¡Qué emoción!

Lo viví en directo en el acto del Día de Andalucía y me emocionó muchísimo. Entre lo bien interpretado por India Martínez, Arcángel y Paco Cepero (a la guitarra) y lo que me tira el himno de mi tierra no pude frenar las lágrimas. Me encantó entonces y vibró cada vez que lo escucho. Por eso, un par de días después lo comparto para que lo disfrute toda aquella persona que aún no lo haya hecho o la que quiere revivir este momento tan emotivo. Magistral (y sin apenas ensayarlo).

Autoestima

Se ha escrito mucho de la trascendencia política y social que ha representado el 28 de febrero de 1980. Ese día, los andaluces y andaluzas dijimos basta ya a décadas de atraso y resignación. Ese día nos levantamos cívicamente y con la fuerza del voto cambiamos nuestro destino y el de toda España. El 28-F fue una apuesta por la igualdad y el progreso. Decidimos ser protagonistas de nuestro futuro y dar la vuelta a un modelo asimétrico del desarrollo de las autonomías. Desde entonces hemos avanzado y alcanzado cotas de bienestar y desarrollo equiparables a las del resto de España y, sobre todo, hemos recuperado la autoestima. Empezamos a valorar más nuestras posibilidades y creer en nosotros mismos, despojándonos de los tópicos típicos que injustamente nos adjudicaban.

Por eso, me molesta que ahora se intente resucitar aquel viejo espantajo. Y se empiece a construir una nueva y falsa divisoria entre el norte cosmopolita y el sur folclórico, entre el norte moderno y entre el sur antiguo, entre el norte intelectual y el sur incapaz, entre el norte dinámico y el sur indolente… Esa visión elitista, cargada de clasismo y complejo de superioridad, vuelve a brotar de la boca o la pluma de ciertos creadores de opinión, incluso en ciertos ámbitos de raíz progresista. No podemos aceptar esa mirada de desconsideración y falta de respeto para con el mucho esfuerzo de generaciones y generaciones de gente de aquí. Yo me siente orgulloso de ser andaluz, no sólo por el sentimiento de pertenencia a esta tierra, sino con razones y argumentos objetivos. Un año más, este día es de celebración de la gran conquista del pueblo andaluz y de reivindicación para hacer frente a todas esas maniobras que quieren dar marcha atrás a lo conseguido o que buscan reavivar los manidos y falsos estereotipos… Ya está bien.

Metáfora política

Dos formas muy distintas y elocuentes de conmemorar el Día de Andalucía. Estas imágenes de actos con motivo del 28-F constituyen una metáfora de la situación política de sus protagonistas. La presidenta de la Junta, Susana Díaz, acudió ayer a un colegio público de un barrio obrero de Córdoba. El líder de la oposición, Juan Manuel Moreno Bonilla, se paseó por el Museo de la Autonomía en la localidad sevillana de Coria del Río. Susana Díaz se dio un baño de multitud, compartió fotos y besó a un sinfín de escolares, madres y padres. Moreno Bonilla posó en solitario con más compañía que el silencio. Por eso, la socialista es la política andaluza más valorada y reconocida por los ciudadanos de esta comunidad autónoma. Ésa es la diferencia.

¡Felicidades, Andalucía!

Para celebrar este 28 de febrero, dos versiones del himno de Andalucía, con la fuerza de dos mujeres de esta tierra, Estrella Morente y Rocío Jurado. Felicidades a todos los andaluces y andaluzas. En una jornada como ésta de 1980, contra viento y marea, cambiamos el signo de nuestra historia.

Todavías que aguardan

Tengo que asumir públicamente una fe de erratas. Me he llevado tres días buscando con interés y sin éxito una cita supuestamente de Luis Cernuda en Ocnos. Era imposible: ni la referencia correspondía a este insigne representante de la Generación del 27 ni en el acto institucional del Día de Andalucía la pronunció el catedrático Juan Antonio Carrillo Salcedo, hijo predilecto de Andalucía, durante su alocución, como señalaba hace unos cuantos posts. (¿En qué estaría yo pensando esa mañana?). La frase que me cautivó pertenece al poeta antequerano Muñoz Rojas y recurrió a ella el presidente de la Junta, Manuel Chaves. Me ha sacado del error su director de gabinete, José Manuel Cervera. Este ímpetu por hallar la cita me ha servido para releer los relatos de poesía en prosa del inmortal autor sevillano, gratificante consecuencia para un equívoco.  Y todo este complicado camino para llegar a un objetivo que estaba al alcance de la mano:

No me hables de nuncas que no existen, sino de siempres nuestros para siempre, o quizás de todavías que nos aguardan“.

Seductor axioma para la esperanza y la ilusión… En todas las dimensiones de la vida.