¡Sombrerazo!

julio 6, 2008

Rafael Nadal es de otra galaxia. Acaba de ganar su primer torneo de Wimbledon en un partido épico ante el número uno, el suizo Roger Federer. Más de cinco horas de buen juego a cargo de los mejores del mundo. Un tenis vibrante, magnífico, de muchos quilates por ambas partes. La victoria se hizo esperar. Con dos sets a cero en el marcador a favor del español resucitó Federer y se niveló el partido. Nadal, como siempre, no se dejó minar la moral y se impuso con coraje, mucha clase y el despliegue de todo su repertorio tenístico. Quizá así, con sufrimiento, con un final agónico y con la amenaza añadida de una nueva suspensión por falta de luz, el triunfo sabe mejor. Para quitarse el sombrero.

De vuelta a casa

julio 6, 2008

Dejo atrás tres días de congreso con muchas luces y alguna sombra, casi imperceptible. No es que no posea capacidad crítica ni que las emociones me resten discernimiento. El 37 congreso federal del PSOE ha sido un foro para la reflexión y para el impulso de nuevas políticas y nuevos políticos. Andalucía ha salido muy bien parada de la cita: seis representantes en la nueva ejecutiva federal, con Manuel Chaves a la cabeza como presidente, su tercer mandato consecutivo. Muchas sensaciones, aplausos a raudales y, en algún instante, piel de gallina en la clausura. También ha habido momentos para la disipación, es algo consustancial a estas concentraciones cuatrianuales. Buen fin de semana en clave política y personal. Aunque parezca mentira (lo digo para aquéllos con los que he compartido congreso), regreso con más energías con las que marché a Madrid. Será que ahora toca el nuestro en Granada y hay que estar con los cinco sentidos para que también sea un éxito.