PSOE, 6 – PP, 1

La apuesta por la modernización de la línea férrea entre Algeciras y Bobadilla, infraestructura clave para el transporte de mercancías y viajeros del Campo de Gibraltar, tiene el sello socialista. Así se desprende de la respuesta del Gobierno a una pregunta del senador que suscribe sobre el presupuesto ejecutado en este proyecto entre 2008 y 2019, ambos años inclusive.

La cantidad invertida en este periodo, menos seis de gobierno socialista (2008 a 2011 y desde el 1 de junio de 2018 hasta 2019) y un poco más de seis del PP (desde 2012 hasta el 1 de junio de 2018), asciende a 294.023.100 euros. En la etapa socialista, se concentra el 86,3% de la inversión: más de 253,5 millones. Mientras que en los seis años del PP sólo se produjo una inversión de 40,3 millones, que representan el 13,7% del total. Con años de inversión prácticamente cero a cargo de los ejecutivos de Mariano Rajoy.

Lo que significa que, durante estos doce años, seis de cada siete euros invertidos en la modernización de esta línea básica para el futuro de la comarca, la provincia de Cádiz y Andalucía se produjo bajo los mandatos socialistas de José Luis Rodríguez Zapatero y Pedro Sánchez.

De acuerdo con los datos ofrecidos en la respuesta parlamentaria, los años de Gobierno del PP han supuesto un freno a una obra de vital importancia para la conexión del Puerto de Algeciras y para la mejora del transporte de pasajeros. La ejecución presupuestaria de este periodo deja en evidencia la falta de compromiso del PP con este proyecto estratégico, por el que, en cambio, se apuesta con rotundidad en la etapa del PSOE y concretamente en el plan integral para el Campo de Gibraltar impulsado por el presidente Sánchez.

La falta de inversión del PP cuestiona la forma de hacer política del alcalde de Algeciras y también senador del PP, José Ignacio Landaluce. Es llamativo que durante mucho tiempo el señor Landaluce ha permanecido callado y sumiso, con un sinfín de fotos de propaganda, mientras el Ejecutivo del PP estaba boicoteando de facto esta infraestructura básica y reduciendo la inversión a cantidades raquíticas.

Pura demagogia: silencio cómplice cuando se agraviaba a la comarca por parte de los equipos de Rajoy y tono crítico contra el Gobierno de Pedro Sánchez, cuando ahora se está gestionando con compromiso, sensibilidad y dinero la modernización de la línea Algeciras-Bobadilla.

Lo único que pretenden el PP en general y el señor Landaluce en particular es tapar sus vergüenzas por su desinterés y discurso de boquilla con esta infraestructura. Sólo buscan hacer ruido para confundir a los ciudadanos porque el único partido que ha apostado y apuesta por la Algeciras-Bobadilla es el PSOE. Los datos de ejecución de los Presupuestos Generales entre 2008 y 2019 hablan por sí solos.

Buen cierre

Que baje el paro siempre es una buena noticia y que Andalucía sea la que más tira del carro en España reconforta y, al mismo, que destroza el discurso tremendista del Partido Popular. Estos buenos datos, que ahora desgranaré, no se pueden tomar con triunfalismo porque aún hay mucha gente en el desempleo. Dicho esto es justo resaltar que durante el año pasado uno de cada cinco parados menos en nuestro país es andaluz. En esta comunidad se ha reducido el paro en 57.713 personas a lo largo de 2017, un 20% del total nacional, que ha alcanzado los 290.193. En diciembre la disminución en Andalucía (26.378) representa el 42% del descenso en el conjunto de España. En los últimos cinco años son 258.465 los andaluces que han salido del desempleo. Andalucía también está a la cabeza de la creación de empleo. En doce meses Andalucía gana 100.201 nuevos afiliados a la Seguridad Social, un 3,44% más. Es la tercera comunidad en crecimiento de afiliación. Aportamos uno de cada seis nuevos afiliados de España. Cifras esperanzadoras que suponen un acicate para seguir reduciendo las listas de desocupados y que sigan creciendo las oportunidades de encontrar un puesto de trabajo. Ni un minuto que perder.

Falsos mitos

Unos tienen la fama y otros cardan la lana. Valga este refrán para desmontar de una vez por todas el falso mito de que la derecha gestiona mejor la economía. La demostración más palpable, aunque por desgracia no la única, se ve en cómo el Gobierno de Mariano Rajoy ha dilapidado la hucha de las pensiones. José Luis Rodríguez Zapatero dejó el fondo de reserva de las pensiones con casi 67.000 millones cuando salió del gobierno a finales de 2011, alcanzando su récord histórico después de tres años de dura crisis. En cambio, Rajoy ha derrochado este inmenso tesoro en poco más de cinco años. Para pagar la extra del verano de los nueve millones de pensionistas ha tenido que sacar otros 3.500 euros de la hucha, dejándola con poco más 11.000 millones, la sexta parte, y además ha pedido un crédito de 6.000 millones. Con el PP el sistema público de pensiones está en riesgo y hasta el más ingenuo podría pensar si detrás de esta pésima gestión no subyace el interés de favorecer a las grandes aseguradoras privadas. Esta deriva produce pavor.

Derecho a emprender

Andalucía vuelve a tomar la delantera. Es la primera comunidad autónoma que regula el derecho a emprender. Y lo hace no como necesidad, sino como oportunidad, usando palabras del consejero de Economía, Antonio Ramírez de Arellano. El Consejo de Gobierno de la Junta ha aprobado el proyecto de ley andaluza de fomento del emprendimiento y lo ha remitido al Parlamento para su debate buscando el consenso con los grupos políticos de la oposición. Este texto pretende remover los obstáculos para poder emprender, reduciendo al máximo las trabas burocráticas, ofreciendo atención personalizada y con apoyo para la financiación, es decir, garantizando la igualdad de oportunidades. La ley contempla medidas en el ámbito educativo y universitario. De hecho, Andalucía ya es pionera en el fomento de la cultura emprendedora desde edades tempranas. Y en este sentido, el proyecto de Ley prevé la elaboración de Programa Andaluz de Formación para Emprender. También se pondrá en marcha un plan estratégico para aumentar la competitividad desde la innovación y reforzar los índices de supervivencia de las nuevas empresas. Andalucía da un paso con esta ley para favorecer que el talento y la creatividad se convierta en riqueza y creación de empleo. Es una vía para que la generación mejor formada de esta comunidad tenga una vía para  desarrollar en su tierra sus ideas y sus proyectos de vida y no tenerse que buscar las oportunidades fuera de aquí.