40.000 millones que se esfuman

septiembre 13, 2017

El Gobierno de Mariano Rajoy renuncia a 40.000 millones del rescate bancario y no se inmuta siquiera. Una dejación de funciones que sonroja a cualquiera y que a la derecha patria le resbala sin pudor. Entretanto, el Ministerio de Hacienda hace de perro de presa de comunidades autónomas y corporaciones locales limitando su posibilidad de hacer políticas que benefician directamente al ciudadano. Un auténtico contradiós tanta benevolencia del gabinete del PP con las entidades financieras que han gestionado rematadamente mal, despilfarrando y me quedo corto el dinero de todos, cuando es tan estricto e injusto con las administraciones que gestionan los servicios públicos y protegen el estado del bienestar. El óbolo del Gobierno a la banca es 10.000 millones mayor que el presupuesto de la Junta de Andalucía para 2017. Cuánto se podría hacer con tanto dinero en sanidad, educación, dependencia, empleo o cultura. Pero Rajoy renuncia con negligencia a tantos recursos públicos. Insoportable.

Anuncios

¡Que paguen ya!

diciembre 24, 2016

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea nos ha dado una enorme alegría a los miles de ciudadanos que hemos sufrido las cláusulas suelo en nuestras hipotecas. El Supremo ya había fallado que eran abusivas y la instancia comunitaria sentencia que lo son durante toda la vida del crédito hipotecario y, por tanto, las entidades financieras tendrán que devolver todas las cantidades cobradas indebidamente desde que se suscribió el préstamo. Los afectados hemos celebrado la resolución judicial (no nos ha tocado el ‘gordo’ pero vamos a recuperar un pellizco que era nuestro) y los bancos se resisten (no quieren devolver el dinero a sus verdaderos dueños). Es tan rotundo el fallo que el Gobierno de la nación debería obligar a las entidades financieras a cumplirla y reintegrar ese dinero a sus clientes sin que estos tengan que recurrir a los tribunales cuando ya existe jurisprudencia. Mejor actuar para evitar colapsar más a la administración de justicia. El veredicto de estas demandas individuales o colectivos ya está escrito. En esta línea,  en que no haya dilaciones injustificadas y los ciudadanos cobren cuanto antes, está trabajando el PSOE.  Se pretende impulsar un acuerdo extrajudicial para evitar que miles de demandas se acumulen en los juzgados. Es el Ejecutivo de Mariano Rajoy quien debe convencer a la banca para ese acuerdo extrajudicial. No tiene sentido la renuencia bancaria a hacer efectiva esta sentencia y cuando la gente no paga su hipoteca pone en marcha desahucios sin sensibilidad alguna y a toda velocidad. No sólo basta con que se dicte sentencia, sino que se haga justicia ya, sin demoras que nadie entiende.

Foto.Cinco Días.

Jarro de agua fría

julio 14, 2016

El abogado general de la Unión Europea le ha dado una enorme alegría a los bancos al eximirlos de devolver la totalidad de lo cobrado de forma arbitraria por las cláusulas suelo de las hipotecas. El informe es no vinculante y la última palabra la tiene la justicia europea pero muestra por dónde puede ir finalmente la sentencia. Los sufridores de estas condiciones abusivas, entre los que me encuentro, hemos recibido esta noticia como un jarro de agua fría. El abogado general sostiene que los bancos tendrán que devolver sólo lo recaudado por este concepto desde el día de publicación del fallo del Tribunal Supremo declarando ilegales estas cláusulas: el 9 de mayo de 2013. Y, por tanto, no con efectos retroactivos desde la firma del préstamo hipotecario. Un planteamiento que supondrá un regalo a la banca de unos 5.000 millones de euros y con el argumento peregrino de que la devolución de lo indebidamente cobrado a los usuarios podría desestabilizar el sector financiero español. El alto funcionario comunitario decide proteger al sector financiero y perjudica a los ciudadanos afectados. El abogado es el anti Robin Hood: se lo quita a los pobres para que no pierdan los poderosos. Una forma muy injusta de entender la justicia.

¿Cuántas sentencias más tiene que dictar el poder judicial para que un banco te quite la cláusula suelo de tu hipoteca? Llevo una larga disputa epistolar con mi entidad financiera para que me libere del pago de esa disposición abusiva e inicua. Hasta ahora sin éxito. Comencé a raíz de la sentencia del Supremo de mayo de 2013. Mi petición fue rechazada sin contemplaciones. Un año después volví a la carga en virtud de las numerosas resoluciones judiciales que seguían apareciendo dando siempre la razón a los usuarios. Recibí la callada por respuesta. Hace unos meses, registré la tercera tentativa: envíe un nuevo escrito a la entidad tras conocer un informe de la Comisión Europea que sostiene que todo lo cobrado por las “abusivas” cláusulas suelo debe ser devuelto y, por tanto, que su reintegro a los afectados debe ser retroactivo, yendo incluso más allá que el Supremo, que ponía el contador en mayo de 2013. La respuesta del banco, que esta vez llegó por correo postal, declinó con educadas palabras de nuevo mi reivindicación. Ya estoy en contacto con una entidad de defensa de usuarios para defender mis derechos. En éstas andaba cuando esta semana sale una nueva sentencia del juzgado de lo Mercantil 11 de Madrid que declara nulas todas las cláusulas suelo y obliga a 40 bancos y cajas a devolver las cantidades cobradas desde mayo de 2013, fecha del primer fallo del Supremo. ¿Qué hará mi entidad financiera? ¿Se dará por enterada o seguirá dándome el sablazo mes a mes y no me devolverá lo que era mío? No me cabe duda que hará oídos sordos como hasta ahora y me obligará a defender mis derechos ante los tribunales. ¿Pero con lo contundente que es tanto la doctrina del Supremo como la de la Unión Europea sobre las cláusulas suelo es necesario sobrecargar más los juzgados? Si no queda otra, habrá que hacerlo. He ido por las buenas y no me han hecho ni p… caso.

Nota.– No he querido dar el nombre de mi banco y ganas no me han faltado.

La palabra de Mariano Rajoy posee un valor relativo. El presidente, siguiendo el guión que le marcan sus asesores, siempre usa el trazo grueso y oculta la letra pequeña, que es donde se encierran contingencias temibles y dolorosas. El inquilino de la Moncloa se pasó la semana pasada por Sevilla y adelantó que Andalucía recibiría 1.700 millones de euros más en 2016. Se trataba de un anuncio para amortiguar un dato negativo y que al PP molesta como una china en el zapato: la aplicación del sistema de financiación ha hecho perder a esta comunidad 4.156 millones de euros en cinco años. Por ello, Rajoy vino al sur de precampaña y plantó la tómbola electoral. La realidad de los 1.700 millones extras se ha conocido en la reunión de ayer del Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF): el Gobierno obliga a dedicar 1.200 millones al pago de la deuda, es decir, dinero para los bancos, y sólo 500 millones para políticas que redunden en bienestar y empleo para la ciudadanía. La derecha tiene muy clara cuál es su prioridad y una vez más da de lado a la gente. Con el problema tan serio que tiene este país con el paro, lo normal sería poner todos los recursos para crear oportunidades laborales y para que la recuperación llegue a las familias, muy especialmente a los que peor lo han pasado durante esta larga crisis, lo normal sería recuperar derechos, lo normal sería apostar por los servicios públicos… Sin embargo, Rajoy y su gabinete priorizan a las entidades financieras. Demuestran poca o ninguna sensibilidad.

Foto.El Correo de Andalucía.

Hechos y no gestos

junio 22, 2015

Andalucía cuenta con la legislación más avanzada para luchar contra los desahucios en España. Un paquete normativo que no se puede desarrollar en su totalidad por los recursos interpuestos por el Gobierno del PP ante el Tribunal Constitucional contra el decreto ley de función social de la vivienda y la posterior ley del mismo nombre. Pese a todo, el gabinete que preside Susana Díaz sigue dando respuesta dentro de ley a este drama social. En la primera reunión del Consejo de Gobierno de esta legislatura se ha impulsado la ley de protección de las personas consumidoras ante productos hipotecarios y la ley de retracto de la vivienda en caso de desahucios. Dos medidas que suponen combatir por derecho este gran problema frente a los gestos para la galería que buscan el aplauso fácil y que no resuelven nada. El Gobierno andaluz es consciente y sensible con el drama que día a día viven muchas familias y de las dificultades que afrontan cuando son objeto de desahucios. Con estas dos leyes, se refuerza así el compromiso de cobertura a la gente que peor lo está pasando.

Con la ley de retracto, la Junta de Andalucía podrá ejercer el ejercer el derecho de compra preferente sobre viviendas o edificios que sean objeto de ejecución hipotecaria o de compensación y pago de deuda con garantía hipotecaria. Esta figura tiene como principal objetivo la obtención de viviendas para alquiler social con el fin de dar una solución a las familias que hayan sido privadas de su casa como consecuencia de un proceso de desahucio. De esta forma, se facilita la permanencia de la familia afectada en la vivienda, se incrementa el parque público residencial de la Junta vinculado a las políticas sociales y se asegura una oferta suficiente de vivienda en manos de la administración dirigida a personas en situación de vulnerabilidad.

La ley de protección de consumidores, por su parte, refuerza la actividad de las conocidas oficinas antidesahucios con la creación del Sistema Andaluz de Información y Asesoramiento Integral, lo que supone garantizar por ley la prestación de este servicio, e incorpora una serie de medidas de refuerzo para facilitar soluciones extrajudiciales a los desahucios por la vía del arbitraje. En definitiva, se pretende poner freno a los abusos en operaciones financieras relacionadas con las hipotecas y asegurar que la ciudadanía conozca en todo momento los derechos que le corresponden, ante qué productos se encuentra y cómo y dónde puede hacer valer las garantías que ofrece la Administración andaluza.

Obras son amores y no buenas razones.

Euforia desmedida

abril 29, 2015

Como siempre, con pocas palabras y fina inteligencia, Forges refleja en su viñeta la realidad que vive la inmensa mayoría de los españoles pese a las fanfarrias de la propaganda de Mariano Rajoy y el Partido Popular. El presidente del Gobierno derrocha un optimismo tan desmesurado como injustificado e irreal. Los últimos datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) del primer trimestre de 2015 supone un baño de agua fría para la euforia de la Moncloa: se han destruido más de 114.000 empleos. Y cada vez son más los trabajadores pobres: uno de cada tres cobra menos que el salario mínimo profesional (648,6 euros al mes). La auténtica recuperación se producirá cuando mejore la calidad de vida y el bienestar de las personas. Sólo con la generación de puestos y con salarios dignos será posible. De momento la recuperación sólo la perciben los bancos, que vuelven a ganar dinero de manera escandalosa.