iceberg de la involución que viene.

Inhumanidad

Este vídeo nos da una pista de las malas ideas que tiene Vox para la sanidad pública y para aquellos que no tienen ingresos suficientes para costearse la sanidad privada. Este fragmento de conferencia fue difundido por el partido de extrema derecha a través de sus redes sociales y ya lo ha retirado como consecuencia de la enorme contestación y rechazo que ha cosechado. Intuía que eso podría ocurrir e hice copia y pantallazo de este ejemplo descarnado de inhumanidad. Vox entiende que la atención a los pacientes oncológicos terminales es un despilfarro y que, por tanto, habría que dejar de cuidarlos y dejarlos morir con sufrimiento y dolor, desahuciarlos y despojarlos de sus derechos actuales. Traducido al lenguaje coloquial andaluz, que rabien como perros sin gastar un solo euro de dinero público. Total, si se van a morir para qué invertir, piensan estos ultras.

Esto lo sostienen los que están en contra de la eutanasia, se dan golpes de pecho como buenos cristianos y, sobre todo, tienen recursos suficientes para que sus familiares, si se encuentran en una situación similar, puedan recibir tratamientos paliativos en una institución sanitaria privada. Esta posición política da una muestra del mal fondo de los líderes de Vox y la falta de sensibilidad y solidaridad (incluso de caridad) con el que sufre y su única esperanza está en la salud pública con prestaciones que garanticen la igualdad ante la enfermedad. El servicio público sanitario no se puede regir exclusivamente por la rentabilidad económica, ha de tener muy en cuenta la rentabilidad social y el factor humano. Este vídeo produce en cualquiera con empatía hacia el dolor ajeno una tremenda indignación por la catadura moral de quienes defienden posiciones tan desalmadas y economicistas.

Tratamientos avanzados

El Servicio Andaluz de Salud va a incorporar dos nuevos tratamientos (flash y bomba sensora) para mejorar la calidad de vida de personas con diabetes, fundamentalmente niños y adolescentes. Con esta tecnología se evitan una decena de pinchazos diarios. Una clara apuesta por ampliar derechos y prestaciones públicas que alcanzará a más de 5.000 afectados y supondrá una inversión de 3,5 millones de euros adicionales a una sanidad pública que este año cuenta ya con el mayor presupuesto de su historia. Este nuevo avance sitúa al modelo sanitario público andaluz como uno de los más avanzados de nuestro entorno europeo. Todo un patrimonio que tenemos que proteger y fortalecer.

Tu salud es lo primero

Este vídeo recoge una serie de datos que ofrecen la realidad de la dimensión y de la excelencia del sistema público de salud en Andalucía. Un patrimonio de todos los ciudadanos que tenemos que preservar, fortalecer y seguir mejorando día a día. Hay muchos intereses privados lampando por hincar el diente en un pastel que mueve casi 10.000 millones de dinero público. No vamos a permitir que nadie agreda este gran instrumento de igualdad que es la sanidad pública.

Reforzando la sanidad pública

Empieza el año en que la sanidad pública andaluza cuenta con el mayor presupuesto de su historia. Ante ese hito la crítica destructiva de los que no creen ni quieren este patrimonio que es de todos queda en evidencia. Una atención médica que se refuerza con 438 profesionales para dar respuesta eficaz y ágil a los picos de frecuentación que se producen en invierno con la llegada del virus de la gripe. Se apuesta por la sanidad pública dotando al sistema de recursos económicos y humanos a fin de que los ciudadanos reciban el mejor servicio. Andalucía es un ejemplo a seguir.

1.500 profesionales más

La apuesta de Gobierno de Andalucía por la sanidad pública se produce a todos los niveles. Para seguir fortaleciendo este servicio público, bien valorado por los usuarios de esta comunidad, esta semana hemos conocido dos buenas noticias: otra nueva subida de su presupuesto para 2018, un 5% más, 465 millones más para situarnos en la frontera de los 10.000 millones, y la Estrategia de Renovación de la Atención Primaria para el trienio 2017-2019. Este último programa supondrá 1.500 contrataciones para los centros de salud, ese año se cubrirán ya 386 nuevas plazas. Este aumento de plantilla responde a un estudio exhaustivo de necesidades realizado en los dos últimos meses. Esta estrategia busca reforzar la respuesta en este primer nivel de la atención y mejorar en la vertebración para garantizar la igualdad de oportunidades. La atención primaria en Andalucía, que cuenta con profesionales de primer nivel y más de 1.500 centros, constituye un modelo de referencia y tiene prestigio y reconocimiento social. Pero el Gobierno de Andalucía siempre aspira a más y quiere seguir avanzando en excelencia del servicio público y ofreciendo mejores prestaciones. Otro programa que piensa en el ciudadano y blinda un patrimonio público tan codiciado por el negocio privado, al que el Partido Popular le hace el juego.