Carta a De la Torre

Estimado alcalde:

Sin que sirva de precedente, hay una cuestión en la que estamos de acuerdo: Málaga necesita un auditorio. Cuesta mucho entender que una ciudad con esa población y destino cultural con proyección internacional no cuente con espacio singular para la música. Si a estas alturas del siglo XXI no es así, se debe en buena medida a que el Gobierno recortador de Mariano Rajoy enterró el proyecto en 2013. Entonces, echamos en falta por su parte una defensa de esta infraestructura esencial para el desarrollo económico y social de Málaga y su provincia. Bienvenido de nuevo a la lucha por tan noble fin.

Como ocurrió con el Museo de la Aduana, la sociedad civil ha mantenido vivo el proyecto y desde la Junta de Andalucía hemos querido estar a su lado en esta justa reivindicación. Por eso, en el mes de octubre le dirigí una carta, al igual que al ministro de Cultura y al presidente de la Diputación, para retomar el compromiso de las administraciones con el Auditorio. Cogiendo el rábano por las hojas, se refugió en unos argumentos falaces y de poco peso jurídico (no interferir en el proceso electoral de Andalucía) para diferir el nuevo impulso a esta infraestructura. Ahora pasada esta cita con las urnas se le ve con nuevos bríos y nos alegramos todos los que entendemos que no hay tiempo que perder. A ver qué hace cuando en los primeros días de abril sean convocadas las elecciones municipales. Estoy convencido de que por coherencia política suspenderá el proyecto hasta la formación del nuevo gobierno municipal.

Más allá de esto, es el momento de acometer la construcción de este espacio de una vez por todas. Y hacerlo al margen de la confrontación política y con altura de miras. La nociva decisión de Rajoy provocó la liquidación del consorcio público, la devolución de los terrenos donde se iba a levantar a la Autoridad Portuaria de Málaga y la frustración de las enormes expectativas que había en torno al Auditorio.

Queda un proyecto constructivo interesante y valioso, de los arquitectos Agustín Benedicto y Federico Soriano, que el paso del tiempo, más de una década de su redacción, aconsejaría actualizar. Por ejemplo, a tenor de la evolución de la tecnología en estos años no sería descabellado revisar y comparar nuevos avances o materiales constructivos más modernos y eficaces. Eso sí, habría de ser decisión de una mesa técnica y no de urgencias políticas. Si me permite el paralelismo, nadie se compraría en 2018 un coche fabricado con tecnología y prestaciones de diez años atrás, ¿verdad? Por muy de moda que este lo vintage, siempre vendría mejor lo más avanzado y más eficiente para dotar a Málaga del Auditorio que merece.

Le reitero la mano tendida que ha tenido este Gobierno de Andalucía para el Auditorio y todos los proyectos de interés de Málaga y su provincia. Le recuerdo si en buena medida la capital de la Costa del Sol es hoy la ciudad de los museos mucho tiene que ver la apuesta de familia Picasso y la Junta por abrir un centro de referencia internacional sobre la obra y figura del genial pintor malagueño.

Sin más, reciba un saludo cordial.

PD.- Por si le quedaba duda del compromiso socialista con el Auditorio le adjunto a esta misiva un vídeo de la presidenta andaluza apoyando esta infraestructura en el mes de noviembre.

Avanzando en Málaga

El Consejo de Gobierno ha autorizado a la Agencia de Obra Pública de la Junta de Andalucía la contratación de las obras finales del tramo Renfe-Guadalmedina del Metro de Málaga, que darán continuidad a las dos líneas del suburbano y permitirán su conexión con el centro de la ciudad. El proyecto, que también incluye la intervención arqueológica vinculada al trazado, tiene un presupuesto de 24,75 millones de euros y un plazo de ejecución de 22 meses. Durante la fase de construcción se generarán 372 empleos, unos 200 directos. Sin lugar a dudas, una buena noticia para Málaga.

Tomadura de pelo

El Gobierno de la nación acaba de trasladar a 2021 el escenario más optimista para que Málaga cuente con una sede definitiva de la biblioteca pública provincial. La biblioteca provincial, de titularidad estatal y gestión autonómica, lleva desde 1994 en un local provisional cuyo alquiler viene abonando religiosamente la Junta de Andalucía. La irrupción de la crisis y la llegada del PP a la Moncloa han supuesto un frenazo en seco para contar con la instalación que se merece Málaga. Desde 2012, el Ministerio de Cultura no ha destinado un euro a este proyecto. Y la última maniobra perpetrada este verano, desechar el antiguo convento de la Trinidad ofrecido por la Junta desde 2014 y elegir el de San Agustín, suena a estrategia de dilación. Se opta por un lugar que todo el mundo conocía que alberga restos arqueológicos y que lógicamente  iba a retrasar la obra. Ni la biblioteca ni Málaga pueden seguir esperando. Esta respuesta parlamentaria demora casi sine die el fin del proyecto. El Gobierno de Rajoy no puede demostrar tanta insensibilidad. Fijar 2021 como un hito casi utópico parece una tomadura de pelo.

Festival consolidado

El Festival de Teatros Romanos de Andalucía ha cerrado su quinta edición y arroja un balance más que satisfactorio. Pese a esta breve trayectoria, se ha convertido en uno de los principales referentes de la oferta cultural y una cita imprescindible del verano en espacios únicos como Baelo Claudia, Málaga o Itálica. Los datos de 2017 confirman estas palabras: 25.125 espectadores frente a los 8.250 de 2013, más de 359.000 euros de recaudación frente a los 91.490 de la primera edición y 38 proyectos escénicos que han concurrido a la convocatoria pública frente a los 16 de hace cinco años. Todo un salto exponencial que contribuye al crecimiento del turismo cultural.

El programa se inauguró el 27 de junio en Málaga y se prolongó hasta el 2 de septiembre, que se cerró en Baelo, ofreciendo en total diez semanas de actividad y 67 funciones. Han participado 16 compañías, 11 de ellas son andaluzas, acogiendo ocho estrenos absolutos, lo que demuestra el interés que despierta este circuito en el sector para producir espectáculos. Además, la programación ha incluido dos espectáculos especiales a cargo del Ballet Flamenco de Andalucía y la Real Orquesta Sinfónica de Sevilla. La edición de 2017 ha sido la del crecimiento: casi el doble de compañías participantes, 34% más de funciones, 55% más de espectadores y 60% más de recaudación respecto al año anterior. Todo ello manteniendo los precios públicos para que la cultura sea accesible de la ciudadanía.

Por tanto, estamos ante un festival que se consolida año a año, que apuesta por las industrias creativas andaluzas y que pone en valor nuestro patrimonio histórico. Este programa se ha convertido en tan sólo cinco años en atractivo adicional para el turismo y la oferta cultural en verano y un aliado importante para el desarrollo y el crecimiento.

Foto.- Aforo Libre. Un momento de Amazonas en el Teatro Romano de Málaga.

Dos patinazos

No ha tenido un buen arranque de semana el alcalde de Málaga. Un político habitualmente moderado ha protagonizado un par de sonoros traspiés dialécticos. En primer lugar, Francisco de la Torre ha reaccionado de forma extemporánea y airada a la noticia de que el Ayuntamiento ha construido un parque para que los perros hagan sus necesidades sobre la mayor fosa de víctimas del franquismo. Al final, la realidad es tozuda y han tenido que cerrar la instalación ante tamaña ofensa. Han pasado de la bravuconería de ayer queriendo responsabilizar del dislate a las asociaciones de Memoria Histórica a templar gaitas. Con voz de no haber roto nunca un plato, el concejal de Urbanismo se ha tragado sus palabras y ha asumido un error técnico. No sólo han metido la pata sino que les faltó humildad para admitir el yerro. Bienvenida sea la rectificación de hoy. No se podía insultar de esa manera la memoria de las víctimas.

Y en paralelo un segundo tropezón. El regidor tampoco ha demostrado mesura al criticar a la Junta por no apoyar, a su juicio, a Málaga como futura sede de la Agencia Europea del Medicamento, sita actualmente en suelo británico, ante la salida del Reino Unido de la UE tras la victoria del Brexit. De la Torre debería actuar con prudencia y controlar sus arrebatos porque Bruselas y Londres ni siquiera han concretado cómo se efectuará la salida de la UE.  Sin duda, para el Gobierno de Andalucía sería una buena noticia que este centro administrativo comunitario se instale en esta tierra. Y considera tan potente la opción de Málaga como la de Granada, cuyo alcalde también ha manifestado interés por albergar este organismo. Cuando hay dos ciudades andaluzas con aspiraciones, la Junta ha de estar con las dos.

Llama la atención que De la Torre arremeta contra la Junta cuando el Gobierno de España ya ha manifestado que ayudará a la Generalitat, de Carles Puigdemont y los independentistas de Junt pel sí, a conseguir que Cataluña sea sede de la Agencia. El alcalde no debería pagar sus frustraciones con quien no debe. Ha sido la vicepresidenta del Gobierno, que es de su partido por si lo ha olvidado, quien ha apostado por Barcelona dando la espalda a otras posibles candidatas. Si está molesto, que dirija las pullas a quien corresponda. A ver si va a ser culpa de la Junta que Soraya Sáenz de Santamaría haya ofrecido su apoyo a Barcelona. Un segundo patinazo por querer buscar una confrontación que no cabía.

Foto.ABC de Sevilla.

 

Filtración tendenciosa

Ya hoy podemos decir con escasísimo margen de error que en las últimas horas hemos vivido un gran montaje por parte del Gobierno de la nación para atacar a la Junta de Andalucía. Varios medios de comunicación, citando fuentes del Ministerio de Interior, se hacían eco de un presunto fraude masivo en fondos de formación. Con el transcurso de las horas, la noticia de alcance se ha acabado convirtiendo en una patraña, en una filtración interesada y tendenciosa. La cartera que dirige Jorge Fernández Díaz se desmarca de la filtración, que ellos no han sido, palabrita del niño Jesús, y la Fiscalía ha tenido que salir al paso de la intoxicación periodística aclarando que se investiga el uso que 17 empresas han podido dar a las subvenciones que no la forma de concederlas. Con este contexto, se pueden sacar las siguientes conclusiones:

1. Todo apunta a una burda operación urdida para atacar al Ejecutivo andaluz deformando la realidad de manera espuria. Se ha utilizado una institución pública que es de todos en una maniobra con intereses particulares. El Ministerio del Interior, o algunos de sus componentes, han intentado hacer de ariete contra Andalucía y contra la Junta difundiendo una gran mentira amparándose en la cobardía de unas fuentes anónimas.

2. Estamos ante un presunto fraude de fondos correspondientes al ejercicio de 2010 por parte de algunas empresas. Y no de la Administración autonómica, como subraya la propia Fiscalía. No es asunto generalizado, sino que se concentra en la investigación abierta de Málaga. Estamos ante un caso similar al descubierto hace unas fechas en la Comunidad de Madrid.

3. Se ha echado en falta rigor en el uso de los datos tanto por las sesgadas fuentes informantes como por el Partido Popular. No se puede confundir el presupuesto invertido en formación de decenas de miles de parados con lo que algunas empresas hayan podido defraudar. Sería tanto como considerar que porque una panadería use harina contaminada, todas las de Andalucía estuvieran también bajo sospecha. Por eso, la salida del jefe de la oposición andaluza, Juan Manuel Moreno Bonilla, y algunos prebostes del PP se puede calificar de frívola e irresponsable que usa intencionadamente una mentira para dañar la imagen de Andalucía y de muchas empresas y entidades que han gestionado con rectitud las subvenciones recibidas.

4. Lo único de lo que hoy se tiene conocimiento es de la investigación abierta en Málaga. La Delegación del Educación, Cultura y Deporte de esa provincia entregó a la Seguridad Social 17 expedientes cuyo montante total asciende a 1,5 millones de euros. Además, está en curso el procedimiento ordinario de verificación por parte de la Administración andaluza de acuerdo con la Ley de Subvenciones. Se le ha requerido a todas estas empresas información adicional que acredite y justifique el gasto de la ayuda recibida. Si no lo hacen, se les pedirá el reintegro de las cantidades no justificadas. Reclamación parcial de los fondos que ya se ha hecho con la única empresa cuyo expediente está concluido.

Foto.- Casualmente, Moreno Bonilla se ha paseado hoy por la Semana Santa de Málaga con el Director General de la Guardia Civil. ¿Habrán hablado de las filtraciones tendenciosas del Ministerio?

Un alcalde poco ejemplar

Desde luego el alcalde ‘ladrador’ de Benaoján da un mal ejemplo. Las leyes están para ser cumplidas por todos, y especialmente por los cargos públicos. ¡Qué autoridad tendrán sus bandos y decisiones ante los ciudadanos cuando él se ríe de la legislación vigente! Su actitud es bochornosa. Este caso no se debería quedar en una simple denuncia por parte de la portavoz del PSOE en este pueblo malagueño. Qué menos que un reconocimiento del error y una petición pública de disculpas.

¿Ducha o lavado del gato?

(Declaración del alcalde colgada por la Cadena Ser)

No es una escena del club de la comedia, ni una cámara oculta. Es la curiosa forma en que el alcalde de Málaga quiso rebatir las protestas ciudadanas por el aumento de la factura del agua. Si la media de consumo de una ducha son 95 litros, desde luego no se puede decir que Francisco de la Torre no sea austero. ¡Se asea con sólo 11 litros! Y lo que es mejor: está dispuesto a demostrarlo ante notario. Usando el rico acervo popular, ahorrando tanta agua, más que ante una ducha estaríamos ante el económico lavado del gato. Todos estamos de acuerdo en que es necesario un uso racional de un bien tan escaso como el agua. Ahora bien, la ducha exprés que plantea el regidor malagueño representa sólo un ardid para desviar la atención de lo sustancial: muchos ciudadanos de la capital de la Costal del Sol tendrán que pagar mucho más por este servicio público. Otro nuevo sacrificio.

El localismo destructivo de Zoido

Viñeta Idígoras - SUR

Como sevillano de a pie no me gusta que el alcalde de mi ciudad provoque enfrentamientos con otras capitales andaluzas. Como andaluz me molesta el aldeanismo de ciertos posicionamientos políticos que apelan a las más bajas pasiones, al chovinismo de tres al cuarto y de regate corte que no conduce a ningún sitio. Detesto los movimientos de tintes populistas que no sólo separan, sino que generan confusión. Juan Ignacio Zoido, que une dos cargos que le están resultando incompatibles, el de regidor hispalense y el de presidente del PP andaluz, la ha vuelto a liar, metiéndose gratuitamente en un jardín dialéctico con Málaga. Su respuesta a la instalación del Centro Pompidou en la capital de la Costa del Sol no ha podido ser más desafortunada: “Otras ciudades jamás tendrán lo que tiene Sevilla“. No ha sentado bien en Málaga esa ligereza verbal de Zoido. Una salida absolutamente innecesaria e inoportuna que demuestra mal perder en la competencia por albergar este atractivo cultural y turístico. No hacía falta atacar a una ciudad hermana para hablar de las bondades de Sevilla. El localismo es el peor vicio para cualquier dirigente político, abre heridas, crispa las relaciones y separa a la gente. En esta sociedad global que nos ha tocado vivir las fronteras no se pueden reducir al terruño. Señor alcalde, sumar, siempre es mejor sumar. Restar o dividir sólo pone en evidencia la miopía política de nuestros representantes.

Viñeta.– Idígoras en el diario SUR.

¡Qué dolor!

El fuego devasta la Costa del Sol. Las imágenes son pavorosas, espeluznantes, dramáticas. Ni la orografía ni las condiciones meteorológicas están ayudando a su extinción. El viento propaga con saña el avance destructor de unas llamas que afectan a los términos municipales de Marbella, Coín, Ojén, Mijas, Alhaurín el Grande y Monda. La magnitud de la tragedia duele en lo más profundo. No se entiende que un descerebrado puede provocar tanto daño. Hay sospechas sobre el origen intencionado del desastre. Si se confirma este extremo, estaríamos ante un “acto criminal”, como ha precisado el presidente de la Junta de Andalucía, Pepe Griñán. Se han puesto en riesgo no sólo el patrimonio natural y el potencial económico de esta zona, especialmente la integridad física de miles de personas. A esta hora se registran ya una víctima mortal y al menos cinco heridos con quemaduras de distinta consideración. Satisfactoria coordinación de las administraciones y encomiable trabajo de los efectivos contraincendios, con más de ochocientos operarios combatiendo el fuego. ¡Qué catástrofe! ¡Qué dolor! ¡Y qué rabia!