Algo contigo

julio 24, 2008

Al oír esta canción de Rosario he sentido un pellizco autobiográfico. ¿A quién no le ha pasado alguna vez en su vida querer más de una persona con la que sólo mantiene una relación amistosa? A casi nadie es ajena esa sensación de pretender y no poder o no saber qué hacer en una situación tan delicada y comprometida. Muchas veces no se da el paso por respeto. O por cobardía. O incluso por salvaguardar ese bien tan escaso que es la amistad. En cualquier caso, la vida sin riesgos no tiene sentido, la adrenalina es la gasolina que mueve nuestro motor vital. Recomendación para el presente y para el futuro: mejor pecar por acción que por omisión, pasar por osados que quedar como pusilánimes, jugar al ataque que mantenerse a la expectativa. En fin, quien quiera peces, que se moje el culo.

Anuncios