Como hace 25 años

abril 21, 2017

Un presidente tuvo la visión histórica de comenzar el AVE desde el sur. Si no hubiera sido así, a lo mejor hoy estaríamos desenganchados de la alta velocidad. Felipe González hizo una apuesta por la cohesión territorial y por reducir los déficits históricos en infraestructuras de Andalucía. Celebramos el primer cuarto de esta conexión ferroviaria, tal día como hoy hace 25 años se realizó el primer viaje comercial entre Madrid y Sevilla en AVE, con la normalidad de lo cotidiano, como un éxito ya interiorizado pero no siempre fue así. ¡Qué campaña le hizo la derecha! Lo denostaban con el nombre del ‘rapidillo’, desde José María Aznar hasta Javier Arenas. Recuerdo una ‘memorable’ portada de un periódico de la capital andaluza, de pequeño formato y grapa, que pronosticaba “el corto vuelo del AVE” después de la Expo 92. El tiempo ha desacreditado ese negro augurio y casi 40 millones de viajeros han garantizado el éxito de la línea de alta velocidad.

Como hace 25 años, Andalucía tiene hoy otro reto y aquí no está encontrando la misma sensibilidad de un presidente para llevarlo a cabo. Hay una gran diferencia: el presidente actual no es socialista, es derechas, se llama Mariano Rajoy y le importa poco la cohesión territorial. Aunque el AVE sigue sin llegar a varias ciudades, fundamentalmente Granada y Almería, el reto hoy no es otro que la conexión a la red transeuropea de transporte, el muy revindicado Corredor del Mediterráneo, que tiene su kilómetro cero en el puerto de Algeciras. Para el desarrollo económico de esta tierra es fundamental el tramo Algeciras-Bobadilla y desde ahí la ejecución completa del ramal que discurre por la costa y del otro ramal interior. Pero la apuesta del Gobierno es cero. Seis años sin inversión poniendo en riesgo el futuro del principal puerto de España y de toda la red logística de Andalucía. Si en estos momentos tuviéramos un presidente como Felipe González, la obra habría empezado del sur al norte para no dejar descolgada a Andalucía, como ha ocurrido históricamente con la derecha. Al ritmo que va el corredor, con un PP dándole la espalda a esta tierra, no lo veremos acabado en 30 años y entonces será tarde y el daño, irreversible.

Foto.ABC de Sevilla.

Éxito y legado

abril 20, 2017

Se cumplen hoy 25 años de la inauguración de la Exposición Universal de Sevilla de 1992. Una oportunidad aprovechada por Sevilla y Andalucía para engancharse a la modernidad. La muestra fue un éxito de crítica y público, permitió recuperar espacios y construir una ciudad más cosmopolita y abierta y la gestión posterior de sus activos ha situado a la Isla de la Cartuja como un parque tecnológico rentable, competitivo y capaz de generar riqueza y empleo. Vista con la perspectiva del tiempo, la Expo fue todo un éxito, un instrumento para la convergencia, la cohesión y el desarrollo del sur. Pero sus preparativos fueron mucho más azarosos, sobre todo por el carácter refractario y derrotista de unos sectores conservadores que se niegan sistemáticamente a cualquier avance de esta ciudad. Se magnificaron errores nimios, se malmetió sobre la capacidad de un gobierno socialista para poder acometer un empresa de tanta enjundia, se llegó a pronosticar un falso retraso de seis meses en la inauguración, se persiguió al artífice de la culminación de este proyecto, Jacinto Pellón, un cántabro buen gestor aunque muy alejado de los modos y costumbres del gusto de la sevillanía rancia… Una actitud muy distinta a la que se transmitía desde Barcelona, donde toda la sociedad se sumó con ilusión a la organización de los Juegos Olímpicos. Todo los malos augurios, todos los intentos de hacer descarrilar la muestra, el tremendismo casposo de los inmovilistas… quedaron sepultados por el éxito atronador de la Expo, dentro y fuera de Sevilla, dentro y fuera de España. Este certamen empezó a cambiar el sino decadente de Sevilla. Todo un acierto político.

Ya con el gusanillo

febrero 15, 2017

Estoy en la cuenta atrás para plantar cara a uno de mis retos vitales: hacer un maratón. Quedan sólo cinco días y ya tengo el gusanillo en el cuerpo, un estado de inquietud controlado esperando que lleguen las 8:30 del domingo. Si uno se pone a pensar, los 42,195 kilómetros dan mucho respeto, una prueba que exige no sólo una buena preparación, sino una enorme fortaleza mental, capacidad de sacrificio y una pizca de suerte para que no aparezcan molestias durante el recorrido. La clave es ir devorando kilómetros con la cabeza fría, sabiendo dosificar, sin contagiarse del buen ambiente del público ni del ritmo ajeno. Competir contra uno mismo, como siempre, y hacerlo en los tiempos en los que se ha trabajado en los meses previos, sin descuidar la hidratación.

Para este primer maratón de mi vida (medias, esto es, 21 kilómetros, llevo infinidad) me he entrenado como nunca y con el hándicap de hacerlo en solitario. Esta vez mis compañeros de fatiga, los valientes c@des, no se han subido al carro por unas u otras razones. He estado como Gary Cooper, sólo ante el peligro, haciendo kilómetros sin más compañía que mis pensamientos, en campo en ciudad, con sol y también con lluvia, de madrugada o a última hora del día, cuando la agenda laboral lo permitía. Mi guía ha sido un dios maratoniano como Martín Fiz: dos planes suyos para hacer la distancia en 3 horas y 30 minutos ó 3 horas y 59 minutos, que he tuneado convenientemente para adaptarlo a mi objetivo de cruzar la meta en 3:45.  Mucho esfuerzo durante cuatro meses, dejando unos cuantos kilos por los caminos (ya estaba flaco), con la ilusión de alcanzar un estado de forma que me permitiera afrontar la carrera con garantías. Ya estamos aquí, con la tarea hecha y con ilusión. Ya sólo quiero que llegue el día D y la hora H para correr y disfrutar todo lo que pueda. Será mi pequeña hazaña en la frontera de los 52 años.

Temazo

junio 25, 2016

Lo viví en directo en el Estadio Olímpico Sevilla el pasado 11 de junio. Entonces como hoy, cuando he encontrado este vídeo de ese gran concierto, me he emocionado con Manuel Carrasco y Miguel Poveda. Una canción ya con algunos años (y que me trae muchos y buenos recuerdos) del onubense versionada con el cantaor flamenco que pone el vello de punta. A disfrutarla en este día de reflexión.

El reto que me falta

abril 29, 2016

Miguel Ángel Vázquez en la carrera de Estepona 2016

Siempre se ha dicho que en la vida hay hacer tres cosas: tener un hijo (o hija), plantar un árbol y escribir un libro. Estos tres retos ya los he superado. Tengo dos hijos, he plantado un par de árboles y he publicado un libro, Noticias a la carta, fruto de mi tesis doctoral. A este trío de aspiraciones vitales he sumado una más: hacer un maratón. Llevo media vida corriendo, desde principio de los noventa del siglo pasado, acumulo kilómetros en las piernas como para haber hecho una vuelta a España, más de veinte mediomaratones (21,097 kilómetros), decenas de carreras populares, entrenamientos largos, pero nunca me he atrevido con esta distancia mítica. Los 42,195 kilómetros siempre los he mirado con mucho respeto, casi con miedo escénico. Quizá porque se me empieza a echar el tiempo encima (la edad no perdona), porque esta temporada me encuentro con más fuerzas y más en forma o por quitarme esa espinita clavada, o por todo a la vez, hace unos días me inscribí en el maratón de Sevilla para 2017. Ya no hay marcha atrás. Si las lesiones (y las obligaciones) no me lo impiden, el 19 de febrero me enfrentaré a este reto que me ilusiona mucho. Mucha gente pensará que es un desvarío, y más afrontarlo con cierta edad… Y es que no saben ponerse en el pellejo de esos locos que corremos.

De cañas y lanzas

julio 18, 2015

Zoido busca sueldo para sus concejales

Cuando las cañas se vuelven lanzas… He recordado este refrán tras leer que Juan Ignacio Zoido, ex alcalde de Sevilla, busca sueldos para cinco concejales del PP que tienen otros empleos. ¡Qué débil es la memoria! El Gobierno de Mariano Rajoy impuso con su rodillo y sin ningún diálogo una reforma local con un argumento tan falso como demagógico de reducir el coste de las administraciones locales poniendo en la diana a regidores y concejales por el coste a las arcas públicas. Se les olvidó comentar que la inmensa mayoría de los representantes en las corporaciones locales no cobra. Su idea era jibarizar lo público restando servicios a las administraciones más cercanas y reducir el papel de la oposición en los grandes consistorios pensando que iban a mantenerse en el poder per secula seculorum. Lo mismo hizo María Dolores de Cospedal en el Parlamento de Castilla-La Mancha: dejó a la oposición sin sueldo a fin de dificultar el control y la fiscalización de una política nociva y cruel de recortes, privatizaciones, que pensaba sólo en unos pocos y que modificaba las reglas de juego electoral para el beneficio propio. La derecha no quiere testigos incómodos que le impida hacer y deshacer sus anchas. Como antaño. No parece muy democrática la actitud de aquellos que quieren silenciar las voces discrepantes (por si no fuera suficiente, ahí tenemos la reciente ley mordaza). En un estado social y democrático de derecho tan importante es el gobierno como la oposición, la democracia es un juego de pesos y contrapesos para que las mayorías no aplasten a las minorías. Hete aquí que el 24 de mayo el PP recibió una estruendosa bofetada ciudadana en las urnas y sus medidas regresivas se les han vuelto en contra. Ahora se encuentran entre las lanzas y la pared de sus intenciones dañinas.

Torre Sevilla

julio 4, 2015

No es que me guste especialmente Torre Sevilla, antes Torre Pelli, sí me entusiasma el avance que representa. Celebro la transgresión y la ruptura frente al inmovilismo de esa parte de la ciudad, muy ruidosa y con mucho poder pero ni mucho menos mayoritaria, que sigue anclada en la imagen sepia. Pasó lo mismo con el Metrosol Parasol, las popularmente conocidas como setas. Los creadores de opinión de la Sevilla profunda han tenido que claudicar ante la aceptación ciudadana. La gente ha hecho suyas las setas, una apuesta por la revitalización de la zona norte del casco histórico que ha superado el feroz examen del conservadurismo más rancio por la contumacia de la realidad. Lo mismo pasará con Torre Sevilla. Tenemos que seguir construyendo una ciudad que, preservando sus raíces, sea más cosmopolita y abierta.

Nota.– Vídeo de Cyan Animática realizado con más de 360.000 imágenes realizadas entre 2010 y 2015 durante la construcción de este edificio.